ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 31 de enero de 2013

HIMNO

http://4.bp.blogspot.com/_jOetfhIj_HQ/SLoBNdJiH0I/AAAAAAAAAIU/KTYsOTrGAgw/s320/DSC02809.JPG

 
Ignorando mi vida,
golpeado por la luz de las estrellas,
como un ciego que extiende,
al caminar, las manos en la sombra,
todo yo, Cristo mío,
todo mi corazón, sin mengua, entero,
virginal y encendido, se reclina
en la futura vida, como el árbol
en la savia se apoya, que le nutre
y le enflora y verdea.

Todo mi corazón, ascua de hombre,
inútil sin tu amor, sin ti vacío,
en la noche te busca;
le siento que te busca, como un ciego
que extiende, al caminar, las manos llenas
de anchura y de alegría. Amén.

miércoles, 30 de enero de 2013

ABONA MI CORAZÓN CON EL ESTIERCO DEL AMOR

 

No dejes que mi corazón esté abonado con riquezas y oro que lo conviertan en un corazón cómodo, instalado, insensible, indiferente y egoísta. Húndelo en tierra húmeda, surcada por los clavos del arado y mezclada con el estiércol de la vida humana, sus miserias y lágrimas, que lo hagan germinar, romper ese hielo de piedra, y transformarse en un corazón de carne para ser comido en la entrega y servicio por los demás.

Necesito, Señor, que Tú seas mi sembrador y la Gracia del Espíritu sea quien me cultive y abone con sus dones y asistencia para dar los frutos que Tu esperas. Frutos de tu amor cultivados por tu Gracia que solo Tu, Dios mío, sabes cultivar. Aportaré mi débil voluntad y mi humilde miseria para que, en tu Mano Omnipotente, puedan ser transformadas en frutos de tu cosecha.

No sé de qué forma abonar mis acciones y darle sentido de esperanza y de verdadero amor. Me pierdo en el arenado de mis esfuerzos y testimonios. No podré nunca llegar a ser buen sembrador y menos labriego de mis propios frutos. Serían malos y no darían buena cosecha. Necesito un buen Labrador que sea capaz de cuidar mi propia tierra y llenarla de buenos frutos. Y eso solo lo puedes hacer Tú, Señor.

Dame, Dios mío, la paciencia de dejarme herir por los surcos de tu arado, y de soportar los clavos que se hunde en la tierra de mi corazón para que, bañada por el agua de tu costado, fructifique en abundante cosecha de buenos y esperanzadores frutos que acreciente tu Reino y llenen de paz la faz de la tierra. Amén.

martes, 29 de enero de 2013

SIN AMOR NADA SOY


Cuando me cierro al amor me estoy cerrado al Espíritu Santo que me asiste y fortalece para amar. Porque sin amor nada soy. Pues el amor es lo verdadero, y toda verdad se apoya y se funda en el amor. El amor es la última expresión de nuestras acciones. Sin él nada es verdadero y todo se reduce a hipocresía.

No hay vuelta de hoja, o se ama, o no se ama. Y solo aquellos que se entregan al amor son los que verdaderamente tratan de cumplir la Voluntad de Dios. Cuando me cierro al amor, estoy diciendo que no quiero cumplir la Voluntad de Dios. Sólo pienso en mí y nada está primero sino mi bienestar, mis ambiciones y egoísmos. Sólo me quiero a mí, y en mí acaba todo.

Por eso, Dios mío, tengo miedo de mis debilidades, de mis egoísmos, de mi cerrazón. Quiero dejar mi corazón abierto, de par en par, para que el Espíritu Santo entre en él y lo transforme en un corazón dado, entregado a buscar el bien de los demás. Un corazón fraterno y solidario con todos aquellos que lo pasan mal o se encuentran en dificultades.

O lo que es peor, te rechazan y buscan la felicidad en las cosas de este mundo. Dame la capacidad de saber proclamarte y de expresar que Tú eres la única fuente de vida eterna, que calmas la sed con un agua que nos sacia eternamente. Amén.

lunes, 28 de enero de 2013

VEN Y TOMA MI CORAZÓN, HABITA EN MÍ.

 

No dejes, Espíritu Santo, que mi corazón se haga de piedra. Dame la paciencia de saber esperar, y la esperanza de permanecer siempre atento y dispuesto a seguir tus indicaciones. Las tentaciones son muchas, y la oscuridad se hace difícil de evitarla.

Y cuando camino entre oscuridades todo parece confuso, extraño, incomodo, injusto, y hasta difícil de entender. Es entonces cuando necesito tu guía, tu luz, tu serenidad, tu confianza, tu reflexión, tu paciencia, tu sabiduría, tu paz y sobre todo, tu amor.

El mundo se hace insoportable en muchos momentos del camino. No entiendes ni nadie te entiendes. Muchos buscan sus propios intereses, y otros trepar para estar los primeros. Prevalece el prestigio, las buenas apariencias, los títulos, el conocimiento... incluso las riquezas. Y los que no llegamos ahí perdemos valor y quedamos fuera de la comunidad.

Sí, ocurre hasta dentro de la Iglesia, y de nuestras comunidades. La soberbia nos corroe sin darnos cuenta, y el orgullo se interpone ante la humildad y nos separa. Sí, Espíritu Santo, te necesitamos mucho y en cada momento. No te separes de nosotros, no nos alejes tu Rostro. Inunda nuestro corazón y tómalo como tuyo, pues queremos que Tú seas el guía de nuestra vida. Amén.

domingo, 27 de enero de 2013

VEN ESPÍRITU SANTO...

http://2.bp.blogspot.com/_5frT5xYz6PM/S_nlr0WzSMI/AAAAAAAAAac/G8tvJcjBJzY/s1600/22espiritusanto.jpg

Y llénanos de tu fuerza y de tu sabiduría para vivir según tu Voluntad y no la nuestra.

Ven Espíritu Santo, y toma nuestros corazones para que seamos instrumentos tuyos en el quehacer y vivir de nuestras vidas.

Ven Espíritu Santo, y transforma nuestros corazones de piedras en corazones de carnes, sensibles al sufrimiento de los demás; sensibles a las injusticias; sensibles al derecho a la vida.

Ven Espíritu Santo, e invade mi cuerpo y tómalo para Ti, para que respire, lata y se mueva según tus impulsos y tus soplos.

Ven Espíritu Santo, y mueve mi alma en el sentido de tu Amor. No nos dejes al ritmo de nuestros latidos e impulsos, porque somos carne de muerte y de perdición.

Ven Espíritu Santo, y lava nuestros cuerpos cansados y agotados e inclinados al pecado... Libéranos de la pereza, de las desganas, del cansancio al servicio, a la disponibilidad, a darnos y entregarnos...

Ven Espíritu Santo, e inúndanos de paciencia, de serenidad, de paz, de mansedumbre, de tu Amor. Amén.

sábado, 26 de enero de 2013

¿QUÉ PUEDO HACER?

 

Porque no te entiendo, y no soy mejor que aquellos otros que te creen loco o fuera de sí. A veces me resisto a pensar lo mismo, pero no puedo evitar pensarlo. Me parece una locura amar de esa forma que Tú, Señor, nos has amado. ¿Cómo puedo amar a mis enemigos?

Tú también los has tenido, y muchos que planeaban quitarte del medio. Hasta tus mismos parientes llegaron a pensar que estabas fuera de sí. ¿Cómo puedes perdonarlos y amarlos? Consiguieron lo que querían, quitarte del medio, y Tú, encima, los perdonas agonizando en la cruz.

Es difícil entenderte, Señor. Se entiende que todos te dejaran solo. Ahí está el mérito de María, y es que como una Madre no hay nada. Sobre todo la que Tú has elegido para ser tu Madre. Supongo que a mí me hubiese ocurrido lo mismo, y que pensara que eras un loco también.

Pero, ¿a dónde voy? Yo como Pedro digo lo mismo. Sólo Tú tienes Palabra de Vida Eterna. ¿A quién puedo ir y de quién me puedo fiar? Me pongo en Tus Manos, Señor, y me abandono a tu Voluntad. Dame la paciencia, la humildad y la gracia de permanecer a tu lado, y seguir tu locura de amor, pues me fío de tu Palabra. Amén.

viernes, 25 de enero de 2013

SEÑOR, QUE NUNCA DEJE DE RECIBIR TU ALIMENTO

 

Porque Tú eres el alimento que me das la vida y la sostiene. Aquí estoy, Señor, para nutrirme de tu Cuerpo y tu Sangre, y, alimentado de tu Espíritu, viva mi vida en Ti. Porque, viviéndola, seré capaz de transmitirla y darla a conocer a aquellos que no te conocen o, porque cierran sus corazones y rechazan tu alimento, no llegan a experimentar el gozo y la dicha de vivir en Ti.

Convierte mi corazón como el de Pablo, y dame la Gracia de, con mi vida, servirte en los hombres que aparecen en mi vida. Dame la paciencia de saber esperar, de aceptar y conformarme con mis dones y talentos, simplemente los que Tú has querido darme. 

Señor, que acepte humildemente dar lo que Tú quieres que dé. No lo que yo quiero o me gusta, sino lo que Tú has dispuesto en mí. Tú eres quien vives en mí, al menos eso quiero yo, pero serás Tú, Señor, quien disponga hasta eso. Sólo déjame, Señor, entregarte mi voluntad para que seas Tú quien verdaderamente dispongas en mi vida. Porque siempre, lo que Tú hagas, eso es lo mejor y lo que más me conviene. Amén.

jueves, 24 de enero de 2013

EL AMOR NOS UNE

 

Cuando amamos nos estamos también uniendo, pues el amor es signo de unidad. No se puede amar si no se está unido, y cuando amas desaparecen las barreras que separan. El amor borra las diferencias y las desigualdades; el amor allana e iguala los caminos y hace que los pensamientos, aún siendo diferentes, se respeten y sean fraternos los unos con los otros.

Por eso, a pesar de nuestras diferencias y nuestras desigualdades pidamos al Señor que sane nuestros corazones heridos y nos dé la capacidad y la fuerza de amarnos y unirnos, porque solo el amor hará que seamos uno, como lo son el Padre y el Hijo.

Danos, Señor, un corazón de carne, sensible a los sufrimientos de los demás y capaz de renunciar a los egoísmos personales, para servir y unirse a los hombres más marginados y desheredados de este mundo. Danos un corazón humilde y lleno de vida para ayudar a todos los niños nacidos en el vientre de sus madres, a nacer a la vida de este mundo. Amén.

miércoles, 23 de enero de 2013

QUIERO SER CAMINO Y NO CAMINANTE...


Porque no se trata de caminar sino de hacer camino cuando camino. Parece un trabalenguas pero bien mirado no es así, pues hay muchos caminantes que al caminar no hacen camino sino lo destruyen y lo confunden. 

No es muy difícil, en mi humilde entender, darnos cuenta de esto, pues en el mundo que vivimos hay muchos caminos confusos, que desorientan y no llevan a ninguna parte buena. Nuestra cultura contemporánea ha abierto muchos caminos de muerte y proclama muchas rutas de perdición e injusticia. 

Son caminos mal guiados y de malos caminantes. Quizás sería mejor no caminar en ese sentido. No tienen una buena orientación, y mucho menos una buena estrella. Están más bien estrellados por el egoísmo que los inclina al mal y los hace caminar por malos caminos.

Qué diferente sería el camino si fuese andado por buenos caminantes bien orientados. Orientados por ese cielo estrellado que nos envuelve a todos y nos acoge con amor de buen Padre. Porque esa es la ruta, la ruta que nos marcan las estrellas para llegar al verdadero Cielo, Casa y Hogar del Padre que nos ha creado.

Por eso quiero ser camino de buen caminante, porque aunque se hace camino al andar, no todos los caminos son buenos de recorrer. Necesitan buenas estrellas que bien guiadas por el Sol con Mayúscula den la luz necesaria para alumbrar el camino único y verdadero. Ese es el camino que quiero caminar.

Dame, Padre, la sabiduría de saber ser camino al caminar, y no caminante que me pierda en la lejanía alejándome de Ti.

martes, 22 de enero de 2013

TOMA MI CORAZÓN, SEÑOR

 

Y cambia todo lo que encuentres en él de impuro, de soberbia, de orgullo, de suficiencia, de carnalidad, de comodidades, de perezas, de engreído, de ambiciones, de codicias, de egoísmos... Sé que permaneciendo en mí todo seguirá igual. Sólo Tú podrás cambiarlo.

Recoges, Señor, mis infracciones, mis fracasos, mis penas, mis tristezas, mis falsas alegrías, y transformalas en buena semilla que produzca buenos frutos. Sé que mi corazón puede cambiar, pero cambiará en la medida que se deje bañar por tu Gracia. Por eso, tómalo, Señor, y acéptalo, pues es lo más grande que tengo y lo más importante.

Te pido, Dios mío, que aceptes mi corazón, un corazón enfermo, frágil y necesitado de tu Gracia para poder seguir el camino de encontrarte. Un camino contaminado de normas, leyes y preceptos que no ayudan a descubrirte y mirarte con ojos de amor. Porque solo el amor es la ley que nos salva.

Recibe, Dios mío, mi pobre corazón desorientado y sin rumbo, y oriéntalo por el camino que la Estrella guío a los Magos para que podamos encontrar la ruta que nos conduzca a los pies del Niño Dios que nace en Belén.

lunes, 21 de enero de 2013

QUIERO SER ODRE NUEVO


No quiero quedarme anclado en lo viejo, en lo acostumbrado, en lo tradicional. Quiero seguir avanzando y construir una vida nueva, la de ahora, la que me ha tocado vivir. Quiero amar, pero amar en mi tiempo, en mi hora, en mi camino y vida. Quiero ser amor de hoy y ahora.

Pero no sé qué hacer, ni cómo amar. Me doy cuenta que necesito tu Gracia, Señor, pues solo no encontraré la forma de avanzar en mi camino. ¿Dónde ir sin Ti? ¿Cómo liberarme de mi yugo y cómo soportarlo? ¿Cómo vivir una nueva forma de amar, y no la heredada de mis padres y cultura?

Necesito tu luz, Espíritu Santo. Una Luz bajada desde arriba que me ilumine el camino y alumbre las actitudes a aplicar. Necesito vivir la nueva y fresca forma de amar, a tu estilo y compromiso. Pero, te repito,  necesito tu Espíritu para poder llevarlo a cabo.

Ahora, esta inquietud y deseo de vida nueva despierta en mí la necesidad de súplica, de oración, de dejarme alumbrar mis pasos para ser capaz que el nuevo vino de mi vida sirva para alegrar la vida de los demás. Amén.

domingo, 20 de enero de 2013

NO QUIERO ESTAR ÉBRIO, SEÑOR...

 

para poder saborear ese vino final que Tú preparas para cada uno de nosotros. Quiero mantenerme sobrio y expectante hasta el final, hasta que Tú decidas transformar mi pobre y humilde agua en ese vino de superior calidad que salta hasta la vida eterna.

Quiero beber de ese vino que Tú cosechas hasta hartarme, pues no he de emborracharme sino todo lo contrario, llenarme de gozo y eternidad. Es tu primera aparición, Señor, y me regalas ya el vino de la salvación, el vino final que alegrará mi vida para siempre.

Te pido, Señor, que no permitas que me embriague de este vino del mundo, un vino que, aunque alegre en principio, luego trae tristezas y perdición. Un vino caduco y que siembra vacío y desesperación. Dame el vino de tu cosecha, ese vino que transformas del agua de la vida que salta a la vida eterna. Amén.

sábado, 19 de enero de 2013

NO QUIERO AGOBIARTE, SEÑOR.


No quiero agobiarte con mis peticiones. Supongo que te tendré cansado, siempre el mismo rollo. Sólo una cosa quiero ahora, o mejor, pretendo ahora: "Estar contigo en silencio, tratar de escuchar lo que Tú quieras decirme y ponerme a tu disposición si llego a entender que quieres de mí".

Pero, en principio, solo permanecer a tu lado, frente a Ti, y sentir la alegría de tener la dicha de sentirme tu amigo, tu hermano e hijo del mismo Padre, por tus méritos y tu entrega gratuita de merecerlo por Ti. Me propongo no pedirte nada, simplemente que me permitas estar contigo, seguirte y recibirte todos los días. Tú dirás, ¿qué quieres de mí?

Tengo que decirte que me da un poco de miedo, porque no tengo confianza en mis fuerzas, me siento débil y frágil con mi pobre humanidad. Tú sabes que me cuesta vencerme, vencerme a los apegos y tentaciones de este mundo, pero tengo esperanza de que Tú me puedas ayudar en todo eso. No sé cómo, pero yo confío en Ti.

Por eso, no hablo, no digo nada porque metería la pata, ni tampoco sé que pedir. Yo solo a tu lado, en silencio, sin abrir la boca. Tratando de estar atento, expectante y dispuesto a escucharte y obedecerte. Simplemente, Padre, quiero permanecer en Ti. Amén.

viernes, 18 de enero de 2013

NO ENTIENDO POR MÁS QUE TRATO




¿Cuál es la prisa, mi Jesús, cuál es la prisa??

 Mi Jesús adorado,  hoy participe de la Santa Misa, llevándome una penosa sorpresa. Desde el inicio hasta el final, la Santa Misa se celebro en una carrera.
Es curioso la causa y el efecto… el celebrante, muy de Dios, iba corriendo,  y los participantes, que éramos todos, respondían con la misma prisa… me perdí… no  pude saborear la Santa Misa. Me quede sin subir y participar de la carrera… trate de contestar, por lo bajo, despacio y quedaba muy atrás…

Decidme, amado mío, ¿cuál es la prisa? ¿Acaso Tú no eres dueño del tiempo?  ¿No puedes hacer que le dé suficiente tiempo al celebrante de darla a tu gusto, y llegar a tiempo a lo que fuere motivo de la prisa? 
Las veces que he asistido a esta Santa Misa, que no son muchas, gracias a Dios,  he notado la prisa del celebrante pero como hoy, nunca.

¿Será porque son misas diarias?  ¿Sera que es la misa para  los que salen corriendo a trabajar, viene diariamente, porque desean participar de la santa misa, pero tiene el tiempo contado para llegar a sus trabajos sin llamar la atención de sus jefes? 
Debe ser eso, y el celebrante que conoce a sus fieles les quiere ayudar… pero aun así sigo sin entender… ¿Por qué la prisa? Si Tu, Amado mío, puedes ayudar a todos, si así lo deseas…basta que lo quieras para que todos puedan vivir la misa sin prisa, saboreándola y luego llegar a sus trabajos sin ninguna dificultad… porque para Ti, Dios mío, no hay nada imposible. El secreto es confiar como un niño en Tu querer y en Tu poder…lo demás corre por Tu cuenta… ¿verdad mi Jesús?

Desde la Soledad del Sagrario