ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 30 de noviembre de 2014

ME DAS LA VIDA Y LA OPORTUNIDAD DE SALVARME PARA SIEMPRE



No me abandonas, pues una muestra de ello es tu preocupación por advertirme del peligro de distraerme y no permanecer atento y vigilante. Te importo, Señor, y me avisas del peligro de no vigilar. Vigilar mi vida, mis acciones y mi corazón.

Porque es dentro de mi corazón donde está la llave para abrir la puerta de mi salvación. Tú has querido que mi salvación dependa de mí. Me la has dejado en mis manos, pero para eso tengo que abrir mi corazón y ponerlo en tus Manos. Porque si trato de administrarlo yo solo, me estaré equivocando y desviándome de tu camino. Necesito la Vida de la Gracia que Tú, Señor, pones a mi disposición para que, tomándola, pueda vencer todos los obstáculos que me salen al paso.

Gracias, Señor, por la vida, por la Vida en mayúscula, porque a través de este tiempo de vida puedo elegir la salvación que Tú me ofreces. Y lo quiero hacer, y para ello me esfuerzo en entregarte mi corazón, un corazón humano, tocado por el pecado, llenos de ambiciones, impurezas y fracasos, pero que en tus Manos será creado de nuevo y limpio para vivir y cumplir tu Voluntad.

Gracias, Señor, porque nos anuncias tu salvación. Salvación que empieza con tu venida al mundo, con tu nacimiento. Es tiempo de salvación, tiempo de adviento, de prepararnos confiados en que un año más nuestros corazones serán renovados y creados de nuevo, mejores, más perfectos y más cerca de Ti.

Danos Señor un corazón agradecido, generoso, solidario y nuevo, que te entregamos para que, en tus Manos, nazca nuevamente. Amén.

sábado, 29 de noviembre de 2014

TÚ, SEÑOR, ERES MI ROCA Y MI FORTALEZA



No permitas, Señor, que pierda el ritmo de tus pasos. Dame la agilidad de estar siempre a tu altura y no perderte de vista. Mueve mi corazón para que lata según el Tuyo y viva de acuerdo y según tu Palabra. Fortaléceme para perseverar con firmeza entre los obstáculos, peligros y tentaciones que el mundo me tiende.

Tú sabes, Señor, que mi corazón quiere llevarte y guardarte como oro en paño. Tú, Señor, eres mi vida y centro de mi camino. Ya, siendo joven, e impulsado por el Espíritu, compartí, en una oración carismática, que Tú eras el centro de mi vida y representabas todo para mí, hasta el punto de, sin Ti, perder el sentido de mi vida. Y hoy, muchos años después, a pesar de haber pasado mi noche ciega y oscura, te doy las gracias por descubrirme en tu presencia esforzándome y perseverarando en tu Palabra.

Dame, Señor, firmeza y voluntad para continuar con paso firme por ese camino que me lleva a Ti. Gracias por el gozo de estar en tu presencia, y de compartir mi vida, que es Tuya por la libertad que me has dado, contigo. Te pido Señor paz, sabiduría y fortaleza para continuar en esta lucha por el camino que conduce a Ti, superando las dificultades y peligros que me acechan.

 No dejes que mi apatía, mis pecados y mis apegos me puedan y duerman ante la sorpresa de tu venida. Sostenme bien despierto y vigilante para que cuando decidas venir, Señor, esté atento y preparado esperándote. Amén.


viernes, 28 de noviembre de 2014

LAS SEÑALES NOS AVISAN QUE EL REINO ESTÁ CERCA


HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS 


Lc 21, 29-33


No se trata de asustarnos sino de todo lo contrario. Se trata de prepararnos, y así como el florecer de las flores y el nacimiento de los frutos nos revelan que la primavera está cerca, pues cuando sucedan estas señales que (Lc 21, 20-28. 29-33.) el Señor nos ha anunciado, sepamos que está cerca el Reino de Dios.

Por eso conviene estar vigilantes y preparado. ¿Y cuál debe ser nuestra preparación? Simplemente tratar de vivir la Palabra de Dios. Y ese vivir consiste en perseverar en Él, alimentándonos de su Palabra y llevándola al huerto de nuestra vida para cultivarla y que dé frutos. 

Por eso necesitamos la oración, la comunidad, el compromiso y el ponernos en camino para dar vida a ese caminar de cada día. Sabemos y experimentamos nuestras debilidades y nuestro débil compromiso. Queremos nuestro tiempo para nuestras cosas mundanas, y nos cuesta desprendernos. Somos débiles y frágiles. Te pedimos, Señor, que nos fortalezca y nos cambien nuestro corazón apegado, egoísta e instalado en un corazón dado, solidario y firme para darse sin condiciones.

Confiados en tu Gracia y dispuesto a poner todo lo que hemos recibido en tus Manos, Señor, continuamos el camino que nos lleve hacia Ti. Amén.


jueves, 27 de noviembre de 2014

ESPERAMOS TU VENIDA SEÑOR




La promesa de que vendrás a liberarnos de la esclavitud del pecado sostiene nuestra esperanza y aviva nuestras fuerzas para continuar el camino. Cuando leemos las noticias de la ley del aborto; cuando leemos la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo; cuando vemos como se destruye la familia y se alienta las separaciones y uniones de forma arbitraria.

Cuando contemplamos como el mundo, a pesar de que los hombres creen perfeccionarlo, sólo se avanza en lo técnico, pero se retrocede por dentro, en valores, en espiritualidad. Se pierde el sentido de trascendencia y se camina al caos. Caos que empieza a percibirse y experimentarse en la medida que el hombre se aleja del Señor. Nuestra Jerusalén está sitiada y amenazada de muerte.

Pero, el creyente, permanece sereno, tranquilo y, a pesar de los sufrimientos, esperanzado en la venida prometida del Señor. Porque Él viene a liberarnos y a salvarnos de la muerte y la destrucción. Por eso, Señor, confiados en tu Palabra te pedimos nos infundas valor, paciencia, firmeza y sabiduría para perseverar en Ti y defender tu Mensaje con nuestra vida hasta la última gota de nuestra sangre.

Sabemos de tu Palabra y que lo que prometes tiene seguro cumplimiento. Porque Tú, Señor, eres el Creador de todo lo que existe, tanto lo visible como lo invisible, y en Ti, todo lo profetizado ha tenido debido cumplimiento. Podemos fiarnos de Ti, Señor, y en Ti creemos y nos abandonamos firmemente. 

Danos Señor la fortaleza y la voluntad de perseverar y de no ceder a las tentaciones y amenazas de aquellos que quieren alejarnos de Ti y que desistamos de seguirte. Amén.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

SE TE ARRUGA LA FRENTE Y TE SALEN LOS COLORES.




No puedes acoger indiferente la propuesta de seguimiento al Señor. Personalmente me cuesta mucho proponer este itinerario cuando comparto, en catequesis, la fe con otras personas que estimo están conociendo al Señor. La propuesta es extraña y contraria a la que tú sientes y te propone el mundo.

Porque, ¿quién no quiere vivir bien? ¿Quién no quiere tener, acomodarse, estar cómodo e instalarse en una vida placentera y relajada? Esas son las propuestas del mundo, ¿y tú te atreves a proponer todo lo contrario a gente que, ya de antemano sufren privados de libertad? Indudablemente, me salen los colores, y si no fuera porque sé que no estoy solo y que, me y  nos acompaña, el Espíritu Santo, no sería capaz de plantarme y proponerles el Mensaje del Señor, al que he invocado de antemano, en el Espíritu Santo,  delante y con ellos.

Y sólo hace falta abrir los ojos para ver, que no es sólo una propuesta, sino que es la realidad. Porque está pasando en estos mismos momentos. Asia Bibi, los cristianos perseguidos, los mártires de ayer y los de hoy...etc. La lista sería interminable. Seguir a Alguien cuya paga ofrece sufrimientos es, para nosotros, los de este mundo, algo inaceptable. Sin embargo, aquí está la diferencia y la cuestión: Nosotros, los que creemos en Él y le seguimos no somos de este mundo, ni vamos a permanecer en este mundo.

Este mundo, valga la redundancia, es el camino donde, todavía tocados y en estado de purificarnos, alcanzamos las pruebas de nuestro amor incondicional al Señor. Este mundo es la oportunidad para, una y otra vez, demostrarle al Señor que le queremos seguir y que le amamos amando a los hermanos. Y que, por eso, estamos dispuestos a morir si es preciso.

Y, claro, la misión se nos hace grande para nuestra pobre humanidad pecadora. Pero no estamos solos. Eso también nos lo ha prometido el Señor. Contamos con la asistencia del Espíritu Santo, y eso cambia toda la película, porque en Él seremos invencible y mayoría aplastante. Entonces es, llegado a ese punto de conversión, cuando las cosas se empiezan a ver de otra manera.

Porque la Gracia del Señor nos invade y nos hace fuerte, nos da valor, alegría, gozo, felicidad y vida eterna. En Él experimentamos el verdadero Amor, pues en la medida que nos entregamos, a pesar de los sufrimientos, nuestro gozo y alegría crece. 

Aumenta nuestra fe, Señor, y darnos la Gracia y la Sabiduría de permanecer en tu Amor, fuente de gozo y paz. Amén.


martes, 25 de noviembre de 2014

HIMNO DE ORACIÓN DE LAUDES

Feria o Santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir.

HIMNO

Porque, Señor, yo te he visto
y quiero volverte a ver,
quiero creer.

Te vi, sí, cuando era niño
y en agua me bauticé,
y, limpio de culpa vieja,
sin velos te pude ver.

Devuélveme aquellas puras
transparencias de aire fiel,
devuélveme aquellas niñas
de aquellos ojos de ayer.

Están mis ojos cansados
de tanto ver luz sin ver;
por la oscuridad del mundo,
voy como un ciego que ve.

Tú que diste vista al ciego
y a Nicodemo también,
filtra en mis secas pupilas
dos gotas frescas de fe.



lunes, 24 de noviembre de 2014

SI NUESTRA ORACIÓN NO DESEMBOCA EN DARTE...



Esta es la cuestión. No se trata de dar, sino darte. Y si nuestra oración no desemboca en eso, se supone que la estamos haciendo mal, o mejor, falseando y mintiendo. Cuando pedimos que venga a nosotros el Reino de Dios, estamos pidiendo que nuestro mundo se más justo y solidario con los pobres y necesitados.

Y nuestro mundo es nuestro entorno, los que vemos todos los días y los que vagan perdidos sin horizontes y sin sentido y carentes, por su pobreza, de lo necesario para vivir y pensar. Nuestra oración debe servir para eso, y si no sirve es que no la hacemos con autenticidad, con espíritu sincero y disponible, y sin condiciones, cerrándole las puertas a la acción del Espíritu Santo.

Es verdad que la caridad hay que organizarla, trabajarla y ofrecerla a quienes la aprovechen y la necesitan. Y también exigirle colaboración y esfuerzo, pero estar dispuesto a darla es lo más importante. Me fijo ahora en la curación de los diez leprosos. Sólo volvió uno, el samaritano precisamente, a dar las gracias. De los demás, hijos del pueblo, no se sabe nada. Sin embargo, Jesús siguió dándose y curando. Posiblemente, nosotros hubiésemos aprovechado par justificarnos y esconder la mano.

No puede ser excusa para nosotros que muchos no lo agradezcan o no la aprovechen. Nuestra exigencia de amar nos lo exige y nos invita a darnos a pesar de que luego eso no se aproveche. Jesús se ha dado todo y a todos, y sigue dándose sin correspondencia ninguna por muchos de nosotros. El Espíritu Santo espera pacientemente a que le abramos la puerta de nuestro corazón y no se ausenta por la ausencia de nuestra respuesta.

¿No debemos de tener nosotros la misma actitud? Pidamos al Espíritu Santo que nos dé la fortaleza y la generosidad de despojarnos de todo egoísmo y ser solidarios y desprendidos para, humildemente, darnos sin condiciones ni exigencias en aliviar las esclavitudes y necesidades de los demás. Amén.

domingo, 23 de noviembre de 2014

GRACIAS SEÑOR POR LA ETERNIDAD



Gracias Señor por tu Aliento que empuja nuestros pasos y mueve nuestras esperanzas. Gracias Señor por la Vida y por la promesa de Eternidad. Gracias Señor porque sin Ti la vida sería insípida y insalubre y sin sentido. Porque caminar sin esperanza sería la mayor de las desesperanzas y tristezas.

Sin embargo, no lo entiendo Señor, observo a la gente que camina el itinerario de su vida, indiferente, distraído, ajeno a tu presencia y falto de esperanza eterna. Anhelan esperanzas mundanas, pero no quieren escuchar ni oír que esas esperanzas son vanas, finitas, caducas... ¿Cómo pueden andar el camino de sus vidas en esa actitud cuando tienen la promesa de la esperanza de vida gozosa y eterna?

Sí, me lo digo a mí mismo, falta de fe. Pero es que la fe hay que buscarla. Es un don de Dios, pero hay que buscarla, pedirla y arrimarse al Señor, suplicándole que nos la infunda y aumente. No obstante, el Señor ha sellado dentro de nosotros la inquietud y el deseo de felicidad eterna, y eso buscamos desesperadamente, pero cuando no lo hacemos en el Señor, nos equivocamos de camino y nos perdemos.

Por eso, hoy te pedimos Señor que nos aumentes nuestra fe para que en Ti podamos vivir el amor. Ese amor que Tú nos tienes, nos regalas, y por el que nos ofrece la Vida gozosa y eterna que todos buscamos. Te suplicamos que tengamos la sabiduría, la fortaleza y la voluntad de buscarte y luchar en el amor por estar entre tus elegidos, porque eso nos dará la salvación eterna.

Señor, ayúdanos a no alejarnos de Ti. Crea en nosotros un corazón nuevo, y limpio de toda maldad, para que, siendo Tú el Centro y Rey de nuestras vidas, te descubramos en los pobres, en los necesitados, en los que sufren y carecen de lo necesario para tener una vida digna, y seamos generosos y atentos a aliviarles.

Señor danos la Gracia de vivir en tu presencia y de, vivido el amor que Tú nos propones, contar entre tus elegidos el día de tu Gloriosa venida. Amén.


sábado, 22 de noviembre de 2014

LA VIDA SIGUE, PERO DIFERENTE Y ETERNA



Esa, en mi humilde opinión, debería ser la letra de la famosa canción de Julio Iglesias. La vida nunca será igual sino eterna y gozosa para aquellos que vivan en la Voluntad de Dios. Y maldita e infernal para aquellos otros que le hayan rechazado. Porque esta vida humana, acaba, y ya nunca será igual.

Estamos en un tiempo de Gracia, y hay que aprovecharlo. Aprovecharlo en cable de amor. No hay mayor tesoro que vivir amando, porque en ese vivir encontramos el auténtico tesoro: "La felicidad eterna". En esa línea, los mejores buscadores de tesoros son los santos, porque han encontrado en verdadero y único tesoro: la verdadera y eterna felicidad.

Felicidad eterna que nunca la podrá dar ningún tesoro minúsculo de este mundo. Pidamos al Padre Dios la Gracia de saber discernir y encontrar el camino donde descubramos y vivamos cada día, el amor recibido de nuestro Padre Dios, y, agradecidos, corresponder a ese amor en los hermanos.

Y lo hagamos injertados  en el Espíritu Santo, Señor y dador de Vida Eterna. Amén.

viernes, 21 de noviembre de 2014

EN ESPÍRITU Y EN VERDAD

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS 



Jesús rompe con lo antiguo, con lo establecido, con el hombre viejo para crear un hombre nuevo, un corazón nuevo que en adelante adore al Padre Dios en Espíritu y Verdad. Un Dios que no necesita sacrificio de animales, y menos que se haga negocio en su Casa de oración. 

Porque es el hombre su Casa de oración. Dios está donde hay un hombre que le adora en Espíritu y Verdad. Y ahí se levanta la Iglesia, la Iglesia que Jesús constituye con su entrega voluntaria y aceptada, pagándola con su Pasión y Muerte, para el perdón y redención de nuestros pecados. 

Somos verdaderos templos del Espíritu Santo. Templos que tenemos que cuidar y limpiar de negocios, especulaciones, intereses  y todo aquello que lo puede manchar. Con la llegada de Jesús empieza la era de la salvación y con la expulsión del templo de los mercaderes, Jesús manifiesta su Voluntad.

Danos Señor la sabiduría y voluntad de adorarte en Espíritu y en Verdad y de conservarnos puros y limpios  alimentados de tu Cuerpo y tu Sangre. Crea en nosotros un corazón nuevo y renueva nuestro espíritu para que despojados del hombre viejo, endurecido por el pecado, revistamosno del hombre nuevo a tu imagen y semejanza. Amén.

jueves, 20 de noviembre de 2014

SÓLO TÚ, SEÑOR, ALIVIAS MI AHOGO



Tenía sólo 26 o 27 años cuando escribí una reflexión sobre los acontecimientos del mundo de aquellos momentos. En mis comienzos en la Blogosfera fue uno de mis primeras reflexiones, que transcribí tal cual la había publicado (Me ahogo). Han pasado 42 años y la situación sigue igual o peor. El mundo no encuentra la paz. Y no la encuentra porque, la paz, no está en el mundo.

Sólo la podemos encontrar en el Señor. Él es el Camino, la Verdad y la Vida, y sólo en Él la podemos encontrar. Jerusalén, que dio la espalda al Señor, sigue padeciendo esa búsqueda inútil de buscar donde no se encuentra. Fuera del Señor no existe paz, porque el hombre, instrumento de paz, está tocado por el pecado y sometido a la esclavitud de las apetencias, malas inclinaciones, egoísmos, envidias, ambiciones de poder...etc.

Sólo en el Señor podemos limpiarnos y liberarnos de esas inmundicias que nos esclavizan y nos enfrentan a una lucha fratricida y de muerte. Pidamos al Señor que nos dé la sabiduría de saber encontrar la paz en el regreso a Él, porque sólo volviendo nuestro corazón al Señor podemos liberarnos de los egoísmos que nos esclavizan y nos enfrentan a muerte.

Danos, Señor, la luz de sabernos instrumentos de paz y de que en la medida que cada hombre encienda la luz de la paz en lo más profundo de su corazón, se hace la paz en el mundo. Porque no depende la paz sólo de ti o de mí, sino que la paz es asunto de todos. 

Por eso, sólo en el amor fraternal encontraremos la solución a sembrar la paz en el mundo. Una paz que en nuestro Padre Dios se hace posible, y fuera de Él no existe. Amén.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

LO RECIBIDO ES PARA MULTIPLICARLO



Entra también dentro de nuestros criterios razonables. Todo lo prestado espera una recompensa y una devolución acrecentada. Así hacen los bancos y así entra en nuestras cabezas. Se supone que lo entregado responsabiliza para que se multiplique y aumente.

Y se supone que a quien eliges para que se encargue de lo prestado tenga talentos para producirlos. Nuestro Padre Dios no se equivoca y no exige más de lo que no se puede dar. Tú y yo hemos recibidos unos talentos, los justos y adecuados, para que podamos producirlos. No se nos va a exigir que seamos capitanes cuando nuestra capacidad no llega sino a sargentos, pero sería grave quedarnos en cabos por nuestra desidia, temor o negligencia.

Tendremos que rendir al máximo nuestros talentos, y no debemos tener miedos de no poder hacerlo, porque el Señor sabe de lo que somos capaces, y más de eso no nos exige. Además, contamos con el Espíritu Santo para poder negociar nuestros talentos, y rendir lo que se espera de nosotros. No tengamos miedo como nos decía nuestro querido san Juan Pablo II, y confiemos en la Bondad y Misericordia de nuestro Padre Dios.

¡Señor!, confiamos en Ti y sabemos que lo que hemos recibido no es para que se quede guardado o dormido en nosotros. Sabemos que es para ponerlos en función de los más pobres, de los que dependen de nuestro servicio y amor. Pero también, Padre, nos experimentamos pobres, débiles, necesitados de luz, de fortaleza y voluntad. Y eso te pedimos Señor.

Danos la sabiduría de saber descubrir nuestros talentos, nuestras virtudes y perfeccionarlas con ilusión y esperanza. No para nuestro servicio, sino principalmente para servicio de todos aquellos que las necesitan, sobre todo los pobres. Amén.

martes, 18 de noviembre de 2014

SUBIR AL ÁRBOL PARA BAJAR CAMBIADO



Subir al árbol en lenguaje, se me ocurre decirlo así, Zaqueoniano, es tener una actitud de búsqueda y encuentro con Jesús. ¿Quién es ese Jesús del que tanto se habla? Imagino que se preguntaría Zaqueo. Y su curiosidad no se paró ahí. Llegado el día de la entrada de Jesús en Jericó, Zaqueo pasó a la acción.

No se quedó en casa. Salió a la calle y viéndose en inferioridad, por su pequeña estatura, para ver a Jesús, tuvo la astucia de subirse a un árbol y superar respetos humanos, ridículos, risas u otros temores que pueden frenar nuestra curiosidad e interés de ver y conocer a Jesús. Realmente Zaqueo quería ver a Jesús.

Pero cuando Jesús, adivinando sus buenas intenciones, le descubrió encima del árbol, le invitó a bajar y le pidió que lo invitara a su casa a comer. Y Zaqueo no se negó. Actitud de acogida. Al contrario, se pudo contento, alegre y hasta orgulloso de que Jesús lo eligiese a él para visitar su casa y comer juntos. No puedo evitar preguntarme: ¿Estoy dispuesto yo también a acoger a Jesús en mi corazón? Porque es esa la invitación que Jesús me hace, quiere vivir dentro de mí activamente y cambiar mi corazón.

Daría todo lo que tengo por conocer esa hermosa conversación de Jesús con Zaqueo. Sí, para eso me pondría en cola todo el tiempo que fuese necesario. Zaqueo cambió su corazón, y derramó generosidad, desprendimiento y justicia. Zaqueo empezó a amar. 

Yo, Señor, también quiero cambiar. Quiero escucharte como Zaqueo. Dame unos oídos y corazón como Zaqueo, capaz de cambiar bruscamente como él, y derramar por todo mi corazón, generosidad, justicia y desprendimiento. Es lo que busco en mi vida con más ahínco e interés. Quizás como Zaqueo, pero mi humanidad se resiste, se instala, se acomoda, se avergüenza, se derrumba, y permanece siempre en el mismo lugar. Llevo el cartel de cristiano, pero dudo mucho que lo sea.

Sin embargo, no pierdo las esperanzas y confío en tu Bondad y Misericordia. Estoy aquí, Señor. Subido a mi particular árbol esperando que Tú pases y me invites. Quizás lo hayas hecho ya, pero lamentablemente yo no me he dado cuenta. Dame tu Gracia, Señor, y despiertame. Amén.

lunes, 17 de noviembre de 2014

PRIMERO LA LUZ DE LA FE, Y...



Primero, Señor, la Luz de la Fe. Es la más importante, porque de nada me vale ver la luz del sol y los colores de este mundo, y perder la verdadera Luz que da la Vida Eterna. Dame Señor la Luz de la Fe, porque esa Luz me hará ver los colores verdaderos que el sol atesora y la Vida Eterna.

Gracias Señor por todo lo recibido. Despierta en nosotros la gratitud de sabernos mimados por tu Amor, a pesar de nuestras dificultades y defectos. Todo es Gracia tuya, Señor, porque las dificultades y los defectos nos empuja a estar pendiente, como el ciego Bartimeo, a tu paso para pedirte curación. ¿Qué sería de nosotros si estuviésemos sanos? No sería muy difícil oírte y verte pasar, Señor.

Por eso, te damos gracias por todo lo que hemos recibido. Tanto lo bueno como lo aparentemente malo, porque lo verdaderamente importante es descubrirte y verte a Ti. Como hizo Bartimeo, y no dejar de insistir a pesar de las recriminaciones y de las dificultades. Esa es la Luz que hoy queremos pedirte, Señor. Abre los ojos de nuestro corazón para que, no sólo vean la luz del mundo, sino la única y verdadera Luz que salva para la vida eterna.

No permitas, Señor, que abandonemos y defallezcamos por las recriminaciones de los que no quieren que te insistamos o te molestemos. Tú has venido, Señor, para salvarnos y a Ti recurrimos y gritamos para que nos salves. Danos la sabiduría y aumenta nuestra fe para que nunca desistamos de estar vigilantes y atentos a tus pasos. Amén.

domingo, 16 de noviembre de 2014

REZAR PARA ACTUAR



Poner tus talentos a rendir implica riesgos. Riesgos que se derivan de tu propia condición humana y que no están exentos del error o la equivocación. Por lo tanto estás dispuesto tanto al éxito como al fracaso. Ahí se esconden los miedos y las posibles pasividades que nos inducen a esconder o enterrar nuestros talentos.

Parece claro que arriesgarte a ganar o perder hace temblar, y ante el peligro optas por retenerte y guardar lo que tienes. No sólo de tipo económico, sino también intelectual o espiritual. Sin embargo, descubrimos y pensamos que siempre será mejor el riesgo. La vida es riesgo y vivirla supone enfrentarte a ello. Pero aquí está el secreto. La clave es ir bien asesorado y dejarte asesorar.

Eso también tiene sus por qué y sus riesgos. Tal como están las cosas, asesorarse está muy bien, pero la cuestión es. ¿De quién? O, ¿con quién? Y ahí aparece de nuevo el peligro. Para el creyente en Jesús todo queda claro y se simplifica mucho. Ponerse en Manos del Espíritu Santo, bajado del Cielo para asesorarnos, es condición ineludible para emprender el camino de salvación. En Él no tendremos peligro de fracaso. Eso no nos eximirá de sufrir riesgos, incertidumbres, errores, padecimientos y...etc. 

No nos va a ser fácil. El camino no nos será mejor que otros, ni seremos ningunos privilegiados. Sólo tendremos la garantía que el Espíritu Santo velará por nosotros y nos dará la esperanza de enderezarnos, de construir nuestros errores y, levantados y esperanzados, emprender el camino a Casa, confiados en la Bondad, Misericordia y Amor del Buen Padre que nos espera. 

Así nos lo enseña Jesús, el Hijo amado, en la parábola del Padre Bondadoso con el hijo prodigo. No se cansa de esperar y de desear el regreso del hijo. Pidamos al Padre Bueno del Cielo que nos dé la luz de entenderle y de no separarnos nunca de su lado. Amén.

sábado, 15 de noviembre de 2014

QUIERO ESCUCHARTE SEÑOR



Sé, Señor, que Tú me escuchas, Sé, Señor, que Tú tienes en cuenta todas mis peticiones, pero sé también Señor que a mí se me hace difícil escucharte. Y eso es lo que hoy Señor quiero pedirte. Quiero callarme, Dios mío, y, permaneciendo en silencio, sereno, paciente y activo, despertar mis cansados y torpes oídos y abrirlos plenamente para oír tus Palabras. Dame esa Gracia, Señor, para que pueda oírte y seguir tus sabios consejos de amor y misericordia. 

Voy a empezar por callarme Señor. Aunque piense que estoy perdiendo el tiempo y que tus Palabras no lleguen a mis viejos y sordos oídos. Yo sé que Tú me hablas, aunque yo no te escuche o sienta. Mi pobre humanidad pecadora se resiste a no oírte. Sé también que me darás esa Gracia de escucharte porque la necesito para llegar a Ti, y porque hoy en el Evangelio me lo prometes.

Sé que no soy merecedora de ella, y temo fallar y no aprovechar ese Mano amorosa que me tiendes. Depende de mí, pues me has dejado libre, pero sin Ti no podré lograrlo. Necesito tu Gracia Señor y sé que Tú lo sabes. Por eso confío en tu Amor y Misericordia, y espero pacientemente y esperanzado que recibiré esa Gracia de escucharte y esa fortaleza y voluntad para obedecerte.

Yo por mi parte me esforzaré en no dejar de insistir como esa pobre viuda a la que aludes en tu Palabra de hoy para indicarnos la necesidad de perseverar e insistir en la oración. Gracias Señor.

viernes, 14 de noviembre de 2014

SABER BUSCAR LO VERDADERO Y BUENO

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS 




Supongo que es lo que a todos nos gustaría, saber distinguir lo bueno y auténtico, y también conseguirlo. Y es lo que todos hacemos. La diferencia es que muchos nos entretenemos con cosas caducas, aparentemente verdaderas y auténticas, pero falsas, que nos deslumbran y nos confunden.

Fundamental será formarnos y buscar el verdadero Tesoro, porque es de lo que se trata. La vida es una lucha constante por conseguir la felicidad, pero la felicidad verdadera, la que nunca se acaba. La experiencia nos dice que en este mundo conseguimos felicidad, pero una felicidad caduca, que de la misma forma que llega, desaparece. Y de esa forma no nos llega a satisfacer plenamente.

Queremos la felicidad auténtica, la verdadera, la que nunca se termina y la que nos hace feliz plenamente. Y sabemos Señor que está en Ti. Danos la sabiduría de entenderlo, de dejarnos llevar por tus Consejos, por tu Palabra, y de dejarnos amar por tu Amor. Un Amor misericordioso que nos perdona no mereciéndolo.

Te pedimos, Señor, paciencia y fortaleza para perseverar ante tantas tentaciones, provocaciones, obstáculos y pecados consecuencia de nuestra humanidad herida. Somos débiles, Señor, y necesitamos tu Fuerza para resistirnos al pecado y a las provocaciones de aquellos que quieren escandalizarnos y tentarnos. Sobre todo el Maligno que nos acecha buscando el momento oportuno para tentarnos y apartarnos de Ti.

Haznos Señor dócil a tu Espíritu, para gustar siempre el bien y gozar de tu consuelo, por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina Contigo, en la unidad del Espíritu Santo. Amén.

jueves, 13 de noviembre de 2014

TÚ, SEÑOR, VIVES ENTRE NOSOTROS



Tú, Señor, vives entre nosotros. Otra cosa es que nosotros estamos todavía buscándote en otros lugares. Quizás buscamos según nuestra lógica en las cosas terrenales que nos atraen, que pensamos nos dan gozo y felicidad, pero que terminan por dejarnos vacíos e insatisfechos. A veces nos perdemos y cansados dejamos de buscarte. El mayor peligro es resignarnos a no encontrarte y perderte para siempre.

No dejes que eso ocurra Señor. Dónde quieras que estés danos señales de vida, de tu presencia, porque nosotros creemos lo que Tú hoy nos dices en este Evangelio: El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: "Vedlo aquí o allá", porque el Reino de Dios ya está entre vosotros. 

Ilumina nuestra mente, Señor, para despertar de nuestra oscuridad y descubrirte dentro de nuestro corazón. Tú vives en cada uno de los hombres que abren su corazón a la Luz de la Verdad, y nosotros queremos abrírtelo para que reines en nosotros por el Espíritu Santo. En Él seremos libres para responder a tu Amor en el amor a todos los hombres.

Sabemos que Tú Reinas entre nosotros y que por la Muerte, entregada voluntariamente, de tu Hijo Jesús, hemos sido salvados, redimidos y liberados del pecado que nos esclaviza y nos condena. Pero también sabemos que todavía estamos en camino, y el camino se hace duro, pesado y llenos de sacrificios y luchas que tratan de apartarnos de la ruta que lleva a tu Casa.

Danos la sabiduría, la Gracia y la fortaleza para no apartarnos, pese a las dificultades y obstáculos, del camino que conduce a tu Reino, Señor. Amén.


miércoles, 12 de noviembre de 2014

TODO LO HE RECIBIDO DE DIOS, PERO TODAVÍA NO ME CABE EN LA CABEZA



El problema es que no llegamos a comprender el alcance del problema. A pesar de saberlo, no llegamos a comprender el alcance del misterio. Porque realmente es un misterio. Todavía nos creemos merecedores de lo que hacemos y de nuestro trabajo, cuando sólo somos unos meros cumplidores en el caso de que lo hagamos como Dios manda. ¡Y ya está! Nada merecemos porque hemos cumplido simplemente con nuestro deber.

Por eso les negamos nuestro servicio a los demás, o lo vendemos con dinero, o le ponemos condiciones. Es verdad que necesitamos vivir, pero sabemos a qué nos referimos, y dónde empieza y termina el deber y el compromiso que tenemos de compartir todo lo recibido. Sobre todo los valores espirituales e intelectuales, y también el económico, aunque quizás sea ese el más utilizado por sus efectos inmediatos y destacados, pero no por eso el más importante.

Y nos cuesta ser agradecidos, porque nos parece que merecemos lo recibido. Posiblemente muchos de nosotros no regresaríamos a darle gracias al Señor después de ser curados. Y de hecho no regresamos cuando hemos superado una enfermedad por la que tanto prometimos y rezamos. Pasado el peligro y la angustia nos olvidamos, como los leprosos, de dar gracias.

Pidamos la Gracia de ser agradecidos como aquel leproso samaritano que viéndose curado se volvió para postrarse ante el Señor agradecido por el bien recibido. ¡Cuántos bienes hemos recibido sin darnos a penas cuenta que nos lo regala el Señor, y pasamos indiferente ante Él! E incluso nos atrevemos a rechazarle y a protestarle porque queremos más.

Señor, perdónanos tanta indiferencia, tanta arrogancia y tan poca fe, y danos la Gracia de despertar a nuestro egoísmo y ceguera para darnos cuenta de que Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Danos conciencia de tu presencia, Señor. Amén.

martes, 11 de noviembre de 2014

SERVIR POR AMOR



Sólo cuando seamos capaces de tomar conciencia que nuestro servicio ya está pagado, será cuando nuestra forma de actuar sea sólo por agradecimiento y por amor. Porque mientras creamos que merecemos premio, recompensa o salarios por nuestro trabajo, no haremos nada gratis y sin condiciones.

Claro está que estamos hablando del servicio a los demás, y también de nuestro trabajo asalariado. Porque no hacemos más de lo que se nos paga, creyéndonos que tenemos derecho a todo lo que hagamos que exceda nuestra compromiso salarial. Si eso puede valer con los criterios del mundo, los criterios del Jesús son diferentes.

Es verdad que el siervo merece su salario, pero no por eso merece más por cumplirlo. Y cumplirlo con amor y dedicación generosa. Porque por muchos que nos excedamos nuestra recompensa ya está satisfecha. ¿Acaso merecemos más? ¿Acaso merecemos algo? Todo se nos ha dado gratuitamente para que también nosotros lo ofrezcamos gratuitamente y al servicio de los demás.

Irían las cosas mejor si actuásemos de acuerdo con este criterio que Jesús nos descubre y recuerda hoy. Nuestra recompensa está en el cielo, y una recompensa, que sin merecerla, es algo muy superior a nuestros méritos. No somos mejores por ser puntuales, serios, honrados, justos y serviciales, sino que es lo que debemos ser, pues se nos ha dado el don de la vida y del amor para amar según la Voluntad de Dios.

Danos, Señor, la capacidad de darnos generosamente según nuestras capacidades y talentos recibidos de tu Mano generosa, y hacerlo para el bien de todos, especialmente los más débiles, indefensos, necesitados y pobres. Amén.

lunes, 10 de noviembre de 2014

NIÑOS, PERDÓN Y FE



Es escándalo tiene efecto cuando se realiza en gente inocente, indefensa y sin recursos para poder defenderse, es decir, inocentes. Es ahí donde el escándalo tiene caldo de cultivo y puede dar frutos. Por eso es una canallada, abuso y un escándalo, valga la redundancia.

Por eso se hace necesario revisarnos, medir nuestras palabras, nuestros actos y ver serenamente nuestro campo de acción, porque hay momentos, lugares y circunstancias que, sin pretenderlo, escandalizamos. Y eso puede tener, y de hecho tiene, consecuencias muy graves. Y nos basta con pedir perdón, sino que hay que reparar en la medida de lo posible el daño causado.

Claro,todo se perdona, pero el perdón exige arrepentimiento, pues sin él sería una farsa y no se puede dar. Más si, a pesar de su ofensa, se acerca a ti arrepentido, perdónalo. Son Palabras del Señor y por lo tanto sin ninguna duda para nosotros. Cierto es que somos débiles y propensos a dudar, pero confiados al Señor le pedimos que nos aumente la fe hasta el punto de, en su Nombre, actuar como Él nos dice.

Danos Señor la confianza de confiarnos a tu Palabra y a tu Verdad. Aumenta nuestra débil fe y fortalece nuestra frágil confianza vencida por los avatares y circunstancias de nuestra vida, y afirma nuestra voluntad, para que endurecida por la fe seamos capaces de cumplir tu Voluntad.

domingo, 9 de noviembre de 2014

UN TESORO EN VASIJA DE BARRO



No se puede expresar mejor. Somos templos del Espíritu Santo, pero esa santidad la llevamos en vasijas de barro, débiles, frágiles, inclinadas a quebrarse y destruirse. Nuestro cuerpo no es lugar seguro para guardar esa pureza que nos santifica, y, a pesar de eso, nuestro Padre Dios nos la regala y confía en nosotros como guardas de ese templo santificado.

Perdona, Señor, nuestros fallos, nuestros fracasos, nuestras debilidades y nuestros rechazos. Queremos responderte y seguirte, pero desfallecemos y nos desviamos del camino. Merecemos esos azotes con los que Tú nos expulsaste del templo, porque lo estropeamos y lo dedicamos a otras cosas que en nada nos serán provechosas.

Ilumínanos para saber cuidarnos, porque somos templo del Espíritu Santo, y sin Ti, no sólo no sabremos sino que no podremos conservarlo. El mundo nos tienta y nos puede si nos dejamos llevar por sus ofertas y maravillas caducas. Necesitamos tu Gracia para poder liberarnos de esos apegos y esclavitudes que tratan de someternos y apartarnos de Ti.

Por eso, Señor, te pedimos, no dinero ni poder, sino la Gracia de saber mantenernos en tu presencia y de protegernos de todo pecado que nos amenaza gravemente con perdernos. Y de salvaguardar nuestro cuerpo como verdadero templo del Espíritu Santo. Amén.

sábado, 8 de noviembre de 2014

ESCLAVIZADOS, PERO NO SOMETIDOS



Estamos esclavizados, eso es cierto, pues nuestra naturaleza débil y pecadora nos arrastra y nos tienta inclinándonos al afán de lucro, a las ganancias, al poder y las riquezas. Pero podemos rechazarlas y librarnos de someternos a ellas. Somos libres aunque encadenados por el pecado.

Nuestra voluntad puede liberarse y decidir romper con esas ataduras que intenta someternos, pero que no pueden, ni lo conseguirán si permanecemos y caminamos con y en el Señor. Por eso te necesitamos Señor, y nos agarramos a tu Espíritu para en Él fortalecernos y romper con los vicios y egoísmos que nos esclavizan tratándonos de apartarnos de Ti, e intentando someternos.

Danos la Gracia de no desfallecer y ser perseverantes, y, sobre todo, la confianza que afirme nuestra fe en sólo servirte a Ti. Líbranos de todos nuestros apegos, nuestros egoísmos e inclinaciones a las riquezas, al tener y poseer, al valorarnos más por lo que tenemos que por lo que somos. 

Y danos un corazón humilde, despegado y solidario para descubrir que en el compartir y en el amor está el verdadero poder y felicidad. Amén.

viernes, 7 de noviembre de 2014

DAME SEÑOR LA SABIDURÍA DE DARTE A CONOCER

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS 





En la medida que conocemos a alguien hablamos de él. Y posiblemente, si lo que sabemos de él son cosas buenas, las comunicamos con gozo y hasta nos sentimos orgullosos de conocerlo. Pero también ocurre lo contrario, cuando lo conocido son actitudes malas. Y nos avergonzamos de ser su amigo.

¿Cómo podemos callarnos de haber encontrado y conocido a Jesús? ¿Cómo podemos dejar de decirle a la gente que la vida es eterna porque Jesús nos la regala y nos la ha ofrecido? ¿Cómo decirle a todos los que nos rodean que el mundo es un camino hermoso de salvación si lo recorremos con Jesús? Indudablemente que no sabemos cómo decirlo, pero eso no quita para que le demos vuelta y pensemos de qué forma lo podemos hacer.

Esa es la astucia y el interés que Jesús nos quiere inculcar y hacer ver con esta parábola del administrador injusto. No se trata de destacar, y menos defender, la actitud de ese administrador, sino la astucia con la que trató de buscar soluciones a su problema. ¿No ocurre lo mismo hoy en el mundo político que nos rodea? ¿Cuántos políticos se devanan los sexos por encontrar soluciones a su defensa contra las acusaciones que tienen por los delitos cometidos?

Hoy, Señor, te pedimos sólo una cosa, sabiduría. Sabiduría para encontrar caminos de proclamar, con nuestra vida y palabra, tu Evangelio. Pero también, te pedimos fortaleza, voluntad y desprendimiento para dar testimonio de tu Amor en la vivencia diaria de amor a los hombres. Amén.

jueves, 6 de noviembre de 2014

NECESITO QUE ME LIMPIES SEÑOR



Necesito que me limpies de mis lepras, Señor, porque nadie podría hacerlo sino Tú. Quiero asistir a tu Banquete y sentarme, respondiendo a tu invitación, a tu lado para comer Contigo y ser limpio por tu Gracias y Misericordia.

Porque me he perdido por mis pecados y he abandonado tu redil. Soy oveja perdida tal y como nos dices en la parábola de hoy, y te doy gracias por tu búsqueda y cuidados que demuestran tu Amor. Gracias, Señor, por la esperanza de sentirme acogido y buscado; por sentirme parte importante de tu rebaño y salvado en él.

Gracias por la alegría y la fiesta celebrada por encontrarme. Gracias Señor porque estando contigo experimento la seguridad de sentirme protegido y salvado. No permitas que la tentación y el pecado me empujen a salirme del redil de tu Amor y salvación. Amén.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

A LA HORA DE SEGUIRTE TROPIEZO CON MUCHAS DIFICULTADES



Mi primera intención es seguirte. Ha sido esa la tendencia en toda mi vida. Tú los sabes todo, Señor, y no puedo engañarte. ¿Para qué entonces decir mentiras? Desde muy pequeño me has despertado en mi pobre corazón tu presencia, y siempre he temido tu Poder, pero he descansado en tu Amor y Misericordia.

Me hablaron, en mi niñez, de tu castigo, de tus mandatos y de tu vigilancia. Como si se tratara de un Dios y Señor vigilante y atento a mis fallos para reprenderme y castigarme. No era un Padre Dios muy atrayente y atractivo, sino inflexible y acechante. Pero, poco a poco, y en la medida que te hemos seguido, todos, hasta tu propia Iglesia, hemos ido aprendiendo que eres un Dios Padre.

Un Dios Padre que, Jesús, tu Hijo, ese Hermano mayor al que queremos seguir, nos ha mostrado en la parábola del hijo prodigo. Un Padre paciente, escuchante, que busca nuestro bien y nos respeta en libertad. Un Padre que nos espera, no para castigarnos, sino para perdonarnos y amarnos. Un Padre que busca nuestro arrepentimiento y nuestros deseos de volver a su Casa, donde nos colma de gozo y felicidad.

Gracias Señor por tanta dicha y fe. Gracias por sostenernos en los momentos de dificultad y de oscuridad. Gracias por la sabiduría de saber discernir entre el bien y el mal. Entre el camino fácil, ancho, divertido, despreocupado y egoísta, o el camino del compromiso, de la preocupación y el esfuerzo solidario por establecer la justicia, la fraternidad y la paz.

Gracias Señor por fortalecer mi voluntad para disponerme siempre a seguirte y amar ante las dificultades de vencer mis egoísmos. Quiero continuar tras de Ti y no desviarme. Por eso trato de no separarme aunque me parezca que voy distraído, despistado y pensando en otras cosas. 

Tú, Señor, puedes hacer de mí una persona nueva, y moldearme según tu Voluntad. Eso quiero yo y ese te pido. Amén.

martes, 4 de noviembre de 2014

PENDIENTE DE TU INVITACIÓN CADA DÍA



No es una invitación en la vida, o una cada año. No, es una invitación cada día. Cada día al poner los pies en el suelo, la primera invitación es del Señor. Del Señor que te da la vida y te propone vivirla con Él a cada instante. Vivirla amando y regalando sonrisas, buen humor, atención, escucha, disponibilidad, servicio, entrega...etc. Un buen menú que hará nuestro banquete especial y diferente a todos.

Dame Señor el buen apetito de sentarme cada día a tu Mesa, y compartir contigo y con los hombres, tus hijos, la buena comida de la fraternidad, de la justicia, del servicio, pero, sobre todo, del amor. No permitas que me distraiga con las falsas ofertas del mundo. Aparentemente parecen iguales o mejor que la Tuya, pero es simplemente una mentira, un espejismo que esconde la muerte y la perdición.

Dame la sabiduría y la capacidad de estar expectante y vigilante a tu invitación de cada día. Y a no dejarme tentar con acudir a otra por muy importante que me parezca. Sé que en principio tu invitación es de cruz, y eso me puede hacer dudar, pues siempre buscamos lo bueno y cómodo. Pero también sé que detrás de la cruz está mi libertad, mi liberación y eterna felicidad.

Porque sólo en Ti, Señor, encontraré el eterno gozo de sentirme en paz, sereno, tranquilo y rebosante de alegría y felicidad eterna. Porque Tú, mi Dios, eres el Camino, la Verdad y la Vida. Amén.

lunes, 3 de noviembre de 2014



Es lógico corresponder cuando se recibe un favor o cuando se portan bien contigo. No es que nos lo exijan, pero es la inclinación natural. Nos cuesta mucho no hacerlo. Sin embargo, Jesús nos dice hoy que hagamos el bien a aquellos que no nos lo pueden devolver. O dicho de otra forma, favorece a aquellos que lo necesitan y no pueden devolvértelo.

Porque lo que no recibas aquí lo recibirás cuando resuciten los justos. Y es que siguiendo la lógica y el sentido común, todo lo que se te pague aquí no será recompensado allá. El móvil de nuestro actuar debe ser siempre la gratuidad sin condiciones y no retornable, porque esa es la actitud verdadera y la que prueba que nuestro amor es verdadero.

Sin embargo, somos conscientes de que eso no es fácil. Vencer nuestro egoísmo, nuestros deseos de fama, de destacar, de ser el centro de los demás, de ser distinguido, piropeado y ensalzado es pura tentación y nos exigirá una lucha sin cuartel y permanente. Por eso necesitamos la Gracia del Señor y la Fuerza del Espíritu Santo que nos fortalece, nos ilumina y mueve nuestra voluntad para no desistir y mantenernos siempre dispuestos a vivir en la Voluntad del Señor.

Te pedimos, Señor, que unidos a la Iglesia triunfante y purgante, nosotros, la Iglesia militante, estemos en constante oración y en mutua intercesión para que, por tu Gracia, mantengamos la pureza de cumplir tus mandamientos y mantenernos firmes en la fe y la unidad.

domingo, 2 de noviembre de 2014

EL CAMINO NO ES FÁCIL



No hay nada garantizado, y menos ganado. La batalla es constante y al filo de la navaja. Nos podemos cortar al menor descuido. Nunca estaremos seguros de ganarla, porque siempre nuestras fuerzas pueden fallar. Sí, podemos asegurar, que con Jesús venceremos, porque Él nunca falla y es total garantía y cumple lo prometido.

Pero somos nosotros el problema, la debilidad y los que fallamos. Necesitamos, Señor, tu Misericordia, porque por justicia nada merecemos. Sin Ti nada podemos, nos sería imposible. Necesitamos tu Gracia, tu Fuerza, tu Voluntad para liberarnos del pecado, que nos somete y esclaviza.

Imprime en nosotros, Señor, un carácter luchador, fuerte y perseverante para no dejarnos tentar y superar dificultades. Danos la sabiduría del sencillo y humilde que confía y se pone en tus Manos, abandonado a tu Voluntad y Misericordia. Libéranos de los sabios e intelectuales que tratan de comprenderte e interpretarte y dirigir a tus hijos, como se ellos fuesen los guías y salvadores.

Danos simplemente, Señor, la confianza y la fe del sencillo, del inocente y limpio de corazón. Del niño y del humilde que se abandona en los brazos de su Padre. Amén.

sábado, 1 de noviembre de 2014

ORACIONES




Señor, por intercesión de todos los santos y por la comunión de la Iglesia, te pedimos que nos des la sabiduría y la Gracia de alcanzar la dicha de entregar nuestras vidas, al igual que todos los santos que hoy celebramos, por extender, vivir y proclamar el Mensaje de tu Reino. Amén.

Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:33.0) Gecko/20100101 Firefox/33.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
31 de Octubre del 2014 - 03:12:13
No me atrevo a levantar la voz, pero mi corazón quiere entregarse a pesar de saberse débil, frágil, temeroso y pecador. Y en Ti confío Señor. Amén.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:33.0) Gecko/20100101 Firefox/33.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
31 de Octubre del 2014 - 03:10:21
Señor, aquí estoy y espero tu salvación. Confío en tu Misericordia y en tu Gracia y emprendo el camino animado y confiado en esa esperanza que Tú me ofreces. En Tus Manos me abandono Señor.
GLORIA - coruña
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.1) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Ch glorpt1@terra.com
27 de Octubre del 2014 - 12:59:25
ayúdame padre bueno, sabes que en estos momentos te necesito mucho.
Milena Lopez - Managua
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.1; WOW64; Trident/7.0; rv:11.0) like Gecko millopcha@hotmail.com
22 de Octubre del 2014 - 11:25:01
Padre Bendito, gracias por ser Nuestro Padre, por habernos elegidos como tus hijos. Ayúdanos, Señor, para que seamos Cristo Viviente y que multipliquemos tu amor de la manera que Tú nos amas ! En el nombre de Jesucristo, Amén !!
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:32.0) Gecko/20100101 Firefox/32.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
19 de Octubre del 2014 - 02:22:35
Pedimos por los misioneros, por su fortaleza, por sus frutos, para que el Evangelio de la alegría renazca en el corazón de todos aquellos que no lo conocen.

Haz tu oración y compartela con nosotros.