sábado, 28 de febrero de 2015

SIN AMOR NO PUEDES AVANZAR



Es indudable que necesitas amar para crecer en conversión. Sin amor no puedes avanzar. Necesito amar, Señor, y eso te pido desde este humilde rincón de oración. Soy un pobre pecador que quieres seguir tus pasos y sin Ti nada puedo hacer.

Experimento mi incapacidad, al menos yo solo no puedo, porque tropiezo contra mi propio egoísmo y el egoísmo de los demás. Y no digamos cuando se trata de enemigos, de gente que busca hacerte daño y que guardan segundas intenciones malas contra ti.

No tengo fuerzas, Señor, para amar de esa manera. No llego sino a amar a aquellos que piensan o son afines a mis gustos, aficiones o apetencias. Me cuesta amar a los que me dan problemas y presentan dificultades. Por eso, Señor, pido tu concurso, tu ayuda y tu Gracia, para doblegar mi corazón, amansarlo y llenarlo de mansedumbre.

Sólo así podré transformarlo y llegar a amar. No sólo a mis amigos, sino también a aquellos que me hacen mal y se presentan como enemigos. Porque esa es la señal y la característica que distinguen a los cristianos de los que no lo son: el amor a los enemigos. Tal y como Tú, mi Señor, has hecho y enseñado.

Danos, Señor, un corazón de carne cargado de ternura, de bondad y de misericordia, para ser capaz de amar como Tú amas. Amén.

viernes, 27 de febrero de 2015

ABIERTO AL PERDÓN PORQUE TÚ, SEÑOR, LO DICES

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS




Experimento que no puedo. No soy capaz de perdonar a mis enemigos. ¡No puedo, Señor!, y no puedo porque mi naturaleza humana, débil y pecadora, no me permite hacerlo. Mi corazón, endurecido como piedra, no admite compasión ni misericordia al enemigo. ¿Cómo entonces me mandas perdonar, Dios mío?

En el silencio de mi angustia descanso desesperado, y espero buscando respuestas que me ayuden a entender tu exigencia. Pasa el tiempo y no llego a entenderlo. Quizás no pueda, pero si logro comprender que Tú, que has entregado a tu Hijo para salvarme, no puedes ahora exigirme algo imposible de cumplir.

Permanezco pensativo y empiezo a abrirme. Abrir mi corazón a tu Gracia y entregarme a tu acción. Claro, a mí me será imposible, pero contigo seré mayoría aplastante. Injertado en Ti, Señor, podré vencer el odio de mi corazón y suavizarlo para no guardar rencor contra mis adversarios. No sé cómo lo harás, pero si sé que Tú lo puedes todo.

Abro, Señor, mi corazón al perdón de todos los hombres, a pesar de mis pecados y de mis propias limitaciones. Y lo hago, Señor, parodiando a Pedro cuando echó las redes al mar simplemente porque Tú se lo has dicho. Yo también lo hago porque Tú, simplemente Tú, mi Señor, me lo dices y me lo exiges.

Si Tú, Dios mío, lo dices, yo lo hago, porque sólo Tú tienes Palabra de Vida Eterna. Amén.

jueves, 26 de febrero de 2015

ES BUENO PEDIR



A nadie le amarga un dulce, ni a caballo regalado se le miran los dientes. Son refranes que algunas veces hemos oído en el refranero popular y que experimentamos que coinciden con la realidad. Es bueno pedir y recibir, sobre todo, y así se entiende, cosas buenas.

El hecho de pedir nos tranquiliza y nos fortalece, pero cuando se trata de pedir a un padre, todo es diferente. Porque sabemos que un padre nos atiende siempre. Al menos eso es lo que esperamos todos. Pero, todavía es más diferente, cuando ese Padre es Dios. En Él confiamos y sabemos que somos escuchados.

Pero, más todavía, sabemos que ese Padre lo puede todo, y todo nos lo puede dar. Sucede, sin embargo, que, como buen Padre, quiere lo mejor para nosotros, y evitará darnos lo que no nos conviene,  a pesar de que nosotros no lo entendamos. Ocurre que podemos creer que no nos escucha, porque no vemos que nos ha dado lo que hemos pedido.

Posiblemente, eso que tú y yo pedimos no sabemos si es lo que nos conviene, aunque nosotros estemos convencidos que sí. Más tarde, en el tiempo, vemos más claro y nos damos cuenta que aquello hubiese sido malo. Por eso confiamos en Él, porque no solo nos da lo que necesitamos, sino que evita darnos cosas malas que nos pierdan.

Gracias, Señor, por sentir tu Gracia y tu ayuda,  a pesar de en algunos momentos no entender tus respuestas o silencios. Gracias, Señor, por estar ahí, por ser mi esperanza y por sostener mi caminar de cada día. Gracias, Señor, por esperar confiadamente el momento de mi partida y vivir con gozo ese momento glorioso de estar en tu presencia y conocerte tan directo que ya no me haga falta la fe de creer en Ti.

Gracias Señor porque espero confiado en tu Palabra que el momento de mi muerte sea el momento más glorioso de mi vida. Pues a él me dirijo y camino abandonado en tu brazos. Dame la sabiduría y la ocasión de verlo llegar. Amén.

miércoles, 25 de febrero de 2015

FORTALÉCENOS, SEÑOR





PRECES 

Bendigamos a Cristo, pan vivo bajado del cielo, y digámosle:
Cristo, pan de las almas y salvación de los hombres, fortalece nuestra debilidad. 

Señor, sacia nuestra hambre en el banquete de tu Eucaristía 
— y haznos que participemos plenamente de los bienes de tu sacrificio pascual. 

Concédenos, Maestro bueno, escuchar tu palabra con un corazón noble 
— y haz que perseveremos hasta dar fruto. 

Que con nuestro trabajo, Señor, cooperemos contigo para mejorar el mundo, 
— para que así, por la acción de tu Iglesia, reine en él la paz. 

Reconocemos, Señor, que hemos pecado; 
— perdona nuestras faltas por tu gran misericordia. 

Danos, Señor, tu gracia para acoger el Evangelio de la vida como un don nuevo;
— y que sepamos a lo largo de esta jornada celebrarlo con alegría y gratitud, y anunciarlo con firmeza y amor.

Se pueden añadir algunas intenciones libres. Agrégalas y compártelas en tu comentario.


24 de febrero de 2015, 
martes de la semana I de Cuaresma.
Oración de la mañana (laudes) 

martes, 24 de febrero de 2015

¿DÓNDE ELEVAMOS NUESTRA MIRADA PARA PEDIR?



No podemos esconder las necesidades que tenemos. Si es verdad que solemos esconder nuestras carencias ante la presencia de los demás. Vivimos de la apariencia y nos apetece presentarnos delante de los demás sin nuestras carencias y necesidades.

En el fondo nos descubrimos suficientes. Porque suficientes no es ser y creerse más que los demás, sino también aparentar serlo escondiendo nuestras necesidades. Pero, tarde o temprano, no podremos ocultarlo ni resistirlo, y levantaremos la mirada para pedir ayuda. Y sólo a Ti, Padre del Cielo, podremos recurrir.

Porque la verdadera ayuda que necesitamos sólo nos la puede dar Tú, Señor. Porque sólo Tú nos conoces; porque sólo Tú eres bueno y puedes darnos lo que realmente necesitamos; porque sólo Tú tienes Palabra de Vida Eterna y Misericordia Infinita que nos perdona y nos das la verdadera Vida plena de gozo y eternidad.

Gracias Señor por hacerte presente en nuestra Vida. Gracias, Señor, porque nos acompañas y nos perdona, y nos espera pacientemente a que volvamos a Ti. Gracias Señor por aguantar nuestros rechazos, nuestras dudas, nuestras rebeldías y, sobre todo, nuestra ignorancia. Porque en el fondo somos unos pobres ignorantes que no entendemos la maravilla de tu Amor.

Perdona Señor nuestro atrevimiento e ignorante osadía. Perdona nuestra incapacidad de entenderte y de, incluso, exigirte nuestras apetencias y caprichos. Perdona Señor por tanta pobreza y pecados. Danos la sabiduría de ponernos en tu presencia y humildemente aceptar todo lo bueno que Tú quieras darnos. Amén.

lunes, 23 de febrero de 2015

LAS DOS COSAS SON NECESARIAS



No se trata de hacer muchas cosas. No se trata de ser solidario y hacer muchas obras, porque si eso se hace desligado del Señor, se hará por algún motivo que no es el amor., pues  a ti sólo te será imposible.  Porque aunque te lo propongas, tu naturaleza caída te fallará.

Estamos esclavizados por el pecado, y nuestra libertad está prisionera. Nunca haremos nada que no sea por nuestro propio interés, aunque no lo advirtamos o no seamos inconsciente. Siempre buscamos lucirnos, privilegios o que nos feliciten. Y ese será nuestro premio en caso de que nuestras obras lo merezcan.

El amor es gratuito, y debe de darse en balde sin condiciones de agradecimiento ni favores. Lo hacemos por amor, porque Xto. Jesús nos ama y se entregó voluntariamente sin pedir nada a cambio. Nosotros tratamos hacerlo de la misma forma, pero nunca solos, sino injertados en  y por Jesús.

Porque de Él nos viene las fuerzas, la fortaleza y capacidad para poder amar de esa forma. Por eso, Señor, te pedimos que nos asistas en el Espíritu Santo y que nos convierta nuestro corazón de piedra y endurecido con las tentaciones del mundo, en un corazón nuevo, humilde, generoso y solidario para amar como Tú nos amas, Señor.

¡Oh, Señor!, ten misericordia de todos nosotros, y danos la capacidad de amar, renunciando a nosotros mismos, para que a la hora de tu juicio seamos de los que están a tu derecha y gocemos de tu presencia eternamente. Amén.

domingo, 22 de febrero de 2015

VIVIMOS EN TENTACIÓN



No podemos escapar a la tentación. Nuestra naturaleza caída está tocada y mal herida por el pecado, y por la tentación que nos provoca y nos lleva a pecar. Somos débiles y estamos salpicados por la imperfección. Y el diablo tiene permiso para tentarnos con la intención de alejarnos de Dios.

Pero el Señor, conocedor de esto, no nos deja solos, y nos acompaña. Está con nosotros y nos asiste en el Espíritu Santo. El recorrerá el camino junto a nosotros y nos defenderá de las tentaciones que el Maligno nos someta. Claro, necesita nuestro permiso, porque hemos sido creados libres, y será elección nuestra abrirle las puertas al Espíritu de Dios.

El núcleo de la tentación es alejarnos de Dios, no escuchar su voz, no realizar sus proyectos, no recorrer sus caminos. El tentador nos dirá siempre: "deja a tu Dios y elige otros caminos para ser feliz. Dios no te hará feliz; al contrario, será un obstáculo para tu felicidad". 

Con eso pretende alejarnos y que desistamos de seguir al Señor. Pretende también que nos cansemos y tiremos la toalla porque nos es imposible seguir. Quiere que, resignados, nos convenzamos que la vida debe ir por otro camino. Y que nadie nos la puede arreglar. Por lo tanto, lo mejor es desconfiar de todos y vivir según nuestras ideas y convicciones. Eso es lo mejor, nos dice el Maligno.

Y nosotros no queremos, Señor. Porque nosotros sabemos que Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Y en Ti creemos y confiamos. Sólo Tú tienes Palabra de Vida Eterna, y en Ti ponemos todas nuestras esperanzas.  Danos la sabiduría y la fortaleza de seguir fieles a tu Palabra, Señor. Amén.

sábado, 21 de febrero de 2015

GRACIAS SEÑOR POR PERDONAR MIS PECADOS



Me cuesta desprenderme de mis cosas. Quizás el apartado económico sea el de menos preocupación, pues mi situación, a Dios gracias, no presenta muchas posibilidades que me permitan plantearme serios problemas en ese sentido. Si bien, la viuda pobre fue destacada por Jesús por su generosidad, aunque haya sido pequeña.

Porque lo importante no es no tener que dar, sino dar en las medidas de tus posibilidades, y en ese sentido si tengo preocupación y batalla. Siempre te cuesta desprenderte. Sin embargo, hoy quiero pensar que el dinero no es lo más importante. Porque hay otros aspectos donde si puedes ser rico, y quizás no los comparte con suficiente generosidad.

Me preocupa también como gasto mi tiempo, y en qué y cómo lo empleo; me preocupa más el esfuerzo que pueda hacer por aliviar la vida de los que nada tienen, o tienen menos que yo. Tanto material como espiritual. Me preocupa mi comodidad e instalación al margen de lo que puedan estar sufriendo ellos.

Me pregunto si realmente estoy instalado y acomodado en unas costumbres y normas, que guardo escrupulosamente, y de las que me siento esclavo y débil para romper. Me pregunto si trato de esforzarme en, no sólo dar, sino también darme en ayudar material y espiritualmente a otros que lo pasan verdaderamente mal. 

Quiero ser sincero conmigo mismo y, aún sintiendo que hago algo, me siento preocupado hasta el punto de sentirme mal. Y eso me preocupa más. Por eso, Señor, te pido fuerza y sabiduría para liberarme de las cadenas que esclavizan mi vida, y sinténdome libre, comprometerme en darme en servicio, por amor, a los más necesitados.

viernes, 20 de febrero de 2015

MOMENTOS DE SUBIDA

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS




El subir es señal de esfuerzo, pues la subida la identificamos con la cuesta, con lo empinado y duro de recorrer. En términos ciclistas las subidas son para los buenos escaladores y momentos de máximo esfuerzo para sacar distancia a los perseguidores.

La Cuaresma es, en esa línea, una subida que nos prepara para mantenernos atento y a la escucha del Mensaje de Jesús. Es una subida de conversión, que exige esfuerzo, desapego, desprendimiento y generosidad. Es subida, y toda subida se hace dura y fatigosa.

Pero, no es cuestión de emprenderla solo ni desesperanzado. Esperamos a Jesús, y con Él la esperanza del gozo y la Vida Eterna, y eso da sentido a mi vida. Ayer, un amigo agnóstico, me decía que le gustaría tener fe y vivir en la esperanza de esperar, valga la redundancia, otra vida. Pues bien, la Cuaresma es un tiempo propicio para creer y convertirse.

La fe es un don de Dios, pero un don que hay que quererlo y pedirlo. El Espíritu Santo está deseoso de dárnosla, pero necesita nuestro permiso. Y darle permiso al Espíritu es ponernos en sus Manos y abrirle nuestro corazón. Se nos ha dada esa libertad, esa libertad de elegir el bien o el mal. El Bien es el Señor. Señor de la Vida y la muerte.

Danos, Señor, la fe que necesitamos para ver la Luz de tu Palabra, y vivirla entregado tal y como Tú nos has enseñado y la has vivido. Amén.

jueves, 19 de febrero de 2015

PRESENTE QUE MIRA AL FUTURO



Es verdad que lo que importa es el presente. Pensar que me dolerá la muela en el futuro es perder el tiempo, porque llegará ese momento y es cuando hay que poner remedio. Sin embargo, se hace necesario preveerlo porque resultará irresponsable no tener en cuenta que tarde o temprano llegará el dolor de muelas.

No se trata de mortificarnos pensando lo que puede ocurrirnos más adelante, pero si de vivir el presente construyendo el futuro. ¿Y cómo se hace eso? En mi humilde opinión, supongo, debemos vivir el presente en la verdad, la justicia y buscando siempre no hacer lo que no quisiera que hicieran conmigo. 

Sería un poco tratar y esforzarme  en ser honesto, sincero, justo y humilde, y dejar salir de mi corazón todo lo que me pudre y me hace sentirme hipócrita y falso. Porque es esa basura, mis propios pecados, lo que me pierde y puede lograr que no construya el verdadero futuro, la Vida Eterna, sino que viva mi confortable presente, pero futuro de basura y perdición.

Por eso, Señor, benditas tus Palabras, porque llenan mi vida de esperanza y de paz. Bendito eres Tú, mi Señor, porque has entregado tu Vida, no se puede decir mejor ni más claro, ni más fuerte ni con más Amor. Ni tampoco se puede entregar algo más valioso. Tú, Señor, lo has y das todo por salvarme. ¿Cómo puedo yo negarte y no mirarte?

Perdona Señor mi torpeza, mi debilidad, mis fracasos, mi egoísmo, mi avaricia, mi vanidad, mi suficiencia, mi soberbia, mi orgullo. Y dame la humildad de saber quien soy y de postrarme a tus pies. 

miércoles, 18 de febrero de 2015

NOS PARECE SIEMPRE LO MISMO

Tu Mano me sostiene, Señor.

Nos parece siempre lo mismo, y, también, el Maligno está interesado que así parezca. Porque esa rutina de fracasos minaría nuestra perseverancia y terminaríamos por desistir. A él, al demonio, le interesa que nos cansemos y que no veamos resultados.

O mejor, que esperemos resultados, y al no llegar, desesperemos y desistamos. Observamos que no avanzamos. Eso al menos parece, ya lo hemos comentado, pero no es así. Es una falsa apreciación, porque si avanzamos. Hoy somos mejores que ayer, porque amamos más y porque servimos mejor.

 Es verdad que cuesta apreciarlo; es verdad que la diferencia es tan mínima que llega a ser casi imperceptible, pero somos mejores. No lo dudes. Cada segundo de nuestra vida al lado del Señor respiramos su Gracia, y eso nos hace mejor. Me viene ahora a la cabeza la buena y estupenda película de: ¡Qué bello es vivir!, donde apreciamos todas las cosas buenas que se hacen casi sin darnos cuenta ni valorarlas.

Sí, Padre Bueno, cada día soy mejor por tu Gracia y por tu Amor. Y hoy quiero darte gracias por todo lo que me has dado y continúas dándome. Y experimento tu fuerza cuando hago las cosas sin darme cuenta. Ahora mismo escribo costándome esfuerzo, pero experimentando que eres Tú quien me empuja. Muchas veces no sé ni cómo soy capaz de hacerlo.

Sí, Padre Bueno, gracias porque eres Tú la Fuerza que me anima a vivir; la Fuerza que me empuja a levantarme cada mañana a la lucha de cada día; la Fuerza que me capacita, ilumina y asiste para poder vencer mis egoísmos y miserias. Gracias Dios mío.

martes, 17 de febrero de 2015

HIMNO



Hoy que sé que mi vida es un desierto,
en el que nunca nacerá una flor,
vengo a pedirte, Cristo jardinero,
por el desierto de mi corazón.

Para que nunca la amargura sea
en mi vida más fuerte que el amor,
pon, Señor, una fuente de alegría
en el desierto de mi corazón.

Para que nunca ahoguen los fracasos
mis ansias de seguir siempre tu voz,
pon, Señor, una fuente de esperanza
en el desierto de mi corazón.

Para nunca busque recompensa
al dar mi mano o al pedir perdón,
pon, Señor, una fuente de amor puro
en el desierto de mi corazón.

Para que no me busque a mí cuando te busco
y no sea egoísta mi oración,
pon tu cuerpo, Señor, y tu palabra
en el desierto de mi corazón. Amén


(16 de febrero de 2015, 
lunes de la semana VI del Tiempo Ordinario.  
Oración de la mañana (laudes) 

lunes, 16 de febrero de 2015

TRAS UNA PRUEBA, PEDIRÁN OTRA



Pides una prueba, y dada esta, posiblemente no dirás: "Señor mío y Dios mío", como hizo Tomás, sino que pedirás otra, o justificarás algún impedimento. Lo que tú quieres es que se haga todo tal cual tú lo deseas y entiendes. Es decir, que se haga tu voluntad.

El Señor será una caja mágica que actuará según a ti te vaya apeteciendo. Y así no lo ha querido Dios. Porque de ser así dejaría de ser Dios. La Voluntad de Dios es la que Él ha querido y ha dispuesto. Tanto nos quiere que no nos ha dejado desasistidos, sino que hemos recibido lo suficiente para, con nuestro discernimiento, llegar hasta Él.

Además, sabiendo nuestras limitaciones y debilidades, nuestro Padre Dios ha enviado al Espíritu Santo para asistirnos y fortalecernos en los momentos de tribulación y de dificultades. Se hace necesario, como decimos en el Padre nuestro, que se haga la Voluntad de Dios, y no la nuestra.

Por eso, Señor, te pedimos que nos ilumines y nos des la sabiduría de discernir y encontrar respuesta a nuestros interrogantes, para confiando en Ti seamos dóciles a tu Palabra y abramos nuestro corazón para que en él germine la semilla de la fe. Amén.

domingo, 15 de febrero de 2015

APARIENCIAS DE LIMPIEZA, PERO LLENOS DE LEPRA



Nuestra limpieza es aparente. Se esconde y no se ve a simple vista. Nos relacionamos y nadie advierte a primera vista nuestra lepra escondida. Vivimos en el pueblo, aceptados y bien considerados sin ser denunciados por nuestra lepra.

Pero, queramos admitirlo o no, estamos infectados de lepra. Lepra del siglo XXI revestida de egoísmo, de envidia, de avaricia, de satisfacciones, de placeres, de comodidades, de odios, de vicios, de riquezas, de pasiones, de malos sentimientos, de intenciones malas, de pecados. Una lepra difícil de curar, porque necesita un corazón de carne convertido por amor.

No hay médicos que puedan curarla, sino sólo Tú, Señor. Ese leproso que te busca y lo curas, tal como nos dices hoy en el Evangelio, ha sabido encontrar al médico verdadero. Yo también, Señor, quiero encontrarme contigo y pedirte que me cures. Límpiame de todas esas lepras que me invaden y me esclavizan. 

Límpiame de todas esas lepras que me someten y me ciegan arrastrándome con el lodo de este mundo perdido y ciego, que te rechaza abrazando el virus de los vicios y enfermedades mundanas. Cúranos Señor de las cadenas que nos impiden amar y nos hunden en el desamor y la confrontación. Sólo Tú, Señor, puedes limpiarnos.

Y yo confío en Ti, Señor, porque has venido, enviado por tu Padre, a salvarnos por amor. Por eso, Señor, te ruego, como el leproso del Evangelio de hoy, que nos limpies.

sábado, 14 de febrero de 2015

LLEVADOS POR TU GRACIA, SEÑOR



Corremos el peligro, al menos a mí me pasa, de creernos causa de los frutos de nuestra proclamación y acciones apostólicas; los autores de los frutos de nuestra cosecha. Es verdad que decimos que no, pero en el fondo de nuestro corazón late esa tentación que nos puede traicionar en cualquier momento.

Muchas veces manifestamos la satisfacción de sentirnos contentos por cómo van las cosas en el campo de nuestro apostolado. Incluso, sin darnos cuenta, nos creemos mejores que otros que, aparentemente, las cosas parecen irles peor. Sin embargo, en caso contrario, buscamos justificaciones fuera de nosotros. Difícilmente entonamos el mea culpa.

Esa actitud nos lleva, Señor, a desesperarnos; a desanimarnos, o a abandonar cuando las cosas no salen o responden tal como pensamos y queremos. Sentimos el fracaso y el deseo de abandonar, de desistir, y si no lo hacemos, desilusionados nos instalamos y nos dejamos llevar alojados en la resignación y mediocridad. ¿Es que no confiamos en el Señor? ¿Es qué no oímos lo que hizo con los panes y los peces?

Si miramos en el interior de nuestra Iglesia, encontramos actitudes instaladas y acomodadas en normas y preceptos que ocupan y constituyen el núcleo de su ser cristiano. Y ahí no está el Reino de Dios, porque Jesús no vive, ni en la mediocridad, ni en la acomodación. Jesús vive en el servicio y la entrega, por amor, a los demás. Él nos trae la esperanza de un mundo nuevo, de una vida nueva donde reina la Verdad, la Justicia y la Paz.

Y eso queremos nosotros, Señor, pedirte desde este rincón para orar por todos los hombres y mujeres de este mundo, te busquen o no, para que despierten y abriendo los ojos vean que el Reino que buscan lo tienen cerca, muy cerca, hasta el punto que está entre todos nosotros. Amén.

viernes, 13 de febrero de 2015

¿Y NOSOTROS, NO ESTAMOS SORDOS Y MUDOS?

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS




No pensemos solamente en limitaciones físicas, como puede ser la sordera y no poder casi hablar, sino pensemos que, oyendo no escuchamos ni entendemos, y hablando, no somos capaces de proclamar el Evangelio. 

Porque ocurre que estamos más pendiente a los ruidos de nuestro mundo que a la Palabra de Dios. Y nos cuesta aceptarla y nos justificamos cerrando nuestros oídos para no escucharla. Y hacemos silencio porque proclamarla nos puede complicar la vida. Quizás necesitamos ser también curados de nuestra sordera y tartamudez en las cosas del Evangelio.

Danos, Señor, la capacidad de escuchar y entender tu Palabra, y abre también nuestros oídos y desata nuestra lengua para, iluminado por la acción del Espíritu, y fortalecidos por su fuerza, podamos, sin miedos ni temores, proclamar con firmeza tu Palabra.

jueves, 12 de febrero de 2015

ORAR ES PEDIR BIEN



Podemos orar y no conseguir nada. Es verdad que nunca sabremos los resultados de nuestra oración, si bien, en ocasiones se cumple lo que pedimos. Pero siempre quedará la duda de si ha sido el Señor quien nos ha respondido. Eso piensan los no creyentes. Sin embargo, los creyentes creemos que el Señor está, y si está nos responde.

El Evangelio de hoy nos da una de las muchas pruebas del resultado de la oración. Una oración de petición de ayuda, pero de insistencia y búsqueda hasta conseguirlo. Y una oración de respuesta, a pesar de quedar despreciada y comparada con los perrillos que comen las migajas que caen de la mesa de sus amos. Una oración que salta todas las dificultades, porque lo que persigue es la curación de su hija.

Una oración que esconde amor sin condiciones. Nos preguntamos: ¿es nuestra oración así? O al menos intentamos que sea así. La oración, en mi humilde opinión, más importante es la de petición. Y digo esto porque somos seres necesitados. Necesitados de salud, de alimento y de curaciones, pero también, quizás lo más importante y lo más ignorado por nuestra naturaleza caída, de salvación.

Necesitamos pedir, pero pedir bien. Pedir, porque no podemos escapar a las necesidades que tiene nuestra materialidad corporal, pero pedir por nuestra verdadera salud y salvación, tal es el bien de nuestra alma. Pedir por todo aquello que representa lo mejor para vivir en el Amor y Voluntad de Dios, porque esa será nuestra principal y verdadera salud y salvación.

Por todo eso, Señor, te pedimos que nos ilumines, nos des fuerza y voluntad para, llenos de tu sabiduría, saber conducirnos por el camino verdadero que nos conduce a Ti. Amén.

miércoles, 11 de febrero de 2015

AGUA Y VINO



Me he quedado pensando en el agua y el vino. El agua es fuente de vida y sin agua la vida no existe. Es necesaria el agua para que la tierra viva y respire, y nos dé todo lo que necesitamos para alimentarnos, porque de ella comen también los animales que luego nos sirven para el trabajo, vestido y alimento.

Pero la vida necesita alegría y fiesta. Detrás del trabajo de la cosecha viene la fiesta que lo celebra. Y la fiesta necesita alegría. Ahí entra el vino, que nacido de la tierra injertado en la vid, nos alegra el corazón y nos impulsa a festejar los frutos conseguidos por el trabajo. Luego llegará el descanso.

Todo nos son necesario. El agua, el vino y el descanso, pero siempre tomados con moderación y disciplina. Porque demasiada agua puede incluso ocasionar muerte, y no digamos del vino ingerido en demasía. También, el descanso puede sentarnos mal cuando de él se abusa. Necesitamos saber usarlos y aplicarlos en tiempo y momento.

Pidamos al Señor que nos dé esa fertilidad del agua para cultivar y germinar la tierra y dar verdadero frutos de amor. Pidamos al Señor que seamos también vino alegre que transmita deseos de vivir y de contagiar la fe, que nos lleva al verdadero camino de salvación. Y seamos prudente y humildes, y descubramos nuestra pobreza y la necesidad de descansar para recuperar fuerzas. 

Fuerzas para continuar el camino injertado en el Espíritu Santo y fortalecidos por su Espíritu, que nos transforma en manantiales de agua viva, que da vida. Vino alegre para transmitir alegría y ganas de vivir, y el descanso reparador para empezar de nuevo cada día con fuerzas renovadas. Amén.

martes, 10 de febrero de 2015

APLICAMOS NUESTROS INTERESES A LAS LEYES



No es cosa antigua, porque hoy también se hace. ¿No tiene la ley que protege a los parlamentarios, aforados, olor a la de los fariseos y escribas? ¿Cuántos privilegios tienen los poderosos para saltarse las leyes y aplicarlas en beneficio propio? ¿Se entiende que algunos con pena de cárcel alcance el privilegio del tercer grado en muy poco tiempo?

Al parecer la ley está hecha para que la cumpla el pobre, el desgraciado, el carente de todo o el condenado por exigir que se cumpla la ley y se aplique la justicia por igual para todos. Experimentamos, y es una realidad, que los tiempos siguen igual, aunque las formas sean otras. Esa actitud farisaica persiste en los substratos de la naturaleza egoísta del hombre tocada por el pecado.

Necesitamos denunciarla, tal y como hizo Jesús en su tiempo, mirándoles a la cara a los fariseos y escribas. Diciéndoles que lo importante es el espíritu de la ley, y ese espíritu mira, como más importante, al hombre. Todo en función del hombre, sobre todo la familia, los padres a quienes debemos prestar servicio y cuidados por todo lo que nos han dado.

Pidamos al Espíritu de Dios que nos dé la sabiduría y la fuerza de entender correctamente el espíritu de la ley y no ceñirnos a los preceptos erróneos y egoísta de los hombres, que buscan satisfacer sus propios egoísmos.

lunes, 9 de febrero de 2015

¿CREES QUE EL CONTACTO CON JESÚS PUEDE CURARTE?



¿Sabes realmente lo que estás haciendo? O dicho de otra forma, ¿sabes lo que te estás perdiendo? ¿No crees que el contacto con Jesús pueda curarte? Curarte ahora, pero más importante salvarte para siempre. Te por seguro que Jesús lo puede hacer si esa es su Voluntad. Simplemente tienes que pedírselo como lo han hecho muchos otros. Aquellos de su tiempo, pero también muchos de nuestro tiempo.

¿Cómo puedo tocar a Jesús? ¿No lo sabes? Puedes más que tocarlo. Puedes comer su Cuerpo y su Sangre bajo las especies de pan y vino. Cada vez que tomas la comunión en la Eucaristía, estás recibiendo al Señor. Es decir, tocándolo íntegramente, y quedando curado de todas tus enfermedades físicas si así lo crees, porque Jesús tiene poder para eso.

Pero también quedas curados de los males que afectan al alma, como son el individualismo, el egoísmo, la insolidaridad, el ensimismamiento y cerrazón de pensar en nosotros por encima de todo y todos los demás. El vencer nuestras envidias, soberbias y vanidades. Porque Jesús ha venido para eso. Hoy nos lo relata claramente el Evangelio: Y dondequiera que entraba, en pueblos, ciudades o aldeas, colocaban a los enfermos en las plazas y le pedían que les dejara tocar la orla de su manto; y cuantos la tocaron quedaban salvados.

Jesús no ha cambiado, y está entre nosotros. Cada día se hace presente en la Eucaristía, y tienes la oportunidad de tocarlo. No lo dudes, el puede curarte con la mejor medicina que tú necesitas, la que te conviene y la mejor para ti. Confía, acercarte y tócalo.

domingo, 8 de febrero de 2015

ORACIÓN SUPONE ACCIÓN



Cuando se ora es porque necesitamos un favor, fuerza o capacidad para hacer algo que pensamos debemos hacer. De cualquier forma, la oración supone siempre acción. Acción que a veces necesitamos de afuera, otras veces nos corresponde a nosotros actuar, y siempre será Dios quien nos ayude a una cosa u otra.

Lo que si está claro es que necesitamos orar. Y orar es hablar con Dios. Pedirle por nuestras necesidades, que tenemos muchas, pero, sobre todo, pedirle por nuestra salvación final. Porque ahora, el Señor, nos puede sacar de muchos apuros y enfermedades. Tal es el caso de la suegra de Pedro, pero, hoy o mañana llegará el final de nuestra vida en este mundo, y ese es el momento importante y la hora crucial de nuestra salvación. Es ahí donde necesitamos ser curados y salvados.

A ese objetivo debe ir dirigido nuestra oración. Pedirle al Señor por nuestra salvación, y pedirle fuerza y capacidad de ir superando todos los momentos presentes, alegres y tristes, que conforman nuestro futuro y que terminan en su presencia. Y para eso es vital la oración. Jesús nos lo enseña con la práctica en su propia vida. Se levantó de madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, y se puso a hacer oración.

Te pedimos Señor que la oración forme parte de nuestra vida y sea el nexo de unión contigo para que, fortalecidos en ella, seamos capaces de vivir una vida, en la Voluntad del Padre, entregada por amor al servicio y la caridad con los demás. Amén.

sábado, 7 de febrero de 2015

MOMENTOS DESESPERANZADOS



Hay momentos que experimentamos soledad y hasta nos sentimos abandonados, sin apoyos donde asirnos para levantarnos y emprender el camino. El mundo se nos oscurece y el camino se nos hace pequeño, agobiante y rutinario. Y desesperamos, porque no encontramos un apóstol, sacerdote, en quien refugiarnos o apoyarnos.

Posiblemente tengamos los ojos cerrados, o tapados con una venda. No es el sacerdote el médico que nos puede curar, sin desmerecer su necesidad y su valía, sino Jesús, el único Médico, el Hijo de Dios Vivo. Jesús es nuestro único y verdadero apoyo que nos salva y nos sostiene. Él está en todas partes y nos atiende y acompaña, y suple todas nuestras necesidades y carencias con su Amor incondicional. 

Él es nuestro Señor y salvador. Por eso, serenos y en paz, acudamos a Él en todo momento. No corramos ni nos atropellemos. Jesús en su Espíritu está en todas partes solicito y disponible para escucharnos, hablarnos y darnos soluciones a nuestros problemas y necesidades. Quizás no sean las que nosotros buscamos o queremos, pero serán, con toda seguridad, las que mejor nos viene para nuestra verdadera salvación.

Serenos y en paz, busquemos al Señor en la esperanza de sabernos escuchados, atendidos y salvados por su Infinito Amor y Misericordia. Amén.

viernes, 6 de febrero de 2015

LA ESPERANZA DE LA ORACIÓN

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS




Sigue ocurriendo lo mismo. Quien no interesa o molesta se le quita del medio. Quizás la forma no sea la misma, pero la consecuencia es igual: se mata o se quita a la persona del panorama político. Hoy pasan muchos días en las cárceles muchas personas que denuncian las injusticias y atropellos de los derechos humanos.

Hoy se mata a muchos niños inocentes vivos en el vientre de sus madres. También se lapida a muchas mujeres condenadas a muerte por las leyes religiosas que están por encima de la persona humana. O se queman a rehenes por motivos fundamentalistas religiosos. También hoy hay muchos bautistas ajusticiados y martirizados. Observamos que el panorama no ha cambiado tanto en la esencia, que sí en la forma.

Pidamos al Señor paz, sabiduría y fortaleza para no callar en y por la defensa de la Verdad y la Palabra de Dios. Pidamos entereza ante las dificultades y que tengamos el valor de estar dispuestos a dar incluso nuestra vida antes que traicionar y silenciar la Palabra de Dios. Amén.

jueves, 5 de febrero de 2015

CADA PALABRA TUYA ES UN ENVÍO DEL MENSAJE DEL SEÑOR



Si tomas conciencia de tu misión, cada palabra pronunciada es un envío que el Señor pone en tu lengua y en tus labios. Porque a través de tus palabras puedes expresar el amor a tu prójimo, y en tu prójimo puedes proclamar que sirves y amas a tu Dios. No tienes que esforzarte en predicar con palabras mágicas ni hermosas, sólo tienes que amar.

Y amas cuando te portas con tu prójimo como contigo mismo; amas cuando sonríes con buena intención desde lo más profundo de tu corazón;  amas cuando derramas toda tu sinceridad y tu bien intencionado y limpio compromiso; amas cuando tu corazón está cargado de una actitud constructiva, pura, generosa, bondadosa y compasiva; amas cuando experimentas misericordia y comprensión.

Y descubres que en el intento de ser y vivir en ese esfuerzo, estás amando, y si amas, experimentarás la paz y el gozo de sentirte bien contigo mismo y con los demás. Pero de manera especial sentirás la paz que viene del Señor, y la alegría de sentirte amado y querido. 

Amar está muy dentro y cerca de nosotros mismos. Diría que cada día no hacemos sino amar, porque cada acto relacionado con los demás es un acto de amor. Amamos cuando damos el paso a otra persona. Amamos cuando respetamos el derecho de otra persona en la cola del supermercado...etc. Amamos muchas más veces de las que creemos. Posiblemente ocurra que no tomamos conciencia de ese amor, porque si pensamos un poco, somos amor pues venimos de un Padre Amoroso.

¡Oh, Señor,!  danos la capacidad de descubrir, cada día y a cada instante, los muchos y numerosos momentos de amor que realizamos con nuestros prójimos, y derrama sobre nosotros tu paz, sabiduría y fortaleza para que sigamos cada día viviendo desde el Amor tu Voluntad. Amén. 

miércoles, 4 de febrero de 2015

ORACIONES



Aunque con algunos días de retrasos, las oraciones son siempre bienvenidas. Nos hemos olvidado de publicarlas a final o principio de mes, pero, por la Gracia del Espíritu Santo, no nos hemos olvidado de rezar durante el mes. Aquí ponemos algunas de ellas.

salvador - Arrecife
Ip guardadaMozilla/5.0 (Windows NT 6.0) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chhttp://unrinconparaorar.blogspot.comsalvadorsevero@gmail.com
29 de Enero del 2015 - 09:22:02
Perdona Señor nuestra ceguera voluntaria y llénanos de paz, sabiduría y fortaleza para que, abriendo los ojos, seamos capaces de mirar de frente a los Tuyos y corresponderte con la misma mirada con la que Tú, Señor, nos miras.
salvador - Arrecife
Ip guardadaMozilla/5.0 (Windows NT 6.0) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chhttp://unrinconparaorar.blogspot.comsalvadorsevero@gmail.com
23 de Enero del 2015 - 09:32:09
Pidamos al Señor que nos ilumine y nos descubra la necesidad que tenemos de soportarnos, de querernos, de comprendernos y, sobre todo, de ir juntos hacia la Casa del Padre. Amén.
salvador - Arrecife
Ip guardadaMozilla/5.0 (Windows NT 6.0) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chhttp://unrinconparaorar.blogspot.comsalvadorsevero@gmail.com
19 de Enero del 2015 - 10:58:54
Danos, Señor, la sabiduría de saber apartarnos del bullicio del consumismo, y de la algarabía que busca simplemente la satisfacción y la comodidad caduca y vieja. Y fortalécenos con la oración y penitencia de sabernos esperanzado en encontrarnos con el verdadero Esposo que nos colma de verdadera dicha y alegría.
salvador - Arrecife
Ip guardadaMozilla/5.0 (Windows NT 6.0) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chhttp://unrinconparaorar.blogspot.comsalvadorsevero@gmail.com
17 de Enero del 2015 - 11:03:44
Gracias Señor por tu Misericordia y porque nos das esperanza de perdón. Gracias porque has venido, Tú nos lo dices, para salvar a los enfermos, y nosotros lo somos. Por eso, Señor, acudimos a Ti. Amén.
salvador - Arrecife
Ip guardadaMozilla/5.0 (Windows NT 6.0) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chhttp://unrinconparaorar.blogspot.comsalvadorsevero@gmail.com
16 de Enero del 2015 - 08:57:27
Danos Señor la libertad, fortalecida por tu Gracia, de poder caminar y vencer esas parálisis que nos paralizan, valga la redundancia, y nos alejan de Ti. En tus Manos, Señor, ponemos nuestra vida. Amén.
salvador - Arrecife
Ip guardadaMozilla/5.0 (Windows NT 6.0) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chhttp://unrinconparaorar.blogspot.comsalvadorsevero@gmail.com
5 de Enero del 2015 - 12:46:19
¡Oh Señor, danos la humildad de reconocerte, como Natanael, verdadero Hijo de Dios y Rey de Israel!, y de, abandonados en Ti, dejarnos dirigir por la Acción del Espíritu Santo. Amén.
salvador - Arrecife
Ip guardadaMozilla/5.0 (Windows NT 6.0) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chhttp://unrinconparaorar.blogspot.comsalvadorsevero@gmail.com
4 de Enero del 2015 - 01:16:22
Señor, por todas las familias que están al borde de romperse, de separarse. Para que entienda el compromiso del amor. Amén.
salvador - Arrecife
Ip guardadaMozilla/5.0 (Windows NT 6.0) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chhttp://unrinconparaorar.blogspot.comsalvadorsevero@gmail.com
4 de Enero del 2015 - 01:11:53
Pidamos al Espíritu de Dios que tome nuestro corazón y nos indique la forma y el camino de acoger, aceptar y vivir las actitudes y el estilo de vida de Jesús. Amén