ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 31 de agosto de 2015

ESPERANZADO EN TU MISERICORDIA



Yo, Señor, quiero ser juzgado por Ti. Juzgado por tu Amor, porque algo encontrarás para, por tanto Amor mostrado, darme la oportunidad de ser perdonado por tu Infinita, Inmensa y Paciente Misericordia. Porque si no alcanzo tu mirada Señor, como cuando Pedro te negó, ¿a quién voy a mirar con la esperanza de alcanzar misericordia?

Tú sólo tienes Amor Infinito para perdonar los pecados, y yo quiero postrarme ante Ti Señor para suplicarte tu Perdón y Misericordia.

Con tu Resurrección todo se ha cumplido desde aquel día que lo proclamaste al tomar el libro del profeta Isaías. Has anunciado el año de Gracia del Señor. Danos Señor la humildad necesaria para ser capaces de aceptar tu Voluntad, y de seguir tus pasos con firmeza y confianza, superando todas las dificultades a las que estamos sometidos y encadenados.

Danos la luz y sabiduría de no atrevernos a juzgarte, ni tampoco juzgar a los que se interrelacionan en nuestra vida. Que aprendamos a respetarlas amándolos como Tú los amas. 

Con todas nuestras fuerzas nos postramos ante Ti Señor, y aceptamos tu Voluntad.

martes, 25 de agosto de 2015

NO ES CUESTIÓN DE PENSARSELO, SINO DE AMAR



No queda otra alternativa, y el peligro está en pensárselo. Porque mientras lo piensas se supone que no estás convencido, o que crees que no puedes lograrlo. Por un lado u otro estás poniendo en duda la Palabra del Señor, porque es Él quien te lo manda y, el Señor, no puede mandar algo imposible.

Pasar a la acción descubre la fe en el Señor. Si Él te lo manda es porque tú y yo podemos hacerlo. Se supone que no por nosotros, sino por la Gracia que el Señor nos infunde y nos da en el Espíritu Santo que nos asiste, nos capacita, nos da paciencia y fortaleza para poder amar incondicionalmente.

La cuestión no es pensárselo, sino confiar, creérselo y entregarse en Manos del Señor. Es la respuesta que dio Natanael ante lo que le dijo Jesús; es la respuesta que dio Tomás ante la prueba de la huella del costado que le mostró Jesús. Y es la respuesta que espera Jesús ante la llamada que hoy nos hace a ti y a mí.

Dudar, vacilar en responder supone indecisión y falta de confianza. Supone falta de fe, porque la fe es fiarse y arriesgarse. Amar exige dos cosas simultáneas, una decírselo a Dios y otra demostrarlo con el prójimo. Más claro el agua. Ahora, tú sabes que no puedes hacerlo. Y eso es bueno saberlo, porque la Gloria es de Dios, no de María, ni de Pedro, ni de nadie.

También será de Dios todo lo que Él haga en ti. Él puede si tú te entregas y te pones en sus Manos. Esa es la fe, que confiamos en tu Palabra, Señor, y abandonados en tus Manos nos arrojamos sin condiciones pidiéndote que transformes nuestro corazón de piedra en un corazón de carne capaz de amarte en el prójimo. Amén.

lunes, 24 de agosto de 2015

SIEMPRE LO MISMO SEÑOR, DAME UN CORAZÓN PURO



Tú, mi Señor, me has dicho que no me canse de insistir y que persevere pidiéndote; que toque y que busque porque así se me abrirá y encontraré. Y yo quiero hacerlo y perseverar tal y como me has dicho. Y quiero insistir en pedirte un corazón bueno y presto a postrarse a tus pies como el de Natanael.

Porque yo soy obstinado, soberbio, débil y pecador. Eso Tú lo sabes, igual que sabías lo de Natanael, pero yo quiero decírtelo, porque no tengo otras palabras ni sé decirlo de otra forma. Tengo buenas intenciones y quiero obedecerte Señor, porque sé que Tú tienes palabra de Vida Eterna y eres, por supuesto, el Hijo de Dios Vivo.

Aprovecho Señor, como cada día, para pedirte tu Misericordia y tu Gracia, para recibir la sabiduría que me haga postrarme como Natanael y reconocerte como el Mesías prometido. Las tentaciones y confusiones son muchas y están pendientes de nuestras distracciones y relajamientos para perdernos y llenarnos de dudas. No permitas que eso nos suceda, y protégenos de tales peligros y dificultades.

Sabemos de nuestras miserias y pequeñeces, pero también sabemos que en la debilidad e impotencia nos hacemos fuertes por mediación de tu Gracia. Y eso lo experimentamos con y en tu presencia.

Gracias Señor por tu Misericordia y por tu promesa de ver cosas mayores. Mi vida y como Tú la sostiene  es el milagro que, al despertar de cada día, descubre tu presencia y tus cuidados, y experimento como en Ti se sostiene y resiste los embates del camino. Amén.

domingo, 23 de agosto de 2015

UN ESTIMULO, UN MOTOR, UN CAMINO



La vida necesita estar llena de ideales. Los primeros años están dedicados a descubrir el mundo que nos rodea, los juegos, las diferencias, la competitividad, los afectos, los sentimientos...etc. Más tarde se abre un abanico de posibilidades, los estudios, los primeros enamoramientos... Y sin darnos mucha cuenta llegamos a la edad adulta. Y es ahí donde hay que definir nuestro camino.

Porque la vida se nos va estrechando, y al final nos vamos cansado de estar siempre en el mismo lugar. No avanzamos y la vida se nos acaba. Buscamos una respuesta y un sentido al camino y recorrido de nuestra vida, porque el que recorremos por las cosas de este mundo no termina de llenarnos. Es el momento de buscar el único y verdadero Ideal: El Alimento espiritual que nos dará la Vida Eterna.

Y eso es lo que hoy te pedimos Señor, que nuestra vida sea una búsqueda del verdadero Alimento. El Alimento que nos da la Vida Eterna y la plenitud gozosa. Porque el alimento que encontramos en este mundo es alimento caduco que no sirve de nada.

Te pedimos que sepamos encontrar el verdadero sentido de nuestra vida. Y ese verdadero sentido ere Tú, Señor. Porque la vida sin Ti, Señor, no tiene sentido. ¿A dónde vamos? Razón tenía Pedro cuando exclamó: ¿A quién iremos, Señor? Sólo Tú tienes Palabra de Vida Eterna.

Quién puede darnos el verdadero alimento espiritual que sea el estimulo, el motor y el camino que nos alumbre y dé sentido a nuestra vida. Porque todo lo demás termina al final en la basura, y eso ni tiene sentido ni vale para nada. Sólo en Ti, Señor, descansa nuestra vida y nuestra esperanza. La esperanza de responder a esa pregunta que anida y vive en lo más profundo de nuestro corazón.

En Ti, Dios mío, todos los actos de nuestra vida cobran sentido, porque el amor que sentimos y que damos dan razón y sentido verdadero y auténtico a nuestra vida. Tú has venido a enseñarnos el significado del único y verdadero amor. Gracias Señor. Amén.

viernes, 21 de agosto de 2015

LLÉNANOS SEÑOR DE TU GRACIA



Sé, Dios mío, que todo depende de Ti. Pero, por mucho que lo diga y repita no lo entenderé nunca con la claridad que a mí me gustaría y que Tú esperas de mí. Por eso, postrado a tus pies te pido y ruego que me llenes de tu Gracia y abras mi mente a tu Misterio.

No por soberbia ni por exigirte entenderte. Me basta con tu Amor y Misericordia. Tuyo es el Poder y la Gloria Señor, y yo soy un simple y humilde e insignificante esclavo y siervo Tuyo. Sólo por ver con más claridad la gran oportunidad que me brindas para salvarme. Perdona Señor si te he ofendido.

María, tu Madre, es un ejemplo a imitar, pero mi corazón contaminado con las cosas de este mundo no asimila bien ese torrente de Gracia que Tú me envías. Quizás no tengo, ni la sencillez y humildad que tiene María e impido que tu Gracia, por tu Amor, actúe dentro de mí.

Yo te pido, Señor, la Gracia que me llene, como a María, para responderte como Ella: "Hágase tu Voluntad". Te la pido sabiendo que no soy digno de merecerla ni recibirla, pero, ¿qué puedo decirte, Señor?

Quiero merecer, por tu Gracia, la dignidad, regalo gratuito por tu Amor y Misericordia, de ser tu hijo, y de invitarme a esa Fiesta de tu Hijo, que en su nombre celebras para mí salvación. Quiero aceptar, pero temo que las tentaciones, dificultades y mis propios pecados me confundan, me desvíen y me inviten a rechazarla.

No lo permitas, Dios mío, y lléname de Gracia para, abierto a ella, decirte: Señor, quiero ir. Hágase tu Voluntad. Amén.

ABIERTOS A TU GRACIA Y AMOR

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS





Sin Ti, Señor, no contamos para nada, porque tuyo es el Poder y la Gloria. En vano serán todos nuestros esfuerzos si Tú, Señor, no construye nuestra casa. Tú eres el Arquitecto, el único Arquitecto que construye nuestra vida y le da sentido. Por eso eres lo primero que debe primar en nuestro corazón. Todo lo demás, aún siendo necesario, son cosas vanas, caducas y vacías de contenido y sentido.

Danos Señor la Gracia de estar abiertos a tu Gracia y Amor. De no exigir entenderte, porque nuestra miseria no nos lo permite y nuestra capacidad es limitada. De aceptar nuestra pequeñez y humildad, y de postrarnos como tus siervos y esclavos ante tu Gloria y Majestad.

Sabemos que eres bueno y que nos acoge a cualquier hora del día. Abres tu Viña para los de la mañana, pero también para los de las últimas horas de la tarde. Y abres tus puertas a todos los hombres sin ninguna condición, buenos y malos, para que tengan la oportunidad de crecer y ser mejores y buenos. Y nos indicas el Camino, la Verdad y la Vida. Tú eres lo primero.

Y es que sin Ti, Señor, estamos llamados al fracaso y a la perdición. Nuestro amor necesita estar conectado con el Tuyo para que funcione. Tú eres nuestro combustible y nuestro motor, y sin Ti perdemos el rumbo y nuestra vida queda desorientada y perdida.

Te pedimos, Señor, luz y sabiduría para sabernos conducir por los atajos y pedregales de este mundo, y perseverancia para permanecer injertados en Ti, porque sin Ti nada somos.

jueves, 20 de agosto de 2015

GRACIAS SEÑOR POR TU PACIENCIA E INVITACIÓN



Gracias Señor porque me invitas a todas horas. Gracias porque a pesar de encontrarte a la edad temprana, también me esperaste y recibiste cuando perdido regresé a la edad madura y avanzada. Gracias Señor porque indiferente en la plaza de mi vida escuché tu llamada y acudí a tu Viña.

Sé que no merezco esa Gracia, ni tampoco tu Misericordia. Todo es gratuito por tu Amor, y algo que no podré pagar con mis méritos, porque mis méritos son también tuyos, pues de Ti me viene todo, Señor. Tú me sostienes y me das vida, y todo mi aliento viene de tu Gracia y Amor.

Nunca podré decir otra cosa que simplemente gracias, porque, ¿qué sería de mí sin ella? Me has creado, me das y sostienes la vida, y ahora me invitas al Banquete Eterno de tu Hijo Jesús, quien ha dado la Vida para darnos Vida también a todos nosotros. Pero no una vida vulgar y caduca, sino la mismísima Vida Eterna compartiendo el gozo de la felicidad con El.

Nunca nos cansaremos de darte gracias, Señor, porque cada instante de nuestra vida, aunque nos pase inadvertido, se sostiene en Ti. Ocurre que no podemos, ni apreciarlo ni tomar conciencia de la importancia de esos momentos. No estamos preparados para soportar tu Inmensa Presencia. Ya les pasó a Pedro, Juan y Santiago, que quedaron deslumbrados por el resplandor de tu Transfiguración en el Tabor.

Por eso, te pedimos Señor, que nos des la Gracia de descubrirte y de gozar con tu presencia. Y de sentirnos agradecidos por la vida y por tantas cosas que nos parecen nuestras y conseguidas con nuestro trabajo, pero que son en última instancia en regalos de tu Amor. Amén.

miércoles, 19 de agosto de 2015

DAME SEÑOR LA HUMILDAD DE AGRADECER TODO LO RECIBIDO



Suele ocurrir que nunca estamos contentos o, simplemente agradecidos con lo que hemos recibido. No referido al aspecto económico solamente, sino físico, intelectual, afectivo, carácter y... etc. Nos basta echar una mirada al derredor y comprobar los afortunados que somos con respecto a otros, que ya no solo sufren necesidades y carencias, sino que su físico les hace sufrir enfermedad o limitaciones.

Otros, quizás por las circunstancias donde han nacido, padecen conflictos políticos, guerras y hambre, y otros se ven forzados a emigrar y padecer trabajos y explotaciones, y mal remunerados e injustamente tratados. Es la parábola que hoy nos describe Jesús para descubrirnos su Misericordia y su Justicia. Ese es el Amor que Jesús nos enseña y descubre de su Padre. Porque amar es ser justo, misericordioso y vivir en verdad.

Cuando eres capaz, serenamente y reflexionadamente, de contemplar estas diferentes situaciones, tu corazón se abre a la gratitud y aceptación por todo lo que Dios, tu Padre, te ha dado. Cierto que siempre advertimos situaciones de carencias y necesidades, pero las consideramos necesarias y buenas porque ellas nos llevan a la plegaria y a la oración con Dios. Le necesitamos como la cierva busca el manantial de agua fresca. Así nosotros queremos buscarte, Señor, para que sacies nuestra fe.

Gracias Señor por todo lo que hemos recibido de tu Mano generosa;  gracias Señor por tanta vida y tanto amor, y mantenernos la esperanza de salvación intacta y ofrecida por amor. Gracias, Dios mío, porque en Ti encontramos sentido a nuestra vida y esperanza de alcanzar la gloria eterna en tu presencia.

martes, 18 de agosto de 2015

ESCLAVO DE LAS COSAS DE ESTE MUNDO



Sé, Señor, que estoy esclavizado de las cosas de este mundo. El pecado me somete y me esclaviza y me siento incapaz de ser libre y poder elegir. Sí, Tú me has hecho libre, pero mis pecados me esclavizan y mi naturaleza herida se siente inclinada a las tentaciones que este mundo me somete.

Te necesito para poder alcanzar la libertad, la libertad de los hijos de Dios. Esa libertad que Tú me has dado y que experimento encadenada y esclavizada por los apegos y apetencias de este mundo. Necesito alimentar mi libertad con tu Cuerpo, ese Pan de Vida que Tú me has ofrecido para que Viva Eternamente.

Pero te necesito cada día, porque cada día libro una batalla contra las cosas de este mundo y contra el Príncipe de este mundo que trata de tentarnos y alejarnos de Dios. Y ante él estoy perdido porque tiene poder para vencerme. Por eso, Señor, necesito tu Gracia para salir victorioso de esas batallas. Necesito estar unido a Ti y recibirte espiritualmente cada día para, fortalecido en tu Espíritu, ser libre y rechazar todas las tentaciones que el mundo me ofrece.

Danos Señor la libertad y fortaleza para, despojados de las cosas de este mundo, tener como prioridad poner todo mi ser y todos mis bienes en función de tu amor. Y eso significa ponerlo, porque es tu Voluntad, al servicio de los pobres y más necesitado.

Y ese servicio y disponibilidad está muy lejos de mi capacidad y mi fuerzas si no recibo tu Gracia Señor. Por eso acudo a la fuente Eucarística y a la oración de cada día para encontrar la fortaleza y la sabiduría de ser capaz de desprenderme de todo para que, libre y ligero como el viento, seguir tus pasos hasta el Reino de los Cielos. Amén.

lunes, 17 de agosto de 2015

SÓLO TÚ, SEÑOR, ERES BUENO



Nuestra naturaleza es débil y frágil, y pecadora. Nuestro camino es de perfección porque somos seres pecadores y llenos de errores y fracasos. Ocurre que, muchas veces, nuestro orgullo y soberbia nos impide ver más allá de nosotros y ponemos todos nuestros afanes en las cosas de este mundo. Cosas caducas y que no nos dan lo que el ser humano busca: la perfección y la Vida Eterna.

Sólo Tú, Señor, eres bueno y en Ti buscamos esa santidad que nos haga buenos y perfectos. Por eso tratamos y queremos seguirte, para aprender a ser buenos como Tú. No es fácil seguir tus pasos, sobre todo si lo hacemos desde nuestras propias fuerzas e ideas, porque el mundo nos lo impide sobornando nuestra limitada y débil naturaleza. 

Queremos seguirte dejándonos llevar por tu Gracia y abrazando tu Misericordia apoyados en tu Amor. Te rogamos, Señor, Padre Bueno, nos asista en tu Espíritu para poder vencer el mal que nos impide ser buenos como Tú quieres que lo seamos, y que respondamos a tus exigencias de verdadero amor. Porque amar exige preocuparse y servir al prójimo y luchar por un mundo mejor y más justo.

Un mundo que iremos construyendo como Tú, Padre bueno, quieres que sea. Un mundo de justicia, de paz y de amor. Por eso, Señor, te rogamos nos des la fuerza y voluntad de vencer el mal y de ir mejorando, poco a poco, nuestras vidas, y así ir alcanzando ese camino de perfección al que estamos llamados.

Danos, Señor, la Gracia de ir despojándonos de todos esos obstáculos que nos impiden caminar y seguirte. De todos esos obstáculos que el mundo nos brinda: riquezas, bienes, placeres, comodidades, poder...etc., y, no siendo malos, nos apartan de ti y de los hermanos convirtiendo nuestros corazones en corazones egoístas encerrados en sí mismos.

Transfórmanos y danos la sabiduría y capacidad de ser generosos y compartir con los que realmente lo necesitan. Amén.

domingo, 16 de agosto de 2015

DAME SEÑOR HAMBRE Y SED DE TI



Sé que Tú Señor eres el alimento que me das la Vida Eterna, pero, a pesar de saberlo me cuesta seguirte y alimentarme de tu Espíritu bajo la especie de pan y vino. Llevo un largo tiempo haciéndolo, pero no te puedo ocultar que hay días que me cuesta. Y sé que Tú lo sabes, porque a Ti no se te esconde nada.

Y también hay días que experimento la sensación de quitarte pronto del medio. Acudo a misa temprano y siento como que ya estoy liberado de tu visita. No ocurre lo que quiero, gozar de tu presencia y de estar contigo, y, sobre todo, de alimentarme de tu Cuerpo y Sangre. Sabes, Señor, que hay días, dos a la semana, que como tu Cuerpo en la Hostia, empapada con tu Sangre.

Sin embargo, experimento esa sensación de cumplir con esa visita y dejarme ya liberado de tu presencia. No sé si es eso exactamente. Se hace difícil poder explicarse, pero siento algo así. Y sé que Tú lo sabes mejor que yo, Señor. Por eso acudo a Ti, para que abras mi mente y me lo hagas saber, y me des la Gracia de saborear y gozar de tu presencia. 

También te pido al mismo tiempo, Señor, que me aumentes la fe y me des la capacidad de sentir el gozo y la felicidad de estar contigo y en tu presencia. Y de poder transmitir esa paz y alegría que tiene que notarse de estar contigo. Amén.

sábado, 15 de agosto de 2015

ABIERTO SEÑOR A TU GRACIA



Mi pobreza se pone de manifiesto a cada instante de mi vida. Experimento lo indigno que soy de merecer la Gracia y dignidad que Dios me da: Aceptarme como su hijo y hacerme coheredero de su gloria en su Hijo Jesús, es Gracia Infinita que no merezco ni nunca por mis méritos podré merecer.

Ante este inmenso regalo, mi humilde y pequeña alma se postra ante el Señor, se humilla y haciéndome esclavo se somete y, salvando la distancia con su Madre María, a su Voluntad. Eso es lo que ansío y quiero. Me tranquiliza el saber que Tú, Señor, me conoces y sabes lo que hay dentro de mi corazón. 

Esa es mi voluntad, aunque débil y frágil, fracasa y deja mucho que desear. Me anima y da esperanza tu Amor y Misericordia, y la promesa de tu presencia que me conforta y fortalece.

Llena Señor mi vida de tu Gracia, y dame la luz necesaria para que, fortalecida mi libertad y voluntad, pueda realmente ser tu esclavo, y a ejemplo de tu Madre, María, servirte  y hacer tu Voluntad. Amén.

viernes, 14 de agosto de 2015

EL AMOR NECESITA LA FUERZA DEL ESPÍRITU SANTO

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS



No te creas que tú puedes sostener la unidad de tu compromiso matrimonial. Necesitas el concurso del Espíritu Santo y poner todo lo de tu parte, tu libertad y voluntad, y vencerás. No será fácil, pues la cruz, tu cruz, exige esfuerzo y renuncias. Y estas dentro de ese camino que tendrás que recorrer con alegrías, pero también con sufrimientos.

Ese es el verdadero y único significado de la palabra amor. El amor se descubre cuando te exige renuncias y sacrificios. Ahí se destaca y destapa. Hay verdadero amor y eso no lo rompe nadie ni nunca se acaba. Así nos ha amado y nos ama Jesús, y así nos enseñó y testimonió con su Palabra y su Vida.

Siempre está vivo el compromiso matrimonial, en el sufrimiento, en las alegrías, en las enfermedades, en las penas y en los gozos. Es un camino de lucha y de gozo para llegar al final del camino, donde sea la muerte la que nos separe. Y esa meta no la podemos alcanzar fácilmente sino injertados y unidos, en el compromiso del sacramento del matrimonio en Xto. Jesús.

Por eso, Señor, te pedimos tu Gracia y tu Fuerza para superar todos los contratiempos y las diferencias que nos amenazan con separarnos. Sabemos de nuestras debilidades, de nuestras pasiones, de nuestros egos, de nuestras apetencias e inclinaciones, pero, a pesar de todo eso, queremos serte fieles y renunciar, por amor, a todos los obstáculos y dificultades que se interpongan entre nuestros matrimonios y familias.

Danos, Señor, esa Gracia, para responder a tu compromiso de Amor. No nos será fácil porque Tú quieres nuestra colaboración, y eso significa abrirnos a la acción de tu Espíritu y entregar la libertad y voluntad que Tú nos has dado. Es eso lo que queremos y lo que humildemente, Señor, ponemos en tus Manos. Amén.

jueves, 13 de agosto de 2015

ESTOY VIVO POR TU PERDÓN



Mi vida depende del perdón de Dios. Me ha permitido por su Misericordia y Amor estar vivo y perdonado. Y con la gran oportunidad de vivir inmensamente feliz para toda la vida. Mi salvación la Cruz, en la que Jesús, el Hijo de Dios, entregó su Vida para la remisión de todos los pecados. Desde entonces la Cruz es signo de salvación.

Pero ese perdón recibido desde la Cruz y ofrecido con tu muerte, Señor, lo revivo en la medida que yo soy capaz también de perdonar. Tú me has perdonado para que yo también perdone. Sabes que no soy capaz ni tengo fuerzas para hacerlo. Mi débil humanidad es frágil y  fracasa en cada intento misericordioso, pero unido a Ti, Señor, la cosa cambia. Contigo soy triunfador y capaz de perdonar a los que me ofenden.

Te pido, Señor, la fuerza y la paciencia para soportar todo el peso que me ofende y que se me resiste a mi misericordia. Necesito perdonar en la misma medida que Tú me has perdonado, y experimento que sólo en tu Amor puedo encontrar esa Gracia que me transforme y me dé un corazón de carne compasivo y capaz de ser misericordioso.

Quizás todo vaya despacio, al menos a mí me lo parece. Quisiera perdonar y abrazar a todos los que me han ofendido y he ofendido, pero no hago, ni lo uno ni lo otro. Experimento impotencia y mis sentimientos me frenan. Se descubren los complejos, los miedos y quedo atenazado por mis propias cadenas. Mi voluntad se debilita y me doy cuenta que todo depende de Ti y cuando Tú lo dispongas y quieras.

Dame Señor la sabiduría y la fuerza de dominar mi voluntad y dirigir mi libertad para ser compasivo, misericordioso y paciente ofreciendo el perdón a todos aquellos que se presenten en mi vida y me lo reclamen. En tus Manos, Señor, me pongo. Amén.

miércoles, 12 de agosto de 2015

CUESTA OBEDECER



Cuando nos reprende ocurre que en lo más profundo de nuestro corazón comprendemos nuestro error, pero en nuestra cabeza se entabla una lucha soberbia contra la humildad de aceptar dicha corrección. Cuesta no ensoberbecerse, sobre todo cuando nuestro corazón se hincha de suficiencia y prepotencia.

En estas circunstancias rechazamos la reprimenda y no nos doblegamos a la corrección fraterna. Nos cuesta. Quizás necesitamos algo de tiempo para desahogarnos como hizo Pedro, llorar amargamente hasta doblegar su corazón y ponerlo en Manos de la Misericordia del Señor. Sin embargo, hay muchos que no son capaces de doblegarlo y llegan a consecuencias fatales de remordimiento y de muerte.

Pidamos al Señor que nos dé un corazón capaz de entender y de ser humilde; capaz de dejarse transformar por la acción del Espíritu Santo y aceptar la corrección fraterna que los hermanos nos hagan con buenas intenciones y por el bien nuestro y de los demás. 

Dejarse corregir es una forma también de amar, porque no sólo amas cuando te das, sino cuando eres capaz también de recibir, y en este caso una corrección de alguien que te conozca bien y busque tu bien, es un acto de amor el saberlo recibir y agradecer. Pero eso no es fácil. Exige mucha humildad, sobre todo a aquellos que se sienten superiores y mejores que los otros. Recibir una corrección les será casi imposible.

Jesús padeció mucho de esto. Aquellos fariseos y judíos de su mismo pueblo, que le conocían como el hijo de José y María, no podían aceptar que fuera el Pan bajado del cielo. ¿Cómo el hijo del carpintero dice ahora que es el Pan bajado del Cielo? ¿No nos ocurre hoy algo igual?

Pongamos nuestro corazón soberbio a disposición del Espíritu de Dios con la actitud de dejarnos transformar en un corazón humilde y manso capaz de acoger y aceptar la corrección de todos nuestros errores. Amén.

martes, 11 de agosto de 2015

DAME LA GRACIA, SEÑOR, DE SER TÚ MIS HONORES Y PODER



Nuestra naturaleza está herida y aspira a poderes y honores mundanos. Todos nos perdemos por ser bien considerados, recibir honores y ser poderosos. El artista vive de los aplausos y de los premios. Sin aplausos el artista se desploma y pierde todo su sentido. Ese es nuestro mundo y del cual no podemos escapar.

Para eso has bajado Señor, sabes de nuestras debilidades y de la posibilidad de descarriarnos. Y como buen Pastor nos cuida y nos protege, y sales en nuestra búsqueda ante la posibilidad de descarriarnos y de perdernos. Y te alegras y haces una fiesta cuando me encuentras a salvo. Me abres tus brazos, me acoges y me llevas a tu Casa.

Danos Señor la humildad de buscarte y de rechazar los honores de este mundo que se exalta con el sudor  y sufrimiento de los pequeños y de los pobres, y de buscar la sencillez y el compartir los bienes recibidos, tanto los intelectuales como los económicos, y estar disponibles al servicio. Porque sabemos de nuestras flaquezas y debilidades que nos inclinan a pensar solo en nosotros y olvidarnos de los demás.

También te pedimos perdón, Señor, por tantos fallos e indiferencias. Nos cuesta mucho vencer la pereza, la comodidad, los apegos y apetencias. Nos cuesta mucho ser humildes, comprender las debilidades de otros y estar prestos al servicio, pero, Tú sabes que es lo que queremos y deseamos. 

Es, entonces, cuando experimentamos nuestra pobreza y pequeñez, y eso nos ayuda a sentirnos pequeños y ser humildes. Quizás sean esas debilidades las que nos ayuden a comprendernos y aceptarnos pobres y humildes, y, confiados en tu Gracia, Señor, nos ponemos en tus Manos para que por tu Misericordia y Amor nos vayas transformando en los niños que Tú quiere que seamos. Amén.

lunes, 10 de agosto de 2015

HIMNO




"Quien entrega su vida por amor, 

la gana para siempre",
dice el Señor.


Aquí el bautismo proclama 
su voz de gloria y de muerte.
Aquí la unción se hace fuerte
contra el cuchillo y la llama.



Mirad cómo se derrama
mi sangre por cada herida.
Si Cristo fue mi comida,
dejadme ser pan y vino
en el lagar y en el molino
donde me arrancan la vida.


10 de agosto de 2015,
 lunes de la semana XIX.
 Del común de un mártir por San Lorenzo. (Fiesta).
Oración de la mañana (laudes) 

domingo, 9 de agosto de 2015

SIMPELEMENTE, GRACIAS, SEÑOR



¿Qué puedo decir? ¿Acaso puedo entender lo que Jesús, mi Señor, me ofrece? ¿Y acaso lo merezco? Todo es Gracia suya por su Amor y Misericordia. Cuando tienes la capacidad de asombrarte por tanto bienes recibidos, materiales e espirituales, y de forma inmerecida, porque no eres digno ni de que el Señor te mire, te haya creado y encima quiera salvarte para la vida eterna, te quedas sin palabras.

Tragas nudos y te asombras, y ese poder asombrarte es también Gracia del Señor. Experimentas que tu capacidad es pequeña, pobre y muy limitada. ¡Vaya grandeza la del Señor! Experimentas que el advertir esa presencia del Señor es por su Voluntad y te quedas anonadado, embobecido y sin saber que decir ni que hacer. Simplemente, gracias Señor.

Gracias por quedarte y hacerlo por Amor; gracias por buscarme y esperarme como nos contó tu Hijo Jesús al hablarnos de tu Amor ante aquel hijo prodigo; gracias, sobre todo, por tu Misericordia, porque por ella estoy vivo y tengo la oportunidad de volver a ti. Y gracias, Señor, por encender en mi pobre corazón la llama de tu Amor y de tu presencia, y la chispa de la humildad con la que puedo verte, escucharte y dejarme abrazar por tu encendido Amor y generosidad.

Gracias Señor quedarte bajo las especies de Pan y Vino, y darme la posibilidad de tenerte dentro de mí cada día. Porque, ¿saber?, me esfuerzo, y hasta ahora, después de la vuelta a casa hace ya sobre diez años, no he dejado de visitarte y comer, como Tú me has ofrecido, tu Cuerpo y Sangre, cada día, excepto por enfermedad, viaje o alguna imposibilidad que me lo haya impedido. Tú lo sabes mejor que nadie, pero me gusta decírtelo, tal y como hacen los hijos con los padres.

Bueno, Señor, reitero mis gracias de nuevo, que sé que si tiene algún valor es porque Tú así lo permites, porque hasta el poder amarte es Gracia que Tú nos das. Buenas noches Dios mío.

sábado, 8 de agosto de 2015

TODO PUESTO EN TUS MANOS SEÑOR



Vano serán mis esfuerzos sí creo que pueden dar frutos. Es posible que el Señor nos haya adornado con muchos talentos hasta el punto que podamos caer en la tentación de vanagloriarnos de nuestras obras. Estaríamos en un grave y gran error. Todo depende exclusivamente de la Gracia y el Poder del Señor.

Se nos ha dado gratuitamente talentos para ponerlos al servicio de los que los necesiten. No de aquellos que quizás tengan suficientes o más que nosotros, sino de los pobres y necesitados que dependen más de todos aquellos que tienen de sobra, quizás de ti. Es ahí donde debes y tienes que volcarlos. Y derramarlos en el Nombre del Señor y por su Gracia, porque las alabanzas y Glorias le corresponden a Él.

Demos Gracias por el don de despertar a esta sabiduría de sabernos instrumentos de la Gracia de Dios, y pidámosle la fuerza, valor y voluntad de poder cumplirla en el camino de nuestra propia vida. Sobre todo el don del discernimiento para saber dónde generosamente debemos y tenemos que derramar todo lo que, recibido de su Mano generosa, hemos recibido gratuitamente para compartir.

Descubrimos que así el mundo estaría mucho mejor, pero también descubrimos que es tarea no de unos cuantos, sino de todos. De modo que lo que no hagas tú quedará sin hacer.

Pidamos esa Gracia para que el mundo comparta más las riquezas entre aquellos más desfavorecidos y necesitados y seamos instrumentos que favorezcan la instauración del Reino de Dios. Amén.

viernes, 7 de agosto de 2015

PASA EL TIEMPO Y PERMANECEMOS QUIETOS

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS


 


La vida es un camino, y un camino significa movimiento, pasos y avance. Si permaneces en el mismo lugar estás parado, y si parado retrocedes, porque el tiempo no se para y te adelanta. Y te haces viejo y pierdes tu oportunidad. La oportunidad de llegar hasta la Casa del Padre.

Y el caminar exige esfuerzo, desgaste y sacrificio.  A veces las horas del camino no son las más apropiadas, pero son esas las horas que tienes para avanzar, y necesitas sacar fuerzas, voluntad y empeño en querer caminar. Es cuando descubres que solo te será imposible; es cuando descubres que necesitas la asistencia del Espíritu Santo; es cuando descubres que se ha quedado para acompañarte en el camino y que sería una pena no aprovecharlo, porque de ello dependerá el gozo y la felicidad que tanto buscas y deseas.

Es entonces cuando experimentas que todo lo que hasta ese momento ha significado la vida para ti, no era lo verdaderamente importante y, por mucho valor que tenga, de nada te vale afanarte e ilusionarte por casas caducas y finitas. Solo Dios basta, dijo Teresa de Jesús, y tuvo que experimentar ese gozo inmenso tras el calvario de su vida para llegar a expresar esa maravilla de regocijo y de paz.

Danos, Señor, la sabiduría de experimentar lo mismo que Teresa de Jesús y muchos otros, para, regocijados en Ti, podamos transmitirlo gratuitamente a todos aquellos que, buscándote, deseen experimentar el gozo de la paz en Cristo Jesús. Esa paz que da sentido e ilumina cada acontecimiento de nuestra vida.

Porque de nada vale ganar si luego eso que ganas se desvanece y se pierde. Incluso tu propia vida. Sólo la vida gastada en Jesús para servicio de los hombres tiene verdadero sentido y vale la pena esforzarce por vivirla en plenitud. Amén.

jueves, 6 de agosto de 2015

LA ESTRATEGIA ESTÁ DEFINIDA



El camino tiene una estrategia definida, no hay otra: seguir y seguir el camino del Señor hasta entenderlo. Porque de insistir y perseverar, lo entenderemos. El Señor no nos va a prometer y regalar algo que no podamos alcanzar ni entender. Eso sí, nos exigirá esfuerzo y fe. Sobre todo fe. Ese fue el camino de los apóstoles, continuaron, aun sin entender nada, al lado del Señor.

¿Qué nos ocurre a nosotros? Exigimos entender, y si no entendemos amenazamos con irnos. Nos vamos y nos alejamos, y nos ponemos en bandeja en manos del Maligno, aquel que nos ayudará para alejarnos más cada día. La estrategia es seguir y seguir, y frecuentar los sacramentos, la Palabra y la oración. Es el camino de las primeras comunidades.

Por eso, le pedimos al Señor que nos allane el camino, y nos lo ilumine a pesar de nuestras miserias y calamidades. Partimos de ahí, de lo que realmente somos y nos ponemos en Manos del Señor, porque de Él es la Gloria. Sólo en Él podemos encontrar la sabiduría y las respuestas a todos nuestros interrogantes. Y el camino, como decimos por activa y pasiva, está definido y claro: oración, sacramentos y Eucaristía. Son los pilares con los que estaremos pendientes a que el Señor, por y con su Gracia, nos dé la luz que nos haga ver claro.

A tus pies, Señor, nos postramos con la esperanza de sabernos tus hijos y perdonados por tu inmensa Misericordia. Esa es la esperanza que nos sostiene y nos anima a seguir el camino, a pesar de nuestras angustias y desesperaciones. Tú tienes la última Palabra, y es Palabra la esperamos llena de Misericordia y de Amor. Amén.

miércoles, 5 de agosto de 2015

PERDONA SEÑOR MIS LIMITACIONES Y PEREZAS



Quizás no incumpla ni rechace tu Voluntad Señor, pero soy consciente de mis limitaciones, de mis perezas, de mi torpeza, de mis fracasos, de mi continuos errores y de mis pecados. Indudablemente que en mi vida Tú eres el primero, al menos eso pretendo, pero sé que no lo cumplo. Y no porque no quiera, sino que, como bien decía Pablo, hago lo que no quiero, y dejo de hacer lo que quiero, que es, precisamente, tu Voluntad.

Por eso, y por muchas más cosas, quizás de omisión, te pido perdón, Señor. Pero también te pido que me des el aliento del impulso a hacer el bien. También que fortalezcas mi voluntad y afirmes mi fe y mi libertad para servirte sirviendo a los hombres. Te pido Señor la Gracia de saber poner por encima de todo mis afanes y objetivos en la vida, servir en tu Palabra, Palabra de Verdad y Justicia.

Dame Señor la sabiduría de saber discernir mi pobreza y nunca vanagloriarme de los frutos que Tú haces germinar en mí. Son tuyos, Señor, y son para tu Gloria. Que sepa advertirlo y darme cuenta, y aún,  a pesar de que me alegre y me sienta satisfecho, alabarte y darte gracias por todo lo que haces, porque sólo Tú eres merecedor de glorias y alabanzas y de adoración.

A pesar de mis fallos, que descubro a cada instante, me experimento sereno y en paz abandonado en tus Manos, porque me sé perdonado por tu Inmensa Misericordia; porque me has creado por amor y por ese amor me buscas, a pesar de crearme libre, para darme la oportunidad de vivir eternamente en tu gloria. Padre, eso colma toda mi dicha y me llena de esperanza, y en Ti pongo todas mis fuerzas para que, fortalecidas por tu Espíritu, den los frutos que Tú esperas.

Dios mío, en Ti confío y en Ti pongo todas mis esperanzas. Ese regalo de tu Amor me da fuerzas e impulsos para continuar el camino. Amén.

martes, 4 de agosto de 2015

INSISTIR EN PEDIR LA FE



Es la mayor petición que podemos elevar al Padre: Aumenta nuestra fe, Señor. Porque de nada nos vale vivir, placenteramente o cómodamente, si al final terminamos condenados a la eternidad alejados de Dios. Porque eso significa vivir en el remordimiento y constante sufrimiento sin posibilidad de perdón ni retroceso.

Aumenta, Señor, nuestra fe para que podamos abrirnos a la vivencia de tu Palabra y al amor en servicio a los hermanos- Aumenta Señor nuestra fe, herida y debilitada por el pecado, para que podamos alabarte y reconocerte verdadero y único Hijo de Dios.

Aumenta, Señor, nuestra fe, para que tratemos de imitarte entregando nuestra vida para el servicio de los demás. Aumenta Señor nuestra fe para que, cómo Pedro, seamos capaces de caminar sobre las aguas, y en caso de la duda y hundirnos, gritarte suplicándote perdón y salvación.

No queremos bajar los brazos y dejar de pedirte la fe. Sabemos que Tú nos has dicho que insistamos, y queremos insistir. No dejaremos de tocar para que ilumines nuestro corazón y abras nuestro entendimiento y nos inundes de fe para, con mayor entusiasmo y confianza, podamos seguirte con paso firme y seguro.

Unidos a todos los blogueros católicos y a los que, siendo blogueros no se siente unidos en la fe, queremos pedirte por todos, del signo o profesión que sean, para que nos una en trabajar por el servicio al hombre y la familia y por acrecentar nuestra fe en ese Dios Padre que Tú, Señor Jesús, nos has revelado. Amén.

lunes, 3 de agosto de 2015

¿A DÓNDE VAMOS SIN EL SEÑOR?



La tarea es ingente, pero por muchos obreros que tengamos, vano será nuestro esfuerzo si el Arquitecto no construye la casa. Y es que sin el Señor todo esfuerzo es vano. Pero con el Señor todo es posible. Esa es nuestra experiencia y nuestra esperanza.

Y por eso nos atrevemos a iniciar el camino, poniend siempre el poder del Señor y contando con su Gracia. Sin ella no seríamos capaces de dar un paso. Somo instrumentos inútiles e indigno e incapaces de hacer algo bueno, y menos la misión que el Señor nos encarga y espera de nosotros. 

Igual que el milagro de los panes y peces, Jesús sabe de nuestras posibilidades y capacidades, y cuenta con nosotros, pero Él está por detrás. Nuestros cálculos no cuadran, pero Jesús los cuadra y hace que nuestra labor fructifique.

Te damos gracia, Señor, por todo lo que nos has dado y te pedimos sabiduría, fortaleza y voluntad para, contando contigo, seamos capaces de vivir y cumplir tu Voluntad. De eso se trata. De nada vale cumplir normas, preceptos y leyes si no vivimos en Ti y actuamos en tu Palabra. Y actuar significa estar disponible y al servicio de entregar los talentos recibido de tu Mano generosa en beneficio de todos los hombres. Sobre todo de aquellos más necesitados.

Danos, Señor, esa fuerza en nuestra voluntad para hacer el bien que entendemos podemos y debemos hacer. Y a aceptar también nuestras debilidades y fracasos. No desanimarnos, sino esforzarnos y persistir en ser perseverantes, constantes y esperanzados en su Misericordia. Porque al final sólo nos salva su Gracia.

En ti, Señor, ponemos toda nuestra confianza y te pedimos que aumentes nuestra fe y voluntad con la intención de ponerla en tu servicio, que es, porque así lo quieres Tú al servicio de todos los hombres, sobre todo los más pobres. Amén.

domingo, 2 de agosto de 2015

NUESTRA EXPERIENCIA ES LA DE BUSCAR CUANDO LO NECESITAMOS



No nos cuesta mucho darnos cuenta, si hacemos una seria reflexión, de que buscamos al Señor cuando la vida se nos pone difícil. Lo del sabio refrán: "Nos acordamos de santa Bárbara cuando hay truenos", o algo parecido, es la pura realidad contrastada en la experiencia de nuestra propia vida.

Es verdad que nuestra naturaleza débil y frágil necesita de muchas cosas. No solo de pan vive el hombre, sino también de toda Palabra que sale de la boca de Dios. Y esa debe ser nuestra dirección en esta vida. Buscar, a parte del pan material, que necesitamos, el Pan espiritual que se nos ofrece en Jesús: «Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed».

Por eso, Señor, hoy te pedimos esa Gracia. La Gracia de movernos, no sólo por el pan material, sino de forma muy especial por el Pan espiritual que da la Vida Eterna. Ese Pan que eres Tú mismo, Señor, y, por amor, te nos ofrece a cada uno de nosotros.

Te pedimos, Señor, que nos liberes de las apetencias materiales que nos alejan de Ti, y que sólo nos mueven a buscarte por los intereses de la carne y del egoísmo que encadena nuestra naturaleza humana. Danos la fuerza de romper nuestras cadenas carnales y liberarnos, para siendo libres, movernos a seguirte por el puro y verdadero amor.

Creemos en Ti, Señor, y queremos pedirte que nos des ese Pan de vida para saciar nuestra hambre y nuestra sed para toda la vida. Amén.

sábado, 1 de agosto de 2015

SIN VERDAD NO HAY VIDA SINO MENTIRA



Da verdadera lástima cuando oímos hablar mal de una persona. Y sobre todo de una persona que practica una vida de piedad religiosa. Y digo que da lástima porque su vida en lugar de ser fermento que acerca y contagia, produce el efecto contrario. Y es motivo de escándalo y de gran responsabilidad.

No por hablar mal pensamos que actuamos mal, porque Jesús fue muy criticado. Y en muchas ocasiones, más de las que pensamos, se habla mal de la gente por exigir cumplir con el deber. Pero, también es cierto que en muchas ocasiones no se es lo suficientemente astuto, misericordioso para ayudar y ser nexo con las personas en aras de facilitarles el cumplimiento y bien obrar.

Contaminamos y alejamos más que acercamos. Y eso si que es malo. Jesús no se callaba, denunciaba, pero lo hacía de forma que acogía y predisponía a ser escuchado y a deponer actitudes con ánimo de cumplir con las reglas y leyes. Por eso, conviene revisarnos y ver cuál es nuestra verdadera actitud. La de mandar por mandar y exigir al pie de la letra, o la de ayudar y concienciar a colaborar y a ser honrado en verdad y justicia.

Hoy, Señor, consciente de nuestras mentiras por la herida de nuestro pecado, nos postramos a tus pies y te pedimos sabiduría, fortaleza y paz para ser en cada momento de nuestra vida instrumento de tu verdad y artífice de tu justicia. Sabemos de nuestras limitaciones, errores y fracasos. Sabemos que no damos la talla y que dejamos mucho que desear. Sin embargo, nos sorprendemos a nosotros mismos atreviéndonos a proclamar tu Palabra, de la cual no somos dignos ni merecedores.

Perdona nuestra osadía y atrevimiento, y humildemente nos postramos a tus pies en la confianza y esperanza de tu Misericordia y de tu Amor. Gracias Señor por tu perdón. Amén.