ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 31 de octubre de 2015

EL SERVICIO VIENE DESDE ABAJO




Sería difícil servir desde arriba. Y entendemos desde arriba la actitud de considerarnos mejores, suficientes y jefes. Es difícil ser pastor, misión de proteger y cuidar las ovejas, y fácil convertirnos en capataces, jefes y directores a los que otros sirven.

Ocurre eso muchas veces que, en lugar de pastores somos capataces. Me gustó oír esa comparación del propio Papa Francisco.. Y es verdad, por muy poco dejamos el último puesto de pastor del rebaño, que vigila, cuida y alimenta espiritualmente a sus ovejas una a una, poniéndonos, cada cual en su misión o lugar, al servicio de ellas, a pasar a ser el capataz, que manda, dirige y organiza, siendo servido por las ovejas de su rebaño. 

Quizás, sin darnos cuenta, nos puede estar pasando eso. Por eso, postrados en su presencia, pidamos al Señor esa humildad que necesitamos; esa fortaleza necesaria; la sabiduría de discernir y situarnos en lo que necesariamente debemos hacer, la luz para encontrar el camino y la caridad para poder vivirlo con el verdadero amor y entender que, sólo dándonos, y para ello situarnos en el último lugar, podemos alcanzar los primeros puestos.

Primeros puestos que consisten en gozar eternamente en la presencia del Dios Padre, que nos abre la puerta de su Corazón para que vivamos en Él la dicha eterna de su Gloria. Amén.

viernes, 30 de octubre de 2015

LIMPIA MI HIPOCRESÍA

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS




Creo que muchas veces soy hipócrita, o, al menos, he tenido que luchar contra ella. Por la Gracia de Dios, creo, que no ha sido muchas veces, y que trato de no engañarme, pero, igual que las tentaciones de pensamientos no puedes evitarlas, aunque sí luchar, las hipocresías te asaltan ante la oportunidad de lucirte o de aparentar lo que no eres. Y creo que eso está a la orden del día en muchas personas.

Somos hipócritas cuando aparentamos ser mejor que lo que realmente somos. Y eso le ha pasado a todo el mundo, y a mí también. Somos hipócritas cuando no nos transparentamos como lo que somos, y tratamos de escondernos en nuestras apariencias y disimulos. Realmente no nos damos cuenta, o pensamos que no ha sido intencionado y que tratamos de rechazarlo, pero muchos momentos se nos pueden escapar.

Por eso, Señor, consciente de mis debilidades y mis fallos, te pido que me limpies de mis falsas apariencias, y de presentarme como lo que no soy. Incluso a través de mis reflexiones y escritos, porque otros pueden imaginarse a una persona modélica o ejemplar, y nada de eso. Soy, sinceramente, un pobre hombre que trata de ser mejor, y lo que escribe es lo que quiere ser, y por lo que lucha cada día.

No quiero transparentar nada de lo que no me esfuerce en ser, y cuando digo, esfuerce, quiero significar que trato de acercarme y de esforzarme a eso que brota de lo más profundo de mi corazón. Pero no vean sino lo que realmente hay y se es: "Una persona como ustedes, todos vamos en el mismo carro, que trata de vivir cada día, con más fracasos que éxitos, la Palabra de Dios".

Esa Gracia es la que pido, Señor, me sea concedida, para que mi corazón sea transformado y convertido a vivir, no sólo en la apariencia, sino en la verdadera realidad, la Vida de la Gracia que tanto anhelo y proclamo. Amén.

jueves, 29 de octubre de 2015

MOMENTOS DE PELIGRO Y DE TENSIÓN



La Iglesia, instituida por Jesucristo para continuar su misión apostólica, no camina por caminos diferentes a su Fundador. Sufres los mismos desplantes y amenazas; sufre los mismos insultos y blasfemias; es víctima del mismo ridículo, de la misma indiferencia y padece persecuciones y muertes.

Ayer, hoy y, posiblemente mañana, seguirá ocurriendo lo mismo. La Iglesia, y con ella todos los cristianos y discípulos del Señor, padecerán su misma pasión de sufrimientos y muertes a consecuencia de ser fieles a la fe en nuestro Señor Jesús.

Porque la Verdad molesta y denuncia a todos aquellos que quieren falsearla y adecuarla a sus intereses para su propio beneficio. Porque la Verdad descubre todos los abusos de los que quieren explotar, someter, esclavizar y utilizar a los demás para su propio enriquecimiento. Porque la Verdad defiende la igualdad de todos los hombres y una convivencia justa en derechos y libertades con armonía y en paz.

Por todo eso y mucho más, los opresores, los mentirosos, los egoístas y comodones quieren excluirlas para satisfacerse a sus anchas y convenir en hacer lo que les venga en gana en consonancia con sus egoísmos y apetitos. Por todo eso quieren quitarla del medio, y, para ello, utilizan toda la astucia de que son capaces tratando de enfrentar a la misma Iglesia desde dentro y fuera.

Hoy, Padre Bueno del Cielo, te pedimos que nos liberes de todo ese peligro que nos amenaza, y si ese cáliz hemos de beber, danos la fuerza suficiente para, por la Gracia de tu Hijo Predilecto, Jesús, podamos aceptar con valentía, paciencia, firmeza y valor todos los sufrimientos y padecimientos que la vida de este mundo nos depara hasta llegar a Ti.

Confiados en tu Gracia, y consciente de tu presencia entre nosotros en tu Santo Espíritu, caminamos en la esperanza de vernos asistidos y confortados para salvar todos los obstáculos que nos impiden llegar limpios hasta Ti. Amén.

miércoles, 28 de octubre de 2015

APROVECHA EL TIEMPO




No es cuestión de perder la oportunidad de la cual te vas a arrepentir, no ahora, sino toda la eternidad. El tiempo hay que aprovecharlo, porque sólo tenemos esta vida para hacerlo. Y la vida se va enseguida, casi sin darnos cuenta.

Seguir a Jesús exige oración. Sin oración se nos haría imposible descubrirle y seguirle. La oración es el vehículo que Él nos ha dejado para estar constantemente en contacto. Sin la oración nada bueno se haría, porque todo lo bueno procede y viene de Dios.

Oramos para discernir y reflexionar sobre nuestras acciones. Elegir el camino y caminar por él se nos hace difícil y oscuro. Sin la Luz del Espíritu nos sería imposible avanzar con rectitud. Necesitamos pedirle que nos acompañe, para, guiados por su Mano, evitar errores o soportarlos pacientemente, sacando provecho de su experiencia.

Te pedimos, Señor, sabiduría para tomar las oportunas decisiones con buenas intenciones y mirando el bien de todos. Te pedimos, Señor, que nuestro diario actuar sea un esfuerzo de amor en procurar siempre que el prójimo sea bien tratado como me gustaría que me trataran a mí. Porque ese es el sentido de la misión que Tú nos has mandado:  "Amar como Tú nos amas".

Danos paciencia, fortaleza y capacidad de discernimiento para soportar todo aquello que no sea capaz de entender, y de aguardar, confiado en la Sabiduría de tu Espíritu, que me sea revelado según su Voluntad y si es para mi bien. Porque sólo Tú sabes que es bueno y que nos conviene. Y protégenos, Señor, de todos los males que nos acechan y buscan nuestra perdición. Amén.

martes, 27 de octubre de 2015

DAME, SEÑOR, LA GRACIA DE SER LEVADURA PARA FERMENTAR EN LA MASA



Has escogido, Señor, la semilla más pequeña para demostrar tu poder. Lo pequeño lo haces grande, y así comparas tu Reino con la semilla de mostaza, la más pequeña y la que se hace más grande. 

También has escogido a los más pequeños, los pobres y excluidos , y a los que nos sentimos incapaces de hacer cosas grandes, salvo cuando estamos injertados en Ti, Señor. Porque Tú eres el Señor de todo lo Creado, y así te ha parecido bien hacer las cosas.

Te pedimos, Señor, la sabiduría y la fortaleza de proclamar tu Verdad con paciencia y perseverancia, sabiendo que, poco a poco, crecerá y llegará a todos los rincones del mundo. Porque la Verdad ha sido proclamada para extenderse por todos los lugares y para llegar a todos los hombres. Y llegará, a pesar de tantas dificultades y obstáculos que, los que quieren impedirlo, pongan en el camino.

Eso sí, Señor, que no abandonemos el cultivo de esa pequeña semillita, aunque no veamos resultados, y que sostengamos la confianza de que echará raíces y frutos que llegarán a todas partes del mundo. 

Tú, Señor, tienes Palabra de Vida Eterna, y si comparas tu Reino con la lavadura que fermenta la masa y se hace grande hasta compartirse con y para muchos. Yo quiero pedirte, Señor, que transformes mi corazón en esa levadura que, introducida en la masa, la fermente y la llene de tu Gracia y tu Palabra.

Dame, Señor, esa capacidad para poder ser semilla y levadura, y donde quiera que vaya mi vida, sea una oportunidad de sembrar y fermentar tu Palabra de salvación. Amén.

lunes, 26 de octubre de 2015

ENDEREZA MI VIDA, SEÑOR



Quizás no veamos que nuestra vida está encorvada. Nadie piensa eso de sí mismo, y también le resulta difícil verse a sí mismo encorvado. Eso se deja para otros, y estamos ávidos a pensar así de los demás, pero nunca de nosotros. Esa es una de las razones por las que necesitamos alguien ajeno a nosotros para confesarnos.

Y si nos resulta difícil vernos así, más difícil será avenirnos a dejarnos curar cuando la ocasión se presente. La mujer encorvada acepto la compasión y el poder del Señor, y lo manifestaba glorificando al Señor. No es nada fácil dejarse tocar y curar por Jesús. Primero se necesita fe, y, confiado, aceptar el poder del Señor para curarte

Danos la fe, Señor, de dejarnos enderezar nuestra vida, torcida, desviada y encorvada por los caminos de este mundo, y de fortalecerla en tu Voluntad, para que nuestras propias cegueras no nos impidan dejarnos tocar en tu presencia, y enderezar el rumbo de nuestro camino.

Infunde en nosotros, Señor, la sabiduría de discernir lo importante, y dejar lo que sólo son tradiciones que, en muchos momentos, atentan y perjudican la vida del hombre. No es la ley lo que debe primar nuestra vida, sino la mediación de la ley al servicio del bien y del hombre. Está hecha la ley para servir al hombre.

Y, aparta, Señor, todas las normas que anteponen las leyes al bien de las personas, porque esas no nacen de corazones limpios ni misericordiosos que miran por y para el bien del hombre, sino de sus mezquinos intereses egoístas, que miran solamente para el mundo y sus egoísmos.

En Ti, Señor, nos abandonamos conscientes y confiados que la vida, don gratuito y hermoso, que nos has regalado, sea para servir y servirte en buscar el bien, la justicia, la paz para todos los hombres. Amén.

domingo, 25 de octubre de 2015

LAS SITUACIONES EXTREMAS NOS ILUMINAN



Esa frase tan oída: "No hay mal que por bien no venga", me ha saltado dentro de mi corazón al reflexionar sobre la vivencia de Bartimeo. Porque, él, sin ver, reconoce que Jesús es el Hijo de Dios. Al llamarlo "Hijo de David" está reconociendo que es el Mesías, pues estaba profetizado que tenía que ser descendiente de David.

Es curioso, un ciego que realmente ve lo que hay que ve, y muchos que vemos no nos enteramos de nada. Porque, de mucho no vale ver lo que el mundo ofrece, aunque es un fastidio y una gran pena, pero ver lo que dejarás de ver dentro de un periodo de tiempo, más o menos largo o corto, no tiene mucha gracias, si realmente pierdes lo verdaderamente importante, ver para siempre y plenitud de gozo y felicidad eterna.

Por eso, pidamos ver la verdadera luz. No la luz de este mundo, que aunque hermosa, no nos sirve para llenarnos plenamente de la felicidad y del gozo que buscamos, sino la Luz que vio Bartimeo, la Luz de la Vida de Gracia que está en Jesús. Luz que nos ilumina y nos alumbra el Camino de Vida Eterna.

Pero, también, estemos disponible para, como Bartimeo, escuchar la llamada del Señor, y prestos dar un brinco dejándolo todo para acudir a su llamada y presencia. Y despojados, desnudos de todo aquello que nos puede distraer, desviar y perder, dejarnos invadir por la verdadera Luz que nos abre el Camino, la Verdad y la Vida que nos lleva al gozo pleno y la eternidad. Amén.

sábado, 24 de octubre de 2015

RIEGA MI VIDA, SEÑOR, CON TU GRACIA



Aparta de mí, Señor, todo pensamiento que me tiente y me haga sentir higuera que da frutos. Porque en lo más profundo de mi carnalidad humana y pecadora, pienso así. Quiero, no creérmelo, pero la tentación siempre está ahí, y el demonio la aprovecha cuando la ocasión se le presenta.

Y son numerosas, porque son muy pobre, tanto moral como espiritual. Aunque las apariencias digan y den otra imagen. Sí, Señor, necesito el riego de tu Gracia, que haga fertilizar el estiércol de mi vida, sin la cual mi higuera quedará estéril y seca.

Sí, sé que tengo que cavar alrededor de mi vida, y enterrar todas mis miserias morales, mis tentaciones y ofertas de este mundo y mis pecados, para que regados, con y por tu Gracia, queden limpias para, bien cultivadas y fertilizadas, den frutos de Vida Eterna.

Gracias, Señor, por tu Misericordia, y por permitir que mi vida se sostenga un instante más. Gracias por darme la oportunidad de vivir cada instante de mi vida teniendo la posibilidad de cavar en mi higuera personal y, abonada con el estiércol y arena de mi vida, regarla con el Agua que Tú me regalas, por tu Amor y Misericordia, para que dé frutos.

Son tus frutos, Señor. Frutos que has puesto en mis manos pecadoras, y que, regalada la tierra de mi vida, esperas que cultivándola en tu Amor y Palabra, obtenga los frutos que Tú esperas recoger. 

Gracias, Señor, por tu confianza y por tu amor. Es un reto recibir ese regalo, y me siento muy agradecido, pero también temeroso y asustado. Dame la sabiduría, la fortaleza y voluntad de emplearme con todas mis fuerzas para cultivar la parcela de mi vida que Tú me has entregado, para no fallarte, y a la hora que vengas a ver mi higuera, encuentre los frutos que esperas de mí. Amén.

viernes, 23 de octubre de 2015

DISCERNIR LO BUENO DE LO MALO


HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS





Sin lugar a duda que sabemos distinguir lo bueno de lo malo; lo injusto de lo justo. No obstante, el hombre ha dictado leyes y derechos desde la antigüedad Sin embargo, a pesar de eso, el hombre comete injusticias sabiendo que hace mal. No es que ignore lo que hace, sino que, sabiéndolo, se hace injusto.

Cierra los ojos a la realidad, y sólo ve lo que le importa y su tiempo. La hora de ser más que el otro; la hora de vivir las satisfacciones que le apetece sin tener que esperar. Incapaz de reflexionar sobre el tiempo de Gracia que significa vivir la hora de salvación. Estamos en un tiempo de Gracia, que es nuestra vida, y se hace necesario aprovecharlo para ganar lo verdaderamente importante, la salvación eterna.

Señor, te pedimos que nos des la fuerzas necesarias para discernir lo bueno de lo malo, y, sabiéndolo, tengamos la voluntad de aplicar el criterio justo y verdadero. Que no dejemos de hacerlo aplicando el malo e injusto. Que sepamos, también, discernir sobre la reconciliación, y de saber entendernos poniendo de nuestra parte toda la bondad y caridad necesaria para arreglarnos y no llegar a confrontaciones  que no conducen a ningún sitio.

Señor, que nuestra mirada no se quede en las cosas del mundo, sino que, usándolas en beneficio y bien de todos, sepamos encauzarla con verdadera justicia y verdad. Pero, sobre todo, que levantemos esa mirada al Cielo para descubrir que estamos en tiempo de salvación. Que Tú, Señor, has pagado nuestro rescate y estamos salvados.

 Pero que eso pase porque sepamos discernir bien lo bueno de lo malo, e, injertados en el Espíritu Santo, encontremos caminos de verdad y justicia; fuerza y voluntad para vivirlo en vigilancia perseverante de acuerdo con tu santa Voluntad.

jueves, 22 de octubre de 2015

PRENDE VERDADERO FUEGO A MI CORAZÓN, SEÑOR



El compromiso nos asusta y nos obliga. Eso no nos gusta, porque en muchos momentos no nos apetece cumplir y nos invade el gandulismo y la pereza. Amén de que nos tiente el placer y el propio egoísmo. Eso enciende una lucha que nos obliga a esforzarnos y a poner todas nuestras fuerzas en ejercitar nuestra voluntad, incluso contra corriente.

Y, claro está, que eso molesta y se hace duro. Por eso, muchas veces miramos para otro lado, activamos nuestros mecanismos de defensa y justificamos nuestra actitud cómoda, indiferente y pasiva. Jesús viene hoy a espabilarnos, y a decirnos que, Él viene a salvarnos, pero no a liberarnos del esfuerzo y la lucha de cada día. Necesitamos poner nuestra total colaboración para, injertados, eso sí, en el Espíritu Santo, triunfar y ganar la guerra contra las fuerzas del mal.

Por eso, el Señor no advierte y nos dice: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra». 

Estamos avisados, y sabemos que cuando el camino se pone mal, son síntomas normales del camino. Es natural y lógico que esas cosas van a ocurrir, y que nuestro desierto personal lo tendremos que sufrir, pero sólo en él encontraremos al Señor. Dentro de esas luchas, de esas guerras y enfrentamientos podemos encontrar la verdadera paz, porque la paz del mundo no está en el mundo y sus ruidos, sino en el corazón de aquel que en el silencio de su vida es capaz de dejar todo y escuchar la voz del Señor.

Oh, Señor, danos la sabiduría de discernir y de ver la luz que nos alumbra el camino, a pesar de la lucha que cada día tendremos para avanzar firmes y seguros hacia Ti. Amén.

miércoles, 21 de octubre de 2015

DESCUBRIR TUS TALENTOS



Se ha hablado mucho de las vocaciones, y siempre ha sido un reto descubrirla. Muchas veces, por motivos desconocidos, circunstancias o mal dirigidos involuntariamente, las descubrimos tarde. Creo que una de las razones puede ser el inmovilismo. Si no participas en muchas actividades, visitas lugares y experimentas experiencias varias, ¿cómo vas a descubrir lo que te gusta o haces bien?

Se hace necesario viajar, moverse y probar diferentes actividades, deportes y experiencias que te vayan definiendo que es lo que mejor haces. También en las que te encuentras más a gusto y experimentas que llegan a otros y le hacen bien. Entonces vas conformando que tu vocación está en eso.

A veces, por ir mal orientado, o por no poner el esfuerzo necesario, te quedas estancado y despierta un poco tarde, cuando quizás ya todo se hace cuesta arriba y más difícil de alcanzar. Pero, como dice el refrán, nunca es tarde, si la dicha es buena. Aquí diríamos: "nunca es tarde, si se puede hacer el bien". Porque eso es lo verdaderamente importante. A veces, los caminos, que creemos hubiesen sido los acertados, no son los mejores. Y otras veces ocurre lo contrario. Lo importante es donde nos encontramos ahora en el presente, y qué podemos hacer.

Por todo ello, pidamos al Señor la luz necesaria para ver, para discernir dónde y cómo podemos trabajar por transmitir ese gozo y felicidad que llevamos dentro. Porque se trata de eso, de dar a conocer ese torrente de felicidad esperanzada que sentimos en lo más profundo de nuestro ser, y que nos hace, todavía más dichoso, el compartirla con todos los quieran hacerlo.

Evangelizar no es hablar de una noticia, o de una doctrina, o de un camino. Evangelizar es hablar de una vida que se está viviendo en ese mismo momento. Es hablar del presente y de la felicidad del instante, y de invitar a vivirla también a otros. Porque eso es lo que todos buscan y quieren.

Danos, Señor, esa virtud y capacidad de saber y poder transmitir lo que vivimos, y que esa vivencia sea la Vida de la Gracia vivida en Ti por tu Amor. Amén.

martes, 20 de octubre de 2015

SERVIR + SERVIR + SERVIR= AMAR



Nuestro Señor Jesús no vino a traer una solución, sino a traer la única y verdadera Solución para el mundo y para la convivencia justa y en paz para todos los hombres. El amor arreglaría todo, porque amar es servir, y servir es desear lo mejor y el bien y la verdad para todos los hombres. Y en esas coordenadas todo quedaría arreglado, porque todos pondríamos nuestras riquezas y nuestros talentos al servicio de todos los hombres.

Y estando todos en la misma actitud, amándonos, es decir, sirviéndonos, díganme, economistas, políticos y demás eruditos y profesionales del mundo, ¿qué problemas tendríamos? Sería simplemente cosas de dar cauce y forma a la vida laboral y social, que haciéndolo desde el amor, es equivalente a hacerlo desde la justicia y la verdad. ¡Claro!, eso molesta a los que piensan de otra forma, y buscan, no servir, sino servirse de los demás. Pare ello necesitan someterlos y esclavizarlos, e intentan vivir en un mundo de fuerzas de poder y riquezas.

Y aparecen las injusticias, las mentiras, las desigualdades, las explotaciones y esclavitudes. Y se empeñan en decir que el amor es mentira, y que la Palabra de Dios es también mentira. No es nada nuevo, porque eso ya lo decían también en tiempo de Jesús y a Jesús. Y siempre lo han dicho aquellos que buscan vivir en la mentira. Tratan de confundir y de hacer ver que la verdad es mentira. Así pueden confundir y conseguir sus objetivos.

Hoy, desde este humilde rincón de oración, pedimos luz y fuerzas, para no desfallecer y continuar en la lucha por mantener la actitud de servir, y de construir en el servicio un pueblo más justo y verdadero. Servir que es también aceptar. Aceptar tus limitaciones, tu pobreza, tu circunstancias y conformarte con lo que has recibido. Siempre deseando progresar, pero nunca más de lo necesario para vivir y alabar a Dios, ni para atesorar riquezas y bienes que le falten a otros.

¡Señor!, te pedimos esa Gracia, que nos ilumine, nos mentenga vigilantes y nos descubra que el verdadero camino por donde encontraremos la verdadera felicidad se esconde en el Amor.

lunes, 19 de octubre de 2015

LA MEJOR RIQUEZA: EL AMOR



Nuestra afición natural es almacenar riquezas. Somos propensos a coleccionar, y hacerlo con los bienes y riquezas nos encanta. Pensamos que somos más poderosos y felices teniendo riquezas y bienes, y, por supuesto, nos gusta coleccionarlos.

Pero, el problema no es ese, sino el fin y el motivo de esas colecciones. Porque en cuanto sus fines sean para compartirlas con los que no tienen nada y lo necesitan, el fin es buenísimo, pero en cuanto sean para guardarlas y atesorar de forma egoísta, no sirven para nada. Las riquezas y bienes encarcelados no sirven de nada ni para nada. Son como basuras echadas al fuego. Acaso, sólo dan calor por unas horas.

Son gozos temporales, caducos, que como espejismos se diluyen en el vacío sin apenas disfrutar su presencia. Quedan pronto en el olvido. El Evangelio de hoy, (Lc 12,13-21), nos habla de ese problema, pero el corazón del hombre sigue embotado, endurecido y ciego sus oídos. No reacciona, y entrega su corazón al esfuerzo de almacenar riquezas pensando en que en ellas se esconde la felicidad.

Grave error, porque una felicidad temporal y finita no es una felicidad plena. Y cuando se trata de alcanzar felicidades a medias y caducas, hacemos mal negocio. Porque pronto quedamos sumidos en la tristeza y la desdicha. Se hace necesario almacenar riquezas que realmente valgan para tener vida plena y eterna, y ese tipo de riqueza es el amor.

Pidamos al Espíritu Santo que nos ilumine, y nos dé la sabiduría de saber coleccionar tesoros que nos sirvan para la verdadera vida, la que dura para Siempre. Tesoros revestidos y adornados por el verdadero amor, que siempre está reluciente y brilla eternamente.

Danos, Padre del Cielo, la sabiduría de discernir el verdadero valor, del verdadero, valga la redundancia, tesoro que nunca muere y va con nosotros a la verdadera vida vivida en el gozo eterno en la unidad contigo. Amén.

domingo, 18 de octubre de 2015

CUANDO TE DISPONES A SERVIR TE OLVIDAS DE TI



La cuestión es que servir exige renuncias y olvido de ti mismo. Hablamos del servicio voluntario, del servicio sin gratificaciones, del servicio ofrecido simplemente por amor. Porque cuando trabajas por gusto, como decimos vulgarmente, lo haces por amor. No puedes encontrar otra razón, aunque no lo entiendas ni lo sepas.

Todo lo que haces, voluntariamente y gratuito, por tus hijos y familias, ¿por qué lo haces? ¿Por amor al arte? Lo haces por el compromiso que tienes con ellos. Pues bien, eso se llama amor. El amor es un compromiso. Es lo que nos dice Jesús hoy en el Evangelio. Él ha venido a darnos su vida para salvarnos, y lo hace de forma voluntaria y por amor, siguiendo la Voluntad del Padre.

También a nosotros se nos pide lo mismo. Servir por amor, no por ambición de poder y riquezas. Pero nuestra condición humana, y, por tanto, pecadora, nos lo pone muy difícil. Ya cayeron en la trampa los apóstoles. Sobre todo, Santiago y Juan, y también todos nosotros. Y eso puede resultar ser bueno, porque esa debilidad nos hace depender del Señor; nos hace necesitar al Señor; nos hace seguir al Señor y dejarnos invadir por la acción del Espíritu Santo, para que nos ayude, nos asesore y nos guíe por el camino de la renuncia y el servicio.

Pidamos al Señor las fuerzas necesarias para renunciar a todo interés y beneficio que obstaculice nuestra actitud despegada de servir a los demás, sobre todo a nuestros enemigos. Danos, Señor, la Gracia de poner todo nuestro entusiasmo en servir a tu estilo, renunciando a nuestros apegos y apetencias.

Es fácil decirlo y suena muy bien, pero somos conscientes de lo difícil de llevarlo y vivirlo en nuestra vida. Por eso, sabiendo nuestras debilidades y pecados, te pedimos, Señor, que nos ayudes a servir como a todos nosotros nos gustaría. Amén.

sábado, 17 de octubre de 2015

UNA VEZ MÁS Y TODAS LAS QUE HAGAN FALTA



No me cansaré de repetirlo, y malo sería que me cansara. Aumente mi fe, Señor. Y también mi confianza, porque experimento que me falta mucha fe y confianza.

Imagino que mi vida sería totalmente diferente si tuviera una fe como un grano de mostaza. Recuerdo que Tú ya me lo dijiste en una ocasión, Mt 17,20. Pero necesito oírlo muchas veces. Oírlo y repetirlo sin parar ni cansarme. También, Tú me lo propones y me animas a no desfallecer cuando me hablas en la parábola de la aquella viuda y el juez injusto, (Lc 18, 1-8).

No me voy a callar, Padre Bueno, y continuaré pidiéndote que esa fe y confianza en Ti, me ilumine y me dé la Gracia de creer en Ti fuertemente con la confianza que tuvo Abraham y Jacob.

Dame, Señor, la fe que necesito para servirte y vivir toda mi vida en y según tu Palabra. Soy consciente de mis debilidades. Un día sí, y otro también, tropiezo con y en la misma piedra. Experimento que estoy parado y que apenas adelanto. Mientras, a mi derredor, muchos samaritanos pidiendo ayuda, y yo quieto, impasible, o mirando para otro lado. ¿Qué puedo y debo hacer, Señor?

Aclárame el camino y dame la fuerza para recorrerlo llevándolo a mi vida. A la que tengo y vivo ahora, en estos momentos. Sí, soy débil, y mi corazón está esclavizado, encadenado a las pasiones y apetitos que inundan mi corazón de muchas cosas., pero Tú, Señor, puedes liberarme.

Y yo quiero dejarme liberar por Ti. Sólo por Ti, porque eres el Único que puedes hacerlo de verdad. No quiero las promesas falsas de un mundo mentiroso que, ni puede y engaña. Quiero sólo tu Palabra y tu Promesa en y con la que me dices que has venido a liberarme y lo demuestra entregando la vida por mí.

Dame, Señor, tu Gracia. Amén.

viernes, 16 de octubre de 2015

CLARO, SIENTO TEMOR DE NO CORRESPONDERTE,SEÑOR

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS




Camino confiando por tu Bondad y Misericordia. Sé que eres un Padre Bueno porque Jesús, Tu único Hijo Verdadero, me ha revelado tu incondicional amor en la parábola del hijo prodigo. Y yo me identifico con ese hijo tuyo que, desobedeciéndote, ha dejado tu Casa y, no haciéndote caso, se ha marchado al mundo esperando encontrar el él la felicidad que negabas encontrar en Casa de tu Padre.

Me ha costado darme cuenta, como nos sucede a todos. Necesitamos una experiencia que nos descubra la realidad de nuestra vida, y el verdadero camino de la felicidad que tanto buscamos. Nos vendamos los ojos en la medida que nos alejamos de tu Casa, y nos dejamos deslumbrar por el espejismo de falsas realidades que el mundo nos ofrece. Todo es mentira apoyado en una hipocresía disfrazada de verdad.

Por eso, Señor, consciente de los peligros que nos acechan, y de nuestras debilidades, queremos pedirte hoy que no permitas que abandonemos tu Casa. En ella encontraremos lo que realmente anhelamos, aunque en muchos momentos sea duro comprenderlo y entenderlo. Nos basta solo la fe y la confianza que Tú nos das, Señor, porque todo lo que haces por nosotros es bueno y nos hace felices.

Protégenos, Señor, porque experimentamos miedo y temor de perdernos. Nos has regalado la vida, pero quizás nos sepamos conservarla hasta que Tú vuelvas a buscarnos. Tememos derrocharla y perderla para siempre, y vivir, eso es lo peor, alejados de Casa para siempre.

Por todo ello, te rogamos Señor que nos mantengas unidos a esa buena masa que son tus hijos, nuestros hermanos, y que apoyados unos en otros, sepamos amarnos, ayudarnos y vivir según tus mandatos. Amén.

jueves, 15 de octubre de 2015

EL PELIGRO EMPIEZA CUANDO QUIERO SER COMO DIOS



Parece un poco exagerado pensar que queremos ser como Dios, pero cuando le rechazamos estamos afirmando que Dios no nos interesa, porque no nos da lo que queremos, o porque no piensa como a nosotros nos gustaría, o, simplemente, porque no está a la altura de nuestras expectativas. Supongo que eso significa rechazar al Señor.

Cuando tú no quieres una cosa, la apartas de tu vida, la olvidas o la tiras a la basura. Eso no te sirve, y dar la espalda a Dios, es decirle que no te sirve. Quizás, peor, que tú necesitas otra cosa, que las cosas de las que Jesús, el Hijo de Dios, no son validas para ti y que con ellas no estás de acuerdo. ¿No es eso afirmar que tú eres superior? ¿No es eso afirmar que su doctrina está caduca o vieja? ¿Cuántos dicen que la Iglesia, que Él ha fundado, está desfasada, retrasada, en el siglo XV?

Yo, Señor, quiero mantener mi fe en Ti. Yo,Señor, no quiero razonar de esa forma; yo, Señor, quiero hacer oídos sordos a las cosas tan modernas y útiles que el mundo me ofrece; yo, Señor, quiero servirte y ser tu esclavo al ejemplo de María; yo, Señor, quiero ser como niño y dejarme guiar por tus enseñanzas, consejos y palabras que me invitan a vivir a tu estilo y desde tu Amor.

Yo, Señor, desde este humilde lugar, y junto con todos los que quieran sumarse, queremos pedirte que nos des la fuerza y la sabiduría de ser humildes, pequeños y limpios, para amar buscando siempre el servicio y lo mejor para nuestros semejantes.

Y, Señor, aceptar tu invitación para descansar en Ti cuando las fuerzas en el camino no sean las necesarias, venga el desfallecimiento o la oscuridad nos esconda el horizonte y la verdadera Luz. Porque, Señor, en Ti tendremos siempre un apoyo, un consejo, un descanso, un reponer fuerza, una palabra de ánimo, una esperanza y una promesa de Vida Eterna. Amén.

miércoles, 14 de octubre de 2015

NEGARME ES SUPERIOR A MIS FUERZAS



A nadie le gusta negarse. O dicho de otro modo, a todos nos cuesta renunciar a lo que nos atrae, nos gusta, porque nos da placer, y nos divierte y satisface. Cuando decimos que es ley de vida, queremos significar que nos cuesta demasiado vencer esa inclinación o tendencia. Es el resultado de nuestra humanidad y de nuestro pecado. Estamos esclavizados y sometidos, y liberarnos nos exige un gran esfuerzo.

Entre otras cosas porque dejaríamos de ser humano si no experimentásemos esas inclinaciones que nos inducen al relajamiento, abandono y a un apetito desordenado. O al menos, despreocupado y egoísta. Negar esa realidad es auto engañarse. Y la mejor actitud es enfrentarse desde la humildad, la sencillez y la unión con y en el Espíritu Santo.

No estamos solos. Hubiese sido disparatado o imposible dejarnos solos. O darnos una voluntad de hierro y poderosa para poder vencer nuestras inclinaciones y pasiones. Dios lo ha hecho como ha querido, y ha querido estar junto a nosotros y colaborar con nuestro pequeño esfuerzo. Tenemos el regalo de la libertad y la voluntad, y, fundamentalmente y más importante, la Gracia de Dios para luchar y vencer en la renuncia de nuestras propias pasiones.

Hoy, Señor, desde este "Rincón de oración", nos postramos ante Ti para pedirte que fortalezcas nuestra voluntad y afirmes nuestra libertad, para que no te fallemos, y para que tengamos el valor de sostenernos triunfante en esa lucha de cada día, cuerpo a cuerpo, con las fuerzas del mal, que amenazan con distraernos y sumergirnos en un mundo de apariencias, de mentiras y espejismos.

Aumenta, Señor, nuestra fe y llénanos de tu Sabiduría, para que, este mundo que nos tienta y nos puede, no haga mella en nosotros, ni tampoco nos distraiga de tu Camino. Porque Tú, Señor, sólo Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Amén.

martes, 13 de octubre de 2015

SEÑOR, QUITA LA APARIENCIA DE MI VIDA



También yo vivo en las apariencias. Creo que nos salvamos muy pocos de poder evitarlo. Quizás no tengamos esa intención, pero sin darnos cuenta caemos en ella. Estamos sujetos al qué dirán, y el respeto humano nos puede muchas veces. Nuestras costumbres y tradiciones muchas veces nos pueden y pasan por encima de lo verdaderamente importante.

Por eso, Señor, hoy te pedimos que nos des la sabiduría de saber sobre ponernos a nuestro respeto humano y a nuestros miedos. Saber discernir qué es lo verdaderamente importante y mantenernos en ello sin miedo y sin respeto por lo que piensen y digan otros. Queremos, no sólo limpiar el vaso de nuestra vida por fuera, sino fundamentalmente por dentro, porque el verdadero valor está dentro de nosotros.

Sí, pensamos que no debemos olvidar las normas externas, pero no de forma rígida ni anteponiéndolas al bien y servicio del hombre. Lo verdadero e importante es lo que se fragua dentro del hombre y, desde ahí se materializa fuera para su bien. Y eso es lo que te pedimos encarecidamente, Señor.

Danos, Señor, la fortaleza de superar y salvar todos aquellos obstáculos que nos impiden cumplir, por encima de tradiciones, con la verdad según tu Palabra. Que sea ella, tu Palabra, la que guíe y conforme los actos de nuestra vida, y que las apariencias no se interpongan para desbaratarlo y adulterarlos.

Somos conscientes de la dificultad que encierra el llevar y vivir la verdad, pero en Ti, Señor, esperamos encontrar la fuerza y el valor de llevarlo a cabo con firmeza y voluntad. Danos la constancia y perseverancia de sostener nuestra vida según tu Verdad, y desterrar las apariencias que tratan de esconderla.

En Ti, Señor, pongo todas mis esperanzas y me abandono en tus brazos, confiado en que mi vida responda cada vez más limpia y nítida reflejando tu Palabra y tu Verdad. Amén.

lunes, 12 de octubre de 2015

MADRE SANTÍSIMA, BAJO LA ADVOCACIÓN DE NUESTRA SERA DEL PILAR



HIMNO

Santa María del Pilar, escucha
nuestra plegaria, al celebrar tu fiesta,
Madre de Dios y Madre de los hombres,
Reina y Señora.

Tú, la alegría y el honor del pueblo,
eres dulzura y esperanza nuestra:
desde tu trono, miras, guardas, velas,
Madre de España.

Árbol de vida, que nos diste a Cristo,
fruto bendito de tu seno virgen,
ven con nosotros hasta que lleguemos
contigo al puerto.

Gloria a Dios Padre, creador del mundo,
gloria a Dios Hijo, redentor de todos,
gloria al Espíritu que nos santifica:
al Trino y Uno. Amén.


12 de octubre de 2015,
 lunes de la semana XXVIII del Tiempo Ordinario.
 Nuestra Señora del Pilar. (Fiesta).
Oración de la mañana (laudes) 

domingo, 11 de octubre de 2015

NECESITO TU GRACIA PARA DESPOJARME DE MIS RIQUEZAS



No sólo se es rico por el dinero. Hay mucha gente, económicamente, de clase media y pobre que son ricos en orgullo, soberbia, suficiencia, engreídos...etc. Si al mismo tiempo se tiene dinero se hacen insoportables. Todos conocemos a muchos que pueden encuadrarse en ese estereotipo.

También los hay que coleccionan cosas y en ellas ponen todo su empeño y amor. Son sus riquezas. Todos tenemos apegos y aficiones que pueden, además del dinero, convertirse en enormes maromas de riquezas que nos impiden seguir de forma incondicional al Señor.

Es el caso del joven rico de hoy. Si nuestro corazón lo llenamos de bienes y riquezas, no dejamos lugar para que entre el Amor y la Gracia de Dios. Luego, difícilmente lo podremos seguir. Conviene, pues, levantarnos y pedirle que nos ayude a vaciarnos de todas las cosas caducas de este mundo que simplemente ocupan el lugar que te corresponde a Ti. Señor.

Y que no nos sirven de nada. Son simples apariencias de felicidad finita y falsa que, como espejismos que aparecen delante de nuestra vida, desaparecen al final, si no antes, de nuestra vida. Danos, Señor, la fortaleza de vaciar nuestros corazones de tanta inmundicia y de llenarnos de Ti. Tú que eres la esperanza de gozo y vida eterna que todos buscamos en lo más profundo de nuestros corazones contaminados de tanta basura.

¡Oh Señor, nos experimentamos impotentes y miserables para poder vencernos sin la acción de tu Gracia! Por eso, en la confianza de sabernos asistido por el Paráclito, el Espíritu de Dios, que nos acompaña con su presencia, y nos dirige con su sabiduría y fortaleza, te pedimos que nos ayudes a abrirnos a su acción y a ponernos en sus Manos, para que conducidos por Él, encontremos el camino de, despojados de todo aquello que nos impide y contamina, servirte incondicionalmente. Amén.

sábado, 10 de octubre de 2015

¿CÓMO PUEDO ENTENDERTE SIENDO UN POBRE HOMBRE?



La osadía del hombre es querer entender los pensamientos de Dios y de darle sentido a este mundo según sus pensamientos y razones. Es absurdo tratar de entender lo ininteligible y de querer ordenar lo que está por encima de nosotros desde nuestra razón.

Pero hay sabios y entendido que, por mucho que quieran, nunca entenderán la Misericordia y el Poder del Amor de Dios. Porque anteponen sus razones, sus pensamientos y su saber a Dios y querer ponerse a la altura de Dios. Ellos quieren y exigen razones, explicaciones, pruebas...lo mismo que los que vivieron en el tiempo de Jesús. Y la prueba ya ha sido dada: ¡Jesús, el Señor, ha Resucitado y vive entre nosotros!

Ahora, lo puedes creer o no. Dependerá de ti y de tu abajamiento a sentirte hijo necesitado, como un niño, para abandonado en las Manos de tu Padre, dejarte salvar por su Amor y Misericordia. Verdaderamente esto no se puede entender sino desde la pobreza y la humildad.

Un Padre, creador del mundo y de todo lo que vemos y no vemos; de todo lo que entendemos y no entendemos, ¿cómo no va a ser capaz de hacer lo que le venga en ganas y de la forma que le venga en ganas? Sería absurdo y disparatado querer exigirle razones, pruebas y otros.

Pidamos desde este humilde rincón la Gracia de vernos tal y como somos: criaturas pobres y pecadoras, que mendigamos, porque así nuestro Padre Dios lo ha querido, liberarnos de nuestras esclavitudes por su Misericordia y Amor.

Gracias, Dios mío, porque somos sostenidos por tu Amor y Misericordia, y nos descubre la finitud de este mundo caduco y limitado que nos envuelve con sus aparentes ofertas de pecado. Danos la sabiduría, la capacidad, la fortaleza y voluntad de no dejarnos persuadir por las tentadoras ofertas de la riqueza, la lujuria, el poder, la comodidad, el prestigio, la fama y la buena vida despreocupada del servicio y el amor por el bien de los demás.

Te pedimos que nos ayude a todo lo contrario, a compartir nuestros talentos, los que Tú bien has queridos regalarnos, para derramarlos en bien de todos aquellos que lo necesiten. Amén.

viernes, 9 de octubre de 2015

SOLOS NOS PERDEMOS

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS





Hay momentos que nos sentimos fuertes y hasta seguros, pero, al instante, cualquier contra tiempo por pequeño que sea nos baja a nuestra realidad. Somos minúsculas criaturas de Dios, y, por su Amor, no lo entenderemos hasta estar en su presencia, dignos hijos coherederos con su Verdadero Hijo Jesús, de su Gloria.

¿Cómo es posible que siendo pobres criaturas indefensas tengamos tan alta dignidad para ser llamados hijos de Dios? Jamás entenderemos tan alto misterio, y esa es nuestra perdición, porque queremos entenderlo y no cabe en nuestra pobre y pequeña cabeza.

Y, más todavía, ¿cómo podemos imaginar, y a cuenta de qué, se nos ha ofrecido la salvación eterna de forma gratuita y libre para escogerla según nuestra voluntad? ¿Hay mayor regalo y dignidad? Realmente no sabemos lo que tenemos y lo que podemos perder. Ese es el Tesoro del que se habla en la parábola del Tesoro escondido. Realmente estamos ciegos.

Se nos ofrece la salvación y la rechazamos acusando al Señor de que está con el demonio porque expulsa demonios; de que bebe y come con los publicanos y pecadores; de que habla del sábado en función del hombre...etc. ¿Queremos nosotros ser nuestros propios salvadores y poner las reglas según nuestras ideas y apetencias?

Pidamos al Señor que expulse de nosotros esos demonios que tratan de confundirnos e, injertados en el Espíritu Santo, mantengamos nuestra casa limpia de todas esas tentaciones que nos amenazan con desviarnos y confundirnos alejándonos de la compañía del Señor.

jueves, 8 de octubre de 2015






Ante un dios económico abrazado por el mundo, sólo el amor puede vencerlo. Por eso se hace imprescindible la oración.

En el silencio de tu corazón, recogido en tu interior, encontrarás las fuerzas, apoyado e injertado en el Espíritu Santo, para no dejarte devorar por el mundo.


miércoles, 7 de octubre de 2015

ORAR, TAN NECESARIO COMO RESPIRAR



Creer en Jesús es creer en el Padre que Jesús nos presenta. Un Padre que nos ama con locura y que le envía para salvarnos del peligro y la amenaza del pecado, y para enseñarnos también el camino a seguir para encontrarnos con Él, donde estaremos y viviremos en pleno gozo y eterna felicidad.

La presencia de Jesús no es otra que la Voluntad del Padre. Un Padre que ama tanto a sus hijos que se hace Hombre para, en el Hijo, salvarnos. Un Padre creador que nos da la libertad de elegirle o rechazarle. Un Padre que, como con el hijo prodigo, nos espera oteando el horizonte de cada día en y con la esperanza de descubrir y dibujar nuestra silueta de regreso a su Casa.

Jesús nos transmite su relación con el Padre en la cotidianidad de cada día retirándose a orar. Busca espacios de oración donde detalle su día a día su vivir y su Misión según la Voluntad del Padre. E insiste en pedir la fuerza del Espíritu para ser capaz de cumplir con la Voluntad del Padre. Su vivencia de la oración del huerto de Getsemaní es un testimonio de su constante oración y relación con el Padre, y de la necesidad de la fuerza del Espíritu para vencer nuestros deseos y cumplir los del Padre.

Pidamos al Señor esa Gracia. La Gracia de ir adecuando nuestras apetencias, deseos y proyectos a lo que quiere el Padre de cada uno de nosotros. Porque de eso se trata, no de cumplir normas, preceptos y prácticas sin más, sino que esas prácticas nos sirvan para ir transformando nuestra vida según la Voluntad del Padre. Eso fue lo que hizo Jesús, y lo que nos enseñó.

Seamos constantes en la petición. Pedir, buscar y llamar nos invitaba Jesús hace días, y no desfallecer. Pidamos, pues, para perseverar en la oración y activar nuestra respiración espiritual fundamental y necesaria para mantener a flote nuestra vida en relación con el Señor, nuestro Padre Bueno que nos salva y nos hace feliz para siempre. Amén.

martes, 6 de octubre de 2015

NO ME DEJES MIRAR PARA OTRO LADO, SEÑOR



Ayer nos hablaba Jesús en el Evangelio sobre pedir, buscar y llamar, y hoy, siguiendo tu invitación, Señor, aprovecho para pedirte que no me distraiga con las cosas de este mundo, y aunque son buenas usadas de forma moderada, no debo perder de vista que lo verdaderamente importante es la escucha de tu Palabra y la vida abierta al servicio por amor.

Todo lo demás, aunque sea satisfactorio es temporal. No nos llena plenamente y nos esclaviza a habituarnos a su uso y a depender de ello. Perdemos nuestra libertad y nuestra voluntad de ponernos al servicio de lo verdaderamente importante, que es el servicio por amor. Ese es el ejercicio que debemos buscar, practicar y vivir. 

Y no lo podremos alcanzar sin la escucha atenta a tu Palabra, como hizo María, la hermana de Marta, y a la que Tú distinguiste ante la reclamación de su hermana. Nada hay más importante sino escuchar la Palabra de Dios y ponerla en práctica. Esa es la mejor tabla de ejercicios físicos y gimnasia que podemos hacer para mantenernos en forma, pero fundamentalmente para salvarnos de verdad. 

Porque lo otro, siendo bueno, no nos sirve sino para un cierto tiempo. Todos nuestros esfuerzos serán vanos si no tenemos la Gracia del Espíritu de Dios, y para ello hay que escucharle y estar atento a su Palabra. Por eso, Señor, desde este rincón de oración, te pedimos la sabiduría de estar pendiente de tu Palabra cada día y de seguir las indicaciones que en ella nos sugiere e invitas a seguir.

Danos, Señor, la capacidad de discernir donde debemos poner todo nuestro empeño para crecer en sabiduría y gracia, y para servirte en el servicio a los hermanos. Danos, Señor, esa intuición sabia de elegir siempre la mejor parte para el cuidado de nuestro cuerpo y nuestra alma, que es tu Palabra y el ejemplo de tu Vida. Amén.

lunes, 5 de octubre de 2015

LA ALEGRÍA DE TENER A QUIEN PEDIR



No cabe duda que el hombre tiene muchas cosas que pedir. Sobre todo aquellas ante las que nada puede hacer. Sus limitaciones le apartan de crecer en santidad y de creer en el Señor. Y también su impotencia le pierde ante el poder de su propia soberbia.

Sí, el hombre, que en muchos momentos se cree fuerte y poderoso, se ha atrevido a hacerse como Dios, y la caído en la tentación del pecado y de su propia condena. Sin embargo, nunca entenderemos ese Amor y Misericordia tan grande que Dios nos tiene para enviar a su propio Hijo a rescatar al hombre de sus propios pecados y a liberarlo de la esclavitud de perder su destino de gozo eterno en la Casa del Padre.

Gracias Señor por darme la oportunidad de poder pedirte que aumentes mi fe; gracias Señor por la posibilidad de discernir y buscar el Camino que tu Hijo, Jesús, nos señala y nos ofrece como perdón para nuestros pecados; gracias Señor por la invitación a llamar para que las puertas de tu Gracia se nos abra y nos transforme nuestro corazón de piedra en un corazón contrito de carne.

Yo quiero, Señor, pedir, buscar y llamar para, por tu Gracia y la acción del Espíritu Santo, ser mejor cada día, servirte y amarte. Y poder hacerlo en el servicio a mis hermanos por la Gracia de tu Amor injertado en mi pobre y humilde corazón. Yo, Señor, no quiero dejar ni un instante de mi vida desaprovechar esa gran oportunidad que Tú me das de pedir, buscar y llamar.

Y quiero que me enseñes, por la Gracia de tu Amor, a pedir lo mejor para mi vida según tu Palabra. A buscar las huellas de tu Camino que verdaderamente me llevan a la Casa del Padre, y a llamar a la puerta de tu Amor para abrirte el mío y dejarme amar intregarmente por el Tuyo. Amén.

domingo, 4 de octubre de 2015

LA FAMILIA, ESPACIO DE AMOR



No cabe ninguna duda que es en la familia donde se aprende a amar. Porque es en la familia donde recibimos todo el amor que necesitamos desde el primer momento de nuestra gestación y en los primeros años de nuestra vida fuera del útero materno. Y es allí, en la familia, donde aprendemos a dar amor.

Damos gracia a Dios por la familia, y también por nuestra familia. Y le pedimos que nuestra familia sea una familia como la de Nazaret. Una familia construida sobre la unidad y el amor. 

La familia es la célula de la sociedad, y depende de su salud, la salud de los pueblos. Es fundamental cuidar la salud de las familias y los Gobiernos deben tener eso muy presente, porque pueblos con familias saludables y unidas, serán pueblos que gocen de salud y de unidad.

El matrimonio es a la familia, lo que la familia es a la sociedad. Un matrimonio separado, desunido y roto, rompe también la familia y, en consecuencia, rompe la unidad de los pueblos. Por eso, el sentido común es que el matrimonio sea para vivir en la unidad y, en ella, sostener la convivencia, la paz, la justicia y unidad de los pueblos.

La Voluntad de Dios al crear hombre y mujer está sostenida en la unidad familiar, porque sin la familia, matrimonio unido, los pueblos se desestructuran y terminan por desaparecer. Sin familia el amor se muere, y sin amor la vida desaparece.

Pidamos a nuestro Padre Dios que proteja la unidad matrimonial que garantiza la unidad familiar y la convivencia en paz de los pueblos, porque dentro de la familia nace el amor y el aprendizaje de amar. Amén.

sábado, 3 de octubre de 2015

DESPIERTA SEÑOR NUESTRA CONCIENCIA



Despierta Señor nuestra conciencia de sabernos enviados a dar testimonio de tu Palabra y a proclamarla. Pero para ello necesitamos la sabiduría de tomar conciencia de lo dichoso que somos, por la fe, de ser testigos de tu Palabra.

Te pedimos que aumentes nuestra fe, nuestra confianza, y nos des la fuerza y el valor de vivir en tu Palabra con esperanza y perseverancia. Sabemos de las dificultades que saldrán a nuestro paso, pero también sabemos que, injertados en el Espíritu Santo tenemos la fuerza suficiente para vencerlas.

Y eso te pedimos hoy, Señor. Que nuestra alegría sea esa alegría que nace, como Tú nos has dicho, de saber que nuestros nombres están inscritos en el Cielo.

Por eso, sabedores que nuestros frutos no corresponden a nuestros méritos, aunque nos experimentemos tentados por nuestra propia vanidad, te pedimos Señor que nos des el poder y la fuerza de rechazarla y de revestirnos de la suficiente humildad que nos preserve puros y alejados de llenarnos de soberbia y suficiencia.

Por eso, Señor nos abandonamos en tus Manos y nos abrimos a la acción del Espíritu Santo para que, por su Gracia, seamos dirigidos por el camino de sabernos enviados e inscritos en el cielo. Amén.

viernes, 2 de octubre de 2015

ÁNGELES DE LA GUARDA

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS





HIMNO

Ángel santo de la guarda,
compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas,
ni de noche ni de día.

Aunque espíritu invisible,
sé que te hallas a mi lado,
escuchas mis oraciones
y cuentas todos mis pasos.

En las sombras de la noche,
me defiendes del demonio,
tendiendo sobre mi pecho
tus alas de nácar y oro.

Ángel de Dios, que yo escuche
tu mensaje y que lo siga,
que vaya siempre contigo 
hacia Dios, que me lo envía.

Testigo de lo invisible,
presencia del cielo amiga,
gracias por tu fiel custodia,
gracias por tu compañía.

En presencia de los ángeles,
suba al cielo nuestro canto:
gloria al Padre, gloria al Hijo,
gloria al Espíritu Santo. Amén.

jueves, 1 de octubre de 2015

UNIDOS Y APOYADOS EN LA ORACIÓN Y CON EL PAPA



Somos Iglesia, y eso significa que vamos unidos y apoyándonos en la oración y en la jerarquía del Primado de Pedro, el Papa, que instituyo y fundó nuestro Señor Jesús. Solos quedamos a merced del mundo que nos tienta y nos dispersa. Necesitamos la fuerza de la unidad, en la oración y en el amor. Son las características esenciales del cristiano seguidor de Jesús.

Nuestro signo es el amor y la unidad, y es desde ahí donde nos fortalecemos para proclamar con nuestra vida y palabra que Jesús es el Mesías, el esperado y el Salvador. Que se ha hecho Hombre y ha venido para, entregándose en una muerte de Cruz por cada uno de nosotros, pagar por nuestro rescate y darnos vida plena y eterna.

Pero no es fácil, porque a veces somos pocos y dejamos mucho que desear. Experimentamos, por la Gracia de Dios, que sólo su Gracia es la que transforma y salva, pero que también nos pide nuestra pobre colaboración y esfuerzo que seremos libre de dársela o negársela. Es esa pobreza pecadora la que levanta murallas o obstáculos que impiden a otros entrar.

Y por eso, arrepentidos y con un corazón contrito, aprovechamos este humilde rincón de oración, para suplicarte y rogarte que nos asistas en el Espíritu Santo y nos ilumine en el camino de nuestra vida dándonos la fortaleza y la sabiduría de proclamar tu Palabra siendo coherente con nuestras vidas.

Danos Señor la Gracia de serte fiel, confiar en Ti y no desanimarnos por nuestras repetidas caídas y fracasos, confiados en tu Bondad y Misericordia. Amén.