ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 21 de enero de 2018

UNA CONVERSIÓN DE CADA DÍA

La conversión no es un estatus, ni tampoco una meta, que alcanzada quedas liberado. Es una actitud constante de perfección al estilo de Jesús. Convertirse no termina nunca, porque siempre tendremos algo que mejorar y perfeccionar. Convertirse es llegar a la plenitud del amor, y eso no lo alcanzamos en este mundo. Sólo, en el otro, en la presencia del Señor podemos descansar en la plenitud del Amor.

Por eso, mientras caminamos por este mundo, necesitamos la compañía y la acción del Espíritu Santo, que nos asiste, nos alumbra, nos fortalece y revela todo lo que necesitamos ir conociendo y amando. Sin Él el camino se nos oscurece y nos perdemos. Necesitamos su luz para orientarnos y seguir la buena dirección, alejándonos de los peligros y tentaciones.

Y en Él encontraremos las fuerzas necesarias para mantener viva y ascendente nuestra conversión, que no debe parar nunca de crecer. Y, reconociendo nuestras dificultades y debilidades, te pedimos, Señor, la sabiduría, la paz y la fortaleza necesarias para soportar las adversidades y dificultades que nos salen al paso en el largo camino de nuestra vida. En este sentido, la Iglesia, representa nuestro cobijo, nuestra casa y nuestra fortaleza, donde podemos vernos, reunirnos y animarnos todos los cristianos que seguimos al Señor.

La fe se fortalece compartiéndola y en el esfuerzo de darla a los demás. Y eso se consigue en la comunidad y en el compartir de cada día. Por nuestro Bautismo estamos llamados a compartir nuestra fe y a fortalecerla en la correspondencia del amor mutuo. En nuestro Bautismo quedamos configurados como sacerdotes, profetas y reyes, y comprometidos a dar razón y testimonio de nuestra fe. Ante ese reto, Padre del Cielo, te pedimos que nos llene de tu Paz, de tu Amor y Fortaleza, para que nuestras fuerzas no decaigan ni se desanimen. Al contrario, sean siempre perseverantes y fieles a tu Palabra.

Confiados, Señor, en tu Palabra y tu presencia, queremos seguir el camino y compromiso apostólico que hemos recibido en nuestro Bautismo conscientes que Tú nos acompaña y caminas con nosotros. Amén.

No hay comentarios: