ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 17 de mayo de 2018

UNIDAD Y AMOR


Imagen relacionada
Si el amor es el pegamento que nos sostiene unido, la oración debe ser la sustancia que hace a ese pegamento adherente. Porque, no podremos amar sin oración. Jesús nos lo está mostrando al rogar al Padre por nuestra unidad, tal y como Él y el Padre son uno: «Padre santo, no ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno: yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí».

Nos lo dice claramente, Yo en ello y Tú en Mí... Sí, Señor, necesitamos estar en Ti para permanecer unidos, en y por Ti, al Padre. Y, de esa manera mostrarte al mundo, para que te conozca y sepa que el Padre te ha enviado y que les ama como te ama a Ti. Y eso nos descubre la exigente necesidad de la oración. Sin oración no podremos sostenernos unidos. Pero, no sólo una oración individual, sino también comunitaria. Porque en la comunidad tomamos fuerzas para fortalecer nuestra fe y compartir nuestra oración.

No podemos quedarnos solos frente al mundo. Un mundo que nos tienta, que nos seduce y que vive de espalda a la verdad y a la fe. Un mundo que se alimenta de la mentira y del placer, y donde el poder se mide por la riqueza y la capacidad que tengas para imponer tu voluntad. Un mundo donde todo se falsea y se presente enmascarado de hipocresía y mentiras. 

Necesitamos, Señor, estar muy unidos a Ti para poder defendernos de este mundo agitado y perverso. Y en esa confianza y seguridad, sabiendo que Tú estás con nosotros y que intercedes al Padre para que nos mantengamos unidos, caminamos esperanzados, en paz y alegre hacia el encuentro con el Padre. Amén.

No hay comentarios: