ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 26 de febrero de 2018

FRÁGILES COMO VASIJAS DE BARRO

Resultado de imagen de Lc 6,36-38Podemos presumir y jactarnos de nuestro poder. Incluso, convencernos de que somos fuertes y poderosos y capaces de alcanzar la felicidad. Habrá momentos que experimentamos tener el mundo a nuestros pies. Todo parece sonreírnos y la vida nos parece que la podemos dominar. Pero la realidad no es así. Estamos contemplando un espejismo que, el mismo demonio, se encarga de presentarnos y hasta adornarlo con delicada seducción y sutileza.

La realidad es que detrás de ese aparente poderío se esconde una fragilidad de barro, capaz de deshacerse en unos instantes. Pero, sucede que nuestra ceguera y necedad puede hacerse crónica y oscurecer nuestro camino sumergiéndonos en un mundo irreal, ilusorio y tergiversado. Somos víctimas de nuestra propia ignorancia y esclavo de nuestro pecado. Ese fue el error de Adán y Eva. La soberbia de creerse que podrían llegar a ser como Dios.

Pero, hasta aquí todo es muy normal. Somos egoístas por naturaleza e inclinados a erigirnos centro de todo lo que nos rodea, incluso, si podemos, del universo. El problema empieza cuando ese egoísmo pasa a formar parte central y meta de mi vida. Es ahí donde se cultiva y nace el pecado. Y es ahí donde se hace presente la asistencia del Espíritu Santo para vencerle. Hay que llamarlo e injertarnos en Él.

Porque, somos frágiles como vasijas de barro y sin la asistencia y auxilio del Espíritu Santo estamos perdidos y en manos del demonio. Nuestra felicidad no está en el poder y el dinero, sino en el amor. Pero un amor que trasciende de nosotros para llegar a los demás. Tu corazón renace y se convierte en nuevo cuando es capaz de renunciar a su propio egoísmo y se transforma en generosidad y compasión hacia los demás. 

Es entonces cuando has nacido a ese hombre nuevo que te pide tu Bautismo. Es entonces cuando la felicidad y el gozo de amar se hacen presentes en tu vida dándote y amando a los demás como deseas para ti. Es entonces cuando comprendes que tu fortaleza no está en el poder y el dinero, sino en el amor entregado a los demás. Porque, entonces descubres que has sido creado para amar y ser amado.

No hay comentarios: