ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios.

También estamos rezando un rosario cada día que hacemos normalmente en las primeras horas de la mañana aunque a veces, por premuras de tiempo, lo hacemos en otras horas del día. En el icono de la Virgen, debajo del rosario de todos los viernes, puedes encontrar el rosario correspondiente a cada día.

miércoles, 31 de octubre de 2018

ESE ES EL CAMINO

Resultado de imagen de Lc 13,22-30
Lo sabemos y lo experimentamos cuando lo vivimos. Todos tenemos experiencias del gozo que sentimos cuando hacemos una buena obra. Todos hemos experimentados la alegría y el regocijo de sentirnos bien, satisfechos y plenos interiormente cuando nuestro corazón nos dice que hemos hecho lo que debíamos hacer. Independientemente del resultado.

Pero, a pesar de esas experiencias nos cuesta comprometernos y molestarnos por ayudar a aquellos que sufren y lo pasan mal. Es una lucha interna que se establece a cada momento en mi interior. Una lucha entre el bien y el mal; entre la comodidad y la diligencia; entre la humildad y la soberbia; entre la caridad y la avaricia; entre la castidad y la lujuria; entre la ira y la templanza; entre el amor y la envidia. Una constante lucha que debemos librar confiados en el Señor y en la asistencia y auxilio del Espíritu Santo.

Una lucha por vivir en su Palabra y en el esfuerzo diario por entrar por la puerta estrecha. Esa puerta del amor de la que nos habla Jesús. Y reconocemos y sabemos lo pequeño y débil que somos y lo mucho que te necesitamos, Señor. Sin Ti nada podemos hacer. Y es eso lo que hoy te pedimos desde este rincón de oración, que nos mantengamos siempre atentos a tu Palabra y en la actitud del constante esfuerzo por vivirla y transmitirla.

Danos, Señor, paciencia y perseverancia, a pesar de nuestros errores y pecados y que nuestras obras no sean lo buenas que deseamos ni den los frutos apetecidos. En tus Manos, Señor, las ponemos. Ayúdanos a soportar los defectos del prójimo y a perfeccionar los nuestros para que no sean carga para los demás. Danos, Señor, la preocupación constante de esforzarnos para entrar por la puerta estrecha que Tú nos señalas, porque detrás de ella está nuestro gozo y nuestra plena felicidad eterna. 

Y, sobre todo, Señor, a escucharte y discernir, a la luz del Espíritu santo, tu Palabra, para conocerla bien y llevarla plenamente a cumplimiento. Amén.

martes, 30 de octubre de 2018

ABONA CON TU GRACIA, SEÑOR, LA SEMILLA DE AMOR QUE HAY EN MI CORAZÓN

Resultado de imagen de Lc 13,18-21
Sé, Señor, que estás dentro de mí y que tu Palabra fertiliza la pobre tierra de mi corazón, pero necesito tu Gracia, esa Agua que la riegue y la fertilice para que produzca buenos frutos. Y Tú, por tu Voluntad e Infinita Misericordia has querido exigirme mi libre voluntad. Me has creado libre y has puesto en mis pequeñas manos la responsabilidad de decidir dejarme fertilizar por tu Amor Infinito.

Y me experimento como esa semilla o levadura pequeña de la que Tú hablas en tu Evangelio de hoy, y que sin tu Gracia no podría crecer. Por eso, Señor, postrado a tus pies te suplico que riegues con tu Gracia la humilde semilla sembrada en mi corazón para que dé los frutos deseados que Tú esperas de mí.

Llena, Señor, el humilde huerto de mi corazón de tu Amor, para que, fertilizado derrame la Gracia y produzca frutos abundantes que extiendan tu Reino por todo el mundo al que alcance su tierra. Un crecimiento que no se ve ni se nota. Un crecimiento que crece en el silencio de cada día y cada noche. Unos frutos que, quizás no veamos, pero que están ahí y que su semilla germinará sin darnos cuenta.

Danos, Señor, paciencia y esperanza para saber esperar y aguardar el tiempo de la cosecha. Danos la fe y la confianza para no desesperar y aguardar serenamente que la semilla crezca, madure y dé buenos frutos. Sabemos de la lentitud y del tiempo que la tierra del hombre necesita para que la semilla eche raíces y dé frutos. En Ti confiamos Señor,

domingo, 28 de octubre de 2018

TU GRACIA, SEÑOR, PARA VER

Imagen relacionada
No dependerá de nosotros ver la Luz. Mejor, diría que en cierto modo Dios nos ha dado la Gracia de ser libres y de, con nuestra libertad, esforzarnos en buscar y pedir esa Luz que nos salva. Pero, todo, tanto la capacidad de libertad para elegir, decidir, poner voluntad y esforzarnos en buscar y pedir, como el don de la fe, es obra de Dios. Por eso, todo está en sus manos.

Pero, nosotros, sus hijos, podemos, porque Él así lo ha querido, aceptarlo como Padre, o rechazarlo y no querer su amistad ni su oferta de salvación. Podemos optar por el mundo, el placer y la satisfacción de nuestras apetencias y egoísmo y no obedecerle, pero, quizás lo que se nos olvida o no tenemos tan presente  es asumir nuestras responsabilidades y consecuencias. Ni tampoco lo que nos jugamos al final de nuestra vida, cuando nos llegue nuestra hora.

Por eso, Señor, repetimos como Bartimeo: ¡Haz que veamos, Señor! Ver la Luz de tu Palabra y la Gracia de tu Amor Misericordioso. Ver la única y verdadera salvación que nos da Vida Eterna en gozo y plenitud. Ver, Señor que el único camino es vivir en tu obediencia y en tu Amor. Y que amando, tal como nos ha enseñado tu Hijo, nuestro Señor, es la plenitud de la verdadera felicidad.

Llénanos y aumenta nuestra Fe, Señor, para que sea la Luz que nos guíe y nos fortalezca en perseverancia tu seguimiento. Danos fortaleza para poner todos nuestros talentos en buscarte, en seguirte y en pedirte la Luz de la Verdad. Danos voluntad para no desfallecer y gritar y pedir como Bartimeo hasta escuchar tu respuesta, Señor, y llegar a ver. A ver la verdadera y única Luz que eres Tú, mi Señor. Amén.

sábado, 27 de octubre de 2018

SALVADOS POR TU MISERICORDIA

Imagen relacionada
No merezco la salvación, Señor, porque soy un pecador. Nunca haré méritos para merecerla y si la recibo es por tu Infinita Misericordia. Por eso, no salen de mis labios otras palabras que dar gracias y gracias por tanta misericordia. Misericordia que no llego nunca a comprender, pero que me descubre a un Padre de Infinita Bondad que me salva y está comprometido por amor.

Yo, Señor, quiero mejorar hasta el punto de dar frutos, y experimento en mi camino mi fragilidad. Soy pecador y caigo, y si me levanto, Señor, es por tu Gracia y tu Amor. Necesito tus Manos para levantarme y caminar. Y, también, tu Infinita Misericordia, porque sin ella me es imposible salvarme. No encuentro otra palabra mejor gracias, Señor. 

Gracias por la vida; gracias por la fe; gracias por la fortaleza y sabiduría para dejarme invadir por la Gracia del Espíritu Santo. Gracias, Señor, por tu Misericordia.

viernes, 26 de octubre de 2018

LAUDES DEL VIERNES (Viernes, XXIX semana del Tiempo Ordinario)


HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS.


Resultado de imagen de Viernes, XXIX semana del Tiempo Ordinario

Himno
Así te necesito
de carne y hueso.
Te atisba el alma en el ciclón de estrellas,
tumulto y sinfonía de los cielos;
y, a zaga del arcano de la vida,
perfora el caos y sojuzga el tiempo,
y da contigo, Padre de las causas,
Motor primero.

Mas el frío conturba en los abismos,
y en los días de Dios amaga el vértigo.
¡Y un fuego vivo necesita el alma
y un asidero!

Hombre quisiste hacerme, no desnuda
inmaterialidad de pensamiento.
Soy una encarnación diminutiva;
el arte, resplandor que toma cuerpo:
la palabra es la carne de la idea:
¡Encarnación es todo el universo!
¡Y el que puso esta ley en nuestra nada
hizo carne su verbo!
Así: tangible, humano,
fraterno.

Ungir tus pies, que buscan mi camino,
sentir tus manos en mis ojos ciegos,
hundirme, como Juan, en tu regazo,
y -Judas sin traición- darte mi beso.

Carne soy, y de carne te quiero.
¡Caridad que viniste a mi indigencia,
qué bien sabes hablar en mi dialecto!
Así, sufriente, corporal, amigo,
¡cómo te entiendo!
¡Dulce locura de misericordia:
los dos de carne y hueso!

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Amén.

jueves, 25 de octubre de 2018

EL AMOR FRENTE AL CONFLICTO

Imagen relacionada
No se parará el conflicto hasta que el amor sea lo que reine en el corazón de todos los hombres y mujeres. Es el amor el agua que extingue el fuego y sofoca el conflicto y siempre debe estar preparado y exigido para eso. Pero, también es el amor quien prende el conflicto cuando se trasgrede la verdad y la razón y el sentido común se inclinan por la mentira, lo falso e injusto.

Nuestro camino, el verdadero camino es el del amor. Es ese Camino el que nos señaló el Señor y el que Él mismo recorrió. Y no falto de conflicto hasta el punto de ser condenado y crucificado. Igual nos pasará a nosotros si queremos seguirle. Una buena señal de que lo recorremos bien es el encontrarnos con conflictos. Conflictos que se originan en torno a la verdad y la justicia. Porque, todo lo que no vaya en esa línea originará conflictos.

Por eso, consciente de la cantidad de conflictos o guerras que se originan en nuestras vidas, te pedimos, Señor, que nos ilumina, nos fortalezcas y nos llenes de humildad y esperanza para, día a día, ir superándolos en tu presencia y por la Gracia y auxilio del Espíritu Santo. Son guerras, Señor, interiores, que nos inclinan al mal, que nos tientan y seducen. Guerras que nacen en mi corazón, en mi forma de ver las cosas, por mis egoísmos, proyectos e ideas. Guerras que tengo que discernir y ponerlas en tu Mano Misericordiosa y suplicarte, Señor, luz para encontrar el correcto discernimiento.

Y guerras también, Señor, exteriores. El mundo - demonio - carne me esperan en el camino y me tientan y me exigen y me comprometen con mentiras, con intereses, con conveniencias, con pasiones, caprichos, gustos y bienestar. Un mundo que me tienta cada día y al que tengo que enfrentarme. Sí, Señor, seguirte a Ti me exige lucha constante y enfrentamientos incluso en mi propio entorno, familia, amigos y trabajo. Y hasta en tu misma Iglesia.

Danos, Señor, la Gracia que necesitamos para sostenernos en la fe y en la esperanza y, confiado en tu Infinita Misericordia, continuar humildemente y pacientemente siguiendo tus pasos. Amén.

miércoles, 24 de octubre de 2018

LA FE DA SENTIDO A LA VIDA

Imagen relacionada
Podemos preguntarnos muchas cosas: ¿por qué nos levantamos a ciertas horas?; ¿por qué nos sacrificamos esforzándonos en esto u lo otro?; ¿por que luchamos cada día con renovadas ilusiones y motivaciones?; por qué y por qué... etc. Llegaremos a la conclusión que la vida tiene sentido cuando realmente está empujada por nuestra fe. Esa fe en construir un mañana mejor para nuestros hijos y para el mundo.

Despertar y darnos cuenta de esto es una gracia grande, porque, el hecho de ser cristianos y recibir la fe, regalo de Dios, es de una riqueza incalculable y, también, de una gran responsabilidad. Sólo experimentar la falta de motivación, la depresión o la desgana nos hace ver y distinguir la gran diferencia, y la enorme riqueza de la fe. La vida renace, florece cuando sentimos esa fuerza por vivirla y darle sentido, y la fe nos mueve a ello.

Porque, la Fe nos ilumina y nos hace ver los verdaderos valores de la vida, le da sentido y nos pone en actitud de esfuerzo por hacer un mundo mejor para todos. La fe nos va alumbrado el camino y donde realmente debemos gastar nuestro tiempo y nuestras fuerzas para el bien de la comunidad tanto local como universal. La fe nos mueve a gastar nuestros talentos y no guardarlos. La fe llena nuestra vida.

Gracias, Señor, por la fe, porque me da la fuerza para vivir según tu Palabra y de donde saco las fuerzas para leerla y conocerla. Gracias, Señor, porque, la fe enciende y compromete mi responsabilidad y me hace ver, con coraje y valentía, estar presto y como Tú quieres cuando decidas venir, pero también, porque me anima a llenar mi vida y a no dejarla vacía y sin sentido. Amén

martes, 23 de octubre de 2018

LAUDES DEL MARTES XXIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Resultado de imagen de Lc 12,35-38

Himno
En esta luz del nuevo día
que me concedes, oh Señor,
dame mi parte de alegría
y haz que consiga ser mejor.

Dichoso yo, si al fin del día
un odio menos llevo en mí,
si una luz más mis pasos guía
y si un error más yo extinguí.

Que cada tumbo en el sendero
me vaya haciendo conocer
cada pedrusco traicionero
que mi ojo ruin no supo ver.

Que ame a los seres este día,
que a todo trance ame la luz,
que ame mi gozo y mi agonía,
que ame el amor y ame la cruz. Amén.

lunes, 22 de octubre de 2018

EL SENTIDO DE LA VIDA

Resultado de imagen de Lc 12,13-21
Hay una pregunta que nos puede ayudar mucho a plantearnos el sentido de nuestra vida. Esa pregunta la tenemos todos dentro de nuestro corazón, pero, cada vez son menos los que suelen sacarla al primer plano de su vida. La mayoría la tienen bien enterradas hasta casi perder la conciencia de que sigue dentro de ellos mismos.

Sé que mi camino en este mundo tiene su fin, y me voy dando cuenta como me acerco a él. El tiempo pasa y, aunque parece lento, nunca se para. Camina, si no de prisa sí sin pausa. ¿Cómo es posible que mucha gente no se pregunte a dónde se dirige? ¿O si todo termina cuando llegue tu final? ¿Para qué, entonces, tantos afanes, tanto deseo de riquezas, tanto...? ¿No te hace eso pensar y desear cambiar?

La causa de tantos conflictos y enfrentamientos entre las familias, sociedades, colectivos, grupos...etc. son las herencias, las particiones, los diferentes puntos de vistas, las diferencias...etc. No somos capaces de relacionarnos en paz y de vivir libres en la verdad y despojados de toda ambición y vanidad. Es eso precisamente lo que nos angustia, nos deprime y nos enfrenta. Cuando lo que verdaderamente importa es la vida prometida que viene después. 

Esa es la que hay que asegurar y cuidar. Esa Vida Eterna prometida es la que importa ganar y lo hacemos cuando tratamos de amar tal y como nos enseña Jesús, guardándonos de toda codicia y de toda ambición. Porque, lo de aquí abajo es caduco y no asegura nada. 

Pidamos con confianza y con insistencia que cada día seamos más consciente de que esta vida vale en la medida que la utilizamos para ganar la otra. Es decir, vale porque en ella tenemos la oportunidad de amar y amando al estilo de nuestro Señor Jesús ganamos la Vida Eterna. Es esa vida la que tenemos que pedir y buscar, porque solos no podemos conseguirlo, y la pedimos insistentemente cada día al Padre a través del esfuerzo de cumplir su Voluntad. Amén.

domingo, 21 de octubre de 2018

YO TAMBIÉN BUSCO LA GLORIA AQUÍ ABAJO

Resultado de imagen de Mc 10,35-45
Sería absurdo por mi parte negar que también a mí me gustan los primeros puestos. Quizás lo puedo ocultar, pero Dios lo sabe todo y a Él nada se le oculta. Por lo tanto, pura necedad el sostener tu mentira o apariencia. Recuerdo siempre que Dios es mi público y, aunque nadie me vea, Él siempre está presente en mi vista y sabe lo que hago y pienso en lo más profundo de mi corazón. Sabe exactamente que hago ahora y que derramo en estas humildes palabras y pensamientos en este rincón de oración.

Incluso, donde yo mismo no llego a entenderme, Él sabe el por qué y para qué. Así que, Señor, mejor abrirme a tu Misericordia y, postrado ante Ti, suplicarte para que alivies mi contaminado corazón y lo purifiques de toda ambición y vanidad de este mundo. Renuévame por dentro y convirtiendo mi corazón viejo en uno creado nuevo llénalo de bondad, de humildad y de servicio desde los últimos puestos. 

No es fácil ser humilde. Lo repetimos con frecuencia hasta el punto que perdemos el significado de lo que decimos, pero la humildad es olvidarte de ti, de tus caprichos, de tus proyectos e ideales y darte para hacer el bien a los demás. Y precisamente a los que más te cuesta amar. Humildes para, desde ese rincón olvidado de tu corazón, servir y amar. Y eso sólo lo puedes hacer Tú, mi Señor y Dios mío.

Por eso te lo pido. Quisiera que fuera el mejor regalo de estos días, de, sin saber cómo, experimentar el impulso de servir. Un servicio de escucha, atención, humildad, disponibilidad, comprensión y entrega. Un servicio como Tú, mi Señor nos enseñas. Amén.

sábado, 20 de octubre de 2018

VEN, ESPÍRITU SANTO

[Pentecostés de El Greco ]


Ven, Espíritu Santo,
y envía del Cielo
un rayo de tu luz.


Ven, padre de los pobres,
ven, dador de gracias,
ven luz de los corazones.

Consolador magnífico,
dulce huésped del alma,
su dulce refrigerio.

Descanso en la fatiga,
brisa en el estío,
consuelo en el llanto.

¡Oh luz santísima!
llena lo más íntimo
de los corazones de tus fieles.

Sin tu ayuda,
nada hay en el hombre,
nada que sea bueno.

Lava lo que está manchado,
riega lo que está árido,
sana lo que está herido.

Dobla lo que está rígido,
calienta lo que está frío,
endereza lo que está extraviado.

Concede a tus fieles,
que en Ti confían
tus siete sagrados dones.

Dales el mérito de la virtud,
dales el puerto de la salvación,
dales la felicidad eterna.

viernes, 19 de octubre de 2018

QUÉ OTRA COSA DECIR SINO GRACIAS

Resultado de imagen de Lc 12,1-7
HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS.


Gracias, Señor, por la vida, por tu Infinita Paciencia, Bondad, Misericordia y Amor. Gracias, Señor, porque, a pesar de no merecer nada, has entregado a tu Hijo Unigénito a una muerte de Cruz por la salvación de todos lo hombres. Gracias, Señor, porque, a pesar de tantas injurias rechazos, blasfemias, bofetadas indiferencias, mentiras, soberbia, pecados...etc., Tú te mantienes firme en tu Amor y Misericordia.

No puedo decir nada, sino simplemente y en silencio, gracias. Gracias, Señor, por tanto Amor y por tus constantes cuidados y vigilancias. Gracias, Señor, por tus advertencias y recuerdos para que despierte y valore la verdadera vida. Porque, ésta, la de este mundo, la perderé cuando llegue el momento de mi hora y es la otra, la que empieza a partir de ésta la que debo guardar y cuidar. 

Porque esa es para siempre. Es la Vida Eterna prometida y la que, Tú, Señor, has querido dejar en mis torpes manos que no saben cuidarla. Por eso, Señor, te pido paz, sabiduría y fortaleza para saber discernir y sostenerme en tu Palabra. Es esa la mayor sabiduría de este mundo y la que yo te pido para todos los que andamos tras tus pasos, Señor. Porque, Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Amén.

jueves, 18 de octubre de 2018

GRACIAS POR TUS APÓSTOLES Y SUS RESPUESTAS

Resultado de imagen de Lc 10,1-9
Lo decimos como de forma corrida y casi espontánea, pero si nos detenemos pausadamente nos quedamos sorprendido de la respuesta y labor de los apóstoles. Nosotros conocemos la Buena Noticia gracias a ellos y somos responsables de seguir transmitiéndola. Se cortará la cadena si nos dejamos engullir por el mundo, por eso necesitamos seguir la labor.

Y seguir la labor exige perseverancia y dejarse llenar del Espíritu Santo, pero, sobre todo, tener fe que el Señor nos acompaña y nos auxilia. No nos vamos a encontrar un mundo abierto a la Palabra de Dios ni dispuesto a acogerla, pero nosotros debemos insistir por medio del amor. No se trata de imponer sino de proponer, y el amor es la mejor proposición que puede encontrar el hombre.

Así, la Iglesia, a pesar de sus problemas y dificultades, a pesar de los pecados de muchos de sus miembros, sigue adelante la misión que hace dos mil años emprendió Jesús y dejó en manos de los apóstoles para que continuaran la misión. Y hoy ha llegado a todo el mundo, aunque no todos la acogen ni la aceptan. Sin embargo, es lo que todos quieren y buscan sin saberlo.

Y no lo saben porque no conocen a Jesús, porque no escuchan ni creen en su Palabra. Esa es nuestra labor paciente, perseverar y amar dejando todo en Manos de Dios, porque sólo Él iluminará a aquellos que se abran humildemente a su Palabra. Somos libres y hasta que no decidamos abrirnos a la escucha de la Palabra del Señor no recibiremos la fe.

Ese don que Dios regala a todos los que la piden y la buscan. Es decir, a todos aquellos que abren su corazón a la Verdad. Pidamos esa Gracia y seamos perseverantes para dar testimonio como los apóstoles del Dios que nos salva y nos da la Vida Eterna. Amén.

miércoles, 17 de octubre de 2018

LAUDES DEL MIÉRCOLES DE LA CUARTA SEMANA

Resultado de imagen de LAUDES DEL MIÉRCOLES 17 DE OCTUBRE


HIMNO

«Quien entrega su vida por amor, 
la gana para siempre»,
dice el Señor.

Aquí el bautismo proclama 
su voz de gloria y de muerte.
Aquí la unción se hace fuerte
contra el cuchillo y la llama.

Mirad cómo se derrama
mi sangre por cada herida.

Si Cristo fue mi comida,
dejadme ser pan y vino
en el lagar y en el molino
donde me arrancan la vida.

martes, 16 de octubre de 2018

INCLINACIONES DE APARIENCIA

Resultado de imagen de Lc 11,37-41
Todos hemos experimentado alguna vez esa inclinación irresistible de aparentar. Es decir, de parecer lo que no somos, y, siempre, para aparentar algo mejor o superior a lo que realmente somos. A nadie se le ocurre parecer menos de lo que es. Siempre quiere aparentar más. Lo contrario sería la humildad y eso nos cuesta mucho más.

Y todos sabemos también que ese afan de apariencia no está bien. Debemos ser y parecer lo que realmente somos y no queres sobresalir sin merecerlo ni ser superior. Al contrario, siempre parecer menos de lo que somos. Eso es ser humilde. Y la humildad siempre cae bien y reporta mucho más beneficios, aunque aparenta lo contrario. La verdad siempre prevalece y triunfa.

Y esa es la lucha, tratar de ser lo que realmente somos y, a partir de ahí, esforzarnos en mejorar. Se trata de cazar lo que dejamos ver de nosotros mismos y lo que realmente sentimos y somos por dentro. Se trata de cazar nuestros sentimienos exteriores con los interiores. Se trata de que nuestra lengua vaya de acuerdo con nuestro corazón. Se trata de que lo que decimos sea lo que realmente vivimos luego en nuestra vida. Se trata de vivir lo que cumplimos.

Y eso no es fácil. Todos tenemos fallos y eso deja al descubierto nuestras limitaciones y pobreza. Necesitamos la Gracia del Señor para limpiarnos por dentro y ajustar lo de afuera según la Voluntad de Dios. Se trata de hablar con prudencia y de mirarnos interiormente para ver si nuestra vida exterior va de acuerdo con la interior. Y cada uno sabe de que pata cojea.

Pidamos al Señor con humildad que nos dé fuerzas y sabiduría para que con serenidad y paz vayamos limpiando nuestro interior y actuando coherentemente con nuestros actos externos. Amén.

lunes, 15 de octubre de 2018

SÓLO CON LA HUMILDAD DE UN NIÑO PUEDES LLEGAR A DIOS

Resultado de imagen de Mt 11,25-30
Se necesita ser pequeño, y pequeño es hacerse niño, es decir, humilde y disponible a aprender. Sin humildad no se puede aprender, pues, considerándote grande y a la altura de tu padre, ¿cómo vas a recibir lecciones y enseñanzas de ellos? Ser niño es estar abierto a las enseñanzas de los que saben más que tú y, amándote, te enseñan humildemente.

Y esa actitud de pequeño, de niño, que representa la obediencia y lo más pequeño y dependiente, es la que tenemos que tener respecto a nuestro Padre Dios. Él es el Padre Bueno que nos ama y nos ha dado a su Unigénito para rescatarnos del pecado y de la ignorancia. Él nos da la sabiduría que nos alumbra el único y verdadero camino que nos conduce a la Vida Eterna.

Por eso, desde esa pequeñez le pedimos humildemente que nos dé la sabiduría de llegar a Él y que tengamos la fe y la confianza de descansar en sus brazos, porque de Él nace toda sabiduría y todo descanso. Pidamos al Señor que nos dé ese descanso y esa paz que nace de la verdadera humildad de reconocernos pequeños, pecadores y necesitados de su Palabra y de su Misericordia.

Pidamos, al Señor, que nos alumbre el camino y que nos dé fortaleza y voluntad para escuchar su Palabra y entenderla, no para conocerla simplemente, sino para llevarla a la vida y vivirla con la fuerza y el auxilio del Espíritu Santo. Amén.

domingo, 14 de octubre de 2018

UNA LLAMADA PERSONAL

Resultado de imagen de Mc 10,17-30
¿A quién no le gustaría ser perfecto? Todos lo buscamos en nuestro trabajo, en nuestra vida de familia, en nuestra práctica de deporte, con nuestro equipo favorito...etc. Todos queremos hacer las cosas bien y lo más perfecto posible. Eso es una aspiración humana y muy digna. Sin embargo, sucede que no es así, que somos imperfecto y tenemos errores y fallos que nos impiden la perfección. ¡Qué le vamos a hacer! Somos humanos y eso hay que aceptarlo.

Jesús, sabiendo quienes somos, nos invita a superarnos y a no tomar el Decálogo como diez reglas que hay que conocer y tratar de cumplir, sino como una aspiración de vivirlas en cada momento y situación de nuestra vida. Como una actitud constante y presente en cada día de nuestra existencia. Y con una mirada al Modelo - nuestro Señor Jesús - que nos acompaña y permanece con nosotros. Unos mandatos que, resumidos, quedan en dos: Amar a Dios y al prójimo como Dios te ama a ti.

Y para vivir ese estilo y compromiso de Vida hay que estar injertado en el Espíritu Santo. Es decir, estar unido al Señor y disponible al impulso que el Espíritu sopla sobre ti. Unido al Señor significa la frecuencia de los sacramentos - Eucaristía y Penitencia- y la compañía de la comunidad - parroquia y grupos -. 

Significa el esfuerzo de cada día para limpiar nuestro corazón de tantas apetencias, inclinaciones y apegos, que nuestro viejo corazón necesita. Significa el esfuerzo diario de desprendernos de todo aquello que nos estorba -  mal carácter - soberbia - egoísmo - individualidad - insolidaridad ... y llenar ese viejo corazón, transformándolo en nuevo, con la humildad, el servicio, la solidaridad, el desprendimiento - la generosidad y el amor. Significa seguir a Jesús en clave de dejarnos purificar por la acción del Espíritu Santo que nos asiste, nos auxilia y nos transforma.

sábado, 13 de octubre de 2018

¡MADRE, SOSTÉNNOS BAJO TU AMPARO!

Resultado de imagen de Lc 11,27-28
Una Madre es algo muy importante, porque ella nos da la vida por la Gracia de Dios y nos protege y cuida durante toda nuestra vida. Sobre todo en los primeros años cuando todo nuestro ser está en sus manos. Por eso, repetimos una y mil veces que madre no hay más que una, pero sabemos que tenemos una Madre en el Cielo que intercede por nosotros y con su ejemplo de fidelidad y obediencia nos señala el camino hacia la Casa del Padre.

Y lo hace mostrándonos a su Hijo, el Mesías enviado y encarnado en su vientre por su Fíat decidido y obediente al plan de Dios para con ella. Por eso, también nosotros queremos responder con fe y obediencia y, humildemente de mano de nuestra Madre, seguir los pasos de su Hijo, el Señor, para que escuchando su Palabra y llevándola a nuestra vida, como ella, lleguemos a también a la Casa del Padre.

Pidamos, junto a María, que como Madre interceda por nosotros y cogidos de su Mano tratemos de, como ella, escuchar la Palabra de Dios y hacerla vida en nuestras vidas. Unidos en torno a ella recemos el santo Rosario y pidamos que, como Madre nuestra, interceda, como en Caná, por las familias y la defensa de la vida, sobre todo por los más inocentes. Amén.

viernes, 12 de octubre de 2018

MADRE DEL PILAR

Resultado de imagen de Lc 11,27-28, virgen del Pilar
Virgen del Pilar

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS.


Todos hemos estado nuestro proceso gestante dentro del seno de nuestras madres. Muchos no han sido queridos o por otros intereses han sido expulsados y condenados a la muerte por sus propias madres. De hecho, hoy ocurre a menudo y cada día son muchos rechazados y condenados. Es duro y angustioso tener que escribir este drama que sucede a cada instante en este mundo en que vivimos, pero es la cruda realidad.

En este contexto, tener una Madre como María, hoy festejada bajo la advocación del Pilar, es una dicha enorme y un gozo de alegría y paz. Una Madre que, haciéndose dócil a la Palabra, dio su seno como cobijo y casa al Hijo Unigénito de Dios, para que se encarnará en naturaleza humana como nosotros. Y, de esa forma, se hizo corredentora con Él para la salvación y redención de todos los hombres.

No hay Madre más grande que María, pues con su “fiat” incondicional. Su «Hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38) fue un asentimiento de fe que abrió todo un mundo de salvación. Es la primera en cumplir la Voluntad del Padre y la primera, por tanto, en ser dichosa tal y como proclamó su Hijo. Por eso, Madre, hoy en tu festividad como Virgen del Pilar, nosotros queremos seguir tus pasos y afianzarnos a ese pilar que sostiene tu vida de Fe - Xto. Jesús - y, como tú, seguir sus pasos siempre atentos a la escucha y obediencia de su Palabra. 

Madre, Virgen del Pilar, intercede por todos tus hijos para que seamos fieles a su Palabra y perseverantes en vivir apoyados en Él, la roca que sostiene nuestras vidas. Amén.

jueves, 11 de octubre de 2018

SE HACE NECESARIO PEDIR

Resultado de imagen de Lc 11,5-13
Nos cuesta cumplir y hacer lo que se nos manda. Nos ha sucedido durante toda nuestra vida, en el colegio, en la familia, en el trabajo y en nuestros propios compromisos sociales. Nos cuesta hasta ir al médico y tratamos de evitarlo todo lo posible. Y cuando no nos queda otro remedio lo hacemos con pesadumbre y desgana.

También nos cuesta rezar, y más cuando nos parece que nuestras palabras se las lleva el viento. Mantener, pues, esa fe y confianza perseverante es signo y señal de que confiamos en nuestro Padre Dios e insistimos tal y como nos dice Jesús. No se trata de pedir un día, sino de pedir lo que necesitamos todos los días, y hacerlo seguros de que el Señor nos dará lo que realmente nos haga falta y necesitemos, sobre todo para nuestra salvación eterna.

Porque, esa es la Voluntad del Señor, salvarnos contando con nuestra colaboración. Para eso nos ha creado libres con la capacidad de decidir. Pero, también, estamos heridos por el pecado y nuestra naturaleza es débil y proclive a las malas inclinaciones. Eso nos limita y nos confunde, de forma que no sabemos bien lo que realmente necesitamos y erramos en nuestras peticiones.

Por eso, Señor, te pedimos que nos asesores y nos asista, porque nosotros no sabemos bien que nos conviene. Nos ponemos en Manos del Espíritu Santo para que sea Él quien realmente nos guíe y pida por nosotros. Porque, Él sí sabe realmente que nos conviene y que necesitamos para caminar por el camino, valga la redundancia,  recto que nos lleva a la Casa del Padre. Amén.

miércoles, 10 de octubre de 2018

COMO SI FUERAMOS NIÑOS

Resultado de imagen de Lc 11,1-4
Es la actitud que tiene un niño con su padre. Cualquier cosa que le haga falta, piensa inmediatamente en su padre. ¿Quién si no se lo va a dar? La única diferencia es que el padre de aquí abajo no puede darle todo, ni tampoco sabe que es lo que mejor y más le conviene a su hijo. Por el contrario, nuestro Padre del Cielo lo puede todo y sabe que cualquier momento que es lo que más conviene al hijo.

Por lo tanto, orar es pedir lo que realmente necesitamos, y como la clave es que no sabemos pedir ni lo que realmente más nos interesa, mejor dejar todo en Manos del Padre y simplemente estar atentos a su Voluntad. Posiblemente, el Señor sabedor de todo eso nos recomendó esa hermosa oración del Padrenuestro. Una oración que se hace vida desde que despertamos hasta que volvemos a cerrar los ojos por la noche.

Sí, tenemos un Padre en el Cielo que Jesús, el Hijo, nos ha revelado. Un Padre que cuida de nosotros y al que tenemos obligación moral, como hijos, de santificar y adorar. Y de obedecerle, porque sólo Él sabe realmente que necesitamos y que nos conviene para nuestra salvación. Por eso queremos hacer su Voluntad no la nuestra. Y, como Padre nuestro que es, le pedimos por todas nuestras necesidades, materiales y espirituales. Él mejor que nadie puede dárnosla y saber cuales son las que más necesitamos. 

Y, también, imploramos su Misericordia, porque la necesitamos, pues somos niños traviesos que le desobedecemos y pecamos, y que nos aparte de caer en las tentaciones de este mundo, porque, sin Él estamos en constante peligro. Por lo tanto no debemos alejarnos de nuestro Padre. Pidamos esa Gracia y el vivir cada día esa hermosa, simple y sencilla oración que nos sostiene firmes y junto a nuestro Padre Dios. Amén.

martes, 9 de octubre de 2018

LA SABIDURÍA DE DAR BUENOS FRUTOS

Resultado de imagen de Lc 10,38-42
Todos nuestros buenos frutos son consecuencia del amor de Dios, porque de Dios procede todo bien. Y cuando hacemos algo bueno, consciente o inconsciente, estamos reflejando la bondad y el amor de Dios, pues de Dios no puede venir nada malo. Podemos ser consciente de ello o no, pero realmente es así. 

Nuestro corazón humano, semejante al de nuestro Padre Dios, sólo cuando es capaz de amar en clave de ágape está cumpliendo la Voluntad de Dios. Sin embargo, su naturaleza humana lo mancha, el pecado, y sucede que se contamina y dicha contaminación estropea sus frutos. Son esos abrojos e hierbas malas o tierra poca profunda que ahogan toda buena intención de producir buenos frutos.

Por eso necesitamos el riego del agua de la Gracia para, limpiados de toda impureza y mala intención, dar fertilidad a nuestra tierra y producir esos hermosos y buenos frutos que de nosotros esperan. Y eso lo conseguimos adoptando como María, la hermana de Marta, esa actitud de permanencia y perseverancia en la presencia de Dios. Se trata de permanecer en contacto con el Señor y en oración y diálogo constante.

Toda nuestra vida es una relación con el Señor. Incluso en los momentos más inconscientes de nuestro obrar. Es verdad que debemos esmerarnos en estar en vigilia perseverando en la escucha atenta a su Palabra. En este sentido las reflexiones puntuales en esos espacios de serenidad y descanso nos pueden ayudar mucho a sostener ese diálogo y esa perseverancia en permanecer abiertos a su Gracia.

Dejarnos conducir por el soplo del Espíritu, que nos dirige y cultiva la tierra de nuestro corazón, nos da esa posiblidad de cosechar y ofrecer buenos y hermosos frutos. Pidamos permanecer en esa actitud de buscar espacios como María para atender a la escucha de la Palabra y a la contemplación del Señor y a ofrecernos en dar y compartir todo lo que de nuestra parte podemos y hemos recibido. Amén.

lunes, 8 de octubre de 2018

AMAR EXIGE RENUNCIA

Resultado de imagen de Lc 10,25-37
La receta es muy sencilla, simple y al alcance de todos. Y gratuita, no exige dinero. Sin embargo, no es nada fácil, y, diría más, es imposible si te empeñas en enfrentarte tú sólo en vivirla. Se dice muy fácil: A-mor, y todos la entiende también fácilmente. Pero, nunca se llega a realizar de forma plena. Porque, amar exige despojarse de uno mismo renunciando a todo lo tuyo para darlo a los demás. Ejemplo, y el único: Xto. Jesús crucificado voluntariamente por amor.

¿Cómo poder despojarte de ti mismo y entregarte, por amor gratuito, al otro? No hay receta ni podemos explicarlo. Lo han intentado muchos a lo largo de la historia después del Señor, pero ninguno ha llegado a hacerlo plenamente. Quizás, María, la Madre, la Inmaculada, por obra y gracia de Dios, ha llegado a ser corredentora con su Hijo. Pero, siempre contando con la Gracia de Dios.

Y es eso lo que quiero significar. Sin el Señor nada podemos hacer. Necesitamos su concurso, su Gracia para poder transformar nuestro corazón y entregarnos a aliviar el dolor de los que sufren y padecen. Necesitamos el auxilio del Espíritu Santo para ser capaces de darnos y despojarnos de todo lo que el mundo nos ofrece y con lo que nos tienta, para, pacientemente, ser alivio para el cercano y necesitado.

Sí, necesitamos tu Gracia, Señor, porque sin Ti no podremos amar como Tú nos amas. Sin tu presencia en nosotros, Señor, no podremos ser auxilio y servicio para el pobre samaritano, o para el cercano o para el amigo y familiar. Sólo en tu presencia, Padre del Cielo, podremos transformarnos y vencer nuestro egoísmo y nuestra pereza.

Y en este nuestro camino, Señor, suplicamos y rogamos que nuestro corazón sea fortalecido con la Gracia de tu Amor y podamos pararnos, dejar a un lado nuestros intereses materiales y, quizás también espirituales, para hacernos verdadero amor y atender prioritariamente a quien necesite de Ti, Señor. Porque, lo que hagas a cualquier necesitado me lo haces a Mí. Amén.

domingo, 7 de octubre de 2018

SÓLO EL AMOR NOS SALVA

Resultado de imagen de Mc 10,2-16

Hay muchas relaciones que se fundamentan en el interés, ya sea pasional, de placer, de egoísmo y satisfacción o de cualquier otro tipo de interés, por supuesto, también el económico. Pero todos esas sociedades no garantizan la unidad en el tiempo y menos la educación de los hijos. Sólo el amor y el compromiso dan continuidad en el tiempo a ese madurar y acompañar a los hijos en su desarrollo y formación.

El matrimonio cristiano es, sobre todo, un sacramento. Y como sacramento necesita una formación y preparación. De la misma manera sucede con el Bautismo, la confirmación y la Eucaristía. Un sacramento por el que recibimos la Gracia del Espíritu Santo para fortalecernos en el desempeño de esa vocación y misión. Dos personas, hombre y mujer, que se comprometen para toda una vida a vivir un mismo proyecto de vida y compromiso en educar a sus hijos. Y lo hacen desde la presencia y la invitación de Dios entre ellos. 

Unos esposos que, antes las vicisitudes y obstáculos que la vida les presenta se sienten arropados, acompañados y auxiliados por la Gracia del Espíritu Santo. Y en Él se fortalecen para superar todos esos contratiempos que los problemas les van presentando. Y, para también compartir los buenos momentos de alegría y de fiesta. Un Espíritu Santo que le sostienen unidos en la bonanza, pero también en los malos tiempos.

Es el amor lo que se manifiesta en todo momento, porque descubrimos que nos queremos cuando las circunstancias son adversas y amar supone renuncia, sacrificio, humildad y... Es entonces cuando descubres y experimentas que te sientes querido por el otro. Pidamos esa Gracia y esa Fortaleza en el Espíritu Santo y abramos nuestros corazones para que nuestro compromiso de amor no decaiga ni desfallezca. Amén.

sábado, 6 de octubre de 2018

SEÑOR, IMPLORO LA HUMILDAD

Resultado de imagen de Lc 10,17-24 por Fano
Quiero abajarme y hacerme pequeño como Tú, que encarnado en María, te has rebajado hasta hacerte como yo, un hombre con naturaleza humana sujeto al dolor y a la muerte, pero, sin dejar tu naturaleza divina y sin pecado. Eso, Señor, me pregunto, duele más que el dolor físico, porque siendo Dios has renunciado a tu condición divina para padecer como un hombre. Más realmente no se puede bajar.

Quiero ser humilde y pequeño porque quiero conocerte, Señor, y ser tu amigo. Y sé que no lo podré ser si dejo que mi soberbia me supere, me dirija y sea mi bandera. Quiero ser esponja abierta que recoja y reciba, empapándose plenamente, todo el amor y misterio que Tú, Señor, me quieres revelar.

Dame, Dios mío, la Gracia de abrirme a tu Gracia y de hacer de ella el regalo más hermoso y la alegría más exultante de mi vida. Quisiera, Señor, y Tú lo sabes, porque eso es lo que palpita dentro de mi pobre corazón, hacerme silencio humilde para soportar y limar toda aspereza, toda injuria y toda dificultad que trate de tentarme, romper y quebrar mi paz y desesperarme para dar paso a la soberbia y al pecado apartándome de Ti. 

Quiero, Señor, ser capaz de responder con silencio y servicio a toda adversidad, a toda arrogancia, a toda tentación y a toda apetencia que nazcan de lo más profundo de mi egoísmo. Qué otra cosa puedo decir, Señor, sino darte gracias por todo lo recibido hasta ahora y lo que reciba en el camino de mi vida. Darte gracias por anticipado, porque sé que todo lo que me venga de Ti, mi Señor, será lo mejor para mí. 

Porque, sé que todo lo que recibo es pura Gracia tuya Señor y todas mis humildes obras no se deben a mi voluntad sino a tu Gracia, que me llena de tu Espíritu y me da fortaleza y amor para realizarlas en tu Nombre. Gracias Señor. Amén.

viernes, 5 de octubre de 2018

GRACIAS POR LA VIDA

Imagen relacionada
HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS.


Parados y en silencio buscamos en lo más profundo de nuestro ser el agradecimiento por tantas cosas recibidas. Primero por la toma de conciencia de saber quien soy, de la vida que tengo, del conocimiento del entorno y circunstancias que me rodean. De la tierra y de sus frutos, de la capacidad de relación, de la amistad, de los buenos sentimientos y de la esperanza de alcanzar una vida mejor. Sobre todo, esa Vida Eterna que anhelamos y buscamos con tanta esperanza y que esperamos recibir de nuestro Padre Dios del Cielo.

Gracias Padre por tantos dones recibidos y gracias por la esperanza de soportar en el camino de este mundo tantas calamidades y sufrimientos. Gracias por llenarnos nuestros corazones de esperanza y de aspirar a una vida mejor y eterna en gozo y plenitud. Gracias, Padre, por la capacidad del esfuerzo de cada día, pero, sobre todo, gracias Padre por la fe, porque sin Ti ¿a dónde iríamos? Y sin Ti, ¿dónde encontraríamos esperanza?

Entonces, es verdad, se nos oscurecería el mundo y las tinieblas se adueñarían de nuestra esperanza y alegría. Pero, por tu Misricordia y Amor, Señor, nuestros corazones se llenan de esperanza y de paz. Tenemos a quien pedir fortaleza, paciencia, sabiduría, esperanza y fe. Fe en saber que Tú, Padre del Cielo, nos acompañas y nos proteges. Y nos provees de lo que realmente necesitamos para orientarnos a tu Casa, donde, nuestro hermano Mayor, Jesús, nos prepara una mansión en la que viviremos eternamente en gozo y plenitud alabando y dando gloria al Padre.

Gracias, Señor, por tantas cosas y por sostenernos en pie y firmes siguiendo los pasos, a pesar de nuestras debilidades y pobrezas, de tu Hijo, nuestro Señor Jesús. Seguiremos, siguiendo sus consejos y mandatos, pidiendo, llamando y buscando. Amén.

jueves, 4 de octubre de 2018

EN TU NOMBRE, SEÑOR

Resultado de imagen de Lc 10,1-12 por Fano
Sabemos nuestra pequeñez y debilidades. No me atrevería a escribir una sola sílaba si no es en tu Nombre, Señor. Porque, sólo asistido por el Espíritu Santo podemos dar sentido a nuestras palabras y dar a conocer tu Palabra. Es posible que, en muchas ocasiones no advertíamos ese milagro, pero sólo por la acción del Espíritu Santo podemos escribir y pronunciar tu Nombre.

Por eso, revestidos de humildad y sin ánimo de discusión ni de imponer, menos hacer proselitismo, proponemos tu Palabra, Señor, abriéndonos a la acción del Espíritu Santo y dejándonos llevar por sus impulsos y sabiduría. Algo dentro de nosotros mismos nos dice que todo lo que comunica tu Palabra es bueno y lo mejor para el hombre. Porque, con Amor todo se arregla y se soluciona, y con amor se vive en la justicia, en la verdad y en la paz. ¿No es eso lo que queremos y buscamos todos los hombres?

Por eso, Señor, abandonados en tus Manos y confiados en tu Gracia y Misericordia te pedimos fortaleza, sabiduría y paz para responder a tus mandatos y a tu envío. No somos merecedores de tal misión ni de poner en nuestras manos de barro tanta responsabilidad y tan grande Tesoro. Somos meros instrumentos de barro que cedemos ante la menor tentación o seducción. Necesitamos, Señor, tu Fuerza y tu Poder para vencer las tentaciones de pereza, de comodidades, de egoísmos, de placer y de vanidad.

Sí, Señor, somos muy pobres y pecadores y nos da vergüenza sentir esa responsabilidad sobre nuestros hombros. Pero, si Tú, Señor, así lo quieres y la pones en nuestras manos, nosotros no vamos a negarnos y a resistirnos a tu Voluntad. Sabemos que si Tú lo haces es porque confías en que nosotros, por tu Gracia y Auxilio, y unido a Ti podemos hacerlo. Gracias Señor, en ti confiamos. Amén.

miércoles, 3 de octubre de 2018

DANOS VOLUNTAD, SEÑOR, PARA SEGUIRTE

Resultado de imagen de Lc 9,57-62
Seguir a Jesús exige condiciones y estilo de vida. No se puede seguir al Señor de cualquier manera ni vale todo. Muchos pensamos que con ir a misa tenemos; otros, con hacer algunas oraciones y alguna obra que nos parezca bien estamos cumpliendo y así podría describir muchas situaciones que los que nos consideramos seguidores creemos seguir a Jesús.

Seguir a Jesús es algo más serio y más comprometido. Seguir a Jesús es dejar atrás las seducciones de este mundo y clavar en tu corazón su Mensaje de amor intentando vivirlo como Él lo vivió en su paso por este mundo y lo vive desde cualquier lugar donde se encuentre. Uno, tu propio corazón. Seguir a Jesús es anteponer todo aquello que habla de amor hacia el prójimo y posponer todos tus intereses y egoísmos.

Dame, Señor, fuerza para posponer todas las cosas de este mundo y mis intereses a fin de empeñarme en seguir tu Camino y responder a tu Mensaje con mi vida y mi palabra siguiendo tus pasos y no los míos. Dame, Señor, luz y voluntad para poner en primer lugar mi seguimiento a tu Voluntad y dejar atrás las cosas de este mundo que me alejan de tu presencia.

Descubro en estos momentos lo difícil que nos resulta exigirnos y renunciar a todas las cosas que este mundo nos ofrece. Descubro la esclavitud a la que estamos atado y la imposibilidad de liberarnos por nosotros mismos. Necesitamos, Señor, tu fuerza y tu Gracia para la renuncia a todos esos apetitos y apetencias que nuestra naturaleza humana nos somete. Con esa esperanza y confianza, Señor, y puestos en tus Manos, continuamos siguiendo tu camino. Amén.

martes, 2 de octubre de 2018

AL CONTRARIO DEL MUNDO

Resultado de imagen de Ëxtio, riqueza y primeros puestos...
En este mundo tener éxito es ser más fuerte, poderoso, rico e influyente que los demás. En eso están interesados todos o casi todos. Sólo hay que mirar las colas en la venta de cupones de la Once, loterías y otros. Todos están pensando en el sorteo y en ser más ricos y más importantes. La importancia y el éxito depende mucho de la riqueza y el poder.

Es, pues, de sentido común y lógico que los discípulos de Jesús estuviesen pensando en eso. Todos querían ocupar los primeros puestos. Es decir, ser los más importantes. Posiblemente, tú y también yo deseemos lo mismo, pero Jesús, el Señor, piensa de otra forma. El primer puesto empieza por abajo, por ser el último y por estar dispuesto a servir a todos. Los primeros puestos son para los que ocupan los últimos, pero no por orden de lugar y por quedarse para atrás, sino porque son los primeros, esa es la paradoja, en servir y en estar pendientes de ayudar a todos. Y en quedarse al final sin nada o ser el último en tomar lo que todos desean.

Y, realmente, es eso lo que todos valoramos. Tenemos experiencias de destacar a aquellas personas que vemos que entregan sus vidas por los demás. Eso nos gusta y comprendemos que es de gran importancia y valor. ¿No te gustaría ser así? Supongo que sí, al menos a mí me gustaría.

Por eso, desde este humilde rincón, elevamos nuestra plegaria para pedirle al Señor el don de la entrega, del servicio y de la humildad. Danos, Señor, la paciencia, la fortaleza, la sabiduría y la paz de saber estar en todo momento y de estar dispuesto a la disponibilidad en el servicio por amor en el esfuerzo de imitarte. Gracias, Señor, por todo eso, porque sabemos que nos escucha y no los concederá. Confiamos y esperamos en Ti, Señor. Amén.

lunes, 1 de octubre de 2018

LAUDES - LUNES DE LA SEGUNDA SEMANA -


Imagen relacionada



H I M N O

Nos apremia el amor, vírgenes santas;
vosotras, que seguisteis su camino,
guiadnos por las sendas de las almas
que hicieron de su amar amor divino.

Esperasteis en vela a vuestro Esposo
en la noche fugaz de vuestra vida,
cuando llamó a la puerta, vuestro gozo
fue contemplar su gloria sin medida.

Vuestra fe y vuestro amor fue fuego ardiente
que mantuvo la llama en la tardanza,
vuestra antorcha encendida fielmente
ha colmado de luz vuestra esperanza.

Pues gozáis ya las nupcias que el Cordero
con la Iglesia de Dios ha celebrado,
no dejéis que se apague nuestro fuego
en la pereza y sueño del pecado.
 

Demos gracias a Dios y, humildemente,
pidamos al Señor que su llamada
nos encuentre en vigilia permanente,
despiertos en la fe y en veste blanca. Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...