ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios.

También estamos rezando un rosario cada día que hacemos normalmente en las primeras horas de la mañana aunque a veces, por premuras de tiempo, lo hacemos en otras horas del día. En el icono de la Virgen, debajo del rosario de todos los viernes, puedes encontrar el rosario correspondiente a cada día.

domingo, 30 de junio de 2019

SIEMPRE CON LA MIRADA PUESTA EN EL SEÑOR

Resultado de imagen de Lc 9,51-62
No es fácil mantenerse firmes y esa dificultad nos exige estar siempre con la mirada atenta y puesta en el Señor. No es bueno mirar atrás, y mirar atrás no sólo consiste en volver la mirada a las cosas del pasado sino a distraerse con otras cosas justificando el descanso y el cambio de rutina. Podemos despistarnos y quedar enganchados a las cosas del mundo y eso nos aleja del seguimiento al Señor.

Por tanto, caminando por este mundo debemos ser consciente que estamos amenazados por los peligros que el propio mundo nos plantea, la tentación que el Maligno nos tiende y la debilidad de nuestra propia carne. Necesitamos estar cerca del Señor y abierto a la acción del Espíritu Santo para defendernos de esas amenazas y sostenernos en la fe y seguimiento del Señor. 

Pedimos fortaleza, sabiduría, capacidad de discernimiento, voluntad y lucha para contrarrestar todos esos peligros y tratan de que volvamos nuestras miradas atrás y nos distraigamos del seguimiento al Señor. Danos, Señor la capacidad de sostenernos unidos y fortalecidos en la comunidad para no volver nuestra mirada atrás ni reclinar la cabeza en las comodidades y bienestar que nos ofrece este mundo caduco y obsoleto.

Te pedimos, Señor, que Tú seas el centro de nuestros corazones y la primera opción de nuestra vida. Te pedimos que sepamos poner detrás de Ti todo lo demás y que nunca nos venza la tentación de dejarte en un lugar secundario para optar por la familia y las cosas que el mundo nos pone y con las que nos tienta. Sabemos y somos consciente que la empresa no es fácil, pero también sabemos que injertados en tu Espíritu. Señor, podemos vencer y permanecer siempre a tu lado. Amén.

sábado, 29 de junio de 2019

LA IGLESIA, CONTINUADORA DE LA MISIÓN DE JESÚS

Imagen relacionada
El sentido común nos dice que toda misión necesita colaboradores que la continúen en el tiempo. Por lo tanto, es de sentido común que el Señor preparara un grupo de personas, que convivieron con Él ese periodo de tres años, para que continuasen su misión. Misión que no es otra que el anuncio de la Buena Noticia. Esa Noticia de salvación que su Padre Dios le encarga para anunciar a los hombres.

Dios Padre nos revela en su Hijo Jesús que nos quiere y nos ofrece la salvación. Nos rescata por la muerte voluntaria y por amor de su Hijo, y nos ofrece la salvación eterna si obedecemos y vivimos en el amor que su Hijo nos propone y del que nos da ejemplo. Eso da lugar al nacimiento de la Iglesia que arranca con los apóstoles unidos en Pentecostés y al lado de María.

Una Iglesia que tiene el poder de perdonar los pecados, condición indispensable para poder seguir el camino de conversión, y que nos exige arrepentirnos de ellos para alcanzar plenamente el perdón. Un perdón que nos ayuda a mejorar, a crecer y a darnos cuenta de nuestra pequeñez e imperfección. Una Iglesia que, formada por hombres, está sujeta al error y tentada al pecado, pero, auxiliada y guiada por el Espíritu Santo queda protegida del poder del Maligno que nunca podrá vencerla.

Confiemos en la Iglesia. Es nuestra madre y, en ella somos guiados hacia la Verdad plena por el Espíritu Santo que nos muestra el camino de conversión a través de la Palabra de nuestro Señor, Camino, Verdad y Vida. Pidamos esa Gracia y la sabiduría, fortaleza y paz necesaria para sostenernos siempre firmes y dentro de ella. Amén.

viernes, 28 de junio de 2019

QUIERO, SEÑOR, QUE SEAS MI PASTOR

Imagen relacionada
HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 


Es evidente que todos, incluso los más capacitados, necesitan orientación y asistencia. Sabemos que los máximos dirigentes se rodean de expertos y capacitados asesores, sin embargo, ninguno escapa al error. Todos están sujetos a la equivocación y sus capacidades están limitadas.

 ¿Cuál es el problema? Encontrar al asesor con Mayúscula que lo sepa todo y que su Palabra nos oriente y nos dé la dirección correcta, la buena y la mejor. ¿Existe? Esa es la pregunta del millón. Primero tendrás que preguntarte si crees que existe y, segundo, si la respuesta es afirmativa, si realmente lo has buscado. Porque, realmente de eso se trata, de encontrar al verdadero Pastor cuya sabiduría nos guíe por el auténtico y  Buen Camino. 

Un Pastor que sea el verdadero Camino, Verdad y Vida. De Él nos habla el Evangelio de hoy y nos descubre que nos ama hasta el extremo de dar la Vida, su Vida, por cada una de sus ovejas. De Él nos dice el Evangelio de hoy que, habiéndosele perdido una de sus cien ovejas, deja a las noventa y nueve restante a buen recaudo y sale a buscar a la perdida arriesgando su Vida para salvarla. Trayéndola de nuevo al redil hace una fiesta y se alegra compartiendo con los amigos el haber encontrado y rescatado a esa oveja que estaba perdida.

Y termina el Evangelio diciendo: Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión. Pidamos al Señor ser siempre una buena y obediente oveja en el sentido peyorativo de la palabra, y estar atento y expectante a la Voz del Buen Pastor. Amén.

jueves, 27 de junio de 2019

¿DESCANSAMOS EN LA ROCA FUERTE QUE NO SE REQUEBRAJA?

Resultado de imagen de Mt 7,21-29
Todo dependerá de la roca que elegimos para descansar y apoyarte. Si elijes el poder, la riqueza y todo el bienestar que el mundo te ofrece elijes mal. Y elijes mal porque, si al principio puede parecerte bien, pronto empezarás a darte cuenta que estás encima de un iceberg que, aparentemente fuerte, su deshielo y su fortaleza está amenazada en resquebrajarse y deshacerse. 

Hay muchos espejismo que nos llevan a confundirnos. Nos presenta una realidad distorsionada que nos auto traiciona y nos confunde. Todo está montada en una presentación maravillosa, pero que se apoya en tierra movediza y, sin darnos cuenta, nos engulle y nos destruye. Ayer nos hablaba el Señor Jesús de la puerta ancha y la estrecha y nos advertía de no elegir la ancha, porque su camino no nos lleva al deseo que mora en nuestro corazón, sino que nos engaña. Es la estrecha la que, aunque no parece la mejor, es la mejor elección, porque esa sí nos lleva al camino que todos deseamos.

Y hoy nos invita y advierte de que construyamos nuestra casa en roca firme, no en arena movediza que al menor contratiempo se desploma y nos traga. Nuestro mundo está lleno de amenazas y peligros que nos invitan a no confiar en el Señor. Nuestras apetencias e instintos son contrarios a lo que nuestro Padre Dios nos propone, pero, afortunadamente, podemos sobreponernos y luchar. Para eso somos libres y tenemos una voluntad que nos ayuda a oponernos a la ley de nuestros instintos y egoísmos.

Jesús nos invita a construir sobre roca firme que nos sostenga en los momentos de tempestades, de adversidades y de cruces que nos hagan dudar y zozobrar en el camino de nuestra vida. Él es el verdadero Camino, y también la verdadera Vida. Señor, queremos seguir tus pasos y entregarnos a Ti para que transformes nuestra necias vidas y orientes nuestros torpes pasos por el camino de la Verdad. Nosotros somos consciente que no sabemos, incluso ni lo que nos conviene. Nos equivocamos, así que nos ponemos en tus Manos y queremos hacerte caso para, no sólo cumplir sino hacer tu Voluntad. Amén.

miércoles, 26 de junio de 2019

LA MENTIRA SE ESCONDE DENTRO DEL CORAZÓN

Resultado de imagen de Mt 7,15-20
Tienes la oportunidad de decidir qué frutos quieres dar. Dentro de ti tienes la tierra y el jardín donde se cultiva tus frutos. Ese jardín, llamado corazón, dará los frutos, buenos o malos, según tu cultivo y según como lo abones. Puedes utilizar el agua que te ofrece el mundo o el agua que te regala el Espíritu de Dios. El agua de la Gracia que sólo puede dar frutos buenos.

Todo dependerá de la bondad de tus frutos, de la tierra donde los cultives y del abono con que los nutra, así del agua con el que los riegues. Es trabajo tuyo que te corresponde a ti sólo. No puedes contratar a otro jardinero. Se trata de tu propio jardín y es a ti a quien corresponde cultivarlo. Y todo lo que tú no puedas lo pondrá el Señor con su Gracia.

Para eso ha sido enviado el Espíritu Santo, para acompañarte en esa tarea de cada día en el cultivo y cuidado del jardín de tu corazón y para que tus frutos sean buenos y agradables al Señor. Para que sean frutos llenos de esperanza, de bondad, de mansedumbre, de misericordia y de la Gracia de Dios. Frutos de verdadero amor que reflejan y transparenta el Amor de Dios.

Pidamos al Señor la Gracia de dejarnos cultivar por la acción del Espíritu Santo para que la tierra de nuestro corazón sea cultivada con el objetivo de dar los mejores frutos para el bien del Reino de Dios y de todos sus hijos buenos y malos, justos e injustos. Amén.

martes, 25 de junio de 2019

SÓLO AYUDADO DE TÍ, SEÑOR, SERÉ CAPAZ DE ENTRAR POR LA PUERTA ESTRECHA

Resultado de imagen de Mt 7,6.12-14
Mt 7,6.12-14
La puerta estrecha representa dificultades. Hay que estar sin excesiva grasa y con lo justo y bien enjuto para poder atravesarla. Si nos descuidamos y engordamos un poco no podemos atravesarla. Engorda mucho nuestra propia vanidad, nuestra ambición, nuestras críticas, nuestras indiferencias, nuestras xenofobias y racismos, nuestros orgullos y nuestros desamores. Si no nos ponemos a dieta de todo eso nuestra excesiva gordura nos impedirán pasar por la puerta estrecha.

Y ese es el único camino para alcanzar lo que tanto perseguimos y queremos. Porque, pregúntate, ¿qué buscas? ¿Acaso tus emociones, tus depresiones, tus locuras y todo aquello que te desestabiliza son la causa de tu infelicidad? ¿O, por el contrario, son tus deseos de ser feliz buscándote a ti misma, buscando tu equilibrio, tu entereza, tu estabilidad, tu éxito, tu satisfacción, tu egoísmo y lo que tú entiendes que debe ser, lo que te deja cada vez más insatisfecho y más infeliz?

¿Por qué no pruebas a darte, a hacer feliz al que está a tu lado, a tratar de olvidarte de ti, a se más misericordioso y a no criticar, a no tratar con indiferencia, con desprecio, con injusticia. A no herir y a amar a todos. Por qué no tratas de imitar a Jesús y probar que resultados tienes respecto a tus emociones y sentimientos de paz y felicidad. Experimentarás que cuesta tomar esa actitud y que pasar por la puerta estrecha conlleva mucho ejercicio y actitud de querer tener la medida exacta para poder atravesarla, pero es el único camino que tú, sabiéndolo o no, y, quizás, equivocado. buscas.

Fijarte en otros es perder el tiempo. Y no porque sean malos hacerlos o perjudicial lo que te aconsejan, sino porque no satisface lo que realmente tú buscas. El Tesoro que tú buscas es un Tesoro único, que te da, no la felicidad con minúscula, sino la Eterna y Plena felicidad con Mayúscula. Porque, un tesoro que no cumpla esas premisas no es un gran tesoro sino un tesoro más. Y tú y yo queremos el mejor de los Tesoros.

Por tanto, Señor, quiero agarrar tu Mano y no soltarla más hasta que, acompañado de Ti y llevado por Ti atraviese esa puerta estrecha que me conduce a estar contigo para toda la Eternidad en plenitud de gozo y alegría. Amén.

lunes, 24 de junio de 2019

NATIVIDAD DE SAN JUNA BAUTISTA

Resultado de imagen de natividad de san juan bautista


H I M N O

Niño que, antes de nacer,
reconoce a su Señor
y da saltos de placer
bien puede llegar a ser
su profeta y precursor.

Su nombre será san Juan,
su morada, los desiertos;
langostas serán su pan;
sobre el agua del Jordán,
verá los cielos abiertos.

Otros le vieron lejano
y le anunciaron primero;
Juan le ve ya tan cercano
que va extendiendo su mano
y señalando al Cordero.

Está llegando la hora,
ocaso de un Testamento,
pero del nuevo la aurora,
con la gracia triunfadora
de Juan en el nacimiento.

La ley vieja en él fenece,
la de gracia en él apunta;
de dónde claro parece
que en este niño amanece
libertad y gracia junta.

Claro espejo en el Jordán,
después que los dos se han visto
y abrazos de paz se dan:
resplandece Cristo en Juan,
y Juan reverbera en Cristo.

Juan a Jesús bautizaba,
el cielo entero se abría,
la voz del Padre sonaba,
la Paloma se posaba
en gloriosa teofanía.

Nunca se podrá acallar
la voz que habló en el desierto,
aunque le hayan de cortar
la cabeza; estará muerto,
mas no dejará de hablar.

Gloria al Padre muy amado,
gloria al Hijo Salvador,
que nos libra del pecado,
y gloria al que él ha enviado,
al Espíritu de Amor. Amén.

domingo, 23 de junio de 2019

¿BUSCAMOS DENTRO DE NUESTRO CORAZÓN?

Resultado de imagen de Lc 9,11b-17
Solemos buscar en otros lugares externos a nosotros. Pensamos que afuera está lo que necesitamos para ser feliz y obviamos mirar dentro de nuestro corazón. Y aunque oímos que dentro de nosotros está el Tesoro de nuestra vida no terminamos de creérnoslo y desistimos de mirar. Y afuera no encontraremos nunca nada que pueda dar sentido y valor a nuestra vida.

Es necesario volver la mirada para nuestro interior y buscar en nuestro corazón. Jesús, el Señor, se ha quedado en nosotros y nos ha enviado al Espíritu Santo que nos acompaña y nos revela todo lo que Él nos ha enseñado y lo que nos falta de conocer a lo largo de nuestro peregrinar. Él se ha hecho alimento para nuestra alma y se nos da cada día en la Eucaristía bajo las especies de pan y vino.  Es el alimento espiritual que nos fortalece y nos da ánimo para continuar la lucha y avanzando.

No perdamos el norte de nuestra vida y pidamos siempre estar alimentados por el Cuerpo y la Sangre del Señor bajo las especies de pan y vino. Hoy, día en el que celebramos Copus Christi, Cuerpo y Sangre del Señor, celebramos su promesa de quedarse siempre con nosotros y ofrecernos ese alimento que alivia nuestra fatiga, nuestro cansancio y nos da fuerza para seguir el camino. Al igual que hizo con aquella multitud fatigada y cansada que alimentó con cinco panes y dos peces, también ahora a nosotros nos alimenta cada día en la Eucaristía con su Cuerpo y Sangre bajo las especies del pan y vino.

Gracias, Señor, por este hermoso gesto de cercanía, de acompañamiento, de alimento y fortaleza espiritual para que no desfallezcamos y sigamos siguiendo tus pasos. Gracias, Señor, por tan hermosa prueba de amor y de confianza en cada uno de nosotros. Te pedimos que nos des capacidad de discernir, sabiduría para elegir y fortaleza para nunca perder el ritmo de tus pasos y perseverar y permanecer siempre junto a Ti. Amén.

sábado, 22 de junio de 2019

¿QUIÉN OCUPA EL CENTRO DE MI VIDA?

Resultado de imagen de Mt 6,24-34 Fano
Con mucha facilidad el mundo y sus atractivos fascinan nuestros apetitos y pasiones hasta el punto que nos duermen y alejan de nuestro Padre Dios. Es necesario estar bien despierto, reflexionar y no dejar de luchar ante tanta tentación, seducción y formas de embaucarnos, convencernos y, aparentemente, presentarnos un paraíso falso que como un espejismo desaparece cuando quedamos atrapados por sus garras.

Esa va a ser la tónica y la constante de nuestro camino que nos perseguirá en cada momento de nuestra vida. Y no hay otra alternativa ni otro camino. La batalla está planteada desde muy pronto y será el día a día lo que vaya determinando mi proximidad o alejamiento de mi Padre Dios. Por tanto, se hace necesario plantearme una estrategia que me ayude a sostenerme activo, despierto y diligente ante las ofertas del mundo. La batalla está planteada, el mundo o Dios. 

Y nos toca a nosotros decidir, pues, el Señor nos ha dado esa capacidad y voluntad para hacer la elección. No quiere que nos sintamos obligados, sino que decidamos libremente y por amor. Claro, nos será muy necesario contar con la Gracia del Dios en el auxilio del Espíritu Santo. Para ello, necesitamos las armas de la oración, la Eucaristía dominical o lo más frecuente que podamos, la reflexión a la luz del Espíritu Santo y la cercanía de la comunidad parroquial o grupos donde compartir.

Unas armas para usarlas en medio de la vorágine del mundo, demonio y carne, peligros y amenazas que están al acecho y pendientes de nuestras debilidades y caídas. Necesitamos el auxilio y fortalece del Espíritu Santo para superar todas esas adversidades y ataques de quienes buscan nuestra caída y abandono. 

Señor, te pedimos que nuestra primera opción seas siempre Tú y estar a tu lado. Todo lo demás, aunque necesario para nuestra vida, que quede subordinado a tu Voluntad. Amén.

viernes, 21 de junio de 2019

ENSÉÑAME, SEÑOR, EL VALOR DE LAS COSAS DE ESTE MUNDO

Resultado de imagen de Mt 6,19-23
HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 



El valor de un bien u objeto dependerá de su servicio, de lo útil que nos pueda ser y de la importancia para lo que nos pueda servir o valer. Un buen medicamento, por ejemplo, vale su precio en oro cuando nos repone, nos alivia y nos cura de una grave enfermedad. Incluso de la muerte. Sin embargo, apreciamos más aquello que, no sólo nos promete la Vida Eterna, sino que plenamente nos hace feliz eternamente. 

En teoría eso lo apreciamos más, porque es eso lo que buscamos. Otra cosa es que no lo descubrimos, no es algo inmediato y, por tanto, no lo apreciamos, o no terminamos de creernos. Sí, es posible que lo afirmemos, pero no llega a lo más profundo de nuestro corazón. Cuando descubrimos ese verdadero tesoro o valor de las cosas nos damos cuenta que sólo lo que nos da Vida Eterna en plenitud de gozo y felicidad es lo que verdaderamente importa. 

Luego, ¿qué buscamos en la vida? ¿Lo que es perecedero, o lo que es eterno? Si nos ceñimos a lo primero tendremos que buscar y afanarnos por las cosas de este mundo, pero si valoramos lo segundo, que es, dicho sea de paso, lo que todos buscamos y queremos, tendríamos que buscarlo en las cosas de arriba. Es decir, en las cosas del Cielo.

Y es eso, Señor, lo que queremos pedirte hoy, que nos abras los ojos y la mente para discernir siempre el bien y lo mejor. Para saber elegir los bienes espirituales del Cielo que nos llevan y nos dan la Vida Eterna. Amén.

jueves, 20 de junio de 2019

ENSÉÑAME A ORAR, SEÑOR


Resultado de imagen de Mt 6,7-15
La clave de la oración no son las palabras que podamos decir, ni lo hermosa y armónica que sea su expresión gramatical o sonidos fonéticos. La clave que le da valor es si lo pronunciado es llevado a la vida. Eso es lo verdaderamente importante y lo que va a contagiar y a enamorar. Porque, esa es la oración que nos enseña Jesús. Una oración que se hace vida, que se conmueve y que baja a la vida para hacer el bien y salvar al hombre.

Porque, si nuestra oración no cumple ese requisito es una oración baldía. Por eso, Señor, conscientes de que nuestras oraciones son imperfectas, pobres y llenas de defectos que no se traducen en buenas obras ni hacen el bien y son egoístas, te pedimos que nos transformes el corazón y que nos des la voluntad de que nuestra palabra se haga vida buscando siempre el bien de los demás.

Pero, quizás, Señor, nos estamos acostumbrando a pedirte y quedarnos en eso, tranquilos con la petición, creyéndonos que con ser consciente y pedirlo todo está hecho. Y sabemos que no es así. Danos, Señor, la fortaleza de movernos, de fundar nuestros pies sobre la tierra y de concretar nuestras oraciones en acciones que respalden y corroboren nuestras peticiones y palabras. Y no permitas que nos desesperemos ni abandonemos nuestro empeño a pesar de nuestras caídas y fracasos.

Posiblemente, caeremos una y mil veces, porque somos débiles y esclavos del pecado. Ten compasión. Señor, y enséñanos a orar haciendo vida nuestra palabra. Sabemos que, por nosotros no podremos lograrlo, pero con tu Gracia y por tu Infinita Misericordia, si creemos que se puede realizar el milagro de sentirnos fuertes y con voluntad para que tu Palabra en nosotros sea, no sólo pronunciada, sino también vivida. Amén.

miércoles, 19 de junio de 2019

PURIFICA, SEÑOR, MI VIDA

Resultado de imagen de Mt 6,1-6.16-18
Me reconozco y confieso pecador y, aunque mis intenciones más profundas buscan una relación íntima y verdadera, confieso, Dios mío, que me siento inevitablemente tentado al lucimiento, a la exhibición y a buscar la admiración de los demás. No es esa mi intención, pero me condiciona mi humanidad sometida y amenazada por mis instintos, mis apetencias y mis inclinaciones.

Por eso, Señor, aprovecho este rincón y este momento para pedirte, una vez más, que purifiques mi corazón ,humanizado y contagiado por el hedonismo de este mundo, y derrames tu Gracia sobre él para que, como Tú me dices en tu Palabra, que mi mano derecha no sepa lo que hace la izquierda. Y para que todas mis actitudes busquen desde la verdad mi íntima relación contigo sin mirarme ni buscar lucimientos ni admiraciónes de los demás.

Haz, Señor, que mi piedad sea transparente y auténtica según tu Palabra. Tú sabes que es lo que busco y quiero, y me duelo de ello, pero, también conoces mis limitaciones, causa de mi naturaleza humana, herida por el pecado y sujeta a mis instintos humanos y apetencias carnales. Desde aquí te pido humildemente, Señor, que limpies mi corazón vanidoso y manchado por mis apetitos para que mi relación sea más auténtica, más coherente y fiel a tu Palabra. Amén.

martes, 18 de junio de 2019

LA EXPERIENCIA NOS HABLA Y MANIFIESTA QUE LA VIOLENCIA NO ES LA SOLUCIÓN A LA PAZ

Imagen relacionada
Lo sabemos por activa y pasiva. Desde pequeño lo hemos oído en muchos lugares, desde el seno de nuestras familias hasta los lugares más recónditos y violentos. La violencia genera venganza, y la venganza enciende y prende las confrontaciones y guerras, es decir, más violencia. Y ello trae la muerte y abole la paz. El camino es inevitable y sin retorno. Una respuesta violenta da como resultado más violencia.

Sin embargo, la vida nos va enseñando que no hay reacción. El hombre sigue siendo violento y generando violencia. Los pueblos se enfrentan en guerras y mueren muchas personas. Los pueblos se destruyen violentamente y, a pesar del diálogo y buenas intenciones, la violencia es la que reina y la que manda. ¿Qué nos ocurre? ¿No aprendemos?

Posiblemente, el error nace de querer arreglar esa lucha violenta y crónica desde nuestro yo personal. Quizás, el hombre haya pensado que se basta el sólo para dar solución a sus problemas, pero, pasa el tiempo y no aprende. No se da cuenta que en lugar de arreglarlo, lo empeora. El hombre y la mujer han sido creados para amar, pero sólo lo podrán hacer desde la presencia de Dios. Ausente nuestro Padre Dios de sus vidas estarán perdidos. 

Conviene, pues, volver la mirada a nuestro Señor y ponernos en Manos del Espíritu Santo para, abiertos a su acción, dejarnos guiar por Él. Ese es el camino, amar como nuestro Padre Dios nos ama. Amar de forma incondicional tanto a los que corresponde a nuestro amor como a los que no corresponden. Tanto a los amigos como a los enemigos. Para los amigos quizás no necesitamos tanto, pero, para los enemigos necesitamos la Gracia del Espíritu de Dios para poder vencer nuestra razón y suavizar nuestro corazón y parecernos al nuestro Padre Dios en el amor.

Danos, Señor, un corazón suave, humilde, generoso, comprensivo y paciente. Danos, Señor, paz, sabiduría y fortaleza para soportar las adversidades venidas de los enemigos y sostenernos siempre en el amor como Tú nos propone. Amén.

lunes, 17 de junio de 2019

SÓLO EL AMOR NOS LLEVA A LA PAZ

Resultado de imagen de Mt 5,38-42
Todos sabemos que la venganza no cierra el capítulo del dolor. A más venganza más dolor y menos paz. El deseo de venganza no te deja descansar e incluso consumada la venganza no consigues reconciliarte con la paz y el dolor sigue presente. Ante tantos deseos de venganza y de dolor el corazón anhela descanso y paz, y esa medicina sólo la consigues con el amor.

Sólo con amor se apaga el fuego del dolor producido por la violencia y el deseo de venganza. El mundo no entiende de respuestas de amor ante el acoso violento del vengador y se defiende pagando con la misma moneda. Y ese es el gran error creer que con la violencia se apaga el dolor sufrido. Así el mundo sufre de forma interrumpida y el fuego consume el corazón humano.

Sólo la paz puede calmar ese deseo de venganza y esa es la propuesta de Jesús. Señor, desde estas humildes páginas te pedimos que inundes nuestros corazones de paz y de bondad para que, llenos de tu Espíritu, podamos avanzar en respuestas de amor ante las amenazas de violencia y sufrimiento que el mundo nos propone. Esa es la solución, más amor, menos violencia; más amor, fin de la violencia. 

Ante el amor no hay respuesta violenta. Todo se queda en calma y se establece la paz y la fraternidad, porque, ¿cómo responder con violencia ante una respuesta de bondad, de mansedumbre, de generosidad y de amor? No puede haber otra respuesta que la de corresponder con la paz y la fraternidad. 

Pidamos al Señor, abiertos a la acción del Espíritu Santo, que nuestros corazones, llenos de su Gracia, vivamos esas respuestas de amor ante las amenazas violentas que el mundo nos propone. Amén.

domingo, 16 de junio de 2019

ESPÍRITU SANTO, GUÍAME HACIA LA VERDAD

Resultado de imagen de Jn 16,12-15
La es un proceso que se va gestando por obra y gracia de Dios. Es un don de Dios y como tal necesita que nuestro corazón se abra a esa fe. Porque, Dios así lo ha querido y nos ha creado libres. De modo que sin nuestro permiso no nos infundirá esa fe que por otro lado, tú y yo tenemos que buscar y estar disponible y dispuesto a recibirla. Así y todo, no se nos dará la fe de sopetón y en un instante, sino que será un proceso en el que vayamos madurando y entregándonos al amor de Dios.

Hoy, en el Evangelio, nos lo dice claramente: «Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir. Él me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho: ‘Recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros’».

A partir de nuestro bautismo recibimos al Espíritu Santo y será entonces cuando iremos siendo conducidos hacia la Verdad completa. El camino de nuestra vida será un camino de aprendizaje de la verdad y para ello necesitaremos estar atentos, abiertos y receptivos a la acción del Espíritu Santo. Y no desfallecer ni apartarnos de su escucha y de su compañía. 

Por eso, Señor, te ruego que me des la fortaleza, la sabiduría y la paz de permanecer fiel a tu Espíritu y estar plenamente abierto a su obediencia y a dejarme llevar por sus impulsos. Él ha venido a iluminar mi vida y a darle sentido conduciéndola por el camino que lleva a la Verdad y a la Vida Eterna. Amén.

sábado, 15 de junio de 2019

¡SEÑOR, QUE VIVA SIEMPRE EN LA VERDAD!

Resultado de imagen de Mt 5,33-37
No es fácil mantener tu vida en la verdad. Y, muchas veces, no porque no quieras, sino por la presión a la que te ves sometido por otros y por las circunstancias del momento que vives. Sucede que hay momentos que decir la verdad duele, molesta o no conviene a muchos. Jesús sufre porque su Palabra, que es la Verdad, exigía cambios de actitud en los que le escuchan y negarse a ello les obligaba a justificarse rechazándola y oponiéndose.

Yo, Señor, quiero vivir en la Verdad, pero no una verdad humana ni de este mundo que todo lo relativiza, sino de la Verdad que nos viene de Ti. La Verdad Absoluta y única, pues, Tú, Señor, eres el Camino, la Verdad y la Vida. Dame, Señor, la sabiduría para ver con los ojos de la fe y llevar luz a mi pobre corazón y a los corazones de los demás.

Dame, Señor, la fortaleza para asumir y soportar todas las adversidades que se levantan en el camino de mi peregrinar a la Casa del Padre. Dame, Señor, la paz necesaria para asumir, soportar y vencer todos esos contra tiempos que, como tempestades, zozobran mi vida y amenazan hundirla. En tus Manos, Señor, Camino, Verdad y Vida, abandonos y descanso mi palabra. Amén.

viernes, 14 de junio de 2019

LAUDES - VIERNES DE LA SEGUNDA SEMANA

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 


Resultado de imagen de Laudes, viernes de la segunda semana


H I M N O

Por el dolor creyente que brota del pecado;
por haberte querido de todo corazón;
por haberte, Dios mío, tantas veces negado,
tantas veces pedido, de rodillas, perdón.

Por haberte perdido, por haberte encontrado.
Porque es como un desierto nevado mi oración;
porque es como la hiedra sobre un árbol cortado
el recuerdo que brota cargado de ilusión.

Porque es como la hiedra, déjame que te abrace,
primero amargamente, lleno de flor después,
y que a mi viejo tronco poco a poco me enlace,

y que mi vieja sombra se derrame a tus pies.
¡Porque es como la rama donde la savia nace,
mi corazón, Dios mío, sueña que tú lo ves! Amén.


 Viernes, X semana del Tiempo Ordinario

jueves, 13 de junio de 2019

JESUCRISTO, SUMO SACERDOTE

Resultado de imagen de Jesucristo, sumo y eterno sacerdote


H I M N O 

Cantan tu gloria, Cristo Sacerdote,
los cielos y la tierra:
a ti que por amor te hiciste hombre
y al Padre como víctima te ofrendas.

Tu sacrificio nos abrió las puertas,
de par en par, del cielo;
ante el trono de Dios, es elocuente
tu holocausto en la cruz y tu silencio.

Todos los sacrificios de los hombres 
quedaron abolidos:
todos eran figuras que anunciaban
al Sacerdote eterno, Jesucristo.

No te basta el morir, que quieres darnos
alimento de vida:
quedarte con nosotros y ofrecerte
sobre el altar: hacerte eucaristía.

Clavado en cruz nos miras, te miramos,
crece el amor, la entrega.
Al Padre, en el Espíritu, contigo,
eleva nuestro canto y nuestra ofrenda. Amén.

Laudes, Jesucristo, sumo y eterno sacerdote

miércoles, 12 de junio de 2019

DANOS, SEÑOR, SABIDURÍA PARA DISCERNIR LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE

Resultado de imagen de Mt 5,17-19
A veces corremos el peligro de perdernos en aquello que es accidental, que no revista gran importancia de que se cumpla o se deje de cumplir, que no molesta ni perjudica a nadie, ni tampoco favorece. Que no se nota de cumplirse o no. Cuántas promesas vanas que no suponen un darse, un desprenderse, un ofrecerse de forma gratuita y desinteresada buscando el bien del que lo necesita. Cuanto amor dado al que le sobra amor y tiene mucho donde escoger.

Son banalidades de las tradiciones o costumbre. Hacer esto o lo otro porque a través de años siempre se ha hecho puede significar alguna importancia culturalmente hablando para el pueblo o la región, pero no para el amor al necesitado. Es precisamente eso lo que nos ha propuesto Jesús y lo que realmente quiere que se cumpla. Lo que no puede faltar, lo otro si, es la preocupación y el interés por asistir al necesitado, enseñar al ignorante, vestir al desnudo, cuidar el enfermo, dar de comer al hambriento, visitar al encarcelado, dar posada al peregrino...etc. 

Lo que no puede dejarse en el tintero por pequeño que nos parezca es la preocupación y el interés por satisfacer todas esas necesidades a los que no tienen con que satisfacerla. Lo que no podemos dejar de cumplir es buscar el darle oportunidad a los que desean conseguir lo necesario para vivir. En una palabra, lo que tenemos que cumplir es el intento de cada día de amar como Jesús nos enseñó a amar. Para eso ha venido, y lo hemos celebrado, el Espíritu Santo.

Por lo tanto, te pedimos, Señor, que nos des esa sabiduría y capacidad de discernir para no aferrarnos a las tradiciones y costumbres sin sentido dándoles el puesto principal de nuestras celebraciones y escondiendo lo fundamental e importante como es todo aquello que nos lleva a amar y a vivir en plenitud la verdad y la justicia. Amén.

martes, 11 de junio de 2019

SAL Y LUZ PARA SER BIENAVENTURADO

Resultado de imagen de Mt 5,13-16
Ayer le pedía al Señor que me diera la Gracia de ser de los bienaventurados. Eso significaba que tendría que esforzarme en vivir las bienaventuranzas y que necesito su Gracia para poder vivirlas. Porque, para darme, compartir, ser desprendido y renunciar a todo lo que mi humanidad desea, necesito la Gracia del Espíritu Santo y que derrame esos dones que me den la fortaleza y la voluntad para superar todas mis apetencias carnales que me impiden ser bienaventurado como Jesús señala.

Pero, no sólo debo darme sino ser luz y sal. Luz para alumbrar el camino a otros que están en la oscuridad, y sal para darle gusto a la vida de la Gracia para gozar compartiendo y dándote a los demás. Experimento, Señor, que eso me ha atraído toda mi vida. Y, ahora, consciente de ello te doy las gracias por perseverar al menos en esa actitud. Pero, también soy consciente que he fallado mucho y te he defraudado muchas veces. Y eso me hace descubrir tu Infinita Misericordia, porque, de merecer nada merezco. Todo lo que me das es gratis y pura Gracia.

Ahora, Señor, quiero pedirte que sea, aunque sea una pequeña llamita, algo de luz para los que se mueven en mi entorno. Un poco de orientación y claridad para los que en mi familia viven en la oscuridad. Un poco de lumbre que calienten, muevan e impulsen sus corazones hacia Ti. Y, también, que mis palabras y obras contengan un poco de sal para que contagie humildemente y les mueva a encontrarte o, al menos, buscarte. 

Sé, Señor, que soy muy poca cosa y que, más que dar ejemplo puede ser que consiga lo otro, dar mal ejemplo. Pero, creo en Ti y en tu Misericordia y espero que transformes mi corazón. Yo, Tú lo sabes, quiero y lo intento. Es posible, no lo niego, que no ponga todo lo que puedo, pero en eso, Señor, te pido que me ayudes porque a veces descubro mi pobre capacidad para superar mis debilidades. En Ti confío, Señor.

lunes, 10 de junio de 2019

QUIERO SER, SEÑOR, BIENAVENTURADO

Resultado de imagen de Mt 5, 1-12
Quiero ser, Señor, bienaventurado, pero, sé que eso no es cosa fácil. Y no es fácil porque no es cosa que yo pueda conseguir por mis propias fuerzas, sino que, para lograrlo, tendré que estar unido e injertado en el Espíritu Santo. Luchar contra mi propia naturaleza, contra mis vicios, mis apegos y mis apetencias me resulta imposible desde mi naturaleza humana. Estaré siempre vencido por las fuerzas del mal, el demonio, y por las seducciones del mundo y la carne que el mismo demonio sabe bien usar para vencerme.

Necesito, Señor, la fuerza de tu Espíritu para sobreponerme y encontrar la fortaleza, la sabiduría y la paz para imponerme a esas inclinaciones que buscan el mal y sembrar la discordia y el pecado entre los hombres. Por eso, Señor, te pido que me des en el Espíritu Santo todos los dones que necesito para vencer en mi lucha particular y comunitaria contra los pecados que el mundo, demonio y carne tratan de hacerme caer. Dame esa paciencia y fortaleza para superar todas esas adversidades.

Sé que tendré que sufrir, pues el negarse exige lucha, adversidad, voluntad y esfuerzo. No se logra la paz y la fraternidad con enfrentamientos, con egoísmos, con venganzas, con poder y riquezas ni con envidias, imposiciones y dominios, sino con todo lo contrario. Se hace necesario la misericordia, la verdad, la justicia, el desprendimiento, el amor y la fraternidad. Y es en todo eso donde se esconde el gozo, la paz y la dicha de sentir y experimentar las bienaventuranzas. Es decir, el gozo de sentir la dicha de ser bienaventurado como nos ha prometido el Señor.

Por eso, Señor, te pido que quiero ser bienaventurado según tu Plan y abrirme a todas esas actitudes de pobreza, de vivir en la verdad y justicia, de misericordia, de limpios de corazón, de pacíficos, de ser perseguidos por vivir, defender y proclamar tu Palabra. Para ello, Señor, necesito la fuerza de tu Espíritu y los dones necesarios. Amén.

domingo, 9 de junio de 2019

¡PENTECOSTÉS!

Resultado de imagen de Jn 20,19-23


H I M N O

¡El mundo brilla de alegría!
¡Se renueva la faz de la tierra!
¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo!

Ésta es la hora
en que rompe el Espíritu
el techo de la tierra,
y una lengua de fuego innumerable
purifica, renueva, enciende, alegra
las entrañas del mundo.

Ésta es la fuerza
que pone en pie a la Iglesia
en medio de las plazas
y levanta testigos en el pueblo,
para hablar con palabras como espadas
delante de los jueces.

Llama profunda, 
que escrutas e iluminas
el corazón del hombre:
restablece la fe con tu noticia,
y el amor ponga en vela la esperanza
hasta que el Señor vuelva.

sábado, 8 de junio de 2019

¡VEN ESPÍRITU SANTO E IMPRIME EN NOSOTROS LA LLAMA DE TU AMOR!

Resultado de imagen de Jn 21,20-25
A la hora de dar testimonio y proclamar la Palabra nos encontramos con serías dificultades que nos impiden hablar y proclamar la Palabra de Dios. Unas son dificultades que naces desde dentro de nosotros mismos, y otras nos vienen de afuera. Sin lugar a duda, las más peligrosas y difíciles de vencer son las interiores, es decir, las que nacen de dentro de nuestros corazones.

Nuestros propios miedos, nuestras pasiones, nuestras perezas, desganas, apetitos, comodidades, consumo y muchas otras. Pero, también hay otras afuera que, aunque estimo que en menor medida, también nos presentan serias dificultades para poder proclamar la Palabra de Dios. Tales como el poder, la fuerza, la riqueza, la ambición, la vanidad, el respeto humano, la envidia...etc. Tanto unas como otras son murallas que se levantan en nuestro camino impidiéndonos dar a conocer la Palabra de Dios.

Pero, también nos impide dar testimonio y ejemplo el sentirnos ridículos y amenazados en otras ocasiones por aquellos que quieren excluir a la Palabra de Dios de la sociedad y del círculo social donde vives. Por eso, se hace necesario utilizar a diario nuestra principal arma, la oración. Una oración encarnada en nuestra propia vida que, auxiliada por la acción del Espíritu Santo, nos dé paz, sabiduría y fortaleza para superar todos los obstáculos y anunciar la Palabra desde la vivencia y el testimonio personal.

Por todo ello, Señor, desde esta sencilla y humilde página, abro mi corazón a tu Gracia para que derrames ,en mí y en todos los que también lo deseen y lo pidan, la sabiduría, la fortaleza y la paz que nos fortalezca y nos capacite para anunciar y transmitir tu Palabra, Señor. Amén.

viernes, 7 de junio de 2019

ESPÍRITU SANTO, ENSEÑANOS A AMAR

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 


Resultado de imagen de ¡Ven Espíritu Santo! por Fano

Ven, Espíritu divino,
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,
divina luz, y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén.

jueves, 6 de junio de 2019

EL PODER DE LA ORACIÓN

Resultado de imagen de Jn 17,20-26
A veces nos extraña que, a pesar de tantas dificultades, la Iglesia, y con ella todos los que la formamos, los bautizados, sigamos adelante en este mundo hostil, duro y lleno de tentaciones que nos debilitan y amenazan a cada instante de nuestro camino. Se hace difícil comprenderlo y como se puede mantener y sostener a raya ese cúmulo de provocaciones, tentaciones y ofertas que son deseadas por nuestra naturaleza herida y tocada por el pecado.

No hay ninguna explicación que lo pueda justificar salvo el poder de la oración. La Oración por excelencia que hace Jesús al Padre y que está llena de amor por y para cada uno de nosotros: En aquel tiempo, Jesús, alzando los ojos al cielo, dijo: «Padre santo, no ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno: yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí».

Es verdad que dejamos mucho que desear. ¡Para qué negarlo! Somos pecadores, pero también es verdad que la Iglesia, compuesta de movimientos, parroquias, grupos y comunidades de muchos colores, carismas, y talentos van intentando y esforzándose en vivir esa unidad teniendo como referencia al Padre y al Hijo. Esa es nuestra meta y esa es nuestra batalla día a día. Y, a pesar de ser perseguida, criticada, estar formada por miembros pecadores y tener muchos errores, La Iglesia une, salva y libera al hombre de la esclavitud, de la opresión, de la injusticia, de la mentira y la condena. 

Es verdad que no consigue todo lo que quisiera, pero este mundo es un poco mejor porque la Iglesia, a pesar de ser perseguida y excluida se mantiene firme y la defensa de los más pobres, esclavizados y oprimidos. Por eso, precisamente, es perseguida. Pero, nuestra esperanza nunca se debilita porque está sostenida por la Oración del Señor al Padre. Y nosotros, injertados en ambos, confiamos y esperamos que su Gracia nos de la capacidad de amar para, como ellos, ser uno frente al mundo. Amén.

miércoles, 5 de junio de 2019

UN MUNDO DESORIENTADO

Resultado de imagen de Jn 17,11b-19
Si observamos con serenidad y sinceridad, ¿qué vemos? Podemos hacernos varias preguntas, ejemplo: ¿Es el mundo feliz? ¿Dónde busca el mundo la felicidad? ¿Alguien o algunos la han alcanzado siguiendo las indicaciones del mundo? Vemos personas que se enfrentan unas a otros por dinero, por poder, por bienes...etc. Vemos personas enfrentadas por envidias, odios, venganzas, pasiones...etc. Vemos acoso, explotaciones, injusticias, abusos y muertes. Vemos un mundo frustrado y lleno de violencia. Y vemos personas que tras luchar por conseguir la felicidad según las ofertas y seducciones del mundo terminan frustradas y perdidas.

Por eso, es cuestión muy importante buscar la felicidad, no donde nos indica el mundo, sino donde nos señala Jesús. Él es el Camino, la Verdad y la Vida, y sólo por dónde Él nos señala encontramos la verdadera felicidad. Esa felicidad que coincide con la que interiormente todos buscamos. Porque, la felicidad no se encuentra en el dinero, los bienes, las pasiones, las comodidades, el poder, la fuerza y otros, sino en el verdadero amor, que consiste en buscar el bien del otro a cambio de nada. Ese nada te dará el gozo y la verdadera felicidad.

¡¿Verdad que parece un constaste o un contra sentido? Sin embargo, es así. Por eso se necesita la fe. La fe de creer que tras el compromiso de amar buscando la verdad y el bien se esconde la felicidad. Buscando la alegría de Jesús. Una alegría diferente y distinta del mundo, porque no es del mundo. Una alegría que está por encima del mundo y aunque no nos exima de las dificultades, de los peligros y dolores del mundo, si nos llena del gozo y de la esperanza de recorrer el mismo camino de Jesús que terminará en la Casa del Padre junto a Él, desde donde pide al Padre por todos nosotros.

Confiemos en la Palabra de Jesús, que sentado a la derecha del Padre intercede por nosotros para que, estando en el mundo, no nos dejemos influir por él y podamos superar todas sus tentaciones  y seducciones con las que trata de separarnos del camino del Señor. Amén.

martes, 4 de junio de 2019

ES LA HORA

Resultado de imagen de Laudes del martes de la VIII semana

LAUDES

H I M N O

¡El mundo brilla de alegría!
¡Se renueva la faz de la tierra!
¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo!

Ésta es la hora
en que rompe el Espíritu
el techo de la tierra,
y una lengua de fuego innumerable
purifica, renueva, enciende, alegra
las entrañas del mundo.

Ésta es la fuerza
que pone en pie a la Iglesia
en medio de las plazas
y levanta testigos en el pueblo,
para hablar con palabras como espadas
delante de los jueces.

Llama profunda, 
que escrutas e iluminas
el corazón del hombre:
restablece la fe con tu noticia,
y el amor ponga en vela la esperanza
hasta que el Señor vuelva

lunes, 3 de junio de 2019

OBATÁCULOS AL SEGUIMIENTO A JESÚS

Resultado de imagen de Jn 16,29-33
A la hora de elegir entre las opciones del mundo y Jesús, el hombre y la mujer ponen muchas pegas. Y es que todo se ve desde una opción personal donde prima el propio interés y egoísmo. Se busca el bienestar y el confort y todo lo que suponga dar de forma gratuita se ve como una incongruencia antinatural a la que se tiene derecho y a la que se ve como la antípoda de la felicidad.

El hombre cree y piensa que la felicidad empieza por tener y recibir. Todo lo que pase por dar y no recibir se entiende como un desprendimiento que no trae gozo, debilita el tener y el poder y, por consiguiente, te hace más infeliz y te genera tristeza. La razón humana funciona así, y para liberarte necesitas abandonar esa forma de pensar y sentir de otra manera. Significa eso lo que llamamos conversión. Convertirse sería despojarte de esa manera de pensar y darte totalmente al otro.

Ese fue el estilo de Jesús y el que nos transmitió, pero que al parecer no lo hemos entendido. Por eso, necesitamos la acción del Espíritu Santo, tanto para recordarnos lo enseñado y lo que nos falta por aprender y vivir. Jesús se va, regresa al Padre y desde allí, sentado a su derecha, intercede por nosotros para que todo lo que pidamos en su Nombre, el Padre nos lo conceda. No se olvida de nadie y todos en Él estamos presente. No dejemos de pedir cuando caminemos entre las tempestades de nuestra propia vida. No van a desaparecer, pero en, con y por Él seremos fuerte y venceremos todas las dificultades.

Él venció a la muerte y también nosotros venceremos permaneciendo en Él. Esa es la prueba vencer a la muerte y ser eterno. Eterno en plenitud de gozo y felicidad. ¿No es eso lo que buscamos? ¿No es ese el éxito y triunfo que todos buscamos? ¿No nos ha enseñado el Camino, la Verdad y la Vida Jesús? Es verdad, no queda todavía la batalla de cada día mientras caminamos hacia la Casa del Padre, pero, tengamos siempre presente que en Jesús garantizamos la victoria. Tengamos confianza y no perdamos de vista que Jesús está a la derecha del Padre y ha de venir a buscarnos. Demos gracias al Señor y pidamos que no nos falte nunca la sabiduría, la fortaleza y la paz para permanecer en el Señor. Amén.

domingo, 2 de junio de 2019

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

Resultado de imagen de Lc 24,46-53

H I M N O

"No; yo no dejo la tierra.
No; yo no olvido a los hombres.
Aquí, yo he dejado la guerra;
arriba, están vuestros nombres."

¿Qué hacéis mirando al cielo,
varones, sin alegría?
Lo que ahora parece un vuelo
ya es vuelta y es cercanía.

El gozo es mi testigo.
La paz, mi presencia viva,
que, al irme, se va conmigo
la cautividad cautiva.

El cielo ha comenzado.
Vosotros sois mi cosecha,
El padre ya os ha sentado 
conmigo, a su derecha.

Partid frente a la aurora.
Salvad a todo el que crea.
Vosotros marcáis mi hora.
Comienza vuestra tarea.

sábado, 1 de junio de 2019

ME VOY AL PADRE

Resultado de imagen de Jn 16, 23-28
Jesús asciende a los cielos y su destino es volver al Padre. Ha venido enviado por el Padre y regresa de nuevo cumplida su misión al Padre. El Padre es su origen y su destino. Por lo tanto, sólo desde esa fe en Jesús y a través del Él podremos nosotros conocer al Padre, pues, sólo por Jesús llegamos al Padre.

Y también, por Jesús, el Hijo predilecto y amado del Padre, nosotros, en El, somos hijos también del Padre - Rm 8, 16-17 - en y por el Espíritu Santo. Nuestro bautismo nos hace hijo de Dios y coherederos, con Cristo, de su Gloria. Pero, todo si en verdad padecemos con y junto a Él para ser glorificados en Él.

Somos de la gran familia divina que Jesús, el Hijo, con su Ascensión nos lleva al Padre en este hermoso día, próximo domingo, donde celebramos su Ascensión a los Cielos. Pidamos, confiados como hijos de nuestro Padre del Cielo, vivir siempre en este conocimiento de filiación divina y tener siempre presente nuestro destino a alcanzar, que no es otro que subir, por los méritos de nuestro Señor Jesús, al Reino de los Cielos junto a nuestro Padre. Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...