ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 31 de mayo de 2015

TAMPOCO NOSOTROS NOS ESCAPAMOS DE LAS DUDAS



Hemos oído en el Evangelio que algunos tuvieron dudas. ¿Nos las tenemos nosotros? Creo que no nos escapamos de dudar. La duda es una limitación de nuestro pecado original. Por eso necesitamos la fe. Sólo cuando estemos delante del Jesús Resucitado y glorificado se acabaran nuestras dudas.

Sin embargo no comprendemos como algunos de los discípulos dudaron. Habían estado con Él tres años, y le habían escuchado y hacer milagros. Habían convivido con Él y le conocían. ¿Cómo es posible que se plantee la duda? Se hace difícil comprenderlo, pero la realidad es que algunos dudaron.

Quizás, nosotros que no estábamos allí, eso nos haga pensar que tendremos más razones para dudar. Sin embargo la fe es la misma, porque tenemos la Palabra de Jesús a través de los que estuvieron con Él. Sabemos de sus obras y de su Vida y Palabra. Y, sobre todo, de su promesa de permanecer y estar con nosotros siempre, hasta el fin del mundo. Es decir, que está con nosotros ahora y siempre, y lo podemos visitar y tocar en la Eucaristía haciéndolo nuestro alimento espiritual.

No hay ninguna diferencia, porque es su Palabra y la palabra de sus discípulos. No tenemos por qué dudar. Se hace necesaria la fe. Y es esa la fe la que pedimos intensamente hoy. Una fe que nos ayude a confiar y abandonarnos en el Espíritu del Dios que permanece y está con nosotros. Una fe de niño confiado y obediente que sabe que está en buenas manos y que se fía de su Padre.

Padre, Hijo y Espíritu Santo, Santísima Trinidad, iluminen mi vida y denme la sabiduría necesaria para, viviendo según su Palabra sepa y pueda dar testimonio a los que no les conocen. Amén.

sábado, 30 de mayo de 2015

LA AUTORIDAD DE JESÚS




Salmo 19(18),8.9.10.11. 

La ley del Señor es perfecta, 
reconforta el alma; 
el testimonio del Señor es verdadero, 
da sabiduría al simple.

Los preceptos del Señor son rectos, 
alegran el corazón; 
los mandamientos del Señor son claros, 
iluminan los ojos.

La palabra del Señor es pura, 
permanece para siempre; 
los juicios del Señor son la verdad, 
enteramente justos.

Son más atrayentes que el oro, 
que el oro más fino; 
más dulces que la miel, 
más que el jugo del panal.


viernes, 29 de mayo de 2015

TODO TE VIENE DEL SEÑOR, Y


HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS






Cada día estoy más convecido que todo depende de Ti, Señor. Y digo esto porque, a pesar de confesarlo, mi convencimiento es cada día más profundo por mi propia experiencia. Tus limitaciones te descubren como un ser pequeño y limitado, incapaz de tener fe y de vencer tus dudas.

Tienes libertad, pero esa libertad, don de Dios, te permite solo equivocarte, porque careces de la sabiduría de saber elegir bien y de ser capaz de, con tu voluntad, vencer también a todas las tentaciones que te rodean. El mundo, demonio y carne te pueden, y ante ellos nada puedes hacer. Necesitas la Gracia de Dios para poder oponerte a tu propia naturaleza caída .

No podrás tener fe ni hacer oración sin la fuerza del Espíritu Santo. No podrás perdonar sin la Fuerza del Espíritu Santo. Todo te viene del Señor y sin Él nada podemos hacer. Por eso, Señor, dame la sabiduría de saber comportarme cuando estoy frente a Ti. Dame la paciencia y la perseverancia de permanecer atento y a la escucha de tu Palabra, y nunca dejar de, en la oración, de estar en contacto contigo.

Enseñame, Señor, a ser manso y obediente, y a encontrar fuerzas y voluntad para perdonar como Tú me perdonas, sin condiciones y con mucho amor. Ayúdame a creer con firmeza y a ser dócil a tu Palabra sin desconfianza, sino todo lo contrario, confiando y abandonado en tus Manos. Y, sobre todo, a servirte en los hermanos con hechos y obras.

Señor, aumenta mi fe para que mi corazón no se seque y arda en deseos de dar buenos frutos. Amén.

jueves, 28 de mayo de 2015

TE HAS QUEDADO EN LA EUCARISTÍA PARA SER MI ALIMENTO



Posiblemente no hayamos descubierto la importancia de la Eucaristía. Y eso será debido a que tampoco hayamos descubierto el Amor del Señor y lo fundamental de su presencia. Quizás también tengamos dudas, aunque no nos la planteemos, de su Resurrección. Porque, como de forma inconsciente y, porque así nos lo han enseñado, confesamos que Jesús ha Resucitado y está vivo, pero nada más. No somos consciente de ello.

En verdad, ¿sabes lo que significa decir y creer que Jesús Vive y está contigo? Simplemente que puede estar dirigiendome estas palabras y mi vida, si yo soy capaz de entregarsela y creer en Él. Que está presente cada instante de mi ser y actuar y que le ha hablado al Padre Dios de mí. Y si eso es así, ¿cómo puedo pasar un día sin ir a verlo?

La Eucaristía debe ser como el aire que necesito para respirar. Necesito llenar mi corazón cada día de tu Cuerpo, Señor, para tomar fuerzas, luz y sabiduría que me descubran el camino que conduce hacia Ti. Sé que hay muchos obstáculos que se interpondrán en mi camino, y que tratarán de distraerme, convencerme y hasta entorpecerme para que no acuda a recibirte y te olvide, pero yo quiero seguir manteniendo tu amistad.

Estás esperándome pancientemente y no me exiges que te vaya a visitar. Eso sí, me recibes siempre que vaya con los brazos abierto y con la misma alegría como si fuera todos los días. Me lo has dicho en la parábola del hijo prodigo. Eres un Padre que siempre me esperas con los brazos aunque no me lo merezca. Perdona Señor mi ignorancia y mis pecados por tanta ingratitud.

Señor, dame la sabiduría y voluntad de no desfallecer y no dejarte de visitar nunca más en toda mi vida. Aunque no lo comprenda y mis dudas no me dejen en paz. Yo, eso quiero decirte y confesar, quiero, a pesar de todo, seguir a tu lado y visitarte todos los días. Amén.

miércoles, 27 de mayo de 2015

TÚ, SEÑOR, ERES MI ESPERANZA



Ante tantas dificultades, dudas, acontecimientos que superan mi capacidad, tentaciones y toda clase de obstáculos que me hacen vacilar, me pongo a tus pies Señor. Sé que hay muchas cosas que no entiendo, y que posiblemente no entederé nunca, pero lo que ocurre en el mundo no es buen camino.

Para ejemplo estas últimas elecciones autónomicas y municipales. Simplemente una carrera por el poder sin miramientos por los pueblos. Hablar y engañar a los pueblos es la consigna, porque lo que importa es llegar al poder para ser nosotros los poderosos y los que dirijamos el mundo según nuestras ideas e intereses.

No es extraño, pues Santiago y Juan también se lo plantearon a Jesús. Poder y poder sin otro interés que imponer nuestros criterios y forma de ver las cosas.  Sin embargo, Jesús deja las cosas en su sitio y propone el poder para servir Así que el verdadero poder es servicio, y así se lo transmite a Santiago, Juan y los demás. ¡Qué diferentes serían las cosas si los políticos buscasen el poder para servir mejor que lo ha hecho el útlimo.! ¿Podríamos imajinarnos un mundo así?

Por eso, Señor, a pesar de no entender muchas cosas, Tú eres mi Referencia y mi Luz. En Ti pongo todas mis esperanzas y a Ti te sigo decididamente aunque me cueste, me persigan y experimente sacrificios y sufrimientos. Confío en que el Espíritu Santo me fortalezca y me dé la capacidad de asumir, encajar y superar todos esos dolores y persecuciones.

Tú llenas todos mis ideales y le das sentido a mi vida, y me sostienes, a parte del gozo de vivir de acuerdo con lo que mi corazón siente, la esperanza de alcanzar la Vida Eterna junto a Ti. Amén.

martes, 26 de mayo de 2015

ME CUESTA ELEGIR UN CAMINO DE PERSECUCIONES Y SUFRIMIENTOS



No puedo engañarte Señor. Entre otras cosas porque Tú lo sabes. Claro, me cuesta elegir un camino de persecuciones y sufrimiento. ¿Quién quiere elegir un camino así? Desde que nacemos queremos sentirnos bien. De bebé lloramos cuando tenemos ganas de comer o nos sentimos incómodos o enfermos. Es, el lloro, la única alarma de que disponemos para avisar.

Nadie quiere ser perseguido ni amenazado, y menos sufrir. ¿Y Tú, Señor, nos propone ese camino de pesecuciones como a Ti mismo te ha pasado? No te lo reprocho porque Tú mismo lo has sufrido primero, y lo has aceptado voluntariamente. Pero yo no tengo tu capacidad y, aunque quiero seguirte, me cuesta mucho recorrerlo.

Sin embargo, me sorprende una cosa. Tú no los has pasado por Ti, sino que te has ofrecido voluntariamente a sufrirlo por mí. Eso cambia las cosas. Lo has hecho para aliviarme y para que algún día yo pueda sentirme feliz eternamente. Y eso supone que tenga que hacer lo mismo que Tú. Ahora sí, se me dibuja una sonrisa en mis labios al intuir que el Espíritu Santo me ha ido aclarando las cosas. Hace unos instantes le pedía que me aclarara esto de elegir ser perseguido, y ahora, segundos después creo haberlo entendido.

¡Claro, Señor!, yo no soy mejor que Tu, y tendré que padecer lo mismo que Tú, salvando las distancias, para alcanzar la Resurrección y la Vida Eterna como Tú me has prometido. Ahora sí, Señor. Estoy dispuesto a ser perseguido y a sufrir todo lo que necesite por seguirte y por proclamar tu Evangelio. Ese es el camino verdadero que Tú nos propones.

Y nos promete esa Felicidad Eterna que, sellada dentro de nuestro corazón, buscamos con todas nuestras fuerzas y esperanzas. Danos, Señor, esa Gracia para nunca desfallecer y mantenernos en pie firmes en el Camino. Amén.

lunes, 25 de mayo de 2015

DAME, SEÑOR, LA GRACIA PARA DERRUMBAR EL MURO DE MIS RIQUEZAS Y AMBICIONES



Al final no cuentan tus prácticas, oraciones y normas, porque lo que verdaderamente cuenta es tu conducta. Claro, podemos perdernos, porque para mantener una buena conducta nos hace falta, y mucho, la Gracia de Dios. Sin el Espíritu quedamos en manos del Maligno. Y eso es lo que nos ocurre a muchos, que queremos realizar nuestras obras por cuenta propia.

Ocurrió con aquella persona, que centró su pregunta en qué hacer, más que en creer. Y es que la fe está en estrecha relación con las obras, porque una fe sin obras es una fe muerta. Por lo tanto, quien hace según la Palabra de Jesús, cree también en Jesús.

Sin embargo, entra en juego la libertad. El Señor nos quiere libres y nos propone derrumbar el muro de nuestra propia ambición. Las riquezas y bienes, que nos dan poder, son el obstáculo a vencer. Elegir entre ellos y Jesús es la elección en la que nos jugamos la eternidad. No se nos esconde que cuanto más riquezas y poder, más difícil será nuestra elección. Y tampoco se nos esconde que solos nos será imposible superar esa tentación.

Necesitamos confiar, creer en el Espíritu Santo y abandonarnos en sus Manos. En y con Él venceremos, porque nos lo garantiza Jesús que, antes que nosotros, recorrió ese camino. Las obras son lo importante de nuestra vida, porque son ellas las que descubrirán donde está y se encuentra nuestro corazón. No son nuestras palabras las que descubren lo que creemos, sino  son nuestras obras.

Indudablemente, Señor, sé que sin Ti nada podré hacer. Y yo creo que en Ti y contigo lo puedo conseguir. Porque si Tú me lo propones es porque sabes que puedo hacerlo. Por eso, Señor, te pido que, abierto a la acción del Espíritu Santo, transformes mi vida y te sirvas de ella para que sea servicio y amor, por Ti, para todos los hombres. Amén.

domingo, 24 de mayo de 2015

¡ABRAMOS NUESTROS CORAZONES AL ESPÍRITU SANTO!




HIMNO


El mundo brilla de alegría.
Se renueva la faz de la tierra.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu
Santo.



Esta es la hora
en que rompe el Espíritu
el techo de la tierra,
y una lengua de fuego innumerable
purifica, renueva, enciende, alegra
las entrañas del mundo.



Esta es la fuerza
que pone en pie a la Iglesia
en medio de las plazas
y levanta testigos en el pueblo,
para hablar con palabras como espadas
delante de los jueces.



Llama profunda, 
que escrutas e iluminas
el corazón del hombre:
restablece la fe con tu noticia,
y el amor ponga en vela la esperanza,
hasta que el Señor vuelva.


(de Laudes del 24 de mayo)

sábado, 23 de mayo de 2015

QUIERO SEGUIRTE, SEÑOR



A pesar de mi resistencia y egoísmos; a pesar de mis planes y proyectos; a pesar de mis afanes y ambiciones, Señor, yo quiero seguirte. Quiero seguirte sin condiciones y darte las gracias por tu invitación. Porque a mí también, a pesar de mis pecados, me has invitado a seguirte. 

Te pido ayuda y fortaleza para no fallarte, porque hay días que soy capaz de dar hasta la vida, y otros que me siento débil e incapaz de dar, ni siquiera, un paso. También hay días que me resisto a tus planes, a escucharte o a seguir tus indicaciones. Hablo contigo y yo mismo me pregunto y me respondo. No te dejo ni abrir la boca. Perdóname Señor.

Lléname de tu humildad y paciencia para permanecer en tu Palabra, y atento a tu indicaciones y señales. Dame la Gracia de no desesperar, y la sabiduría de distinguir lo que viene de Ti, lo bueno, de lo que procede del Maligno y del mundo. Señor, guía mis torpes pasos y permíteme seguirte y permanecer a tu lado.

Dame la Luz de tu Espíritu y dirige mi vida para que en Él no me pierda ni me desvíe del Camino. Señor, me pongo en tus Manos confiado en tu Amor y Misericordia, abandonado a tus planes. Amén.

viernes, 22 de mayo de 2015

PALABRAS Y OBRAS

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS




Las palabras dicen y no dicen. Dicen cuando tus obras están en consonancias con ellas, y no dicen cuando ellas, las palabras van por un camino, y tus obras recorren otro. Por eso, detrás de la palabra viene el hecho que la confirma, y si eso no se ve o no viene, la palabra muere y pierde todo su valor.

Jesús nos ama con un amor auténtico que confirman sus obras. Cada Palabra suya se apoya en la obra que la confirma. No hay duda que a cada Palabra corresponde un hecho. Su Vida lo trasluce y transparenta en cada instante. Sin embargo, el ser humano es débil y frágil. Pedro negó al Señor tres veces, pero encontró su Misericordia y aceptó su Perdón.

Ocurre muchas veces que no somos perdonados porque rechazamos el perdón ofrecido, y nos cerramos a la acción del Espíritu Santo. Se necesitan dos actitudes para ser perdonados, una, la humildad, y otra, reconocer nuestra naturaleza caída y tocada por el pecado. Estamos tocados y mal heridos por el pecado.

Por eso, Señor, necesitamos ser asistido por tu Espíritu para humildemente aceptar tu perdón y alcanzar tu Misericordia. Danos Señor la sabiduría de, como Pedro, humillarnos ante tu Amor y abrir nuestro corazón a tu perdón.  

jueves, 21 de mayo de 2015

UN DIOS DE LOCURA



Tener y conocer a un Dios que me ama, me busca y quiere salvarme es la ganancia, la lotería y la dicha más grande que un hombre pueda desear y tener. Dar la espalda a esta realidad e ignorarla es el lado contrario.. La ignorancia más supina y paupérrima que un hombre pueda tener.

Y según la experiencia de este mundo, la realidad es que así sucede. Hay muchos necios e ignorantes que venden su mayor tesoro por un puñado de monedas y algunos años de vida mundana, y de días más tristes que alegres. No nos cabe mejor apelativo que el de ciegos , porque hay que estar ciegos para dejarse guiar por otros ciegos, quizás más ciegos que ellos, y no ver a este Dios Padre que nos busca porque primero nos ha amado y nos ama siempre.

Pidamos al Señor perdón por tanta torpeza y desamor. Y la Gracia de abrirnos a su Verdad y Misericordia, que nos redime y nos salva ofreciéndonos su misma Gloria y dándonos la total e inmericidad dignidad de considerarnos hijos adoptivos, coherederos con Jesús, de su misma herencia eterna.

¿Se puede recibir más? ¿Se puede estar más ciego y sometido? ¿Se puede rechazar tan alta dignidad y gloria? Pues ante el asombro del que pueda tener el privilegio de asombrarse, se rechaza. Se cambia la vida por la muerte y la perdición eterna.

Y eso nos compromete a seguir proclamando, comprometiéndonos, dándonos, rezando, y siguiendo el camino según la Voluntad del Padre. No vamos solos, y es el Espíritu de Dios quien nos conforta, nos prepara, nos alienta y nos protege. ¡Alabado sea el Señor!

miércoles, 20 de mayo de 2015

UNIDAD EN LA CARIDAD



No se puede estar unidos si no se está unidos en la caridad fraterna. Porque la unidad se hace visible en la caridad. ¿Cómo se puede entender la unidad familiar si no se apoyan, se asisten y ayudan fraternalmente? ¿Cómo se puede entender la unidad matrimonial si los esposos andan cada uno por su lado? 

La unidad exige caridad, porque entre otras cosas para estar unidos es necesario el amor. ¿Y qué es el amor sino caridad? Ambas van unidas porque el amor se concreta en buscar el bien del otro, y si eso falla, el amor queda adulterado o con componendas. El amor rompe con las condiciones y se lanza sin paracaídas. Es incondicional, ama sin condiciones, y asume los errores y fracasos.. Sólo entiende de amar hasta la misericordia.

Así nos ha amado Jesús y así nos invita a amar. Él es la referencia, el modelo a imitar. Por eso es el Camino; es la Verdad y es la Vida. Nas ama hasta el punto de dar la cara por cada uno de nosotros y su compromiso llega tan lejos que ruega al Padre para que se cuide de nosotros acabada su misión. No se puede entender un Dios Padre de otra manera.

Gracias Señor, porque nos has revelado al Verdadero y Único Padre. Un Padre que es Amor, que nos llama y nos da la dignidad de ser sus hijos, y que nos entrega a su Verdadero y Único Hijo, Jesús, como Hermano, Mesías y salvador nuestro.

 ¿Estamos ciegos? ¡No se puede pedir más! No se encuentra una revelación como esta en ninguna parte del mundo, ni en los profetas o considerados dioses de este mundo. Jesús es el Verdadero Hijo de Dios, porque da testimonio de su Amor y de su Verdad, y se cuida de todas las ovejas de su rebaño hasta el punto de dar su vida por salvarla.

Pidamos al Señor que no nos falte nunca la Gracia de sentirnos queridos y salvados por su Amor y Misericordia Infinita. Y que nos asista siempre su sabiduría para saber elegir entre las ofertas tentadoras que este mundo nos ofrece y el gozo de vivir eternamente junto a Él.

martes, 19 de mayo de 2015

UN CAMINO DE PASIÓN Y MUERTE PARA SER GLORIFICADO ETERNAMENTE



Es un camino extraño. Extraño a nuestra humanidad y forma de entender la vida. Nosotros sentimos deseos de vivir cómodamente, sin esfuerzo y divertidos. Es decir, queremos vivir en gozo y felicidad. Sin complicaciones ni sufrimientos. Es eso lo que realmente buscamos.

Sin embargo, pronto descubrimos que eso es una utopía. La vida se encarga de ponernos en su sitio. Tengamos la condición que tengamos, riquezas y poder. La salud no respeta ni sabe de privilegios ni estatus. El sufrimiento tampoco y la muerte menos. Hermanos menores, pero no por eso de menos consideración, la envida, soberbia y orgullo hacen que la vida se vuelva huraña, agria, triste e inaguantable.

Verdaderamente, superar todas estas dificultades nos exigen un gran esfuerzo hasta tal punto que sólo no podemos. Tendremos que buscar apoyo en Jesús. Él lo ha pasado y ha salido victorioso. Nos lo propone con su ayuda, pero nos cuesta aceptar, porque buscamos otro tipo de camino. Incluso, pensamos que tendremos que recorrerlo solo, porque el Señor parece que se nos esconde a veces. Y las dudas nos hacen ir perdiendo la fe y la confianza.

Necesitamos la fe y la confianza de abandonarnos en sus Manos. El Señor hoy nos habla de eso, y nos anima a caminar apoyados en su Espíritu. Ruega al Padre por nosotros, y le pide que nos ayude y proteja. 

También, Señor, nosotros te pedimos ayuda y fuerza para continuar la lucha sin desfallecer. A pesar de nuestras dudas, oscuridades, desánimos y fracasos, empujanos, Señor, a seguir adelante sin titubeos ni desmayos, y con la confianza de que el resultado final será encontrarnos Contigo.

lunes, 18 de mayo de 2015

JESÚS HA ASCENDIDO A LOS CIELOS PARA REGRESAR



Se ha ido, pero regresará. Condición para regresar es irse, y Jesús se ha marchado para estar a la derecha del Padre y regresar cuando lo estime oportuno. Es una gozada y alegría inmensa esperar la venida del Señor. Y más todavía esperar la hora del encuentro con Él.

Para el creyente, tanto el final del mundo o la hora de su muerte son fechas especiales que marcan extraordinariamente su vida. Ayer hablábamos de eso. La muerte ha pasado a no ser temida, ni a tener la última palabra. No obviamos que son momentos difíciles y de tristeza, pues las separaciones siempre duelen. Pero de eso a morir y desesperar va un abismo.

Cristo Vive y permanece con nosotros venciendo al mundo. La Resurrección queda señalada con la Ascensión. Jesús acude al Padre y allí nos prepara un lugar para nosotros también, para todos aquellos que crean en Él y se esfuercen en cumplir la Voluntad del Padre. Pero, permanece entre nosotros en la Eucaristía dándonos su Cuerpo y su Sangre en Espíritu y fortaleciéndonos para la lucha.

No perdamos la esperanza de acudir siempre al Señor. Él no se ha ido. Permanece junto a nosotros tendiéndonos la Mano para asirnos y levantarnos. El Espíritu de Dios vive en cada uno de nosotros, y se nos da, a través del Señor, en cada Eucaristía, alimentándonos para que podamos combatir y vencer las adversidades que el mundo, demonio y carne nos oponen.

Te pedimos Señor la sabiduría y la fortaleza de resistir y no desfallecer ante las tentaciones y peligros, bajo la apariencia de felicidad, que el mundo nos ofrece, y, permaneciendo en Ti, podamos superarlos.

domingo, 17 de mayo de 2015

TE PEDIMOS, SEÑOR, QUE NOS HAGAS SENTIR TU RESURRECCIÓN



Hablamos de tu Resurrección, y queremos sentirla. Sentirla como lo más grande de nuestra vida, pero nuestra limitada capacidad humana nos impide darnos cuenta de lo que decimos y de lo que queremos celebrar. No sentimos como nos gustaría sentir. Y en esos sentimientos descubrimos nuestra pequeñez y tu Grandeza, Señor.

Por eso nos atrevemos a pedirte sabiduría y capacidad de experimentar la grandeza de tu Resurrección, y de tomar conciencia de que estamos invitados por Ti a Resucitar también junto a Ti. ¡Es para volverse loco! Quizás por eso no nos permite experimentar más allá de nuestra limitada humanidad, porque no estamos preparados para entenderte ni para asumir tan alta dignidad.

Presumiblemente y claramente, necesitamos la fe. Que es fiarse de tu Palabra y, confiado en Ti, esperar tu llegada cuando Tú lo decidas. Pero esperarla proclamando tu grandeza y tu buena Noticia de Resurrección. Esperarla confiados en que todo lo que nos has dicho y nos has dado lo podemos realizar, y confiados en que nos estás preparando un lugar inimaginable junto a Ti para vivir en plenitud toda nuestra vida.

Gracias Señor, vale la pena pasar lo que haya que pasar esperando tu venida. Vale la pena darle sentido a esta vida en la esperanza de anhelar un día el encuentro pleno y dichoso contigo. La muerte ya no pinta nada, sólo que es el momento cumbre de nuestra cita, de nuestro encuentro, de verte y contemplarte cara a cara y de no saber como imaginarlo.

Gracias Señor porque llenas mi vida de esperanza, de ilusión, de paciencia, de gozo y de amor. Espero ilusionado ese momento de mi vida como la cita y el encuentro más importante que me impulsa día a día a seguir caminando lleno de esperanza. Amén.

sábado, 16 de mayo de 2015

PEDIR LO QUE NECESITAMOS PARA CUMPLIR LA VOLUNTAD DEL SEÑOR



Lo más importante de nuestra vida es alcanzar nuestra propia salvación. Pero el Señor ha querido que la misma esté ligada y unida a los demás. Por eso el amor es la bandera que debe unirnos, y por medio del cual nos podemos salvar. 

Conscientes de nuestra pequeñez y limitaciones, Jesús nos invita hoy a pedir todo aquello que consideramos necesario al Padre en su Nombre. Y nos lo garantiza. Respondamos sin dudar a esa gran invitación con confianza y fe. El Señor nos lo dice como nuestro mejor amigo. Sabe que nuestro Padre nos escucha, que nos quiere con locura y nos regala todo lo que nos haga  y necesitemos para salvarnos.

No perdamos esta oportunidad que nos regala la vida. Regalo inmenso del Padre. Somos conscientes que no sabemos pedir. Por nuestra naturaleza humana nos sentimos inclinados y sometidos a apetencias y apegos que queremos satisfacer. Y experimentamos el deseo de pedirlos, y quizás no sean las cosas que necesitemos. 

Porque lo verdaderamente importante es encontrarnos Contigo, Señor, y llegar, por Ti, al Padre. Vivir en tu Amor, Padre mío, es nuestra máxima aspiración.

Danos Señor la fuerza, la sabiduría, el valor, la voluntad y la perseverante paciencia para, confiado y abandonado en Ti, podamos caminar en nuestra corta vida hacia la Casa que Tú mismo nos has preparado junto al Padre. Amén.

viernes, 15 de mayo de 2015

LA ALEGRÍA SE HACE FIESTA Y SE OLVIDA TODO

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS


 


Se pasa mal cuando se sufre, y nos invade la tristeza. El tiempo parece mayor y los instantes se hacen eternos. Sin embargo, es esperanzador saber que tiene su final y que su final será alegre es todavía mucho más esperanzador. La alegría se hace fiesta y se olvida todo, porque la fiesta supera a la tristeza. Todos buscamos y perseguimos la alegría, porque ser alegre y estar alegre es ser feliz.

Y esa es la promesa de Jesús. No hay otra meta ni otra llegada. El resultado de permanecer y estar con Jesús es conseguir ser, estar y vivir alegre siempre. Por eso vale la pena esperar y permanecer en el Señor. La promesa supera todo sacrificio, toda renuncia y todo dolor.

En el mundo en que vivimos tenemos experiencia que nos adelantan lo que esperamos. Sufrimos por la salud, pero ya sanos damos todo por bien empleado y renace la alegría en nosotros. La mujer da a luz a su hijo con dolores y sufrimientos, pero nacido el hijo todo se da por bueno y brilla la alegría y algarabía de fiestas y júbilo.

La alegría recompensa nuestro camino de dolor y nos llena de esperanza y paciencia. Vivimos expectantes por la segunda llegada del Señor. ¡Nos lo ha prometido!, y su Palabra siempre se cumple. Por lo tanto, esperamos con paciencia renovada y alegría contenida la llegada de ese día, que será un día de inmensa alegría y de júbilo para siempre.

No podemos ni imaginar cómo será esa alegría, Señor. Nos imaginamos invadido de una paz que nos llena de gozo y serenidad. Descubrimos, Señor, nuestra pequeñez porque no somos capaces de poder imaginar tanta grandeza. ¡Dios mío!, perdona nuestra osadía y atrevimiento y acepta nuestra disculpas e ignorancia.

Gracias, Señor, por darnos la dignidad de ser tus hijos, y perdónanos por no saber ni entender tan alta dignidad y tanta Gracia recibida. Amén.

jueves, 14 de mayo de 2015

NO PONGAS PEROS NI IMPOSIBLES



Ocurre que, por mi propia experiencia, hay momentos que vemos todo negro. Nos vence la apatía, el desinterés, el gandulismo, la pereza, la comodidad, la pasión... etc. Y empezamos a quejarnos. Supongo que es como decirle a Dios: esto no puede ser; se me hace cuesta arriba seguirte y cumplir lo que me dices...etc.

En el fondo es falta de fe. Falta de fe en Dios y falta de fe en ti mismo. Pero sobre todo, falta de fe en el Espíritu Santo, el Defensor que ha venido para darte fortaleza y luz para vencer todas esas apetencias y limitaciones humanas.

¿Cómo nos va a proponer el Señor algo imposible? No tendría sentido que hiciera eso, porque sería como jugar con nosotros. ¿Para eso tanto rebajamiento, sufrimiento y muerte de Cruz? Llegamos a la conclusión que son razonamientos disparatados y sin sentido. Nuestro Padre Dios nos quiere y ha enviado a su Hijo para indicarnos el camino de salvación. 

Es verdad que no es fácil, pero también es verdad que no nos deja solos. El Señor nos deja al Espíritu Santo en su lugar, y nos lo envía para que nos dé lo que necesitamos, tanto a nivel de inteligencia para comprender su Palabra y lo que irá sucediendo, como para fortalecernos en la lucha diaria contra el Maligno. Sí, realmente se puede, y debemos estar confiados y seguros de que en el Espíritu de Dios podemos conseguirlo.

No pongas peros ni imposibles, sino todo lo contrario. Cree en el Señor y abandónate en las Manos del Espíritu Santo. Cristo y tú mayoría aplastante. Es posible que tengamos que sufrir y pasar momentos oscuros y malos. Jesús sufrió, y a nosotros nos pasará lo mismo, pero al final, que es lo que verdaderamente importa, triunfaremos también como Jesús.

Danos Señor la capacidad y la entereza de seguir adelante y no desfallecer. En Ti lograremos superar todos esos obstáculos que el mundo nos pone, pero que son efímeros, caducos y hechos de falsa felicidad. Amén.

miércoles, 13 de mayo de 2015

GRACIAS, SEÑOR, POR EL ESPÍRITU SANTO



Tú, Señor, me conoces muy bien, y sabes que quiero entender muchas cosas. No es mi estilo decir amén a todo, sino que necesito pasarlo por mi cabeza para asumirlo y esforzarme en vivirlo y transmitirlo. No concibo proclamar algo que yo no esté convencido y dispuesto a vivir. 

Por eso, Señor, te doy las gracias por el Espíritu Santo, y te pido que, en Él, me asistas y me des la luz que necesito para entender lo que Tú me has revelado y lo que me falta por saber. No me dejes solo ante mi insistencia y búsqueda de explicaciones. Explicaciones que puede aprovechar el Maligno para confundirme y desanimarme, y debilitar mi fe.

El tiempo es oro, y se mal gasta por muchos que piensan que les sobra. Despierta en ellos la luz de descubrir el peligro de dejar pasar el tiempo, porque quien no lo desaprovecha es el Maligno, que lo utiliza para atar bien a aquellos que desprovistos del Espíritu se presentan de forma inocente delante de sus garras. Y luego les costará salir en la medida que se han dejado atrapar. Es lo mismo, extrapolando el ejemplo, a los que caen en los vicios o drogas.

Danos, Señor, la Gracia de que el Espíritu Santo me consuele y me haga ver las cosas tal y como Tú las ves, y, abierto a su Gracia, me deje llenar de su Espíritu para poder actuar tal y como Él actúa, buscando la concordia, la paz y la comunión fraterna entre todos los hombres.

martes, 12 de mayo de 2015

HIMNO




Dios resucitó a Cristo de entre los muertos y lo sentó a su derecha en el cielo. Aleluya. 

Cristo ha resucitado!


¡Resucitemos con él!
¡Aleluya, aleluya!



Muerte y Vida lucharon,
y la muerte fue vencida.
¡Aleluya, aleluya!



Es el grano que muere
para el triunfo de la espiga.
¡Aleluya, aleluya!



Cristo es nuestra esperanza
nuestra paz y nuestra vida.
¡Aleluya, aleluya!



Vivamos vida nueva,
el bautismo es nuestra Pascua.
¡Aleluya, aleluya!



¡Cristo ha resucitado!
¡Resucitemos con él!

¡Aleluya, aleluya! Amén.

(de la oración de víspera del 10 de mayo)

lunes, 11 de mayo de 2015

EL AMOR DE DIOS NO NOS DEJA SOLOS



Seríamos vencidos fácilmente, porque en este mundo reina el Príncipe del mundo. Él tiene el poder de confundirnos y de tentarnos. Jesús se dejó tentar en el desierto y también nosotros seremos tentados, y de hecho lo somos, porque muchos lo experimentamos. 

Conozco a personas que sufren directamente la embestida del Maligno, y al parecer el rezo del Padre nuestro termina diciendo...  no nos dejes caer en la tentación y líbranos del Maligno. Amén. En lugar del mal por el Maligno. Es muy posible que así sea, porque a Él le ha sido concedido ese poder y a nosotros se nos ha revelado que sufriremos igual que el Señor.

Pero, por eso, no estamos solos. Se nos ha enviado el Paráclito, el Defensor, que nos asiste y nos ayuda a superar esas tentaciones y a dar testimonio del Amor del Señor. En Él vencemos. Te damos gracias Señor por permanecer con nosotros y por protegernos de las embestidas del Demonio. Nuestros enemigos, mundo, demonio y carne no descansan y nos acechan en cada instante para caer sobre nosotros.

Necesitamos la oración diaria y todos los medios que estén a nuestro alcancen. La Eucaristía es la mayor fortaleza que impide la entrada del Maligno en nuestra vida. Unámosno también a nuestra Madre, la Virgen, que fue ejemplo de firmeza y vencedora contra  los poderes del mal. 

Danos Señor la sabiduría, la fortaleza y la paz de cada día para sostenerme en tu presencia y superar todas las ocasiones que los peligros del mundo, el demonio y la carne se presentan en mi vida tentándome revestidos de piel de oveja pero como lobos furiosos dispuestos a devorarme. Amén.

domingo, 10 de mayo de 2015

QUEREMOS PERMANECER EN TU AMOR



Jesús se despide de sus discípulos, ofreciéndoles las últimas recomendaciones. Les habla del Padre que le quiere a Él y que les quiere a ellos, les cuida y les dará lo que le pidan. Insiste en el amor como argumento central, como primordial actitud en las relaciones. El cristianismo lo debemos aprender bien, es amor, alegría y amistad.

Dios es Padre, y un Padre nos ama sin condiciones. Un Amor que no merecemos y que nunca podremos entender. Y que solo dejándonos amar como el nos quiere, podremos ser capaces de cumplir su mandamiento. El mandamiento del Amor donde se contienen todos los demás.

Sí, Padre, queremos permanecer en tu Amor, y para ello queremos dejarnos amar por Ti, porque tu inmenso Amor nos prueba lo mucho que nos quiere y nunca podremos entenderte sino asombrarnos por tu Inmensa Misericordia.

Gracias Padre porque Tú nos has creado, nos has hecho seres libres y nos das la oportunidad de ser felices descubriendo la fuente inmensa de gozo y felicidad que es el Amor. Pero un amor no como los hombres entienden, sino un Amor como el que Tú nos das y nos enseñas.

sábado, 9 de mayo de 2015

PARA ANDAR POR EL MUNDO NECESITO TU COMPAÑÍA



No es fácil el camino, pero por fortuna no vamos solos. Pretenderlo recorrer solos es el mayor disparate que podamos hacer. Sería un suicidio, porque el mundo nos vencería. Sin embargo, Señor, contigo sería otra cosa. Contigo salgo victorioso si me mantengo perseverante en la oración y en la intimidad con tu Palabra.

Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida, y tu compañía da sentido a mi vida y la orienta hacía la salvación. El mundo trata de confundirme y despliega todos sus encantos para alejarme de Ti. ¡Señor, no permitas que mis fuerzas desfallezcan y me entregue al Príncipe de este mundo alejándome de Ti.

Dame, Señor, la sabiduría y la fortaleza para resistir los embates y avatares de este mundo, que tratan de entregarme a sus encantos y pasiones que esconden una felicidad aparente pero no real. Una felicidad efímera cuyo efecto es el vació y el remordimiento. 

Sólo el amor de darse renunciando a tu propia vida para entregarla a los demás esconde el verdadero gozo de la felicidad eterna. Amén.

viernes, 8 de mayo de 2015

ENSÉÑAME SEÑOR A AMAR COMO TÚ ME AMAS

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS





No es fácil, ni dejarse amar ni amar, porque hay una frontera que limita ambas acciones. Y es el respeto, la aceptación, el servicio, la estima, la libertad...etc. valores que hay que tener muy en cuenta y ofrecer de forma voluntaria y libre en la medida que se soliciten y demanden.

Ocurre que muchas veces amamos de forma posesiva y conseguimos el efecto contrario. No se trata de poseer ni dominar, ni de dirigir la vida de otros. Se trata de servir y estar disponible en el servicio y la acogida; en la escucha y el acompañamiento; en la estima y el respeto. Se trata de amar en libertad ofreciendo cauces, soluciones y servicio para vivir una vida plena y gozosa desde la Palabra y Amor del Señor.

Porque es en Él donde encontramos respuesta y soluciones a los interrogantes que la vida nos plantea dándole verdadero sentido. Amar con un Amor Divino, que nos viene del Dios en el Espíritu Santo, para poder perdonar como nos perdona Dios, no con pensamiento humano como perdonamos los hombres. Por eso necesitamos su Gracia, para que en Ella podamos recibir la luz y la fuerza necesaria para poder entregarnos a un Amor como el de Dios.

Sabemos de nuestras limitaciones; sabemos de nuestros pecados y pobrezas; sabemos de nuestras caídas y fracasos, y te pedimos perdón, Señor. Perdón porque no merecemos ese Amor que Tú nos das, ni tampoco lo entendemos. Acudimos a Ti cuando nos interesa, cuando no nos queda otra oportunidad, cuando nos conviene. Así hizo el hijo prodigo, regresó a tu Casa cuando estaba pasando frío y hambre. 

Se conformaba con ser un criado, signo que revela que reconocía y entendía que no merecía perdón. Es lo que nosotros también entendemos. ¡Y Tú, Señor, nos perdona! ¡No entendemos nada! Es el escándalo de tu Amor. Gracias Señor por tanto premio y tanto amor a pesar de no merecerlo. Revélanos tu misterio de Amor, Señor para que podamos adorarte y glorificarte como tus criaturas. Amén.

jueves, 7 de mayo de 2015

¿QUÉ SIENTO EN MI INTERIOR?



Es muy importante valorar y reflexionar sobre lo que experimento en mi interior. Porque si me siento angustiado, triste o apesadumbrado, puede ocurrirme que no me he encontrado con Jesús. Sencillamente porque Jesús no puede ser eso, ni tristeza ni angustia, y mucho menos pesadumbre.

El Señor nos invita a permanecer en Él para que gocemos y vivamos la plenitud de la alegría. En Él reina la paz, y la paz está formada de alegría y gozo. Cuando alguien experimenta la paz está comunicando que se siente a gusto, satisfecho y alegre. Jesús no deja de recordarles la paz cada vez que se les aparece a sus discípulos. Paz que significa alegría y gozo.

Y los discípulos empiezan a saborear esa paz que nace de la esperanza de la Verdad y de la esperanza de la Justicia. Jesús es el Camino que nos conduce a la Verdad y a la Vida, y en Él encontramos la Paz Verdadera que nos llena de una alegría plena y eterna. Por eso, Señor, te pedimos la Paz. Esa Paz tuya que les ofrece a tus discípulos cada vez que te reunes con ellos, y esa Paz que tanto buscamos los que seguimos aquí esforzándonos por permanecer en tu Palabra y en seguir tus pasos.

Danos Señor el don de la alegría, que no consiste en reír sino en sonreír a la vida, aceptando las circunstancias y las pruebas que el camino nos depara, y a todos aquellos que solicitan y llaman a la puerta de nuestro corazón.

miércoles, 6 de mayo de 2015

¿QUÉ SUCEDE EN MI IGLESIA?



Mi Iglesia es una. No pueden haber varias, porque sólo una es la fundada por Jesús. Y si eso es así, sería importante tratar de unirnos primero para dar testimonio de unidad. No puede ser que habiendo varias iglesias, todas mi digan que son verdadera, y me propongan un camino para llegar y vivir en Jesús.

¿Por qué no me puedo poner yo también mi propio camino? Quizás ese sea uno de nuestros mayores fallos y errores. Presentarnos seguidores de Jesús y tratar de seguirles divididos y cada uno por un lado. La historia nos descubre esas escisiones de la Iglesia que la dejan mal y separada, y de difícil imagen de ejemplo y unidad. No obstante, el mismo pueblo elegido por Dios estuvo siempre en guerras y separaciones internas.

No damos imagen de Iglesia cuando caminamos separados, pero tampoco cuando cada cual hace lo que le parece mejor. Suponiendo buenas intenciones, pero quizás intoxicadas por el propio egoísmo que nos caracteriza. Ni tampoco de mucha fe, cuando en el centro de nuestro corazón no está Jesús, y mucho menos reina en él. Eso explica que nuestra preparación sea deficiente. No en cuanto a contenido, sino a realidad vivida. 

La vida cuando se vive desde el compromiso y el encuentro con Jesús, se transparenta y se transmite de otra forma. Hay errores, ¡claro, somos pecadores!, pero las buenas intenciones dejan su sello de amor y de perdón. Y la Iglesia se nutre así de creyentes que participan en proclamar esa vida interior que viven. La liturgia, catequesis, caridad y oración se viven de forma viva entre las comunidades, que componen la unidad común, y la fracción del pan se comparte haciendo visible ese amor que los convoca y los sostiene unidos.

No parece que suceda eso, porque lo que se ve son actitudes instaladas, cómodas, asumidas e interesadas en vivir lo que cada uno le parece mejor según su pensamiento o compromiso. Se hace difícil encontrar soluciones, porque dependerán de ti y de mí. No pretendamos buscar soluciones porque quizás no las hay, sino de buscar el encuentro personal con Jesús y ver que has recibido y que puedes dar. Y en esa medida, aportando tus talentos, la Iglesia pueda encontrar su camino. 

Porque tus pasos son también los pasos de la Iglesia. Y el Espíritu Santo que la dirige cuenta contigo. Así que en la medida que tú camines bien, la Iglesia marchará también mejor. Pidámosle esa Gracia al Espíritu Santo para que, entre todos, encontremos el verdadero camino que el Padre espera de nosotros. Amén.