miércoles, 30 de abril de 2014

SALVADOS POR AMOR



Dame Señor la conciencia de saberme salvado por tu Amor, y la Gracia de responder a esa Misericordia amorosa que me salva y me da vida Eterna. Para ello aumenta mi fe y enciende mi corazón encallecido, duro y envejecido renovándolo para un nuevo nacimiento desde el Agua y el Espíritu.

Señor, aviva mi fe para que resistiéndome a las apetencias e inclinaciones de este mundo, te siga a Ti y haga vida en mí según tus enseñanzas y a la Luz de tu Palabra, la única Verdad que alumbra al mundo y apaga la oscuridad y mentiras de las tinieblas.

Dame la Gracia, Señor, de vivir en la Luz de la Verdad para que todos vean las obras de tu Amor.

martes, 29 de abril de 2014

LLÉVAME POR LOS VERDADEROS CAMINOS SEÑOR



Sólo no encontraré el verdadero camino y temo perderme entre muchos caminos que el mundo me ofrece llenos de aparente felicidad y de bienestar caduco y egoísta. Son caminos llenos de mentiras disfrazadas de verdades que te hablan de gozo y felicidad que esconden amargura, tristeza y vacío. Son caminos arrogantes de entendidos y sabios cuyas palabras son caducas y necias, pues buscan la sabiduría de este mundo, un mundo perdido, caduco y finito.

Dame Señor la sabiduría que viene de Ti, recibida del Padre que ha elegido a los sencillos y humildes, para en su Luz encontrar el camino verdadero que conduce al conocimiento de la Verdad. A Ti acudimos, Señor, cansados y agotados de la dureza diaria del camino, del peso de nuestros pecados y la carga de nuestras dudas y miserias.

Porque en Ti, Señor, encontraremos las fuerzas y entereza para sobre llevar las cruces de nuestro camino que nos arrastran a abandonar y alejarnos de Ti. Señor, haz que descubramos los verdaderos caminos de la tierra, los que nos llevan a la paz y al diálogo, los que eliminan violencia y enfrentamientos.

Y eso pasa por aceptarnos y sabernos pecadores, sencillos  y llenarnos de humildad. Y postrados ante Ti, Señor, suplicarte Misericordia. Amén.

lunes, 28 de abril de 2014

CREA EN MÍ, SEÑOR, UN CORAZÓN NUEVO.



También yo, Señor, acudo a Ti por la noche, la noche de mis oscuridades, de mis sombras, de mis pecados, de mis apariencias, de mis escondites, de mis disimulos, de mis inseguridades, de mis miedos, de mis intereses, de mis comodidades...etc. Te busco a escondidas y no delante de los demás.

Y actúo de esa manera cuando eludo mis responsabilidades y mis compromisos, sobre todo mi compromiso de Bautismo. Sí, tengo fe, pero mi fe la escondo y la vivo dentro de mí y en la noche de mi vida. No quiero que me vean y silencio mi lengua o desvío mis apostolados. O mi instalo en la indiferencia o en la justificación de la realidad que vivo en mis propios autoengaños.

Sí, Señor, necesito un nuevo nacimiento. Un nacimiento desde el Agua y el Espíritu que viene de lo Alto y transforma mi corazón de carne, tembloroso y humano, en un corazón nacido desde y en el Espíritu. El Espíritu que ilumina, alumbra y fortalece mi camino desde un compromiso de amor y paz.

Sopla Señor tu Espíritu sobre mi corazón perdido y pecador para que siga tu llamada y se abandone en tus Manos. Amén.

domingo, 27 de abril de 2014

ME DESCUBRO EN LA POSTURA DE TOMÁS



Tomás me descubre y me deja retratado con su incredulidad. Necesito ver para creer, y a pesar de los milagros y enseñanzas de Jesús, lo que me dicen de Él mis más íntimos amigos, no me entra en mi cabeza. Señor, perdona mi incredulidad y mi atrevimiento. Mi razón ignorante me traiciona y me descubre limitado y pobre. Ayúdame, Señor, a reconocerlo e inúndame de humildad.

 Experimento que a pesar de mis deseos de fe, mi entendimiento no asume ni se compromete, al menos como a mí me gustaría, a dar testimonio de esa fe. Mi vida no tiene quizás la coherencia que yo quisiera, o la fuerza que yo entiendo debería tener. Me hago un lío a veces Señor y necesito tu Gracia para que mi fe crezca en paz, fortaleza y sabiduría.

Es entonces cuando descubro que sólo Tú me puedes dar esa fe que busco, que te pido y que necesito. Y aprovecho estas humildes páginas de este rincón para orar, para pedirte Señor que aumentes mi fe. Amén.

sábado, 26 de abril de 2014

UNA POBRE FE



Estoy delante de Ti, Señor, pero no siento lo que creo debería sentir.Supongo que tomar conciencia de ello sería no caber en mi gozo y alegría, y no sentir los latidos los latidos ni la respiración de mi corazón y pulmones. Supongo que sería quedarme extasiado y exultante de alegría como les ocurrió a Pedro, Santiago y Juan en el Tabor.

Pero nada de eso me sucede. Es más, me distraigo y hasta canso de estar en tu presencia.. Me experimento humano, pobre, limitado, débil, incapaz de llegar a Ti, de entenderte, de sentirte y verte. Y descubro que te necesito porque sin Ti nada puedo ni nada soy. Incapaz de tener fe.

Me abandono en tus brazos y me confío en tu Providencia y Amor. Como un niño abandonado al cuidado y protección de sus padres, yo, Señor, me abandono y confío a tu Amor.

En tus Manos Señor pongo mi pobre vida y a Ti me confío. Aumenta mi fe.

viernes, 25 de abril de 2014

EN ESTADO DE ALERTA Y ESCUCHA

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS






Pedro está alerta aunque no lo parezca. No permanece quieto, se retira a pescar como si pretendiera distraerse con el trabajo, pero está expectante, intuyendo que el Señor anda entre ellos. Y a la menor señal o indicación de Juan, Pedro salta despavorido al encuentro del Señor. No se atreve a decirle nada, y momentos antes había obedecido junto a los otros sus órdenes.

Quisiera Señor mantener una actitud como la de Pedro y sus compañeros. Quisiera estar presto, atento y en escucha despierta a tus indicaciones. ¿Dime Señor cómo, cuándo y dónde tengo que echar mis redes? ¿Dime Señor qué tengo que hacer y decir y cómo debo de actuar?

Y dame valor, sabiduría y fuerzas para llevar a cabo esas indicaciones que Tú me das. Sé que no tengo capacidad ni valentía para hacerlo, pero confío en tus Fuerzas Señor para llenar mis redes como hicistes con tus apóstoles.

Dirige Señor mis pasos y navega en el mar de mi vida junto a mí para que me indiques el rumbo y el momento dónde y cuándo tengo que echar mis redes. Amén.

jueves, 24 de abril de 2014

¿POR QUÉ NO ACTÚO SEGÚN QUIERO?



Hablamos mucho de libertad pero, ¿hemos experimentado nuestro encadenamiento? Esa pregunta surgió en mí a la hora de preguntarme: ¿Por qué no actúo según quiero? ¿Por qué no soy más caritativo, entregado, disponible, servicial, atento...? ¿Por qué, repitiendo las palabras de Pablo, hago lo que no quiero y dejo de hacer lo que quiero?

Esas respuestas me dan la medida de mi libertad, y experimento que no soy libre, que me falta mucho para alcanzar la libertad. Estaré, como dijo San Agustín, inquieto hasta que llegue a Ti, Señor, porque sólo en Ti alcanzaré la plena paz y libertad.

Las dudas siempre me asaltarán y experimento que sólo en Ti puedo, Señor, continuar el camino a pesar de llevar la carga de la cruz de mis dudas en él. Has Resucitado y estás entre nosotros. Tengo el testimonio de los apóstoles y tu presencia en la Iglesia, de manera especial en la Eucaristía. Me acerco a Ti todos los días y tomo el alimento de tu Cuerpo. Y sin embargo, Señor, no actúo como a mí me gustaría.

Siento que los días transcurren y pasan sin responderte Señor. Siento que se me va la vida en la mediocridad y la tibieza. Siento cansancio, rutina, egoísmos, pasividad, vanidad, y muchas cosas más que me apartan y me separan de Ti. Experimento que te decepciono y me decepciono. 

Sólo una cosa me mantiene, que a pesar de todo, no sé donde saco fuerzas, sigo detrás de Ti y continuo a tu lado. Dame, Señor, el don de la constancia y la perseverancia aunque sea arrastrándome por el dolor de la duda y la desconfianza.

miércoles, 23 de abril de 2014

TAMBIEN YO NECESITO SEÑOR TU DISCURSO Y TU ALIENTO



Igual que aquellos discípulos de Emaús, a mí también me tienta la desgana, la resignación, la ceguera de no verte y el cansancio y rutina de no encontrar respuesta ni frutos en mi cansado camino. Me vuelvo ciego y duro de corazón. Pasa el tiempo y siempre lo mismo. No veo frutos ni encuentro eco en mi búsqueda. Y es más, me siento desfallecer e indigno de proclamar lo que tanto me cuesta vivir.

¿Dónde estás Señor? Es la pregunta a mi cansancio y ceguera. ¿Por qué no me hablas como a los de Emaús y levantas mi espíritu desalentado, confuso y perdido? ¿Por qué no enciendes mi corazón y lo hacer arder de entusiasmo y fuego hasta correr gozosamente a proclamarte en el camino de mi vida?

También yo necesito de tus Palabras de ánimo y, aunque Tú no consideres dármelas, yo seguiré esperándote y aguardando tus decisiones, pues nadie tiene palabra como Tú Señor. Tú tienes Palabra de Vida Eterna, y todo lo que decidas y hagas será el mayor bien para nuestras vidas. ¿A dónde iremos Señor si Tú no estás?

Acompáñame Señor para que mis pasos no sean de regreso a Emaús, sino de gozo y alegría porque Tú has Resucitado y en Ti hemos sido liberados y salvados. Amén.

martes, 22 de abril de 2014

CONFIESO QUE CREO, PERO ES DÉBIL MI FE



Señor, a pesar de confesar mi fe y creer en Ti, mi fe se tambalea y se confunde entre lo real y lo imaginario. No sé exactamente distinguir la fe de la realidad. Hay titubeos e incertidumbre en mi fe, y experimento que sólo Tú, Señor, puedes infundirla en mi corazón y aumentarla. 

Sí estoy seguro que hubiese ido al sepulcro a verte, movido por mi curiosidad y mi fe en Ti de que algo tendría que ocurrir. No me imagino verte vencido por la muerte. Tú, que habías multiplicado los panes y los peces; Tú que habías resucitado al hijo de la viuda de Naín, al hijo de Jairo y a tu amigo Lázaro. Tú, Señor, que abriste los ojos del ciego Bartomeo y sanaste a enfermos y paralíticos. 

Sí, Señor, hubiese ido porque esperaba, aunque no te entendiera, algo de Ti. Eso me dice mi corazón hoy a tantos años de distancia, y eso afirma mi fe y me fortalece. Sí, Señor, a pesar de mis dudas y de mis pecados, creo en Ti Señor y espero cada día tu Resurrección en mi corazón.

Muéveme Señor a crecer en fe en Ti y a esforzarme cada día en vivir tu estilo de vida. Dame fuerza y valentía para que mis palabras tengan eco en mi vida y den testimonio de Ti. Amén.

lunes, 21 de abril de 2014

GRACIAS SEÑOR POR DEJARTE VER



Gracias Dios mío por tu Resurrección. Gracias porque por tu gloriosa Resurrección tenemos nosotros la esperanza de resucitar también. Gracias Señor por dejarte ver en los apóstoles, pues son ellos los que nos han transmitido a través de la Iglesia sus testimonios de tu Resurrección.

Pedro y Juan corrieron, avisados por las mujeres, desesperados hacia el sepulcro. Y lo vieron vacío. Entonces sus ojos se abrieron y entendieron aquello que antes no entendían: Tu Resurrección. Y a lo largo de sus vidas, junto a los demás apóstoles y discípulos, dieron su vida proclamándote y anunciando al mundo tu Resurrección.

Hoy la celebramos nosotros y queremos llegar también un día a estar con ustedes junto al Padre también celebrándola, pero en esa hora, para siempre y en plenitud de gozo y alegría. Danos, Dios mío, el don de la fe y la perseverancia de permanecer fieles a tu Voluntad dando testimonio de tu Amor amando a los demás. De manera especial a los más pobres y excluidos.

Señor, que no nos dejemos llevar por las comodidades de este mundo ni tampoco por las seguridades. Danos la sabiduría y la fuerzas de poner nuestra seguridad en tu Amor. Amén.

domingo, 20 de abril de 2014

GRACIAS SEÑOR POR TU ESPERANZA



¿Qué sería de nosotros, creyentes, si la piedra del sepulcro hubiese permanecido cerrada? ¿Dónde y qué hubiésemos hecho? ¿A dónde hubiésemos ido? ¿Cómo sería el mundo de hoy? ¿Habrían derechos humanos? ¿En quién nos apoyaríamos para proclamar el amor y la verdad? ¿Existiría la verdad?

Todas esas preguntas y muchas más nos haríamos todos aquellos que hoy gozamos y saltamos de alegría ante la experiencia de la Resurrección del Señor. Porque Él ha dado sentido, esperanza y alegría a nuestra vida. No es el mundo y menos la muerte quienes tienen la última palabra. Es el Señor Jesús, el Hijo de Dios Vivo quien ha hablado con la Resurrección y muriendo por cada uno de nosotros, los hombres, en la Cruz.

Él ha vencido a la muerte y nos promete que nosotros también la venceremos si caminamos en Él y vivimos en Él. Es el Amor que vence al desamor; es la Verdad que vence a la mentira; es la Justicia que vence a la injusticia; es la Vida que permanece en nosotros para siempre si creemos en Jesús y vivimos a su estilo.

Aumenta Señor nuestra fe y muévenos a vivir en el amor por tu Espíritu y tu Gracia. Amén.

sábado, 19 de abril de 2014

ESPERAMOS EXPECTANTE LA RESURRECCIÓN



No cabe ninguna duda que tenemos ventaja a los apóstoles y discípulos de Jesús, pues mientras ellos no se habían enterado de la promesa de la Resurrección sus esperanzas no eran las mismas que las que hoy tenemos nosotros. Ellos se sintieron derrotados y algunos emprendieron el camino de regreso a su vida anterior, y otros, asustados, permanecían escondidos y atemorizados.

Hoy nos puede esta pasando lo mismo. Muchos somos indiferentes a actualizar esta vivencia y esperanza de Resurrección, otros ni se enteran de qué va la celebración, y algunos pocos tratamos de vivenciar, vivir y actualizar la esperanza de que resucitaremos victoriosos para una vida gloriosa y eterna junto al Señor.

Hoy pedimos para que todos despertemos a la fe y a la esperanza de encontrar lo que buscamos. Y todos buscamos la felicidad eterna en plenitud. Y sabemos por propia experiencia que este mundo nos la ofrece adulterada, falseada y aparente, porque la realidad vivida en nuestra propia carne es otra. 

Por eso, consciente de que sólo Tú Señor nos das Vida Eterna y gloriosa, ponemos nuestra vida en tus Manos y nos confiamos a tu Palabra y Amor. Amén.

viernes, 18 de abril de 2014

AYÚDAME SEÑOR A CLAVARME YO TAMBIÉN



No cabe ninguna duda que todos buscamos vivir bien, y sacrificarnos y pasar fatigas y preocupaciones es algo que tratamos de evitar. Supongo que Jesús también buscaba eso y se compadecía de todo el que lo pasaba mal. Curabas sus dolencias y enfermedades y trataba de aliviarles la vida.

Pero todo eso lo hacía para que creyésemos en Él y, amándole y viviendo en su Palabra, alcanzáramos la verdadera vida, la que todos en lo más profundo de nuestro corazón buscamos y queremos: La Vida Eterna. Y esa vida eterna pasa por la renuncia a nuestra vida terrena, a esta corta vida que nos sirve para ganar la otra si nos entregamos por amor a servir y curar a los que padecen enfermedad o sufren esclavitud.

Por eso, en la medida que perdemos esta vida terrena, ganamos la Vida Verdadera. Por eso, simplemente por eso, nuestra vida terrenal consiste en llevar la Cruz junto a Xto. Jesús, y compartir nuestra muerte junto a Él, clavado como Él en el servicio y amor a los demás.

Danos Señor la Gracia de, no sólo entender así nuestro camino por esta vida, sino el de vivirlo renunciando a la comodidad, al individualismo, el poder, la soberbia y la insolidaridad, para darnos en generosidad y amor al servicio de los hermanos. Amén.

jueves, 17 de abril de 2014

DEJÁTE SERVIR



Es tan importante ayudar como dejar que te ayuden. A la hora de evangelizar sólo pensamos en ayudar y servir, pero, ¿y los que son servidos? ¿No son ellos parte importante y necesaria para que el servicio se pueda dar y el amor cristalizar? Darnos cuenta de esa realidad nos pueda ayudar mucho.

Es la misión de los pobres, dar la oportunidad a otros de poder servir, de poder ayudar, de poder darse en amor. Es el descubrimiento de la comunidad, la necesidad de vivir comunitariamente para tener la posibilidad de hacerte amor. Y te haces cuando sirves, cuando entregas tu esfuerzo, tu trabajo, tu servicio...

Quizás Jesús nos quiere decir eso con el lavatorio de los pies. Se necesitan tener pies para lavar, y esos pies están en los pobres. No pobres sólo por carencias de todo, sino pobres que, aun teniendo de todo, tengan la humildad de poner sus pies para ser lavados. 

Hoy, Señor, te pedimos que despiertes en nosotros la humildad necesaria para servir y también aceptar ser servido, tal y como Tú nos has enseñado al dejarte ungir y enjugar tus pies con costoso perfume de nardo y lavar los pies de tus discípulos. Amén.

miércoles, 16 de abril de 2014

SIEMPRE A TU LADO SEÑOR



Tengo que darte las gracias Señor porque tu Amor es Inmenso, Infinito, pues no se puede hacer más de lo que Tú has hecho por los hombres. Te has quedado, después de entregar tu vida, esperando en el Sagrario por cada uno de nosotros. Allí, vivo, bajo la especie de pan permaneces pacientemente esperando mi visita. ¡Y cuantas veces te he dejado plantado! Se me cae la cara de vergüenza.

Gracias Señor porque, ¡por fin he comprendido la necesidad de tu cercanía y de tu Gracia!, y quiero abrir mi corazón para aceptarla, recibirla y guardarla para que nunca salga de mí. Y para que me dé las fuerzas necesarias para nunca separarme de Ti, aunque vengan, que sé que han de venir, noches oscuras que me impidan verte y seguirte.

Dame Señor esa luz que guíe mi camino sin pérdida y sin confusión a pesar de los obstáculos y las encrucijadas del camino y de los peligros que acechan en su trayecto. Lléname de paciencia para esperar siempre en Ti como Tú, Señor, esperas de mí, pues siendo yo indigno de Ti, Tú, Señor, me das la dignidad de ser tu hijo.

martes, 15 de abril de 2014

ME CUESTA ACEPTAR LA CRUZ



Se hace muy difícil perdonar y aceptar un camino de renuncias, de sacrificio, de entrega y de servicio. Pero sobre todo, de silencio y humildad ante las bofetadas, insultos y desprecio, cuando no violencia, de los que imponen su autoridad por la fuerza y el poder. Se hace muy difícil, porque nuestro corazón de carne estalla y enciende la llama de la furia, de la respuesta de venganza y de lucha.

Pero, Tú, Señor, nos hablas de paz, de sosiego, de esperanza, de humildad y, sobre todo, de amor. Nos hablas de no responder, de obedecer, de protesta serena, sin subida de tono y bañada siempre de paz y de amor. ¿Cómo actuar así, Dios mío? ¿Cómo poder aplacar nuestro corazón vengativo y lleno de ira por las ofensas y castigos recibidos?

Danos Señor la luz para apagar nuestra oscuridad y encontrar el camino de la paz, de la respuesta sosegada, de la serenidad obediente, paciente y esperanzada en el amor, en ese Amor que Tú nos das y nos promete, y que preparas para llevarnos contigo cuando llegue nuestra hora. Amén.

lunes, 14 de abril de 2014

ALABANZAS CON MI VIDA Y PALABRA



Pobre sería mi vida si sólo te alabo y aclamo, Señor, en momentos puntuales. Porque Tú das vida a mi vida y eres el fundamento, el camino y el todo que la impulsas y le das pleno sentido. Dejar de adorarte sería desperdiciar mi camino terrenal de forma inútil y tonta. Dame la Gracia Señor de no desaprovecharlo.

Por eso, en estos momentos de euforia y de impulsos exultantes de aclamación y vítores, dame, Señor, la sabiduría de perseverar y no desfallecer cuando la euforia desaparezca y la soledad haga acto de presencia. Que mi vida sea una constante aclamación de alegría a tu paso por ella, y que también sea un testimonio de proclamarte con mis obras y palabras.

Abona Señor el huerto de mi corazón y riegalo con el Agua que salta hasta la vida eterna para que no sienta más sed ni hambre que lo consuma. Dame la serenidad, la paciencia y la fortaleza que me acompañen por el camino de tu Pasión y enciendan la llama en mí de tu locura amorosa por los hombres y mujeres de este mundo, por los cuales has entregado tu Vida y me exhortas a que haga lo mismo.

Aumenta mi fe Señor, y haz que no necesite ver sino creer ciegamente en tu Palabra, pues tus Palabras y, sobre todo, tu Amor son la prueba de que Tú eres el Hijo de Dios hecho Hombre.


domingo, 13 de abril de 2014

NO QUIERO LEVANTAR MI RAMO DE OLIVO PARA...



No quiero levantar mi ramo de olivo con la euforia de quien te recibe jubilosamente y uno días después te vuelvo la espalda. Lo levanto, sí, Señor, pero con la humildad y el miedo de saberme incapaz de seguirte y aclamarte sin tu Gracia. Quiero más, seguirte humildemente e intentar cada día vivir tus Palabras y tu Verdad. Y suplico tu Gracia para poder hacerlo.

Quiero levantar mi ramo de olivo como señal de que quiero y estoy dispuesto a seguir tus pasos, pero, al mismo tiempo, quiero proclamar mis esclavitudes, miserias y pecados que me impiden seguirte al ritmo que me gustaría y Tú me pides. Por eso, levanto mi ramo de olivo para suplicarte perdón y pedirte sabiduría, voluntad y fuerzas para no desfallecer y permanecer fiel y firme los pasos de tu camino hacia la Cruz.

Quiero levantar mi ramo de olivo para decirte que estoy contigo Señor, pero, al mismo tiempo, que siento miedo y temor por las consecuencias que se derivan de mantener mi ramo olivo erguido y firme. Sé de las persecuciones y dificultades a los que te siguen, y sé también de mis fuerzas y limitaciones. Dame la valentía y la audacia de no desviarme y el coraje de perseveran en el camino que tus pasos me van marcando.

Quiero levantar mi ramo de olivo para proclamar que Tú, Señor, eres el Hijo de Dios Vivo.

sábado, 12 de abril de 2014

ABANDONADO EN TUS MANOS SEÑOR



Tomo conciencia que mi vida va por un camino y mi fe toma otro. Y también experimento que Tú, Señor, me llamas a ir por uno sólo, el que Tú has elegido voluntariamente según la Voluntad de tu Padre: "Camino de Pasión y Muerte (Pascua).

Me siento esclavo, esclavo de mis ideas, de mis egoísmos, de mis apegos, de mis pensamientos, de tantas cosas que muchas ni llego a comprender. Y lo que es peor, descubiertas y presentadas, me molestan y disparan mis justificaciones y mis autoengaños. Son las propias auto traiciones en las que se debate mi vida cada día alimentada por mi soberbia.

Se hace dura la batalla y necesito tu Gracia Señor en el Espíritu Santo para enfrentarme a mi humanidad pecadora y poder salir victorioso. Dame la Gracia y la Luz de, no sólo entender, sino de vivir y obrar de acuerdo con mi fe en Ti y según tu Palabra. Amén.

viernes, 11 de abril de 2014

SEÑOR, TÚ ERES EL HIJO DE DIOS

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS




No puedo escapar a las dudas, pues soy humano y pecador. Y entre mis condiciones humanas está la tentación de la duda. Pero soy libre para ponerme en tus Manos, Señor, y pedirte, postrado a tus pies, que me des del don de la fe y la aumentes cada día de mi vida. Yo me fío de Ti y creo en tu Palabra y tus buenas obras en favor de los hombres me hablan de tu poder, de tu bondad y de tu amor.
Tengo miedo de que mis manos, tentadas por las dudas de mi débil fe, se vuelvan contra Ti y sean capaz de tomar piedras para arrojarlas contra Ti. Las piedras de mi soberbia, de mi avaricia, de mi suficiencia, de mi individualidad, de mi pereza y comodidad, de mis egoísmos, de mi pedantería, de mis pecados...etc. Son muchas piedras que te he tirado y sigo tirándote a tu cara.

Perdóname Señor porque he creído que sería incapaz de tirarte piedras, y quizás te he tirado más que los de tu época. Y veo que te sigo tirando cada vez que paso indiferente ante Ti y mis hermanos los hombres. Experimento mi esclavitud cuando descubro que mi libertad no es coherente con lo que creo y pienso que debo hacer. Y sólo me queda la posibilidad de pronunciar una palabra: perdón Señor por tantos pecados.

Señor, que el Santo Rosario, pegado a tu querida y santísima Madre María, que rezaremos hoy viernes, nos sirva como grito de alabanza y de súplica para que nuestros corazones se llenen de fe viva que te proclame y haga vida tu Palabra.

jueves, 10 de abril de 2014

TÚ, SEÑOR, HAS EXISTIDO SIEMPRE



No puede ser de otra forma, porque si prometes la vida eterna: «En verdad, en verdad os digo: si alguno guarda mi Palabra, no verá la muerte jamás», Tú tendrás que haber existido siempre. Simple lógica y sentido común. Siempre hay motivos para la duda y para la demagogia, porque se cree más en lo que se ve y en lo que se tiene delante, pero se niega la verdad que se guarda y habita en lo más profundo del corazón de cada hombre.

Porque nadie puede negar que dentro de su corazón yace el indestructible deseo de ser eterno. No se puede desear aquello que no se conoce ni que se puede alcanzar, y, sin embargo, el hombre lo desea, lo quiere y lucha por ser eterno. ¿Quién lo ha sembrado dentro de nuestro corazón?  Es de sentido común pensar que si Jesús nos lo promete, es porque sabe que es nuestro mayor deseo y que Él nos lo puede dar. Es más, ha venido para darnos vida en abundancia.

Vida gozosa y eterna en plenitud junto al Padre Dios que nos espera y nos ama. Es la promesa de Jesús para todos aquellos que crean en Él. Pidámosle la fe para creer en Él y seguirle haciendo vida de su Palabra en nuestras vidas

miércoles, 9 de abril de 2014

TIENES RAZÓN SEÑOR, ME EXPERIMENTO ESCLAVO



Soy un pecador, está a la vista y no lo puedo negar. Y por eso necesito misericordia, la Misericordia que sólo puede dar el Señor, pues ha sido enviado por el Padre para darla a los pecadores. Está claro que sólo la pueden recibir aquellos que se confiesan y son pecadores, pues los que se confiesan que no lo son, ni la necesitan ni la pueden recibir.

Y cuando busco y persigo esa Misericordia que sólo Tú puedes dar Señor, me experimento esclavo. Esclavo porque el pecado me somete. Me siento impotente y no puedo escapar a mi soberbia. Me domina y me saca de quicio y quebranto tu Amor Señor. La pereza, la evasión a todo lo que me causa molestias y preocupaciones me pone muy difícil seguir el ritmo de tu propuesta amorosa, y me doy cuenta que no soy dueño de mí mismo. No puedo aunque quiero seguirte como a mí me gustaría.

Necesito despojarme de ese lastre encadenado que me somete y me apabulla. Necesito romper las cadenas de esa esclavitud que pesa sobre mis espaldas. Necesito fuerzas para poder llevar esa cruz de mis apegos y mis miserias que el pecado echa sobre mis espaldas.

 Te necesito a Ti, Dios mío, para que por los méritos de tu Hijo Jesús, reciba la fuerza y el poder de soportar, con y por amor, el camino que me lleva hacia la Casa amorosa del Padre.

martes, 8 de abril de 2014

NO PUEDO PENSAR OTRA COSA



Tú Señor eres lo más importante de mi vida. Lo primero y lo que está por encima de todo: familia, trabajo, amigos, intereses...etc. Lo tengo claro, pero creo que no alcanzo a demostrárselo al Señor, ni a mi propia familia y amigos. Todo se queda en buenas intenciones y, si, hay esfuerzos, pero no se cristalizan como a mí me gustaría. Me uniría a Pablo de Tarso al manifestar: "Hago lo que no quiero, y no hago lo que quiero".

Por eso, y eso me ayuda, proclamo, uniéndome al publicano, que soy un pecador que no merezco el perdón, y de no saber y escuchar como el Señor perdona a la mujer adultera, no me atrevería a presentarme delante del Sagrario. Su Infinita Misericordia me invita, me da confianza y me empuja a postrarme como ellos a sus pies y suplicarle Perdón y Misericordia.

En la esperanza de crecer en tu Gracia Señor y fortalecerme de tu Amor me esfuerzo en seguir tus pasos y tratar de imitarte. Me queda mucho, y experimento que sólo en, por y contigo lograré, por tu Amor y Gracia, corresponderte y vivir en tu Voluntad. Por eso, estas humildes reflexiones de cada día son gritos de súplicas y alabanzas que se abren a la acción del Espíritu Santo. 

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en nosotros la llama de tu Amor. Amén.

lunes, 7 de abril de 2014

SIEMPRE ESTÁS ABIERTO A PERDONARME SEÑOR



Me perdonas, Señor, sin condición, pero me invitas a cambiar de vida, a no permanecer en el pecado porque eso separa y destruye al hombre. Tu perdón va cargado de amor, un amor que construye y que invita al cambio, a renacer a la nueva vida, a la vida compartida, ofrecida y entregada por amor.

Un perdón que necesita llenarse de amor, y un amor que esconde el gozo y la felicidad que andábamos buscando en otros lugares, en otras cosas y lejos de la verdad. Descubrimos que cuando amamos y, por consiguiente perdonamos, despertamos el gozo, la felicidad y la paz que vive en nuestro corazón. Por el contrario, cuando mantenemos una postura egoísta e individualista, nos separamos y sembramos enemistad, rencor, odio y muerte entre los hombres.

Danos Señor la humildad y la sabiduría de sabernos ver interiormente y, ofrecidos al perdón, descubrir que en la medida de también nosotros perdonar, seremos perdonados. Y llénanos de tu fuerza para que, perdonados, sepamos adoptar actitudes en la verdad alejadas de la mentira y el pecado.

Señor, enséñame a perdonar en la misma medida que Tú me perdonas a mí. Porque sólo seré perdonado en la medida que perdone.

domingo, 6 de abril de 2014

HEMOS VENCIDO A LA MUERTE



Es la diferencia entre los que creen en Jesús, «Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?». Le dice ella: «Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo», y entre los que no creen en Él. 

La muerte, el azote de todo hombre, no es ningún problema para los que ponemos nuestra esperanza y confianza en el Señor Jesús. Sabemos por las Escrituras que Jesús resucitó a Lázaro, y esperamos también que nosotros, por su Amor y Misericordia, resucitaremos también. ¿Hay algo más grande? 

La Resurrección es el fundamento de nuestra fe, porque de no haber resucitado Jesús, todo se vendría abajo. Te damos gracias Señor por revelarnos tu Amor, pues lloraste con las hermanas de Lázaro, y por tu Misericordia que nos perdonas y nos habla de resucitarnos. Te pedimos perdón porque a pesar de recibir rechazos, incomprensiones, indiferencia y desprecio, Tú, Señor, permaneces ahí pacientemente pendiente de nuestras respuestas.

Y seguimos sin entenderlo y sin reaccionar a tanta ignorancia y ceguera. Por eso, Señor, te pedimos que abras nuestra mente e ilumines nuestro corazón para, agradecidos infinitamente, alabarte, adorarte y darte gracias por tanta dicha y gozo. 

¡Estamos salvados para siempre porque Tú Señor has vencido a la muerte!

sábado, 5 de abril de 2014

TU ERES EL HIJO DE DIOS



Te doy gracias Señor porque desde niño te he tenido como mi Dios y Señor. Niño que no entendía nada y que sólo me ponía en tus Manos, pues así me lo enseñaban los sacerdotes, ya fallecidos, de los que guardo un grato y agradecido recuerdo y pido a Dios por sus almas.

Y he crecido sin entender nada porque tu Inmensidad y Misterio es insondable Señor y no cabe en ninguna cabeza humana. Pero hoy, ya bastante mayor, jubilado, sigo sin entenderte y con más dudas que de niño. He decidido no hacerme más preguntas sino confiar en Ti, porque en mi dilatada experiencia he descubierto que Tú eres mi respuesta a todo lo que busco en la vida.

Y esa es la prueba, entre muchas razones, que me da esperanza y afirma mi fe. Experimento tu presencia porque las preguntas que busco en Ti se hacen respuestas. Porque la felicidad eterna que todos ansiamos, en Ti, cobra esperanza y se hace realidad. Las cosas de este mundo son efímeras. Experimentamos su caducidad y sus efectos en un vacío sin sentido y depresivo. Sólo Tú, Señor, me llenas de esperanza y de amor. ¿Es qué necesito más razones?

Y es el amor lo que me llena de plenitud y gozo.

viernes, 4 de abril de 2014

ME FIO DE TU PALABRA SEÑOR

 HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIOPOR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS

 


La Iglesia, Tú Iglesia, Señor, me habla de Ti. Tu la fundaste en tus apóstoles, y ellos la han continuado, por tu Gracia y en el Espíritu Santo, a través de los siglos. Y, por tu Amor y tu Gracia Señor, me ha llegado también a mí. Gracias por haber nacido en tu Iglesia y por la familia que me ha permitido crecer en ella y aprender, escuchar y recibir tu Palabra.

Gracias también Señor por la Gracia de la Fe que has infundido en mi humilde y pequeño corazón. Gracias por, a pesar de sentirme pecador e indigno de pertenecer a tu rebaño, dejarme pertenecer a tu Iglesia y aceptarme lleno de miserias y pecados. Gracias por esa locura de Amor por la que me buscas, me esperas y me perdonas. No me cabe en mi pequeña cabeza que haya un Padre que dé tanto como el que Tú nos muestras y nos enseña.

Señor, dame las fuerzas necesarias para estar siempre a tu lado y caminar a tu ritmo. Despacio pero sin pausa, siempre vigilante y con la alcuza de aceite llena y preparada. Activa y enciende ese surtidor de agua viva dentro de mi corazón que salta hasta la vida eterna.

Porque mi vida se perdería si Tú no me guías, me indicas y me señalas el camino que conduce a la Casa del Padre.


jueves, 3 de abril de 2014

RUEGO AL PADRE DIOS QUE AUMENTE MI FE



Porque sólo de Ti, Padre nuestro, nos puede venir la luz que nos alumbre el camino y seguimiento de tu Hijo Jesús. Sus obras nos atestiguan su procedencia, pero sólo tu Gracia nos testimonia la Divinidad y Paternidad que en Él se manifiestan. Porque se hace Hombre para dar testimonio de Ti y revelarnos tu Amor y tu locura de salvación.

Abre nuestro corazón fragmentado por las cosas de este mundo y unificado sólo en Ti Señor, porque sólo Tú eres la Luz de este mundo que nos guía hacia la única salvación posible. Te damos gracias Señor por el testimonio de los apóstoles que a través de la Escritura nos han dejado tu Palabra, tu Vida y tus Hechos, y tan testimoniado el peregrinar de tu Iglesia hacia la Casa del Padre.

Pero, sobre todo Señor, te damos gracias por la fe que nos sostiene firmes en tu Palabra y en las Escrituras desde Moisés. La fe sostenida por la Gracia del Padre, que nos alienta y nos levanta el ánimo en medio del camino pedregoso, sediento y cansino que amenaza con agostar nuestra fe y matarla. 

Gracias también Padre por la comunidad, por el grupo, por los amigos blogueros con el Papa, porque juntos, apoyados los unos en los otros, avanzamos por la travesía del Jordán confiados en tu Providencia y en tu Palabra. Amén.

miércoles, 2 de abril de 2014

ORACIONES


A hablar se aprende hablando, de eso los niños tienen mucha experiencia. Y de la misma forma, a rezar, hablar con Dios, se aprende rezando y hablando con Dios. Es el único camino para conocerlo, contarle nuestras necesidades y problemas y pedirle, abrirle nuestro corazón, para que dirija nuestras vidas y nos dé lo que necesitamos para llegar a Él y compartir su Gloria que nos regala por verdadero Amor de Padre.

Gracias a todos aquellos que comparten con nosotros sus vivencias de oraciones, tanto en la "Cajita de oraciones" como en este humilde "Rincón para orar", y nos fortalecen, porque cuando rezamos juntos el Señor, por su promesa, se hace presente entre nosotros.

Hoy damos gracias de una manera especial a Milena - Lima por su generosidad, y nos unimos a su petición, para que el Señor bendiga a todas las familias y las proteja del peligro de aquellos que amenazan con destruirlas.



Milena - Lima
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.1) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Ch rmquintanay@yahoo.es
31 de Marzo del 2014 - 12:08:43
Ilumina siempre el caminos de mis hijos y llena de tu Gloria mi hogar y bendice a toda la familia Señor, hagase tu voluntad y guianos siempre por el camino del bien, te amo Señor.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:28.0) Gecko/20100101 Firefox/28.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
29 de Marzo del 2014 - 11:49:49
Perdona Señor mi mala administración de los talentos que has dejado en mis pobres y torpes manos. Dame la paz de sentirme perdonado y las fuerzas y sabiduría de dar los frutos que Tú esperas de mí. Amén.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:28.0) Gecko/20100101 Firefox/28.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
25 de Marzo del 2014 - 01:32:42
Madre, intercede como ya hiciste en Caná por todos nosotros, para que seamos buenos hijos y fortalecidos en tu presencia y compañía demos una respuesta comprometida y decidida en aceptar la Voluntad del Señor.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:28.0) Gecko/20100101 Firefox/28.0 http://deahaba.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
24 de Marzo del 2014 - 10:40:12
Pidamos tener valor y fuerza para responder a nuestro compromiso de Bautismo a pesar de las dificultades y rechazos que el mundo nos presenta, pues como Jesús correremos la misma suerte y sufriremos la misma cruz. Amén.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:28.0) Gecko/20100101 Firefox/28.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
19 de Marzo del 2014 - 01:12:54
Revélame Señor dónde tengo que llegar y qué debo hacer. Y dame la luz y la fuerzas para hacerlo. Quizás esté ya en él, en ese caso, dame la paz y la tranquilidad de saberme en tus Manos. Amén.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:27.0) Gecko/20100101 Firefox/27.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
18 de Marzo del 2014 - 11:45:42
En visperas de la fiestas de San José, padre adoptivo de Jesús, pongamos delante de nuestra vida, como hizo él, la Voluntad de Dios y pidamos de su mano, que asumamos nuestra responsabildad de padre y protejamos la vida.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:27.0) Gecko/20100101 Firefox/27.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
18 de Marzo del 2014 - 10:57:35
Lléname, Señor, de tu sabiduría y voluntad para poner mi vida en tus Manos y no en las mía.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:27.0) Gecko/20100101 Firefox/27.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
6 de Marzo del 2014 - 02:12:47
Danos Señor la Gracia de Tú sabiduría para saber discernir los caminos por donde debemos peregrinar para, junto a Ti, alcanzar la Casa del Padre.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:27.0) Gecko/20100101 Firefox/27.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
4 de Marzo del 2014 - 01:25:54
Pero soy consciente de mi humanidad pecadora y te pido tu Gracia, tu Aliento y tu Fuerza, porque sin ellas no sabré dar un paso con firmeza y con sabiduría, y menos vencer todas mis apetencias.
Salvador - Arrecife
Ip guardada Mozilla/5.0 (Windows NT 6.0; rv:27.0) Gecko/20100101 Firefox/27.0 http://unrinconparaorar.blogspot.com salvadorsevero@gmail.com
3 de Marzo del 2014 - 01:26:26
Me postro a tus pies Señor e imploro tu Misericordia y te suplico que me llenes de la Gracia del desprendimiento de todo aquello que se interpone entre yo y Tú, Señor.