domingo, 30 de septiembre de 2012

DAME, SEÑOR, UN CORAZÓN...

 UN CORAZÓN DISPUESTO A OBEDECER - DAME SEÑOR UN NUEVO

que sea capaz de no excluir sino de incluir, porque todos somos tus hijos. Y, a pesar de muchos no saberlo o ignorarlo por estar imbuidos de otras ideas, están cerca de Ti porque viven y predican el amor. Nadie que es capaz de amar puede negarte.

Enséñanos, Señor, a mirar con ojos universales a todos tus hijos y a saber comprender y apreciar la bondad de cada uno. No permitas que nos consideremos mejores porque no lo somos, y danos la paciencia y sabiduría de considerar que el amor es incluyente y no excluyente.

Por eso, Señor, fortalece mi voluntad para saber buscarte, para descubrir que Tú eres la meta y el sentido de mi vida, y que nada puede llenarme de inmenso gozo como vivir y permanecer en cada momento de mi vida en tu presencia. Porque mi felicidad dependerá de estar en Ti y en vivir en tu presencia.

Y ayúdame a saber e ir desprendiéndome todo aquello que me condiciona, que me esclaviza, que me impide amar y ponerme al servicio de los demás. Yo sólo no podría. Necesito de Ti, de tu Gracia. Por eso, Señor, te invoco y te suplico que me conviertas mi corazón de piedra. Amén.

sábado, 29 de septiembre de 2012

SIN FORZAR AL ESPÍRITU SANTO...

 "Espíritu Santo, ven y lléname de tus dones

me pongo en sus Manos, porque muchas veces nos empeñamos en hacer nuestras cosas y no sus cosas. He aprendido, y estoy convencido que es por su Gracia, que cuando insistimos demasiado en hacer algo tal y como lo hemos pensado, luego sale de otra. ¿Será esa la Voluntad del Espíritu?

He empezado a pensar que es bueno insistir pero no forzar. Porque muchas veces forzamos lo que no debemos forzar, pues en ese caso estamos imponiendo nuestras ideas y pensamientos. Es bueno insistir y exigirnos, pues no sabemos por donde el Espíritu quiere movernos, pero nunca forzar ni insistir de forma tozuda y empecinada.

Lo importante es vernos, compartir y dialogar. Enriquecernos y fortalecernos en la fe contagiándonos los uno de los otros y contagiar a todos aquellos que se acerquen y quieran dejarse contagiar. El amor une y provoca amor, pues la verdad genera verdad y destruye la mentira. El Espíritu Santo aprovechará nuestros deseos de reunirnos y de amarnos en la verdad.

No nos apuremos si las cosas salen, digamos a lo pobre, pues Jesús, es lo importante, está con nosotros, y nadie hay más rico que Él. Sin embargo, celebró lo más grande que hay en el mundo, su Santa Cena, en un apartado y sencillo lugar ignorado por todos. Hoy se conoce en todas partes.

Tengamos confianza en que el Espíritu Santo, si así lo cree, actuará como mejor convenga. Mientras tanto, nosotros hagamos lo que tenemos y debemos hacer, convocarnos y vernos al calor de su llama de amor. Creo que esa iniciativa de enviar un SMS al 27775 con la palabra blog es muy buena y podría ayudar mucho. Ahora depende de todos nosotros. El Espíritu se mueve.

Gracias Señor pues fortalecemos nuestra alegría y deseos de reunirnos en tu Nombre confiados en tu Misericordia y Amor. Alimenta nuestra ilusión y nuestra esperanza para que seamos muchos los que podamos, en tu Nombre, congregarnos en Santander. Amén.

.


viernes, 28 de septiembre de 2012

NO SÉ QUÉ DECIR, SEÑOR...


 «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?».

sólo sé que Tú eres el Hijo de Dios vivo, pero nada más puedo añadir. Mi razón no alcanza para entender más, y mi vista es corta y vieja. Necesito renacer, transformarme en hombre nuevo para ver con claridad tu Rostro de Hijo de Dios.

Y eso no lo puedo alcanzar sin tu Gracia. Me toca esperar a las puestas de tu Sagrario, y allí aguardar pacientemente hasta cuando Tú quieras. Confío en tu Misericordia y mi esperanza permanece en ella. No dejes que me aleje de Ti, Señor. No permitas que me aleje de tu Rostro.

¿A dónde acudir, Señor, si Tú te vas? No encuentro otra razón que de sentido a mi vida si no está en Ti. No me cierro los ojos, ¡no!, simplemente que me fío de Ti y entiendo que en Ti encuentro lo que busco, pero a más no llego. Lo demás lo pongo en tus Manos. Tengo plena confianza en Ti.

Tú me das libertad, me haces libres y me llenas de paz. Tú respondes a mis inquietudes, me fortaleces en mi lucha propia contra mis apegos, mis pasiones y mis malos deseos. Tú me inundas de esperanza, de buenas intenciones, de satisfacciones por hacer el bien y de gozo cuando amo. Tú le das sentido a mi vida, ¿qué más puedo decir?

Simplemente que eres el Hijo de Dios Vivo. Amén.

jueves, 27 de septiembre de 2012

SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO...

 Tomás se rendirá ante el Señor, y dirá “Señor mío y Dios mío


quiero expresarte, como Tomás el Apóstol, mi sometimiento a tu Voluntad. Tú, mi Señor, eres la Verdad, el Camino y la Vida, y tu Palabra es mi ley. 

Quiero conocerte, más no me es concedido verte, pues así lo has creído Tú mejor. Pero quiero pedirte que mi curiosidad y deseos de conocerte no sea flor de unos días. Te pido, Señor, por tu Misericordia, que me mantengas mi curiosidad siempre encendida, con fuertes deseos de saber más de Ti, y de vivirte, injertado en Ti, según tu Voluntad.

Quiero intimar Contigo en la Eucaristía y alimentarme de tu Cuerpo y tu Sangre. Quiero, Señor mío, que mi fe aumente e imaginarte vivo frente a mí desde tu Sagrario. Quiero sentir tu Rostro y tu Mirada en la Sagrada Hostia Inmaculada cuando es depositada en mis manos pecadoras a la hora de comer tu Cuerpo.

Quiero, Dios mío, escuchar tus Palabras, tu voz suave y dulce que me exhorta y me anima a vivir tu amor tal y como nos enseñó tu Hijo Jesús. Quiero atreverme a intentarlo, pero, claro, yo sólo no porque sería inútil, más sé que injertado en tu Hijo y asistido por la Gracia del Espíritu Santo seré capaz de lograrlo.

En tus Manos, Señor mío y Dios mío me pongo, confiado que son las mejores Manos en las que puedo estar y esperanzado de que nunca dejarlas dejaré. Amén.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

NO TODO ES SIMPLEMENTE OÍR...

ver aquí
sino que lo oído se debe llevar a la vida, es decir, "Vivir". Y ahí está la dificultad porque cuando lo oído no concuerda con lo que quiero y me gusta vivir, me siento incómodo, molesto y se me hace duro vivenciarlo en la vida diaria.

Es de ahí de donde surgen los conflictos, las envidias, los celos, las venganzas, los odios, la soberbia y las guerras que desembocan en separaciones y muertes. Por eso, necesitamos dejarnos curar y eso implica más que una curación física, una sanación espiritual.

Dejarnos llenar de paz, de serenidad, de paciencia, de humildad para vivir en el amor y la paz. Eso implica abrir las puertas de nuestros corazones y dejar entrar en él la Palabra, no para que simplemente habite en él, sino para que llenándolo todo se transforme en un corazón lleno de paz y amor.

Eso derivaría en un contagio a todos aquellos que se acercan, provocando tranquilidad, serenidad, reflexión, silencio y encuentro con uno mismo para descubrirnos necesitados de hambre y sed.

Te pedimos, Señor, que nos muevas a sentirnos necesitados de ser curados de nuestras ansías de hambre y sed, porque sólo sintiéndonos enfermos y hambrientos nos moveremos a clamar por tu Palabra que nos salva y nos redime. Amén.

martes, 25 de septiembre de 2012

ESA ES MI CRUZ, SEÑOR, ME PESA...

 Mi cruz es demasiado pesada". El señor, como siempre, acudió y le

mucho todas mis apetencias, mi vanidad, mi soberbia, mis ansías de saber más que otros, de tener mayor importancia, de estar por arriba de ellos, de ser más tenido en cuenta, de llamar más la atención, de ser considerados y alabado por los otros, de... ¡Son tantas cosas que priorizo antes que tu Voluntad, Señor!

Y experimento que no puedo desprenderme de ellas. Me doy cuenta del alcance de tus Palabras. Nadie puede ser tu amigo, tu hermano si antes no se esfuerza en cumplir la Voluntad de tu Padre. Tú has venido precisamente para dar cumplimiento a su Voluntad.

¿Cómo poder seguirte haciendo otra voluntad que no sea la de tu Padre? Está claro, seguirte a Ti es hacer la Voluntad de tu Padre. Y esa Voluntad es la que Tú nos enseña y nos testimonia. No hay otro camino. Nada de apariencias, de medias mentiras, de hipocresías, de figurar y disimular. Contigo no valen medias tintas ni esfuerzos mediocres. Contigo sólo permanece lo que se hace en verdad.

Por eso, Jesús, pido a través de Ti que me recomiendes a tu Padre y que me ayudes, por tu Misericordia y tu Gracia, a estar a tu lado dejando a un lado mis intereses, mis apetencias, mis pasiones, mis basuras, pues cuando en Ti somos liberados nos damos cuenta que lo que nos ataba y esclavizaba eran simples mediocridades que terminan por vaciarnos. Amén.

lunes, 24 de septiembre de 2012

ENCIENDE EN MI, SEÑOR,...

 Señor, que comprenda que mi salvación eres Tú...;
la luz de mi vida para que mi claridad irradie a todos aquellos que hacen sombra en mi vida. Que mi luz sirva para alumbrar el camino a aquellos que no te encuentran o tratan de evitarte atraídos por las luces de esta vida que no alumbran sino dan sombra y oscuridad.

Aviva, Dios mío, la llama que invade mi vida y que me da luz y calor, y dame la sabiduría de no guardarla solamente para mí, sino todo lo contrario, ponerla encima de la mesa para que alumbre a todos aquellos que se acerquen a ella.

Señor, que no cometa la locura de poner la luz de mi vida solo a mi servicio, sino que desprenda sus rayos en todas direcciones y sea señal de luz y de amor por todos los caminos que me toque andar. Amén.

domingo, 23 de septiembre de 2012

CUANTO ME CUESTA...


 Como cuesta seguirte mi Señor......... Como cuesta.
seguirte, Señor. ¡Cuanto me cuesta!, porque no acepto el niño que llevo en mi corazón, y no lo dejo crecer según tu Voluntad. Me empeño en dirigirlo según mis proyectos e ideas. ¿Sabes?, en el fondo de mi corazón creo que son mejores que las Tuyas. Al menos eso deduzco porque siempre las priorizo antes las Tuyas.

Y aunque me autoengaño diciéndome que las Tuyas son primeras, siempre acabo llevando las mías al terreno de las obras y la vida. Llego a la conclusión que las estimo más que las Tuyas. Sin embargo tengo que concluir que mi razón y mi fe me dicen que Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida.

Sé que me siento atado, sometido y esclavizado a mis inclinaciones humanas, débiles y apegadas, pero a pesar de mis limitaciones quiero seguirte y confiarme en Ti. Poco entiendo y como Pablo siento en mis propias carnes que hago lo que no quiero ni siento, y no termino de hacer lo que me gustaría y siento. 

Quiero terminar por abrazar a ese niño bueno que llevo dentro: puro, ingenuo, humilde, inocente, confiado, justo y bien intencionado, pero tengo que admitir que me resulta difícil por no decir imposible si no lo hago desde Ti, por Ti y en Ti.

Quiero, Señor, ponerme en tus Manos y dejarme llevar por tu Espíritu para, algún día, alcanzar la dicha de poder abrazar a ese niño que Tu, por tu Infinita Misericordia, has metido en mi pequeño corazón. Amén.

sábado, 22 de septiembre de 2012

QUISIERA SER TIERRA BUENA...

 Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la ...
y dar los frutos que Tú, Señor, esperas de mí. Quisiera ser tierra agradecida de tus mimos y cuidados, Padre mío, y responder a tus caricias con hermosas flores que adornen tu amor y misericordia. Quisiera ser esa tierra cuyos frutos sean hermosos cantos de alabanza e himnos a tu Gloria.

Me apena no responder a esa siembra que Tú has derramado sobre mí y no ser digno de que siembres en mi casa, porque solo tu Palabra es suficiente para que broten de mí esos frutos que dan la vida eterna. 

Soy consciente de mis pecados y mi sequía, y esperanzado en tu Misericorda me pongo a tus pies, Padre mío, con la esperanza de que tu Palabra cultive y arranque esos frutos que Tú has plantado en mi corazón.

Dame, Señor, la capacidad de saber aprovechar ese caudal de Gracia que derramas sobre mí, y dejar que ese torrente de agua fructifique mi tierra y genere esa cosecha que derive en los frutos a los que estoy llamada a producir. Amén.

viernes, 21 de septiembre de 2012

ME CUESTA PONERME JUNTO...

 Photo: Himno: SEÑOR, TÚ ERES MI PAZ Y MI CONSUELO.
 al otro, al que está a mi lado. Primero miro quien puede ser, y más tarde juzgo su apariencia, su currículum y su nivel social. No puedo Señor despojarme de esas actitudes. Me cuesta tanto que sin la acción del Espíritu nada puedo.

Por eso, Señor, me fijo en Ti, quiero sentarme a tu mesa, ser invitado por Ti, porque sólo Tú puedes sanarme. Sólo Tú puedes transformar mi corazón y hacer que de sentirme arrogante y superior, me comporte como lo que soy, hermano y servidor de los dones recibidos.

Primero, Señor, sana mi alma, mi vanidad, mi orgullo, mi soberbia, mi egoísmo, mis apegos, mi insolidaridad,  mi cerrazón, mi incomunicación, mis silencios y todo aquello que me hace sentirme diferente a mis hermanos. Y luego, sana mi cuerpo, porque también necesito el pan de cada día que me alimenta de forma materia.




jueves, 20 de septiembre de 2012

DAME FUERZAS PARA AMAR...

 Hoy Dios te dice : Entrégate a mi, ya que solamente en mi estás completo.


porque yo solo no puedo. En la medida que esté al lado del que sufre, del que necesita mis servicios y mi compañía, en esa medida estaré amando y amándote, Señor. Y con la misma medida seré perdonado de mis muchos pecados.

Porque soy un pecador; me confieso pecador. Me cuesta estar cerca, dar mi tiempo, mi ocio, mi descanso, mi silencio, mi atención, mi compañía, mi sonrisa, mi paciencia, mi solidaridad... No basta con proclamarlo, con decirlo, con prometerlo, con escribirlo, con comunicarlo... Se hace necesario vivirlo y testimoniarlo.

Y yo me confieso muy limitado en todas esas cosas. Experimento mis carencias y observo como otros, en apariencias mas distantes de Ti que yo, lo viven y lo practican mejor que yo. No soy digno de Ti, Señor. Y no quiero parecer oportunista ni llamar la atención, sino porque simplemente me veo así.

Hace unos momentos he sentido todo eso que digo. Mejor, lo he experimentado de forma irresistible y ahora me doy cuenta que podía haber estado más atento, más paciente, más cercano y comprensivo. Siento vergüenza porque me veo como muy repetitivo y no reacciono ni cambio.

Pero, al mismo tiempo me digo: ¡Y a dónde voy? ¿Quién me puede ayudar a cambiar? ¿Quién me quiere y me escucha y me ofrece su Mano? Sólo Tú, Señor, y por eso acudo a Ti. Porque en Ti descansan mis esperanzas y en ellas me apoyo y me sostengo. Dame la fuerzas, Dios mío de que nunca me aleje de Ti. Amén.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

ME AUTOENGAÑO, SEÑOR...

 Olas que le dan sonido al horizonte. Vida que grita por verdad

cada vez que trato de disimular mis faltas, mis debilidades, mis fracasos, mis apegos, mis egoísmos... Sí, Dios mío, ¿por qué ocultarlo? Tarde o temprano todo saldrá a la luz y se sabrá. La verdad no podrá permanecer oculta, será puesta a la vista de todos.

Por eso, nada sacaré con querer ocultar, esconder debajo de la alfombra mis mentiras, mis cobardías, mis debilidades, mis defectos e imperfecciones, mis pecados... Mejor ponerlos en tus Manos, es lo que a Ti, Padre querido te falta. Porque Tú no tienes imperfecciones ni pecados, pero quieres en tu Hijo Jesús cargar los míos. ¿Por qué me niego a dártelos ocultándolos?

Silencia mi lengua, cierra mi boca y sólo permítela que se mueva y abra para hablar  verdad, para sacar a la luz todo aquello que soy, toda mi pobreza. Porque nada soy y sólo en Ti existo y tengo sentido. En nada tengo que gloriarme si no es en tu Gloria, porque todo eres Tú, y sin Ti mi vida se apaga y desaparece.

Dame la sabiduría de saberme guiado por tus Manos. Dame la sabiduría de gloriarme porque es tu Mano la que mueve mis dedos y derrama estas letras que respiran tu Amor y sabiduría. Dame la luz que entienda que sólo por la Acción de tu Espíritu Santo soy capaz de transmitirte y de alumbrar tu resplandor. Amén.

martes, 18 de septiembre de 2012

LA VIDA VENCE A LA MUERTE...



 Del Evangelio según Lucas 7,11-17. A continuación se fue a una ciudad ...

y así sucederá pese a la obstinación de muchos y la comodidad de otros. Porque el hombre y la mujer están hechos para vivir, pero no una vida caduca de 20, 40, 70 o más años, sino una vida Eterna y gozosa. Y esa vida está en Jesús, porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Por eso, a pesar de que la muerte camina y está al acecho, la vida sale al encuentro para proclamar que la victoria es segura. Así lo proclamó Jesús en el encuentro con la viuda de Naím, y así lo proclama en cada momento que nos abrimos a la vida desde el seno materno de una madre, hasta el sacrificio en la hora de la muerte compartida en nuestra propia cruz en Jesús de Nazaret.

Aceptar la muerte es aceptar la derrota de la vida y el sin sentido de un mundo disparatado y caótico. Aceptar la muerte es hundirse en el propio egoísmo de la esclavitud y sometimiento a todas las pasiones y apegos que te animalizan y despersonalizan tu dignidad de persona racional.

Estamos hechos para vivir, pero una Vida de gozo, de felicidad y amor. Una Vida que clama al Cielo y que grita desesperadamente ¡Abad!, ¡Padre!, en tus Manos pongo todas mis esperanzas y ansías de felicidad. Amén.