ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios.

También estamos rezando un rosario cada día que hacemos normalmente en las primeras horas de la mañana aunque a veces, por premuras de tiempo, lo hacemos en otras horas del día. En el icono de la Virgen, debajo del rosario de todos los viernes, puedes encontrar el rosario correspondiente a cada día.

sábado, 30 de septiembre de 2017

¡CÓMO CONECERTE, SEÑOR!

Sé, Señor, que todo depende de Ti. Por mucho que me afane en conocerte, nunca llegaré a saber nada de Ti. Tú eres inconmensurable, infinito e inaccesible. ¡Cómo conocerte Señor! Necesito tu Gracia para que la Luz ilumine mi pobre corazón. Todo está en tus Manos, Señor, y de Ti depende que en mi pobre y limitado corazón entre algo de luz que pueda iluminarme el camino hacia Ti.

Tú, Señor, me has dejado la oración. El vehículo que me pone en relación contigo y me abre las puertas para, estando atento y receptivo, recibir tu Gracia. Con ella puedo ver las cosas de otra forma y  entenderla mejor. Tú, Señor, puedes abrir mi mente y darle toda la luz que necesita para entender tu Palabra. Y, no sólo entenderla, sino vivirla. Vivirla imitándote y cumpliéndola.

Gracias, Señor, por quedarte con nosotros para irnos enseñando y revelando tu Palabra. Tú nos prometiste al Paráclito, para que terminara de revelarnos todo aquello que no hemos entendido y lo que, en el camino, nos falta por conocer y entender. Él nos asiste y nos auxilia. Y, también, nos fortalece para poder encarnar la Palabra escuchada en el camino de mi vida.

Gracias, Señor, porque ese Amor Tuyo cambia toda mi vida y la llena de luz y entendimiento para comprenderte. Ahora sé y comprendo que Tú entregaste voluntariamente tu Vida al Padre para ofrecerte, con tu Muerte de Cruz, la salvación a todos los hombres. Gracias Padre, porque llenas mi vida de esperanza y de alegría. 

Te pido, Señor, que me des la sabiduría de abrir todo mi corazón a tus Enseñanzas y Palabras, para con paciencia y perseverancia soportemos las incomprensiones, las adversidades y las tentaciones, y tengamos siempre presente que, Tú, Señor, estás siempre con nosotros. Amén.

viernes, 29 de septiembre de 2017

ESTAR RECEPTIVO


HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS.


Hay algo que, sin darnos cuenta, es muy importante. Y es la capacidad de estar receptivos, porque, sólo estando en esa actitud podemos ser capaces de recibir la llamada o llamadas que nos acontence en este mundo en el que vivimos. Sucedió así con Natanael, pero, nos preguntamos, ¿por qué sucedió? 

Posiblemente, porque estaba receptivo y abierto a la verdad y al amor. Y cuando estamos en esa actitud somos capaces de descubrir la llamada que nos viene de Dios. Si, por el contrario, permanecemos cerrados, cargado de suficiencia y soberbia, rechazaremos todo lo que no nos guste o no esté de acuerdo con nuestra forma de pensar. Sólo admitimos nuestra verdad y esa es la que aceptamos y nos gustaría imponer. Descubrimos nuestro egoísmo y nuestra forma única de pensamiento. Pobre y dictatorial.

Y nos cerramos a la verdad, que está delante de nosotros. Así, Natanael, creyendo incluso que de Nazaret no podía salir nada bueno, se abrió a la Palabra de Jesús. También nosotros somos invitados a acercarnos al Señor y descubierto por su Palabra. Sólo tendremos que abrirnos a su Gracia para descubrirle y darnos cuenta que Él es el verdadero Señor de la Vida y la muerte.

Pidamos esa Gracia, la de estar receptivo a su Palabra y a sus insinuaciones. Nos está llamando de muchas maneras y en cualquier momento. Cuando menos lo esperamos, porque Él es el primero que nos buscca y nos invita a la salvación. Descubramos nuestras equivocaciones apoyadas en una suficiencia limitada, caduca y sin sentido, y edificada sobre arena, que a la menor tempestad queda destruida.

Y construyamos nuestra vida sobre Roca firme, el Señor, que nos da esperanza y fortaleza para superar las adversidades y vivir en la esperanza de una Vida nueva, gozosa y Eterna junto al Padre del Cielo. Amén.

jueves, 28 de septiembre de 2017

CURIOSIDAD INTERESADA

Yo quiero buscarte Señor porque quiero conocerte. Mi curiosidad no se queda en la superficie, sino que tu Palabra me seduce y ardo en deseos de conocerte y cumplir tu Palabra. Vivirla con toda la fuerza de la que sea capaz mi corazón. Sin embargo, Señor, no me es nada fácil. Diría imposible. Necesito tu cercanía y tu Gracia.

Quiero, pero tropiezo con mis apetencias, con mis sensualidad, con mi naturaleza humana herida, y me derrumbo. Cada día experimento una lucha, un combate cuerpo a cuerpo. Mis sentidos tratan de seducirme con las cosas del mundo, y nada de lo que me rodea me favorece. Mi corazón quiere, pero mis sentidos y mi cuerpo se niegan. En este dilema, Señor, te suplico que me des la sabiduría y la fortaleza para derribar el muro que me impide saltar y superar todas las barreras que me impiden cumplir tu Palabra.

Yo sé, Señor, que cuento con tu ayuda y con tu Gracia. Me has creado por amor y te has comprometido para salvarme. Tu Amor es un Amor comprometido e independiente de lo que yo elija y haga, Tú estarás siempre pendiente de salvarme. No dejes, Señor, que el mundo me seduzca y me aparte de Ti, porque sería muy infeliz. Yo lo intuyo y lo sé. Y experimento mi debilidad y mi pecado.

Dame, Señor, la voluntad para tener paciencia y no desesperar; dame, Señor, la confianza de no precipitarme ni, tampoco, impacientarme. Haz, Señor, que pierda el miedo al dolor, al sacrificio y a la renuncia de todo aquello que me aparta de Ti, incluso lo que me tiene atado y apegado. Porque yo, Señor, quiero conocerte y ser de los tuyos. Porque yo, Señor, no te busco por simple curiosidad, sino porque tu Palabra me da vida y creo en tu salvación.

Sí, Señor, Tú me sostienes y me impulsas al camino de cada día. Hay momentos que el camino de mi vida se me hace duro, difícil, monótono, rutinario, aburrido, pero son esos momentos los que me ayudan a encontrarte y a experimentar la curiosidad de buscarte, de descargar en Ti toda esa carga que me derriba. Por eso, Señor, te pido paciencia, mucha paciencia. Y sentado a tus pies, Señor, espero confiando en tu presencia y en tu Palabra. Amén.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

YO TAMBIÉN QUIERSO SER ENVIADO, SEÑOR

No quiero quedarme al margen. Quiero seguirte, y seguirte es alistarme en tu lista, valga la redundancia, para ser también enviado. El problema, Señor, es que no sé qué o cómo hacerlo. Quizás no tenga palabras para expresarme; o quizás no tenga tampoco conocimientos o sabiduría para proclamarte. O, experimente miedo a exponerme delante de otros o confesar mi fe. O muchas más cosas que no descubro, pero que me retienen y me frenan.

Pero, ¡yo quiero, Señor! En muchos otros casos puede ser mi soberbia, mi genio pronto o mi ímpetu incontrolado que me desespera y estropea todo. Son tantas dificultades que termino por borrarme yo mismo de la lista, y me quedo pasivo u olvidado. Cuando leo este Evangelio me quedo algo desilusionado y triste, porque yo quiero contribuir a proclamar tu Evangelio.

Dame, Señor, la sabiduría, no la de este mundo, sino la Tuya, mi Señor. Esa sabiduría de comprender que desde mi lugar, donde Tú me has puesto, puedo proclamar tu Evangelio. Incluso, sin decir palabras, sino con mi paciencia, con mi actitud de disponibilidad con y para aquel que, quizás, me necesite. Con mi entrega a servir, en la medida de mis posibilidades al necesitado. Con mi obediencia y responsabilidad en mis tareas de cada día y tu buen ejemplo de solidaridad apoyada en la verdad y la justicia.

¿Te parece poco? Tu luz alumbrará esa parcela de mundo donde te ha tocado vivir y por donde la vida te lleve. Serás luz con piernas, que se mueve y alumbra el camino por donde desparrama tus servicios, tus atenciones, tus disponibilidades, tus paciencias y esfuerzos en imitar al Señor. Y eso lo harás injertado en el Espíritu Santo. Nunca solo, sino asistido por la fuerza y la acción del Espíritu de Dios.

Por lo tanto, manos a la obra y, unidos todos, pidamos al Señor que nos ilumine, nos llene de sabiduría y de fortaleza para ser luz y testimonio en el camino de nuestras vidas. Amén. 

martes, 26 de septiembre de 2017

YO TAMBIÉN QUIERO SER TU HERMANO, SEÑOR

Yo también quiero emparentarme contigo, Señor. Quiero ser tu hermano y tu amigo, y estoy dispuesto, como tu Madre María, también, por tu Voluntad, ofrecida como Madre mía, a escuchar tu Palabra y poner todo lo de mi parte para cumplirla.

En primer lugar, te pido esa sabiduría de discernir el buen camino para llegar a vivir en tu Palabra. Una sabiduría venida de arriba. No la de este mundo, que pone su acento en los placeres, comodidades, éxito y vivir en el deleite del gozo sensual. 

Una sabiduría que me ilumine y que me empuje a acercarme a Ti para escuchar tu Palabra. Y no quedarme en la simple escucha, sino entendiéndola hacer el esfuerzo de vivirla. Porque, solos aquellos que la escuchan y la cumplen serán llamados hermanos tuyos. Es esa sabiduría y voluntad la que quiero hoy pedirte a través de esta página del "Rincón de Oración".

Quiero pedirte mucha fuerza para poner todo lo de mi parte en cumplir tus mandatos. Sobre todo, aquellos que son adversos y presentan bastante dificultad para mí. Es ahí, Señor, donde está el obstáculo y cuando se pone difícil hacer tu Voluntad. Dame, Señor, la fortaleza para vencer el tedio, la pereza y la debilidad humana que me arrastra y adormece todo mi cuerpo y mi mente. 

Es ahí cuando soy vulnerable y cuando mi debilidad se pone de manifiesto, y cuando tu Voluntad me pesa y se me hace una carga muy dura para llevarla. Entonces, recuerdo tus Palabras, y me apoyo en Ti, y experimento que mi carga empieza a hacerse suave y ligera, y puedo con ella. Gracias, Señor, por tu presencia y por tu ayuda. No podría dar un paso si Tú no estuvieses conmigo.

Por eso, Señor, te pido que me des la capacidad y la fortaleza de poder llevar a cabo en mi vida el cumplimiento de tu Palabra, desde el amor a los hermanos. Porque, sé que así seré también hermano tuyo. Amén.

lunes, 25 de septiembre de 2017

QUIERO SER LUZ PERMANENTE

Quiero ser vasija de barro, modelada por Ti,
para dar luz que alumbre según tu Palabra.
Señor, escucho que Tú nos hablas mucho de la perseverancia, y, pienso, que si lo dices y lo pides es que debe ser muy importante. Yo también lo creo así. Sin perseverancia poco se consigue. Yo trato de ser perseverante. Por un lado, porque así lo siento y lo creo. Y te doy gracias por darme esa virtud, y por otro, quizás la más importante, porque Tú lo dices.

Perseverar es insistir, seguir adelante, tener constancia, a pesar de que la fe empiece a debilitarse y a no ver claro esa insistencia. Perseverar esconde fe y obediencia. Perseverar busca creer y encontrar razones que respalden esa continuidad, a veces ciega, por seguir tu Camino, Señor.

Yo, Señor, quiero ser perseverante. Eso te pido hoy. Quiero citarme contigo todos los días, pero no sólo por la oración y el diálogo contigo, como lo estoy haciendo ahora a través de este blog y esta entrada, sino en un cara a cara contigo en la Eucaristía. Donde te puedo ver con los ojos de mi fe y de mi alma, y tocarte con mi lengua, labios y corazón al comerte como alimento espiritual. No quiero perderme ni un día sin poder recibirte, y me fastidia perdermelo, incluso cuando lo gasto en preparar tu Palabra para nuestra comunidad.

Por eso, Señor, consciente de que eres Tú mi Luz y mi salvación, yo te pido que alumbres mi vida y mis palabras, porque, aunque mi debilidad humana me tienta, no las quiero para mi gloria, pues mi vida aquí tengo que dejarla para reunirme contigo en el mundo, que Tú nos tienes preparado. Así que, necio de mí si así lo pretendo. Sólo busco, incluso contra mis propias inclinaciones humanas, tu Gloria.

Tú, mejor que nadie, sabes leer mi corazón y conocer lo que busca. Pero, yo quiero experimentarlo así y verlo claro si Tú me lo permites. Quiero ser luz para Ti, y buscar tu Luz para otros. Quiero evitar, que por no poner todo lo que está de mi parte, alguien se quede en la oscuridad y no vea la Luz que eres Tú. Por eso, Señor, te pido la sabiduría, no la del mundo, sino la que viene de Ti. Dame, Señor, esa sabiduría que alumbra y da luz para que otros te descubran. Amén.

domingo, 24 de septiembre de 2017

NO HACE FALTA CURRICULUM

Hay trabajo para todos, y no hay día ni hora, se premia la disponibilidad y la entrega de hacer bien el trabajo. Un trabajo que lo puedes hacer desde tu propio ambiente, desde tu casa, desde tu tiempo de ocio, desde tu propio trabajo. Pero, también desde y en tu parroquia, en tu comunidad y, sobre todo, con la ayuda del Espíritu Santo. Porque sin Él estamos perdidos.

Todos son bienvenidos y también bien pagados. Tanto los llegados a una hora como los últimos. El premio es gozo eterno y eso se gana no con el tiempo, sino con el corazón. Un corazón convertido, entregado, suave, bueno y misericordioso. Un corazón forjado en la Gracia del Espíritu Santo y trabajado con el esfuerzo de cada día en la Viña del Señor.

¡Señor, danos esa fuerza para perseverar y para estar atentos a tu llamada! No queremos permanecer ociosos y pasivos, ni tampoco pensar en nosotros mismos. Queremos estar disponibles para servir en la Viña de tu Reino. Queremos contribuir a hacer un mundo mejor desde nuestro esfuerzo personal, con nuestro testimonio de cada día, con nuestro bien obrar y empeño por hacer las cosas lo mejor que podemos y sabemos. ¡Señor, necesitamos tu Gracia, para que nuestro trabajo, asistido por la Gracia del Espíritu Santo, ayude a mejorar la vida de los que lo necesitan.

Hoy, te pedimos, Señor, que nos infunda ese don del trabajo y del servicio. De forma gratuita y por amor. Queremos transmitir tu mensaje de amor con nuestra honestidad, con nuestra disponibilidad, con nuestra actitud generosa y entregada a ayudar y servir. Somos consciente que es fácil decirlo, pero muy difícil realizarlo. Estar atento y disponible no es cosa fácil. Se necesita desprendimiento y renuncia a nuestros propios egoísmos, apetencias y apegos.

Por eso, Señor, también consciente de que contigo podemos lograrlo, aprovechamos este rincón de oración para pedírtelo. Danos, Señor, la Gracia de ser buenos trabajadores en tu Viña. Amén.

sábado, 23 de septiembre de 2017

¡TRANSFORMAME, SEÑOR, EN BUENA SEMILLA!

Soy semilla lanzada a boleo sobre la tierra. Y, también soy consciente que puedo caer en tierra buena, pero también en tierra mala. Puede, incluso, quedarse sobre la orilla del campo y ser alimento de pajarillos del campo. Hoy te pido, Señor, que hundas mi pobre vida en tierra buena. En esa tierra donde pueda echar raíces profundas hasta el punto de, bien abonada y alimentada por el agua de la Vida de la Gracia, ser fértil y dar buenos y hermosos frutos.

Soy consciente, Señor, de mi pobreza y de mi vulnerabilidad. Soy tierra seca, de poca profundidad; terreno pedregoso, lleno de zarzas y sin posibilidad de dar buenos frutos. Por eso, mi súplica de hoy va dirigida precisamente a eso, a pedirte que conviertas mi tierra mala en tierra buena y fértil. Necesito esa tierra buena de la Vida de la Gracia, que sólo Tú, Señor, puedes darme.

Riega mi humilde tierra con tu Gracia, Señor, y fertilizada. No permitas que, distraído por las apetencias y pasiones que me inclinan a este mundo sea arrastrado a mala tierra, y mis pobres raíces se queden al borde de los caminos y sean devoradas por los pajarillos del campo; o en terreno pedregoso que, siendo poco profundos, me ahoguen y sequen por falta de humedad. No permitas, Señor, que mis frutos queden en la mediocridad de una vida instalada, tibia y sin esfuerzo quedándose en la esterilidad.

Dame la paciencia y la perseverancia  de soportar mis debilidades y levantarme desde mi fragilidad herida y tocada por el pecado. Fortaléceme en la esperanza y afirma mi débil fe, Señor. Apóyala sobre roca, esa roca de tu Palabra, y revísteme de tu Gracia para que ilumine mi pobre vida y la asista con la sabiduría del discernimiento, diferenciando lo bueno y lo malo; lo hermoso y lo mediocre.

Yo, Señor, quiero ser semilla buena y, hundida mis raíces en ella, dar hermosos y buenos frutos para tu Gloria. Pero, no basta sólo con mi voluntad. Necesito tu Gracia, Señor, porque sin Ti nada soy. Tú, Señor, eres mi Creador y mi Hacedor, y sólo en Ti podré vencer mis miedos, mis debilidades, y mis pecados. Dame, pues, Señor, la Gracia de ser semilla plantada en tierra buena, para que mis frutos sean también buenos. Amén.

viernes, 22 de septiembre de 2017

EL VIVIR DE CADA DÍA


HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS.


La vida se compone de segundos, horas y días. Y la suma de muchos días dan como resultado el tiempo que tu vida tiene para merecer, por la Misericordia de Dios, la vida eterna. Porque, Dios la ha dejado en tus manos. No podemos perder de vista que no la merecemos, pero eso no debe tampoco hacernos olvidar que se nos ha dado libertad para elegir recibirla o rechazarla.

Y de eso se trata cada día. Porque, cada día tenemos esa nueva oportunidad de irnosla ganando. Y sin hacer heroísmo ni grandes cosas, sino simplemente tratando de vivir como Dios manda. Es decir, de forma humilde y viviendo desde el amor de Dios y llevándolo a Él como primero en nuestra vida. Vida que orientamos desde Él como Primero, y después todo lo demás.

Y eso no es fácil, porque nosotros estamos manchados por el pecado, y sometidos a las debilidades humanas, que nos superan y nos someten haciéndonos caer en la tentación y desobedeciendo los mandatos del Señor. Esta esclavitud nos hace caer y cometer muchos errores y pecados. Nos tienta a poner en el primero de los lugares de nuestros objetivos a nosotros mismos, nuestros egoísmos, y nos enfrenta a nuestros hermanos.

Por eso, nuestras oraciones de hoy, Señor, van dirigidas a que nos des la Gracia de renunciar cada día a esas pequeñas pasiones y egoísmos que tratan de apartarnos de Ti y del servicio y amor a los demás. Son pequeñas cosas de cada día, pero que nos cuestas grandes esfuerzos y que también dan buenos y grandes testimonios. Danos, Señor, esa Gracia de doblegar nuestros instintos, nuestras pasiones, nuestros egoísmos, nuestras ambiciones, poderes, soberbias, suficiencias...etc.

Y, en la lucha de cada día, Señor, sostenemos con esperanza y paciencia nuestra confianza en Ti, para que, poco a poco, al nacer de cada día, nuestras actitudes se parezcan un poquito más a las Tuyas. Gracias Señor.

jueves, 21 de septiembre de 2017

NO ME MOVERÉ HASTA QUE NO RECONOZCA MIS PECADOS

Mientras no me considere pecador no buscaré donde limpiar mis pecados. O dicho de otra forma, mientras no reconozca que mi situación me lleva a la destrucción y perdición, no buscaré la salvación. Supongo que, no sólo Mateo, sino todos los demás reconocieron su situación de pecado, y, por supuesto, buscaron una solución de salir de esa situación.

Cualquiera ha podido experimentar que el desamor no genera paz ni sosiego. Es más, inocula remordimiento e intranquilidad.  Llena tu vida de inseguridad y de tristeza. Buscas reconciliarte y amar. Experimentas que el hombre necesita ser amado y amar. Porque es el amor lo que te mueve a darte, a servir, a dar sentido a tu vida y a mover todos tus resortes por vivir y amar.

Es el amor el que forma la familia y se proyecta en los hijos. Unos esposos necesitan proyectar su amor en sus hijos, porque en ellos mismos se agota. Necesitan amarse para amar y darse a los hijos, y a la familia y a los demás. El amor te levanta y te mueve a caminar. Por eso, mientras no estés en el camino del amor estarás impaciente y en actitud de búsqueda.

Esa situación nos descubre nuestras propias miserias, porque experimentamos que para amar necesitamos una fuerza especial y exterior que nos ayude a amar. Nuestra debilidad humana está sometida y esclavizada a las pasiones y sensualidades de este mundo, y, para liberarnos necesitamos la Gracia de Dios. Experimentado eso, seguimos al Señor y le pedimos que nos ayude a liberarnos de todo aquello que nos aprisiona y nos somete.

Te pedimos, Señor, que nos des un corazón humilde y misericordioso, para, reconociéndonos pecadores, pobres e indefensos, podamos, como Mateo, escuchar tu voz y seguir tus pasos, y compartir toda nuestros esfuerzos con una verdadera actitud misericordiosa con todos aquellos que caminan con nosotros en busca de la verdad, libertad y vida. Amén.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

SABIDURÍA DIVINA BAJADA DEL CIELO

Danos, Señor, una sabiduría, no de este mundo, sino la que viene de Ti, Señor. Porque, la sabiduría de este mundo es una sabiduría que busca el éxito, el placer, la comodidad y el propio interés. Yo quiero, Señor, una sabiduría que me abra los ojos y pueda ver mis malas inclinaciones y mis propios egoísmos. Una sabiduría que me ayude a renunciar de mis intereses egoístas y de la búsqueda de mi propia vanidad.

Danos, Señor, la sabiduría del único y verdadero amor. Aquel que busca, no tu propio bien, sino el bien de los demás. Un bien que les descubra la verdadera vida, no la vida de este mundo obsoleto y caduco. Porque, por mucho que, aparentemente, creas encontrar la felicidad, encontrarás ruina y muerte. Un mundo lleno de espejismos y mentiras sometidas al propio autoengaño que distorsiona la realidad para dar razones a tus engañosas razones.

Porque, la verdad es una sola y se descubre cuando se busca realmente el bien del otro. Un bien, a veces, apoyado en el sacrificio, en la renuncia, en la lucha por vencer nuestros egoísmos. Un bien que respira verdadero amor porque ansía el bien del otro. No, porque podemos confundirnos, llenarnos de caprichos y cosas de este mundo, sino un bien apoyada en el único y verdadero Camino, Verdad y Vida.

Pidamos y abramos nuestros corazones a esa Gracia de la Sabiduría de Dios. No confundida con esa sabiduría minúscula del mundo, de lo caduco, sino la Sabiduría del buen discernimiento y de la búsqueda de la verdad que nos viene de Dios. Eso te pedimos, Señor, en este miércoles, 20 de octubre, a las puertas de la entrada del otoño. Un otoño donde los árboles mudan sus hojas y se renuevan con las frescas lluvias que esperan recibir.

También nosotros, de la misma forma, queremos renovar nuestros corazones y llenarlos de esa Gracia nueva que revitaliza todo nuestro cuerpo y nos prepara para crecer y dar buenos frutos de humildad, esperanza y amor. Amén.

martes, 19 de septiembre de 2017

¡SEÑOR, YO QUIERO IR EN TU COMITIVA!

No quiero esperar a la hora de mi vida. Entre otras cosas, porque sé que tiene que llegar, y tendré, como ha pasado con mis padres, que morir. Igual ha pasado con ese joven, Señor, que al ver a su pobre madre, viuda te has compadecido y le has resucitado. Yo también quiero que me resucites, Señor, pero, no una resurrección para esta vida, sino una Resurrección eterna.

Por eso, Señor, quiero estar preparado ya desde ahora. Sin pérdida de tiempo, para no esperar a que Tú pases por delante de mí, porque puede ser que no coincidas con mi entierro. Yo quiero invitarte ya desde ahora. Invitarte a mi muerte para que Tú me la des para siempre. Sí, Señor, quiero ir contigo para no perderme y morir lejos de Ti.

Por eso, Señor, te pido ya, desde ahora mismo, que me des la fe necesaria para movilizar todo mi ser y servirte. Servirte en los hermanos, amando y haciendo por ellos lo que quiero hacer conmigo. Haciendo por ellos lo que Tú haces también conmigo. Hablarles de Ti y, por tu amor, testimoniarle como Tú les quieres y lo que has hecho para salvarlos, y lo que haces para que tengan Vida Eterna.

Dame, Señor, la fortaleza y la sabiduría para saber expresar y testimoniar, no sólo con palabras, sino, principalmente, con la vida y con mis pobres obras, que Tú vives y que has bajado a la tierra a pagar el rescate de nuestra salvación con tu Vida. Y nos esperas y acompañas para darnos fortaleza, paciencia y perseverancia para no desfallecer y permanecer siempre en Ti.

Señor, en la esperanza de perseverar pacientemente nos encomendamos a Ti, y depositamos toda nuestra confianza en tu Amor y Misericordia. Queremos, Señor, caminar junto a Ti y ser de tu comitiva, que es estar llamados al gozo y la felicidad de vivir eternamente junto a Ti. Amén.

lunes, 18 de septiembre de 2017

DAME, SEÑOR, UNA FE DE CENTURIÓN

Sí, yo quiero y aspiro a tener una fe como la de aquel centurión. Y para ello cuento contigo, Señor. Y digo que cuento contigo, Señor, porque yo sólo nunca podré. La fe es un don Tuyo, y para tenerla necesito pedírtela y esperar pacientemente que Tú, Señor, quieras dármela.

Porque, Tú eres justo, Señor, y lo que decidas y hagas estará bien. Por eso, pacientemente, me postro a tus pies, y como aquel centurión, manifiesto mi demérito para ser merecedor de ese don gratuito que Tú, Dios mío, me puedas dar. Pero, a pesar de que mis palabras brotan como empujadas por el Espíritu, quiero sentirlas en lo más profundo de mi ser y experimentarlas en mi corazón. 

Dame, Señor, esa confianza e inocencia de experimentar la pureza de la fe. Esa intención pura. bien intencionada y buena de creer en tu Poder y tu Amor. Sé que eso no está a mi alcance si no es por tu Amor y Misericordia. Sé, Señor, que todo depende de Ti y que todo está en tus Manos. Por eso, como ese centurión del Evangelio, yo también me siento indigno de que entres en mi, y que sólo una Palabra tuya bastará para transformarme y llenar mi humilde y pobre corazón de fe.

He reflexionado mucho sobre este Evangelio. Lo he leído muchas veces y también oído en homilías, pero, ¿realmente mi fe ha aumentado? No lo sé, Señor. Y eso me preocupa. Quizás haya aumentado y no lo note, por eso, mi petición va dirigida a que me la aumentes, que me hagas crecer en fe, Señor, hasta el punto de experimentar y sentirte cerca y dentro de mí.

A extrañarte si Tú no eres lo primero en mi vida. A experimentar desorientación, sin sentido, desconcierto si Tú faltas en mi vida. A sentirme sin rumbo, perdido y vacío si tu presencia se aleja de mí. Dame, Señor, la Gracia de saberte y descubrirte siempre cerca, a mi lado, sabiendo que con y en Ti nada tengo que temer, porque Tú me salvas de todos los peligros y me llevas contigo a la Vida Eterna. Gracias, Señor.

domingo, 17 de septiembre de 2017

PERDONAR SUPONE AMAR, Y VICEVERSA

Cuando te esfuerza en perdonas estás significando que amar, porque amar supone perdonar. No amas porque tu sonrisa, ni tampoco por unas palabras amables o caricias. Esos signos llevan aromas de amor y huelen a amor, pero no son amor. El amor es un compromiso por el que estamos comprometidos a buscar el bien de los seres amados. Así nos ama nuestro Padre Dios.

Por eso nos perdona, porque nuestros méritos no son para perdonarnos, sino para condenarnos como aparece en el Evangelio de hoy en la parábola que nos cuenta Jesús: (Mt 18,21-35): En aquel tiempo, Pedro preguntó a Jesús: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?». Dícele Jesús: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno...

Experimentando el perdón que el Señor nos regala por amor, tomamos conciencia de esa infinita Gracia y nos esforzamos en corresponderle dándole las gracias y postrándonos a sus pies con el propósito de, asumiendo y aceptando su perdón, también nosotros perdonar a todos los que nos ofenden. Para ello le pedimos que nos dé la Gracia de ser humilde, paciente y misericordioso.

Te pedimos, Señor, perseverancia y fortaleza para, siendo paciente y misericordioso, soportar todas las ofensas recibida y, como Tú nos perdonas con tu Misericordia Infinita, también nosotros, inundados de tu Infinita Gracia, sepamos soportar y perdonar todas las injurias y ofendas que nos han infrigido. Y hacerlo siempre hasta la última gota de nuestra sangre, incluso cuando nos resulte incómodo y no lo entendamos, pues tampoco entendemos como Tú nos perdonas a nosotros con el daño que te hacemos y los rechazos que te devolvemos.

Danos, Señor, la sabiduría de aceptar y obedecer tu Palabra y guardarla en nuestro corazón teniéndote siempre presente como lo primero en nuestros corazones. Amén.

sábado, 16 de septiembre de 2017

TÚ, SEÑOR, ERES LA ROCA QUE ME SOSTIENES

Sí, Señor, Tú eres la Roca que me sostiene. Sin Ti, ¿a dónde iría? Mi vida en estos momentos se derrumbaría si Tú desaparecieras de mi corazón. Nada ya tendría sentido para mí. La vida, hermosa y bella, dejaría de serlo, porque eres Tú quien le da verdadero sentido y esperanza. La vida es vida porque Tú la haces Vida, Señor y la sostienes ante las tempestades y peligros de este mundo.

Dame, Señor, la fuerza y la fortaleza de sostenerme firme ante las tempestades de este mundo. Sosténme firme, erguido y sedimentado en la fe y la esperanza. Inamovible ante las tempestades que tratan de zarandear mi vida y de engullirme en el terremoto de los vicios, soberbia, hedonismo, pasiones y desenfrenos que amenazan acabar con mi vida.

Dame, Señor, la serenidad y la paz de saber sedimentar mi vida en tu Palabra y obedecer tus mandatos. Lléname, Señor, de la sabiduría que encienda mi corazón y lo disponga para amar. Amar cumpliendo tus mandatos y realizando tus mismas obras. No dejes apoyar mi corazón en las cosas mundanas. Seductoras y, aparentemente, hermosas y gozosas, pero traicionadamente vacías de contenido, de verdad y de verdadero amor. Llenas de malas intenciones que dejan mi vida hueca y sin sentido.

No dejes que mi vida se convierta en un árbol de malos frutos. Abónalo con tu Gracia, Señor, y convierte la savia que riega mi corazón en savia buena que genere buenos frutos. Toma mi vida, Señor, y apoyarla en tu Corazón, para que siempre supere todas las tempestades que amenazan con destruirla y derrumbarla. Danos, Señor, la capacidad de discernir y de elegir siempre tu Palabra llevándola a la práctica y vivencia de nuestra vida diaria y poniéndola como centro y norte de nuestra vida.

Confiado, Señor en tu Palabra, y abriendo todo mi corazón para, puesto en tus Manos, dejar que la Gracia de tu Espíritu recorra todas mis venas y la llenen de fortaleza, fe y vida para que sostenga firmemente mi corazón apoyado en Ti. Amén.

viernes, 15 de septiembre de 2017

H I M N O

 HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS.




La Madre piadosa estaba
junto a la cruz y lloraba
mientras el Hijo pendía;
cuya alma, triste y llorosa,
traspasada y dolorosa,
fiero cuchillo tenía.

¡Oh cuán triste y cuán aflicta
se vio la Madre bendita,
de tantos tormentos llena!
Cuando triste contemplaba
y dolorosa miraba
del Hijo amado la pena.

Y, ¿cuál hombre no llorara,
si a la Madre contemplara
de Cristo, en tanto dolor?
¿Y quién no se entristeciera,
Madre piadosa, si os viera
sujeta a tanto rigor?

Por los pecados del mundo,
vio a Jesús en tan profundo
tormento la dulce Madre.
Vio morir al Hijo amado,
que rindió desamparado
el espíritu a su Padre.

¡Oh dulce fuente de amor!
hazme sentir tu dolor
para que llore contigo.
Y que, por mi Cristo amado,
mi corazón abrasado
más viva en él que conmigo.

Y, porque a amarle me anime,
en mi corazón imprime
las llagas que tuvo en sí.
Y de tu Hijo, Señora,
divide conmigo ahora
las que padeció por mí.

Hazme contigo llorar
y de veras lastimar
de sus penas mientras vivo;
porque acompañar deseo
en la cruz, donde le veo,
tu corazón compasivo.

¡Virgen de vírgenes santas!
Llore yo con ansias tantas
que el llanto dulce me sea;
porque su pasión y muerte
tenga en mi alma, de suerte
que siempre sus penas vea.

Haz que su cruz me enamore
y que en ella viva y more
de mi fe y amor indicio;
porque me inflame y encienda,
y contigo me defienda
en el día del juicio.

Haz que me ampare la muerte
de Cristo, cuando en tan fuerte
trance vida y alma estén;
porque, cuando quede en calma
el cuerpo, vaya mi alma 
a su eterna gloria. Amén.


Nuestra Señora, la Virgen de los Dolores, memoria obligatoria
                                                                                                                   Común de Santa María Virgen
                                                                                                     Salterio: viernes de la tercera semana

jueves, 14 de septiembre de 2017

ME RESULTA PESADA LA CRUZ DE MI VIDA

Esa es la batalla que tengo cada día. Me cuesta hasta levantarme de la cama cada día. Empezar una nueva batalla me resulta pesado y molestoso. Instintivamente busco la comodidad, el entretenimiento, el gozo y la satisfacción de sentirme bien. Busco satisfacer todos mis sentidos y el mínimo esfuerzo. Busco el placer de ser alabado, admirado, escuchado, reconocido y... muchas cosas más.

Y en ese trajín de cada día, llevar un cruz me resulta incómodo, molesto y hasta pesado. Y, más todavía, cuando esa cruz se me atraviesa y me exige esfuerzos, verdad, denuncia, lucha y sacrificio, el mundo se me viene abajo y todo parece derrumbarse. Exponerme a que me insulten, no me reconozcan, no me alaben ni admiren, no me escuchen y, encima, me desprecian o relegan, me resulta muy duro. 

Tienes razón, no es que te resulte, sino que es muy duro. Pera esa es la Cruz a la que subió el Señor. Esa es la Cruz que el aceptó voluntariamente por ti y, también por mí. Esa es la Cruz que le presentó el Padre, y que Él no rechazó, a pesar de todo lo que veía que le venía encima. Es la Cruz por la que vino a este mundo, y se hizo Hombre, naciendo de María. Aquella joven que también aceptó su parte de Cruz, porque ser la Madre del Hijo de Dios no es cosa fácil. En principio le ponía una situación difícil de entender y solucionar.

Pues, a ti y a mí nos presenta Jesús esa Cruz. Su Cruz, que quiere que compartamos con Él. Y lo hacemos en la medida que también nosotros aceptamos la nuestra. ¡Sí, la nuestra! Esa que te encuentras todos los día y que te cuesta mucho empezar cada mañana. Esa, la de cumplir con tus obligaciones; esa, la de esforzarte en amar al enemigo; esa, la de ser responsable y entregarte al servicio; esa, la de matar tu indiferencia y mirar al hermano caído o excluido y tratar de ayudarle. Esa, que te dobla la espalda y te hacer caer una y mil veces.

Esa es tu Cruz, la que Jesús llevó primero y por la que dio su Vida para salvar la tuya. Y la que quiere, y te llama, que tú también compartas con Él. No te va a dejar sólo, sólo quiere que tú confíes y creas en Él y te unas a su Camino. Camino de salvación en el que te acompaña y espera tu colaboración. Sólo tienes que pedírselo y veraz el resultado. Amén. 

miércoles, 13 de septiembre de 2017

SÓLO TÚ, SEÑOR, PUEDES CONVERTIR MI CORAZÓN

Nada podré hacer sin Ti, Señor. Quiero ser bienaventurado, pero para ello necesito despojarme de toda atadura materia e inmaterial. Quiero abrazar la pobreza, pero una pobreza de saber despojarme de todo aquello que me impide amar. Quiero empaparme de humildad, una humildad que me ayude a renunciar a todo aquello que me hace rico y me ata a las cosas de este mundo.

Por eso, Señor, consciente de mis limitaciones y de mi humanidad herida y tocada por el pecado, quiero suplicarte que conviertas mi corazón endurecido y materializado por el egoísmo de mi corazón. Un corazón que busca el placer, la comodidad, el gozo de la vida que trae el poder y las riquezas y que me lleva a la individualidad e indiferencia hacia los demás.

Quiero pedirte que inundes mi vida de paz, de serenidad y de capacidad de discernimiento, para saber y ver claramente donde está lo bueno, la verdad, la justicia y el bien, y no contemplarlo como un deseo, sino pasar a la acción y trabajar en la medida de mis posibilidades. Dame, Señor, la virtud de descubrir el gozo de amar y de darme, por amor, al bien de los demás.

Pero, también Señor, dame sabiduría para saber, no sólo descubrir y diferenciar el bien del mal, sino de apartarme de todo aquello que me pueda ocultar tu Amor y tu Verdad. Ayúdanos a todos y no dejes que la vida fácil y cómoda nos pueda, y perdamos la oportunidad de ser señalados bienaventurados por Ti, Señor. Danos esa fortaleza para estar siempre dispuestos a seguirte despojándonos de todo aquello que nos entorpece  y nos desorienta de tu camino.

Por eso, Señor, te suplico e insisto que nos des la Gracia de abrirnos a tu llamada y a tus mandatos, y de esforzarnos en ser esos bienaventurados que Tú nos señalas viviendo en tu Palabra. Porque, sólo Tú, Señor, puedes convertir nuestros corazones egoístas y corazones bienaventurados. Amén.

martes, 12 de septiembre de 2017

ENCONTRAR RESPUESTA A TU LLAMADA, SEÑOR

Necesitamos orar constantemente para encontrar respuesta a tu llamada, Señor. No es cuestión de un rato, ni de un día, semana o temporada. Se trata de una constante vida de oración. Un camino de suplicas para pedirte luz en cada instante de nuestros pasos, para no perdernos ni desorientarnos, pues el camino mundano se hace difícil, duro, seductor y peligroso.

Nuestros pasos están marcados por el peligro de las tentaciones. Ellas nos invitan a cada instante a pararnos y abandonar el contacto contigo. Nos ofrecen comodidades, placeres, diversiones, y una felicidad aparente, que, tan pronto como la hayamos aceptado, desaparece, dejándonos abandonados, vacíos y sin fuerzas para levantarnos y regresar al camino de la verdad.

Sabemos que no es fácil sostenerse, y la misión que nos encomiendas, Señor, no es tarea fácil. Por eso, queremos mantenernos junto a Ti mediante la oración. Ella es el vehículo que nos mantiene junto a Ti y nos da fuerza y capacidad para la lucha en cada momento. Tú nos das ejemplo y tus pasos han sido todos precedidos de una íntima relación con tu Padre. También nosotros queremos hacer lo mismo, pues sabemos de nuestra impotencia para sostenernos sin tu ayuda.

Queremos responderte, Señor, y encontrar respuestas a tu llamada. Y sabemos que la oración, el diálogo constante contigo, nos hace fuerte y nos vitaliza para cumplir con la misión de transmitir el Evangelio. Pero, nos encontramos con un problema, posiblemente no sabemos orar, o no mantenemos la concentración debida para que nuestra oración surta efecto y sea eficaz. Danos esa Gracia, Señor.

Que sepamos ser conscientes de lo que decimos, y que llevemos a la vida la palabra transmitida según tu Evangelio. Que oremos con conciencia, sabiendo lo que decimos y tratando de vivirlo en cada momento de nuestra vida. Amén.

lunes, 11 de septiembre de 2017

TODO EN FUNCIÓN DEL HOMBRE

Todo ha sido creado para salvar al hombre. No es disparatado pensar que el hombre sea lo más importante para Dios. Y es, pues, de sentido común que el hombre sea la criatura preferida para Dios. Entra todo dentro de nuestra razón. Y, como tal, lo lógico es que todo lo creado sea para y en función de las necesidades del hombre. Dios ama al hombre, su criatura preferida, y quiere salvarlo. De modo que todo lo ha establecido para su salvación.

Y así ha dispuesto un plan de salvación que alcanza su plenitud en Jesucristo. El Hijo enviado, hecho Hombre, al mundo para liberar a los hombres de la esclavitud del pecado. Una misión aceptada voluntariamente, ofreciendo su muerte por rescate de todos los hombres. Así, presentado todo este plan, sería absurdo que haya alguna ley que esté por encima del bien del hombre.

Y eso lo deja muy claro el Señor en el Evangelio de hoy domingo: «Yo os pregunto si en sábado es lícito hacer el bien en vez de hacer el mal, salvar una vida en vez de destruirla». Y mirando a todos ellos, le dijo: «Extiende tu mano». Él lo hizo, y quedó restablecida su mano. Ellos se ofuscaron, y deliberaban entre sí qué harían a Jesús. 

La respuesta no admite duda. Queda meridianamente clara, el hombre es lo primero y todo debe estar, incluso la ley, sometido a su bien. Por eso, Jesús, nuestro Señor, actúa de esta forma ante aquellos fariseos que le acechaban aquel sábado en la sinagoga.

Pidamos que el Señor nos ilumine y nos dé la sabiduría del discernimiento, para saber en cualquier momento optar por la mejor solución para el bien del hombre. Tanto en el orden físico, material y espiritual. Amén.

domingo, 10 de septiembre de 2017

LA ESENCIA DEL AMOR

Es posible que creas que no amas cuando no sientes afecto, cariño, delicadeza o cualquier otro tipo de sentimientos. Y te equivocas si así piensas. Posiblemente, ésta sea una buena corrección fraterna. No se ama por sonreír, por ser educado o ser amable, pues adoptando estas actitudes puedes no amar. Porque, la esencia del amor está en la caridad y la misericordia.

Ama aquel que se preocupa porque el otro sufre, y trata de mitigarle ese sufrimiento. Ama, aquel que se preocupa por enseñar el camino de la verdad y la justicia, y trata con caridad y misericordia de corregir al que va por camino equivocado. Posiblemente, puede caerle mal y no ser muy amable con él, pero le ama cuando se descubre que busca aliviarle su dolor y sacarle de su error.

No cabe ninguna duda que si a esa actitud de preocupación por buscar el bien del otro se le añade la amabilidad, la cortesía, la educación y la sonrisa, todo se allana y es mejor, pero la característica y esencia del amor es la caridad y la misericordia. Ya puedes ser lo amable, simpático, cortés y educado que quieras que, si no tienes caridad ni misericordia con tu prójimo, estás equivocado. Realmente, no amas.

Danos, Señor, la sabiduría y la fortaleza para amar de verdad. Un amor que no se quede en la superficialidad, en la palabra, en la educación, en la apariencia amable, cortes y en la sonrisa cínica que esconde unas intenciones egoístas. Que sepamos descubrir nuestros pecados y también corregirlos en la asistencia del Espíritu Santo, para así poder también corregir al hermano que se desvía y cae en el error de la ignorancia.

Pidamos esa Gracia al Señor, y tengamos siempre presente que, reunidos dos o más, tenemos la promesa del Señor de que pidamos lo que necesitamos y nos será dado. Amén.

sábado, 9 de septiembre de 2017

NO ES CUESTIÓN DE UNOS PRECEPTOS


No podemos confundirnos ni limitarnos con preceptos y normas. No se trata de frotar unas espigas y comerse el grano un día de sábado, sino de ofrecer tu vida por el bien de los demás por amor. Habrá que discernir y saber elegir el bien superior para provechos y beneficio del hombre según la Voluntad de Dios, no de los preceptos del hombre. Jesús es el Señor del sábado, dueños de hacer lo que quiere, y siempre porque nos ama profundamente hará el bien del hombre.

La fe no se compra, ni tampoco se adquiere con las prácticas. La fe es un don de Dios. La oración puede ayudarnos como herramienta para pedirla. Y la paciencia, nuestra paciencia, debe ayudarnos a saber esperar el momento o la hora a la que el Señor quiere abrirnos la mente e inundarnos el corazón de su Gracia. Pidamos con insistencia y perseverancia el don de la fe.

No podemos reducir la fe a unas prácticas, sino a un estilo de vida. Un estilo que tiene una referencia en Jesús, el Señor. Tener la fe es vivir en el esfuerzo diario de amar como Él nos ama, y eso implica ser generoso y misericordioso. Sería pobre y sin sentido reducir nuestro deseo de salvación a un mero cumplimiento de prácticas y normas. Eso sería muy fácil, cuestión de hábitos. ¡No!, se trata de un despojo. Despojo que empieza en el Bautismo y continúa en la Eucaristía y confirmación. 

Un despojo del hombre viejo, sensual, hedonista y egoísta, para convertirse en el hombre nuevo, renovado y  amoroso, bañado por la Gracia del Bautismo y la asistencia del Espíritu Santo. Abierto a la caridad y Misericordia de Dios. De eso se trata, lejos de prácticas y normas que, siendo necesarias, no constituyen el centro y la sustancia fundamental de la fe.

Pidamos que nuestra fe, no sólo aumente cada día, sino que como resultado de una experiencia vital y encuentro con el Señor, vaya transformando nuestros corazones de piedras en corazones de carnes, por la Gracia de Dios. Amén.

viernes, 8 de septiembre de 2017

H I M N O - (LAUDES )


HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS.




Hoy nace una clara estrella,
tan divina y celestial,
que, con ser estrella, es tal,
que el mismo Sol nace de ella.

De Ana y de Joaquín, oriente
de aquella estrella divina,
sale su luz clara y digna
de ser pura eternamente:
el alba más clara y bella
no le puede ser igual,
que, con ser estrella, es tal,
que el mismo Sol nace de ella.

No le iguala lumbre alguna
de cuantas bordan el cielo,
porque es el humilde suelo
de sus pies la blanca luna:
nace en el suelo tan bella
y con luz tan celestial,
que, con ser estrella, es tal,
que el mismo Sol nace de ella.

Gloria al Padre, y gloria al Hijo,
gloria al Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos. Amén.


La natividad de la Santísima Virgen María, fiesta
                                                                                                                                                                  Común de Santa María Virgen

jueves, 7 de septiembre de 2017

PESCA MILAGROSA

Me pregunto sobre la pesca milagrosa. ¿Por qué el Señor la hizo? El Evangelio de hoy nos describe como ocurrió: Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: «Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar». Simón le respondió: «Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada; pero, en tu palabra, echaré las redes».

En este momento no encuentro otra razón que la de descubrirnos su identidad Divina, y su Poder sobrenatural. Es decir, mostrarnos que es el Hijo de Dios Vivo enviado a liberarnos de la esclavitud del pecado. Porque, al Señor le sobran momentos y poder para hacer lo que le plazca y de la forma que le plazca. Él no quiere presentarse como un Rey todopoderoso. Eligió a una joven sencilla y humilde como madre y eligió un pesebre a las afuera de Belén.

Por lo tanto, actúa en el momento oportuno para abrirnos los ojos. Y los de Pedro y de sus compañeros se abrieron: Al verlo Simón Pedro, cayó a las rodillas de Jesús, diciendo: «Aléjate de mí, Señor, que soy un hombre pecador». Pues el asombro se había apoderado de él y de cuantos con él estaban, a causa de los peces que habían pescado. Y lo mismo de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.

También lo ha hace con todos nosotros. Quizás no estamos lo suficiente atentos para darnos cuenta. Pidamos esa Gracia y esa actitud, la de estar atentos y abiertos a su Palabra. Danos, Señor, esa fuerza y voluntad para enamorarnos de Ti, de tu Palabra, de tu Poder y Fortaleza, y, sobre todo, de tu Amor y Misericordia para perdonarnos y salvarnos.

Danos, Señor, la sabiduría de saber elegir el camino. La sabiduría de dejar la barca de nuestra vida llena de peces y seguirte junto a los apóstoles y discípulos hasta descansar en tu presencia cuando nuestro camino llegue a su fin. Amén.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

¿BUSCAMOS NOSOTROS AL SEÑOR?

Es posible que busquemos al Señor, pero, ¿cuáles son nuestras intenciones? Porque, puede ser que lo busquemos por algún problema que tengamos, y que elevemos nuestra mirada al Cielo cuando la enfermedad nos ataca, o cuando las dificultades nos amenazan seriamente. Entonces nos acordamos de Él. Pero solucionado estos problemas, todo queda olvidado y volvemos a nuestra rutina diaria.

La actitud de búsqueda comporta la medida de nuestra fe. Porque, seguir al Señor es para caminar detrás de Él, escuchándole, atendiéndole y esforzándonos en responderle a cada momento. Es una actitud de seguimiento abierto y sin condiciones, aunque nos cueste cumplirlas y le fallemos en cada momento. Sin embargo, nos reafirmamos en seguir y mejorar con su Gracia.

No se trata de buscarle cuando nos interesa, sino descubrir que Él es el único Camino; la única Verdad y la única Vida Eterna. Él siempre nos interesa, porque Él es nuestra esperanza de salvación. Verdad es que seguirle no va a ser fácil, porque implica muchos sufrimientos y peligros; implica muchos riesgos y amenazas y nos complica fuertemente la vida. Seguirle conlleva renuncias, olvido de ti mismo, entrega y despojos de todas tus apetencias. Es tremendamente difícil. Diría imposible para cada uno de nosotros.

Sin embargo, muchos lo han conseguido. Son los santos que ya gozan de su presencia en el Cielo. Por lo tanto, ellos nos descubren y nos dejan en evidencia si nosotros no pensamos que también, con y en el Espíritu Santo podemos lograrlo. Para eso ha venido en nuestro Bautismo el Espíritu Santo, para acompañarnos a esa tarea de ser santos. Es lo que el Señor quiere y nos pide, pero no nos deja solos y nos da todo lo que necesitamos.

Simplemente, así de sencillo, aunque sea fuerte y duro, necesita tu y mi colaboración. Nuestro esfuerzo confiado y esperanzado de que en Él podemos y estamos llamados a ser santos. Pidámoslo con confianza y esperanza, confiados en su Misericordia y Amor. Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...