ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios.

También estamos rezando un rosario cada día que hacemos normalmente en las primeras horas de la mañana aunque a veces, por premuras de tiempo, lo hacemos en otras horas del día. En el icono de la Virgen, debajo del rosario de todos los viernes, puedes encontrar el rosario correspondiente a cada día.

lunes, 31 de diciembre de 2018

SON LOS HIJOS LOS QUE ACOGEN Y CREEN EN LA PALABRA

Resultado de imagen de Jn 1,1-18
Todos somos hijos de Dios, pero lo que muchos ignoran es que se auto excluyen al rechazar la Palabra y no creer en el Hijo de Dios. Porque, en el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron. 

Dios nos ha creado libres para elegir y decidir por nosotros mismos, de modo que, tú puedes decidir tu propia elección: creer o no creer. La Palabra se te dio a conocer, por un hombre, enviado por Dios: se llamaba Juan. Éste vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por Él. No era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz. La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.

Sin embargo, y aquí viene lo importante, la Palabra no fue acogida y el mundo la rechazó, pero, a pesar de eso, Dios nos da la oportunidad de acogerla y de perdonar nuestro rechazo. Para eso ha enviado a su Hijo, para que muriendo por nosotros nos demuestre el interés de nuestro Padre Dios y nos redima de nuestros pecados y rechazos. Nos lo dice claramente: Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; la cual no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios. Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.

Ese deseo de la Palabra no es deseo de sangre ni de hombre, sino deseo de Dios. Por ese deseo de amor la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros para mostrarnos la Gloria del Padre en su Hijo único, llenos de Gracia y de Verdad. Amén.

domingo, 30 de diciembre de 2018

EL MUNDO AMENAZA LA FAMILIA

Resultado de imagen de Lc 2,41-52
Hoy acabo de leer un noticia - ver aquí - que nos puede dar una idea de como está el mundo. Se está perdiendo la capacidad de discernimiento sobre lo que está bien o mal. El relativismo está haciendo estrago y el hedonismo y las apetencias por dar gusto a tus sentimientos se confunden con la verdad y lo que realmente es un bien para la persona humana.

Los valores, no sólo se están perdiendo, sino que se confunden. La verdad queda reducida a mi verdad, independientemente de que sea para mi bien o simplemente para un bien temporal con graves consecuencias. Lo que expresamos con pan para hoy y hambre para mañana. El hombre y la mujer alejados de Dios quedan en manos del demonio, y éste hace de las suya dando satisfacción y bienestar, por un cierto tiempo, a los que piensan y creen que la felicidad está en dar gusto al cuerpo.

Y en estas desviaciones tiene bastante importancia la familia. Es verdad que hay también muchos factores que juegan su papel, pero la educación familiar tiene vital importancia. Al final las sociedades, culpables también en lo que sucede, son reflejos de las familias que la forman. Tratemos de construir familias apoyadas en el amor y la solidaridad. Familias que vivan en la verdad y la justicia, y veremos como el mundo irá cambiando a mejor. En el fondo todos queremos eso, pero, quizás sin darnos cuenta caemos en el extremo opuesto.

Pidamos con fe que la Familia de Nazaret interceda a nuestro Padre Dios para que nos dé paciencia, sabiduría, fortaleza y perseverancia para, guiados y fortalecidos en el Espíritu Santo, demos ejemplo y eduquemos a nuestros hijos según la Voluntad de nuestro Padre Dios. Una Voluntad que busca nuestro bien y nuestra felicidad eterna. Amén.

sábado, 29 de diciembre de 2018

ES NAVIDAD, PERO, ¿NO ESTAMOS DISTRAÍDOS?

Resultado de imagen de Lc 2,22-35
La algarabía, las luces, el ambiente festivos, la música, incluso de los villancicos las felicitaciones y todo el entorno que invita a los regalos, al consumo y a la alegría y diversión van dejando la celebración del nacimiento del Señor en una pura anécdota que se repite cada año. Importa la fiesta, los regalos, los premios de la lotería y todo lo que indique diversión y consumismo. Las compras y los regalos acaparan nuestra principal atención y lo sucedido en Belén se va apagando.

Realmente, así sucedió en nacimiento del Señor. Fue sencillo, silencioso, nada destacado ni publicitado. No hubo luces ni algaravía. Simplemente, fueron los pastores los que presenciaron el momento del nacimiento y los canto de los ángeles. Algo tuvieron que percibir también los reyes venidos de oriente, pero el mundo poco supo y nada notó. Incluso Herodes poco sabía al respecto y, desorientado y temeroso de perder su reino ordenó la matanza de los santos inocentes que celebramos ayer.

Se hace necesario estar siempre activos y en lucha. No asustarnos, pero si preocuparnos. El demonio está al acecho y aprovecha estos momentos en que podemos relajarnos y dejarnos llevar por el ambiente festivo y hedonista para alejarnos de la presencia del Señor. Pidamos, como Simeón, ver al Señor y estar atentos y perseverantes a su venida en nuestras vidas. El Señor nace cada día con renovadas esperanza en nuestros corazones. y nos invita a renovarnos también interiormente en el compromiso de amar a nuestros semejantes.

Pidamos estar en vela y atentos y a la escucha de los impulsos del Espíritu Santo para, dirigidos por Él. encontrar y descubrir la presencia del Señor en los hermanos, sobre todo en los necesitados, pobres y desamparados. Amén.

viernes, 28 de diciembre de 2018

EL DERECHO A LA VIDA

Resultado de imagen de Mt 2,13-18
HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 

Jesús desde su nacimiento es amenazado. Su vida corre peligro desde los primeros meses y años de su vida. Tiene que huir y su padre, José, avisado en sueños por el ángel del Señor, levanta su casa y camina hacia Egipto. Seguir a Jesús supone peligro y amenazas de muerte. Y desde su nacimiento no han parado muchos de dar sus vidas por seguirle. En aquella época fueron decenas de niños inocentes asesinados, para asegurarse el rey Herodes que también el Rey nacido, declarado por la profecía, fuera asesinado.

También a nosotros nos sucederá algo parecido. Muchos lo están sufriendo en estos momentos y otros más ya han dado sus vidas, igual que esos santos niños inocentes la dieron por Jesús. Por eso, necesitamos orar y pedir al Señor que nos llene de valor y fortaleza para soportar todos esos peligros y dificultades que nos hacen sufrir hasta el extremo de cobrarse nuestras vidas.

Hoy, Señor, te pedimos la Gracia de, como José, tu padre adoptivo, tener la valentía de responder a tu llamada y seguir tus indicaciones. Gracias, Señor, por tener también a nuestro lado un ángel que nos cuida y nos avisa y protege de los peligros. Pero, necesitamos estar prestos y atentos a sus avisos. Danos, Señor, la valentía de caminar, de enfrentarnos y de confiar en tu asistencia y auxilio. Tenemos presente, y en El confiamos, al Espíritu Santo y apoyados en su acción nos ponemos, como José, en marcha.

Queremos gritar y defender la vida, y agarrarnos a tu Madre. Ella que supo obedecer y seguir a José y sin rechistar tomarte en sus brazos, Señor, y, subida a un asno, a pesar de las incomodidades e inclemencias del tiempo y arriesgando su vida junto a José, emprender el camino para salvar a Jesús. También nosotros queremos añadirnos al camino de María y José y, junto a ellos alzar nuestra voz por la defensa de la vida.

Por eso, desde este humilde rincón de oración invitamos a todos los que pasen por aquí a rezar el rosario de mañana. En el blog lo anunciamos, pero también se lo proponemos desde esta humilde reflexión: Mañana a las 08 hora canaria, 09 peninsular, rezaremos el rezo del santo Rosario por la defensa de la vida y la familia. Amén.

jueves, 27 de diciembre de 2018

QUIERO VER COMO BARTIMEO, SEÑOR

Resultado de imagen de Jn 20,2-8
El sentido común se impone y nuestra esperanza nos lo descubre y nos lo dice, pero la duda siempre duerme dentro de cada uno de nosotros. Unas dudas alimentadas por nuestras pasiones y la debilidad de nuestra naturaleza caída y herida por el pecado. En esos instantes experimentamos nuestra esclavitud y nuestras debilidades a las que nuestra naturaleza nos somete y encadena.

Necesitamos ver, Señor, ver con los ojos de la fe. Lo mismo que te pidió Bartimeo - Mc 10, 46-52 - también nosotros queremos expresártelo hoy, inmediatamente después de conmemorar tu nacimiento. Ver para seguirte con firmeza y disponibilidad.  Somos conscientes de nuestras debilidades y flaquezas y sabemos que este mundo, sumergido en el hedonismo y en el consumo, tu nacimiento pasa desapercibido como también lo fue tu venida hace ya XXI siglo en Belén.

Y nosotros, Señor, no queremos dejar escapar la ocasión para, no sólo conmemorar tu nacimiento sino para pedirte luz, sabiduría y fortaleza en el esfuerzo de cada día en construir la paz. Esa paz que Tú has venido a traer y que hoy pedimos a través de la Conferencia Episcopal en esta oración: Por la paz entre todos los hombres y entre todos los pueblos para que la celebración del nacimiento del Hijo de Dios impulse a los fieles cristianos a luchar por instaurar en el mundo la paz que Cristo trajo con su venida.

Gracias, Señor, por tu Resurrección y por la Gracia que el Espíritu Santo derramó en Pedro y Juan, tus discípulos, que nos transmitieron con su testimonio tu bendita Resurrección. En ellos y en todos los demás, sobre todo, Pablo de Tarso, apóstol de los gentiles, por el que nos ha llegada el anuncio de tu Resurrección, te damos gracias, Señor y te pedimos que ese anuncio de salvación que Tú nos has traído no se apague nunca en nuestros corazones. Amén.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

¿QUÉ PIENSAS Y CÓMO TE IMAGINAS SEGUIR A JESÚS?

Resultado de imagen de Mt 10,17-22 por Fano
Puedes creer que seguir a Jesús es un seguro de vida, y que todo, esforzándote en cumplir su Voluntad, te irá saliendo bien. Quizás sea lo mismo que has pensado a la hora de querer formar una familia, todo irá con esta o aquella persona. Lo primero que has de entender y saber que amar no es cosa fácil. Y no lo es porque el amar te exigirá en cada momento entregar tu propia vida pacientemente hasta el extremo de perderla.

Levanta en estos momentos tu mirada y mira a Jesús. Él no ha venido a ser servido, ni siquiera a ser correspondido. Nos ama sin condiciones y nos ha creado tal y como somos. Pretende que tú cambies y que vayas perfeccionándote con la ayuda del Espíritu Santo. De antemano sabe y conoce lo que te va a costar, pero quiere tu disponibilidad y tu fe en Él. 

Será Él quien te cambie, pero siempre contando con tu permiso. Y el cambio te costará sangre y sudor. Así que trata de borrar esa posible imagen que te has formado y empieza a poner la realidad que Cristo te ha presentado y te propone. Hoy te lo dice claramente en el Evangelio de - Mt 10, 17-22 - y te anima a ello con la asistencia y el auxilio del Espíritu Santo. Y te pone el primer ejemplo después de suyo propio. Te presenta el sacrificio de San Esteban, considerado el protomártir del cristianismo. Es decir, de los que han decidido seguirle.

Y eso, quizás, tengas que vivirlo en la familia, con tus padres, hijos, hermanos con tu esposo, esposa o novio/a o en otros campos y entornos de tu vida: trabajo, amigos, sociedad...etc. La vida no la has elegido tú, sino que se te ha regalado. Y el camino no tienes que diseñarlo tú,. sino lo vas recorriendo según lo que Dios ha pensado para ti. Y el amor no es tratar de amoldar la vida de los demás según tú piensas y quieres, sino según la Voluntad de Dios. Tal y como Dios lo hace contigo, pues te espera, te abre los brazos y te propone situaciones para que demuestres tu fe y confianza en Él demostrándolo con tu vida.

No hay otro camino, y si queremos ser felices este es el camino, creen en Jesús, el Mesías enviado por el Padre para que todos los hombres que crean en Él se salven. Pidamos con fe esa Gracia. Amén.

martes, 25 de diciembre de 2018

DANOS SABIDURÍA, SEÑOR, PARA VERTE

Resultado de imagen de Jn 1,1-18
Son días de regocijo y de fiesta. La calle parece diferente, hay mucho bullicio y ruido. Luces y candilejas que nos roban el pensamiento y nos llevan a un espejismo de felicidad. Pero, ¿qué se celebra? La gente no lo sabe bien. Han oído que ha nacido un niño, pero no lo buscan ni desean verlo. Ellos ahora sólo piensan en comilonas, regalos, fiestas y alegría vacía y hueca, porque, mañana, volverán al mismo lugar y a la misma realidad.

Absorto en mis pensamientos pienso en aquel momento. Cuando realmente nació el Niño Dios pocos se enteraron. A penas unos pastores y poco más. No hubo ruido ni ninguna clase de fiesta. No se celebraba ninguna navidad, pues nadie había advertido el nacimiento de la verdadera esperanza y salvación. Tuvieron que pasar treinta años para que un tal Juan el Bautista proclamará que el Mesías estaba pronto a venir y que teníamos necesidad de prepararnos y arrepentirnos de nuestros pecados.

Y descubro que antes no había celebración de navidad. Muchas generaciones vivieron sin descubrir la alegría y la esperanza de conmemorar el nacimiento de la salvación en ese Niño Dios. Y quizás muchos, todavía hoy continúan sin enterarse que realmente se celebra. Pero, eso sí, se apuntan a la juerga, al consumo y a todo lo que sea alegría pasajera. ¿Y después?

Y no es que esté en contra de la fiesta y la alegría, sino que todo eso debe ser una consecuencia de la verdadera esencia de lo que celebramos hoy, el nacimiento del Hijo de Dios. Dios encarnado. que se hace Hombre y habita entre nosotros para anunciarnos que su amor y su propuesta de salvación. Esa es la verdadera alegría que nos debe de fortalecer e impulsarnos a vivir en paz, en justicia, verdad y amor. 

Pidamos esa Gracia y que el nacimiento del Niño Dios nos llene de sabiduría que nos ilumine y podamos encontrarnos y descubrir el amor del verdadero Hijo de Dios. Amén.

                                                                   FELIZ NAVIDAD

lunes, 24 de diciembre de 2018

SALMO 89: BAJE A NOSOTROS LA BONDAD DEL SEÑOR

Ant: Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel.
Resultado de imagen de Salmo 89 por FanoPara el Señor un día es como mil años, y mil años como un día (2P 3,8)
Señor, tú has sido nuestro refugio
de generación en generación.

Antes que naciesen los montes
o fuera engendrado el orbe de la tierra,
desde siempre y por siempre tú eres Dios.

Tú reduces el hombre a polvo,
diciendo: «Retornad, hijos de Adán.»
Mil años en tu presencia
son un ayer, que pasó;
una vela nocturna.

Los siembras año por año,
como hierba que se renueva:
que florece y se renueva por la mañana,
y por la tarde la siegan y se seca.

¡Cómo nos ha consumido tu cólera
y nos ha trastornado tu indignación!
Pusiste nuestras culpas ante ti,
nuestros secretos ante la luz de tu mirada:
y todos nuestros días pasaron bajo tu cólera,
y nuestros años se acabaron como un suspiro.

Aunque uno viva setenta años,
y el más robusto hasta ochenta,
la mayor parte son fatiga inútil,
porque pasan aprisa y vuelan.

¿Quién conoce la vehemencia de tu ira,
quién ha sentido el peso de tu cólera?
Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.

Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos;
por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.

Danos alegría, por los días en que nos afligiste,
por los años en que sufrimos desdichas.
Que tus siervos vean tu acción
y sus hijos tu gloria.

Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel.


FELIZ NAVIDAD

domingo, 23 de diciembre de 2018

LAUDES - IV DOMINGO DE ADVIENTO


Resultado de imagen de laudes - lV DOMINGO DE ADVIENTO, POR FANO

H I M N O

¡Cielos, lloved vuestra justicia!
¡Ábrete, tierra!
¡Haz germinar al Salvador!

Oh Señor, Pastor de la casa de Israel,
que conduces a tu pueblo,
ven a rescatarnos por el poder de tu brazo.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Sabiduría, salida de la boca del Padre,
anunciada por profetas,
ven a enseñarnos el camino de la salvación.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Hijo de David, estandarte de los pueblos y los reyes,
a quien clama el mundo entero,
ven a libertarnos, Señor, no tardes ya.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Llave de David y Cetro de la casa de Israel,
tú que reinas sobre el mundo,
ven a libertar a los que en tinieblas te esperan.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Sol naciente, esplendor de la luz eterna
y sol de justicia,
ven a iluminar a los que yacen en sombras de muerte.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia,
tú que unes a los pueblos,
ven a libertar a los hombres que has creado.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Emmanuel, nuestro rey, salvador de las naciones,
esperanza de los pueblos,
ven a libertarnos, Señor, no tardes ya.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre
y por los siglos de los siglos. Amén.

sábado, 22 de diciembre de 2018

LA FE DE MARÍA

Resultado de imagen de Lc 1,46-56
María, Dios sabía de la pureza y ternura de tu corazón. Te elige porque ha hallado en ti la Gracia de la fe y al mirarte, te llena de Gracia, para que seas, no por tus méritos, sino por su Gracia, la Madre de su Hijo. Eres bendita entre todas las mujeres y estás llena de la presencia del Señor.

Gracias, María, porque tu firme y entregado nos ofrece a nosotros la posibilidad de encontrarnos con el Mesías prometido y esperado, tu Hijo, el Señor. Por eso, Madre, eres también Madre nuestra, porque, por la Gracia de Dios somos hijos de Dios y hermanos de tu Hijo Jesús. En Él estamos salvados, pues, por su Pasión y muerte de Cruz ha pagado por nuestro rescate de la esclavitud del pecado. Y eso nos da la posibilidad, en Él, de ser libres para amar tal y como Él nos ama.

Gracias, Madre, intercede por nosotros para que nuestros corazones, enfermos y heridos por el pecado se conviertan en unos corazones suaves, tiernos, misericordiosos y dados como el tuyo. Te suplicamos que intercedas a tu Hijo que las aguas insípidas y contaminadas de nuestras vidas se transformen en un vino de buen color, de buen perfume, de gozo y alegría que desprenda buen aroma y verdadero amor para aliviar el dolor y sufrimiento de los demás, especialmente los pobres, y anunciarles tu Palabra. Amén.

viernes, 21 de diciembre de 2018

LAUDES DEL 21 DE DICIEMBRE

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 

Resultado de imagen de Lc 1,39-45


H I M N O

¡Cielos, lloved vuestra justicia!
¡Ábrete, tierra!
¡Haz germinar al Salvador!

Oh Señor, Pastor de la casa de Israel,
que conduces a tu pueblo,
ven a rescatarnos por el poder de tu brazo.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Sabiduría, salida de la boca del Padre,
anunciada por profetas,
ven a enseñarnos el camino de la salvación.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Hijo de David, estandarte de los pueblos y los reyes,
a quien clama el mundo entero,
ven a libertarnos, Señor, no tardes ya.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Llave de David y Cetro de la casa de Israel,
tú que reinas sobre el mundo,
ven a libertar a los que en tinieblas te esperan.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Sol naciente, esplendor de la luz eterna
y sol de justicia,
ven a iluminar a los que yacen en sombras de muerte.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia,
tú que unes a los pueblos,
ven a libertar a los hombres que has creado.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Oh Emmanuel, nuestro rey, salvador de las naciones,
esperanza de los pueblos,
ven a libertarnos, Señor, no tardes ya.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre
y por los siglos de los siglos. Amén.

jueves, 20 de diciembre de 2018

LAUDES DEL 20 DE DICIEMBRE

Resultado de imagen de LAUDES DEL 20 DE DICIEMBRE


H I M N O 

Ya muy cercano, Emmanuel,
hoy te presiente Israel, 
que en triste exilio vive ahora
y redención de ti implora.

Ven ya, del cielo resplandor,
Sabiduría del Señor,
pues con tu luz, que el mundo ansía,
nos llegará nueva alegría.

Llegando estás, Dios y Señor,
del Sinaí legislador,
que la ley santa promulgaste
y tu poder allí mostraste.

Ven, Vara santa de Jesé,
contigo el pueblo a lo que fue
volver espera, pues aún gime
bajo el cruel yugo que lo oprime.

Ven, Llave de David, que al fin
el cielo abriste al hombre ruin
que hoy puede andar libre su vía,
con la esperanza del gran día.

Aurora tú eres que, al nacer,
nos trae nuevo amanecer,
y, con tu luz, viva esperanza
el corazón del hombre alcanza.

Rey de la gloria, tu poder
al enemigo ha de vencer,
y, al ayudar nuestra flaqueza,
se manifiesta tu grandeza. Amén.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

JUAN, PENSADO POR DIOS PARA PREPARAR SU CAMINO

Resultado de imagen de Lc 1,5-25
Juan es causa de un milagro de Dios. Su madre, Isabel es estéril y mayor, pero Dios escucha la petición de Zacarías, esposo de Isabel, y le concede ese hijo soñado por ellos. Juan es también causa de la oración de su padre Zacarías a la que Dios responde. Juan, primo de Jesús es concebido por la Gracia de Dios en el seno de Isabel, prima de María.

Y Juan viene para preparar los caminos del Señor, misión que cumple fiel a su compromiso de ser la voz que grita en el desierto y prepara la venida del Señor. El es la voz que grita y prepara el camino, pero no es la Palabra, que anuncia y que viene detrás de Él para realizar el bautismo de Espíritu y fuego. 

Zacarías, a pesar de su petición y el anuncio del ángel Gabriel, duda y pide un signo, y es castigado con el silencio de su lengua hasta que se realice el acontecimiento del nacimiento de su hijo Juan. Y todo sucede como ha sido prometido. Recobra el habla cuando asiente y confirma que el nombre de su hijo será Juan. También nosotros hemos nacidos y gestados en el vientre de una madre y, por la Gracia de Dios, hemos nacido en una familia que nos ha llevado a recibir el bautismo.

Y, ¿cuál es nuestro compromiso? Es algo que como Juan hemos de ir descubriendo a lo largo de nuestro camino y nuestro singular desierto. Quizás, muchos esperan ver nuestra pequeña y humilde luz que les alumbre el camino para encontrarse con el Señor. Y esa luz depende de que nosotros la iluminemos. Pidamos esa Gracia y que como Zacarías insistamos en pedirle al Señor sabiduría para iluminar nuestra vida a fin de que sea lámpara que ilumine los pasos de otros que van a nuestro lado.

¡Oh, Señor, danos la sabiduría y la fortaleza de no desfallecer ante las tentaciones que el mundo nos presenta cada día y ser luz, por la Gracia recibida por el Espíritu Santo en nuestro bautismo, para alumbrar a todos aquellos que, escuchando nuestra palabra y observando nuestra vida, vean el camino que les lleva a encontrarse contigo! Amén.

martes, 18 de diciembre de 2018

CON LOS OJOS DE LA RAZÓN NO VEMOS


Resultado de imagen de Mt 1, 18-24
No vemos sino con los ojos, aunque descubrimos que nos tenemos que fiar y lo hacemos, muchas veces porque no nos queda otro remedio. Nos fiamos del conductor del tranvía; nos fiamos del médico en el quirófano; nos fiamos del taxista; nos fiamos del piloto. Y resulta que en la vida no hacemos sino fiarnos unos de los otros. Pero, ¿nos fiamos de Dios?

María y José se fiaron. María porque dijo sí a la Voluntad de Dios de encarnarse en su seno, y José porque aceptó que el hijo que concebido en el seno de María era obra del Espíritu Santo. Los dos aceptaron y creyeron en el Señor dejando la razón a un lado. Porque, con los ojos de la razón no se puede comprender el misterio de la encarnación. Y, gracias a ellos nosotros hemos recibido la Palabra de Dios por medio del anuncio de su Hijo, nuestro Señor Jesús y directamente por las Escrituras y testimonio de los apóstoles.

Te damos gracias, María y José, por responder a la llamada de Dios y porque, a través de ustedes, nuestro Padre Dios nos ha enviado a su Hijo para redimirnos y perdonar nuestros pecados. Damos gracias a María, regalada por su Hijo desde la Cruz como Madre nuestra, y damos gracias a José, el padre adoptivo de Jesús, varón justo y creyente que con su fe ha dado camino al plan de salvación de Dios para nosotros.

Ahora, Señor, te pedimos que nosotros también respondamos a tu llamada y seamos fieles a tu Palabra. Sabemos que no es fácil y que la fuerza de nuestro pecado nos arrastra y nos vence, pero, contamos con tu fortaleza y tu ayuda para superar todas esas dificultades que el mundo levanta para impedirnos verte y acercarnos a Ti. Creemos y tenemos esperanza de, fortalecidos en tu Espíritu, sostenernos en tu Palabra y caminar fieles a tu Voluntad.

Nos sabemos débiles, frágiles y pobres para, por nuestras fuerzas, superar todas esas dificultades, pero, de la mano de María, nuestra Madre y de San José, tu padre adoptivo, pedimos que intercedan por nosotros y nos ayuden a seguir paso a paso hacia Ti. Gracias, Señor. Amén.

lunes, 17 de diciembre de 2018

PREPARÁNDONOS PARA EL ADVIENTO

Resultado de imagen de Mt 1,1-17


H I M N O
Ya muy cercano, Emmanuel,
hoy te presiente Israel, 
que en triste exilio vive ahora
y redención de ti implora.

Ven ya, del cielo resplandor,
Sabiduría del Señor,
pues con tu luz, que el mundo ansía,
nos llegará nueva alegría.

Llegando estás, Dios y Señor,
del Sinaí legislador,
que la ley santa promulgaste
y tu poder allí mostraste.

Ven, Vara santa de Jesé,
contigo el pueblo a lo que fue
volver espera, pues aún gime
bajo el cruel yugo que lo oprime.

Ven, Llave de David, que al fin
el cielo abriste al hombre ruin
que hoy puede andar libre su vía,
con la esperanza del gran día.

Aurora tú eres que, al nacer,
nos trae nuevo amanecer,
y, con tu luz, viva esperanza
el corazón del hombre alcanza.

Rey de la gloria, tu poder
al enemigo ha de vencer,
y, al ayudar nuestra flaqueza,
se manifiesta tu grandeza. Amén.
De Laudes, 17 de diciembre,
 3ª semana de Adviento

domingo, 16 de diciembre de 2018

LAUDES DEL DOMINGO

Resultado de imagen de Laudes del domingo 16 de diciembre de 2018

HIMNO

Preparemos los caminos
-ya se acerca el Salvador-
y salgamos, peregrinos,
al encuentro del Señor.

Ven, Señor, a libertarnos,
ven, tu pueblo a redimir;
purifica nuestras vidas
y no tardes en venir.

El rocío de los cielos
sobre el mundo va a caer,
el Mesías prometido,
hecho niño, va a nacer.

De los montes la dulzura,
de los ríos leche y miel,
de la noche será aurora
la venida de Emmanuel.

Te esperamos anhelantes
y sabemos que vendrás;
deseamos ver tu rostro
y que vengas a reinar.

Consolaos y alegraos,
desterrados de Sión,
que ya viene, ya está cerca,
él es nuestra salvación.

sábado, 15 de diciembre de 2018

EL CUMPLIMIENTO DE LAS PROFECÍAS

´
Imagen relacionada
El pueblo de Israel espera el cumplimiento de las profecías, y según el profeta - Malaquías 4, 5-6 - Elías tiene que venir a anunciar la venida del Mesías. Es obvio, por tanto, que mientras no haya venido Elías tampoco venga el Mesías. Pero, otra cosa es que haya venido y nuestros ojos hayan estado cerrados y no la hayan visto. Juan el Bautista ocupa y realiza la misión de Elías anunciando y preparando la venida del Señor, pero el pueblo sigue instalando en sus sueños y en su imaginación del mesías que ellos se han formado.

Posiblemente, también nosotros estemos ciegos y no veamos al verdadero Profeta y Mesías, sino al que nos hemos formado y creado dentro de nuestra imaginación. Un mesías que se corresponde con nuestras apetencias y gustos; un mesías que se adapta a nuestra media e intereses. Un mesías que de no coincidir con el que yo espero lo rechazo.

Por eso, es momento de rogar y suplicar que borre de mi imaginación ese mesías que yo quiero y que prepare mi corazón para esperar al verdadero Mesías que viene. A ese Mesías que me anuncia y prepara Juan el Bautista. A ese Mesías que anuncia el Amor del Padre y la salvación de todos los hombres. A ese Mesías que me habla de verdad, de justicia y de verdadero amor al prójimo y que rompe y borra las diferencias entre los hombres. 

A ese Mesías que establece la dignidad de la persona humana por el hecho de ser todos hijos del Padre. Es ese el Mesías que viene. Un Mesías de amor, de fraternidad, de justicia y de paz. Por eso, hoy, desde este pequeño rincón, humilde, sencillo y pobre, clamamos para que nuestros corazones, apegado a las cosas de este mundo, sea transformado en unos corazones humildes y dóciles a la Palabra de Dios. Amén.

viernes, 14 de diciembre de 2018

EL CAMINO ESTARÁ LLENO DE DUDAS

Resultado de imagen de Mt 11,13-19
HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 

No intentes arreglarlo ni ver todo claro. La fe es una prueba de confianza y de creer en el Señor. Si fuera clara y diáfana no sería fe ni tendrías necesidad de confiar ni de ningún riesgo. La fe exige fiarte y confiar y dejarte llevar aunque veas más oscuridad y luz. La fe tiene su plenitud cuando te encuentre frente al Señor. Entonces ya no te hará falta la fe, pero mientras camine por este mundo siempre tendrás dudas.

Posiblemente, será una de las cruces con las que tendremos que lidiar. La tentación de la duda está siempre dentro de nosotros, y las seducciones del mundo tensan más esa tentación. Claro, nos gusta el placer, las comilonas, el dinero, el poder, la fama, la carne...etc. ¿A quién no le gusta? Nuestra naturaleza es de carne y es débil y muy vencible con las ofertas de este mundo, pero, ¿te hacen feliz?

Posiblemente siempre tengas ganas de probar y en muchos momentos, como espejismos fantásticos, nos deslumbren las luces que el mundo nos ofrece, pero, repito, al final la realidad de la vida, el sufrimiento, nuestras propias limitaciones y el pecado hacen su presencia y te dejan vacío e insatisfecho. La vida se te escapa y cuando experimentas que la has utilizado para tu propio egoísmo y satisfacción no te quedas bien ni contento.

Sólo la conciencia de haber amado y deseado para otros lo que quieres para ti te deja, a pesar de tus dolores y sufrimiento, contento y en paz interiormente. Tu corazón se queda sereno, tranquilo y hasta sonriente. ¿No lo has experimentado? Sí, la felicidad que todos buscamos está en el amor. Un amor comprometido con la verdad, la justicia y la paz. No se trata de un amor placentero, egoísta, afectivo, pasional, cariñoso...etc. Se trata de un compromiso que se refleja en la vivencia y el trato de la verdad, la justicia y la paz.

Eso no descarta los sentimientos, pero amar no es cosa sola de sentimientos sino de compromiso tal y como nos ama el Señor. Porque, motivos tendría para habernos abandonado ya. Por eso, Señor, a pesar de nuestras dudas y pecados, queremos seguir tus pasos y ponernos en tu Manos abandonados a la acción del Espíritu Santo, y suplicarte que aumentes nuestra fe. Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...