ULTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 4 de mayo de 2016

NOS ACOMPAÑA EL MEJOR AMIGO Y PROFESOR




Es un privilegio ir acompañado del más sabio de los sabios, el Espíritu de Dios, porque nos enseñará, sin riesgo de error, el camino hacia la Verdad completa. Y no hay mayor privilegio que ese, el estar seguro que el camino será encontrado sin equivocación.

Es la cuña más grande que se puede tener. Tenemos al Paráclito, al Espíritu de Dios para que nos saqué siempre del error y de las dificultades. ¿Se puede tener más ventaja y privilegio? ¡¡Imposible!!

Pero se necesita tomar conciencia de su presencia. No ocurrirá con tu indiferencia y distracción. El Espíritu Santo necesita tu colaboración y tu atención. Necesita que te abras a la acción de su Gracia y que te esfuerces en seguir sus instrucciones y consejos. Y todo lo demás irá llegando por añadidura.

Un Padre Dios bueno que no nos deja solos y que, para que no nos perdamos, nos envía al Espíritu Santo con el fin de que nos enseñe todo lo que no comprendamos todavía hasta llegar al final del camino. Hay muchas cosas que nos harán dudar y que están esperando la oportunidad de atacar en los momentos más débiles de nuestro camino. Por eso, Padre, te pedimos fortaleza, fe y paciencia para soportar esos instantes duros de nuestra vida en los que seremos atacados fuertemente por el demonio, para soportar con firmeza y alegría las adversidades del camino.

Danos un corazón, Padre, tierno, suave, bueno y misericordioso que nos permita abrirnos a todo lo que el Espíritu Santo nos vaya indicando y aconsejando. Danos la capacidad de saber discernir con confianza y fortaleza todo aquello que, desde el corazón, entendamos que debemos hacer para el bien común de todos y anteponerlo a nuestros propios intereses. Amén.

martes, 3 de mayo de 2016

TÚ, SEÑOR, ERES MI CAMINO, MI VERDAD Y MI VIDA



No podemos empecinarnos en llegar a Dios directamente y por nuestros medios. Jesús, el Hijo, ha sido enviado para señalarnos y acompañarnos en el Camino. Él, precisamente es el Camino, la Verdad y la Vida, y en Él encontraremos al Padre, porque Él y el Padre son uno.

Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta». Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: ‘Muéstranos al Padre’? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. 

No se puede hablar más claro. Gracias, Señor, por darnos esta nueva oportunidad de conocerte y de, en tu Palabra, encontrar el Camino, la Verdad y la Vida para, por Ti, llegar al Padre. Gracias, Señor, por depositar en nosotros toda tu confianza y darnos poder para hacer tus mismas o más obras.

En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.

Creer en Jesús es creer en su Palabra. Y su Palabra nos hace hoy temblar, porque nos da poder para hacer obras aún mayores. Por eso te pedimos, Señor, que aumentes nuestra fe hasta el punto de confiar plenamente en tu Palabra y en el poder que, para Gloria del Padre, Tú depositas en nuestras manos. Amén.

lunes, 2 de mayo de 2016

GRACIAS, SEÑOR, GRACIAS



Nada podríamos hacer sin la presencia del Espíritu de Dios. Nada sería igual sin el consuelo del Espíritu Santo y todo se nos haría oscuridad sin la presencia del Espíritu Santo. Por eso, Señor, te damos gracias y te bendecimos, porque has mirado nuestra pequeñez y debilidad y nos has fortalecido con y en la presencia de tu Espíritu.

Es el Espíritu Santo quien nos guía y nos orienta y nos defiende y protege de las amenazas y poder del demonio. Con Él podemos escapar y estar protegido de la inclinación del pecado y también de todas las tentaciones que, en cada instante de nuestras vidas, nos sugieren desviarnos, alejarnos y huir de la presencia de Ti, Señor nuestro.

Gracias, Señor, por el gran regalo del Bautismo, en el que nos dona la presencia y acción del Espíritu Santo, para que, fortalecidos en Él, podamos vivir en tu Palabra y proclamarla con nuestras vidas y acciones. Gracias, Señor, por la vida, por la fe, por el amor y, sobre todo, por la oportunidad de alimentarme de tu Espíritu con frecuencia en la Eucaristía.

Gracias, Señor, por ese Pan y Vino que se transforman en tu Cuerpo y tu Sangre en el memorial de tu Pasión y Muerte y que por la epíclesis, extendiendo sus manos sobre el pan y el vino: "santifica estos dones con la efusión de tu Espíritu", se transforman en el Pan y Vino que nos alimenta espiritualmente nuestra alma y nos conforta y fortalece para la andadura de nuestro propio camino pascual que cada uno de nosotros queremos compartir contigo.

Por todo lo recibido, pero, principalmente, por tener la conciencia de sabernos tus hijos y por tanto amor que tu Padre, Señor, revelado por Ti, nos ha dado y continua dándonos, te damos las gracias y te pedimos que nos sostengas durante el camino de nuestra vida en tu presencia hasta llegar y descansar en Ti. Amén.