ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios.

También estamos rezando un rosario cada día que hacemos normalmente en las primeras horas de la mañana aunque a veces, por premuras de tiempo, lo hacemos en otras horas del día. En el icono de la Virgen, debajo del rosario de todos los viernes, puedes encontrar el rosario correspondiente a cada día.

jueves, 17 de octubre de 2019

EN RECUERDO DE LOS PROFETAS

Resultado de imagen de Lc 11,47-54
Las palabras de este Evangelio son actuales, porque hoy, también en nuestra generación ocurren. Hay muchos profetas entre nosotros. Muchos profetas que han proclamado la Palabra de Dios y que con sus vidas dan testimonio de esa fe que proclaman. Sobre todo, este mes, que el Papa Francisco ha proclamado como mes de las misiones, y donde hay muchos profetas que hablan de Dios.

Porque, todos hemos recibido, por el Espíritu Santo, el poder participar del sacerdocio de Cristo Jesús, de su misión profética y real. Es decir, somos sacerdotes, profetas y reyes, que significa que debemos hablar y darle culto a Dios Padre, hablar de Él a los hombres y servirle como nos enseño Jesús. Pero, también, soportar todas las dificultades y obstáculos que nos deparan el rechazo de los demás.

Hoy se recuerda a muchos profetas, incluso premiados por la sociedad civil, después de muerto. Tal como dice el Evangelio:  «¡Ay de vosotros, porque edificáis los sepulcros de los profetas que vuestros padres mataron! Por tanto, sois testigos y estáis de acuerdo con las obras de vuestros padres; porque ellos los mataron y vosotros edificáis sus sepulcros. Por eso dijo la Sabiduría de Dios: ‘Les enviaré profetas y apóstoles, y a algunos los matarán y perseguirán’, para que se pidan cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo, desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, el que pereció entre el altar y el Santuario. Sí, os aseguro que se pedirán cuentas a esta generación. ¡Ay de vosotros, los legistas, que os habéis llevado la llave de la ciencia! No entrasteis vosotros, y a los que están entrando se lo habéis impedido».

Pero, ¿seguimos sus ejemplos y tratamos de imitar sus testimonios? ¿O simplemente, cuando ya no nos molestan reconocemos su labor y los premiamos? Pidamos al Señor que nos dé la fortaleza y la voluntad de llevar a nuestras vidas el buen testimonio de fe y de obras que todos ellos nos han dejado. Amén.

miércoles, 16 de octubre de 2019

AMAR DESDE EL AMOR DE DIOS

Resultado de imagen de Lc 11,42-46
Muchos queremos amar por nuestras propias fuerzas. Muchos pretendemos ser buenas personas desde y por nuestros propios medios. Muchos queremos transformar nuestro corazón en un corazón manso y humilde, pero, en el camino de nuestra vida vamos experimentando que no superamos la prueba por nosotros mismos. Algunos nos damos cuenta pronto; otros tardamos algo más y otros muchos se nos pasa la vida sin darnos cuenta y viviendo más en el desamor que en el amor.

La razón, nuestra razón nos traiciona y nos arrastra al fracaso. Porque, una cosa es amar desde y con nuestra razón humana, y otra es amar desde el Corazón que nos propone Jesús. En la primera forma de amar nuestros pasos serán torpes, inconstante y nos llevaran al fracaso, porque, nuestro corazón humano está infectado de egoísmo, de soberbia, de suficiencia, de vanidad y de pecados. Nos será imposible amar sin medida y sin condiciones, e incluso amar al que te devuelve mal por bien.

Pero, en la segunda forma de amar, es decir, desde el Corazón de Jesús todo será diferente. En el Evangelio de ayer Jesús nos decía: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera». 

Los hombres le ponemos una medida de valor al amor entregado. Nada de gratuidad aunque aparentemente lo hagamos ver. Hago esto pensando en una recompensa o una contrapartida que me aporte una ganancia. Nuestra amistad me interesa porque me pueda dar buenos beneficios... y así muchos más ejemplos. Dios nos ama de otra manera. Dios nos ama sin condiciones y no se limita a cumplir ni a esperar que tu y yo cumplamos. Sabía de nuestras infedilidades y nos ha amado desde el principio. Sabías de nuestras dudas y debilidades y nos sigue amando hasta el final de nuestra historia.

Y espera con eterna paciencia nuestra respuesta y conversión. Jesús, el Señor, no espera sólo nuestro cumplimiento, sino también nuestra conversión, un cambio en nuestra forma de amar. Y yo, Señor, en nombre de todos, te pido y espero confiado que, contando con tu Gracia, nuestra capacidad de amar sea, cada día, un poco más parecida a la Tuya. Amén.

martes, 15 de octubre de 2019

SEÑOR, TRANSFORMA MI CORAZÓN EN UN CORAZÓN MANSO Y HUMILDE COMO EL TUYO

Resultado de imagen de Mt 11,25-30
Es obvio comprender que los que tienen mucho se vean impedidos y sin fuerzas para despojarse de sus riquezas y bienes e incluso de su poder. El egoísmo humano es una cadena difícil de romper. De ahí que para los que posean riquezas y poder les sea muy dificultoso romper esas cadenas y abrirse al Amor de Dios. Vaya este reflexión por delante para comprender el por qué Jesús, refiriéndose a los ricos dijo esta frase: es más fácil que un camello... -Mc 10, 25 -.

El ser humano necesita purificar su corazón y de egoísta y soberbio convertirlo en suave, manso y humilde. De manera que, con estos ingredientes será más fácil despojarlo de todo aquello que lo contamina egoístamente y, en la medida que más contaminado esté de las cosas de este mundo, más le costará comprender la grandeza de Dios. Por todo ello, te pedimos hoy, Señor, un corazón de niño, es decir, un corazón sencillo, ingenuo, confiado y abierto a tu Palabra. 

Un corazón pobre, necesitado y humilde, capaz de comprender el gran Amor que nos tiene. Despoja, Señor, nuestros corazones de esa soberbia que nos consume y que nos hace suficientes cargándonos de razones intelectuales que nos hacen sentirnos superiores a los demás e incluso pensar que nos bastamos por nosotros mismos..Danos, Señor, la sabiduría de tomar conciencia que no es el poder ni el saber humano lo que nos descubre la grandeza de tu Amor, sino tu Gracia y nuestra disponibilidad a abrirnos, porque así Tú lo has querido y nos la has regalado, a dejarnos que tu Espíritu  tome el mando de nuestros corazones y nos oriente y dirija hacia Ti.

Gracias, Señor, por trazarnos el camino con tu ejemplo y testimonio de Vida sencilla y humilde, pues, siendo el Señor has querido presentarte entre los hombres con un corazón manso, suave, sencillo, humilde y vivir desapegado de toda riqueza, poder y con un corazón pobre. Así, Señor, también queremos vivir nosotros y, experimentando que por nuestras propias fuerzas no podemos, nos abrimos a la acción del Espíritu Santo abandonándonos en sus Manos. Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...