ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios.

También estamos rezando un rosario cada día que hacemos normalmente en las primeras horas de la mañana aunque a veces, por premuras de tiempo, lo hacemos en otras horas del día. En el icono de la Virgen, debajo del rosario de todos los viernes, puedes encontrar el rosario correspondiente a cada día.

sábado, 20 de julio de 2019

¡INJERTADOS EN TU ESPÍRITU, SEÑOR!

Resultado de imagen de Mt 12,14-21
No podemos obviar nuestra naturaleza humana. Es necesario aceptarnos tal y como somos, porque, así Dios nos ha creado y así nos quiere. Negarnos sería rechazar su obra y revelarnos contra su Voluntad. Él sabe la medida de nuestra capacidad y así nos ha creado y así nos ha salvado.

Es verdad que estamos inmerso en un mundo lleno de peligros. Mundo,demonio y carne nos presentan batalla cada día y nos amenazan con derrotarnos si nos desprendemos del Espíritu Santo, que, permaneciendo en Él, nos garantiza la victoria. Porque, el mal ha sido vencido en la Cruz de nuestro Señor. Nuestra victoria está garantizada sin lugar a duda. Sólo tendremos que confiar en el Señor y creer en Él. La fe es nuestra tabla de salvación.

Ahora, quizás estés preguntándote: luego, ¿por qué Dios permite entonces el mal? La respuesta es muy sencilla, porque lo necesitas para despertar y abrir los ojos y probar tu fe. En el tiempo que las cosas ruedan a tu favor todo se torna dulce, hermoso y no hay problemas. Tanto, que te olvidas hasta del Señor. Son los tiempos de escasez y de sacrificio los que humillan tu alma y levanta tus ojos para, humildemente, implorar ayuda a Dios. Por eso, la única manera de probar tu fe es resistiéndote y perseverando en los momentos difíciles de tu vida.

Pero, el mal no cuenta ya. Está vencido desde que Jesús abrazó voluntariamente su muerte en la Cruz. Esa misma cruz que te pide que abrases tú y yo. Porque, al abrazarla venceremos rotundamente el mal. Detrás de la cruz encontramos la Vida Eterna. Ese es el reto y el camino de cada día. No perdamos la confianza y segamos al Señor sin titubeos y con firmeza. Al mismo tiempo que caminamos en esa confianza y sin perder de vista al Señor, pidámosle que nuestra voluntad y fortaleza sea firme y que no desfallezcamos. No hay que tener miedo, pues la victoria ya ha sido ganada por el Señor. Amén.

viernes, 19 de julio de 2019

UN CORAZÓN MISERICORDIOSO


Resultado de imagen de Mt 12,1-8
Hoy retomamos el rezo del santo Rosario de los viernes, pues el pasado viernes, por estar fuera de casa no pudimos rezarlo.

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 


Ayer decía que mis esfuerzos son inútiles se no me abro a la acción del Espíritu de Dios y me abandono en sus Manos. Si el Señor no construye la casa en vano se cansan los albañiles -Salmo 126-. Doy gracias a Dios porque empiezo a tomar conciencia y comprender mejor ese salmo. Y, experimento, que no ha sido por falta de oírlo, sino porque, quizás, ha llegado el momento y Dios así lo ha dispuesto y querido.

Posiblemente, ha sido el momento, la hora de la madurez respecto a esa promesa y el instante de empezar a recoger el fruto. Realmente, no lo sabes exactamente, pero vas experimentando que es ahora cuando todo empieza a cuadrar dentro de tu pobre y sencillo corazón. Experimentas tu pobreza cuando tomas conciencia de lo pequeño que eres y lo necio que has sido.

Gracias, Señor, por este hermoso regalo y, aprovecho, para pedirte que me des la sabiduría, la fortaleza y la paz para conservarlo y madurarlo hasta sus últimas consecuencias. Gracias, Señor. Todos mis esfuerzos son vanos, Señor, si Tú no vas conmigo; todos mis esfuerzos son inútiles si Tú, Señor, no vives en mí; todos mis esfuerzos pierden sentido si Tú, Señor, no actúas en mí. 

Parodiando a Pablo diría que si Tú, Señor, no vives en mí, todo mi actuar y todo mi obrar será inútil. Por eso, Señor, te doy gracias por tu Infinita Misericordia, pues por mis actos nada merezco. Al contrario, merecería ser reprobado y condenado, y Tú, Señor, haces todo lo contrario, me regalas bien y cargas con todo mis malas actuaciones. Me limpias, borras y asumes mis pecados y me regalas gratuitamente Vida Eterna.

¿Qué puedo decirte, Señor? Simplemente, darte las gracias y postrarme a tus pies abandonándome en tus Manos. Amén.

jueves, 18 de julio de 2019

SÓLO TÚ, SEÑOR, ERES MI DESCANSO

Resultado de imagen de Mt 11,28-30 por Fano
He pasado mucho tiempo buscando la paz en el hacer más que en el ser. Y he descubierto que ha sido un error. Confieso que lo he hecho de forma inconsciente y sin darme cuenta. Quizás, he creído, erróneamente, más importante el hacer que el ser. Hace algún tiempo que algo dentro de mí me ha ido revelando que lo primero eres Tú, Señor. Y, no por falta de haberlo oído, sino por tener mis ojos cerrados y endurecido mi corazón.

Posiblemente, esa cerrazón y endurecimiento me hayan valido para darme cuenta que Tú, mi Señor, eres lo primero de lo que tiene que llenarse mi corazón, aunque me hayan impedido verlo, pues, claro es tu primer y único mandato: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza y con toda tu mente. Y "a tu prójimo como a ti mismo".

Primero Tú, y luego, por y con tu Fuerza y tu Gracia, al prójimo. Entonces aparecerán las obras por causa de tu Amor. Obras desde el compromiso libre y para tu Gloria, impulsadas por el Espíritu Santo. Y vendrá la verdadera paz a mi corazón y mi cruz se volverá más suave y más llevadera. Entonces empezará a ver que contigo, Señor, todo será de otro color y que mí hacer y mis obras son tuyas y para tu Gloria.

Gracias Padre, porque por tu Amor y Misericordia empezaré a comprender que nada podrá destruir mi unión contigo ni tampoco mi vida. Ni la enfermedad, ni los sufrimientos, ni la adversidad ni nada que, siendo cruz en mi vida, podrá apartarme de Ti. Porque, Tú eres mi paz, mi descanso, mi felicidad y, en la medida que acepte y abrace mi cruz, descubriré que detrás estás Tú, la Vida Eterna. Amén.

miércoles, 17 de julio de 2019

¡DAME, SEÑOR, UN CORAZÓN SENCILLO!

Resultado de imagen de Mt 11,25-27
Sé, Señor, y recuerdo que te lo he pedido muchas veces. Y no es que esté cansado ni que sienta vergüenza de insistir y volver a pedírtelo, sino que experimento una sensación de fracaso y decepción al no esforzarme y poner en práctica tu Palabra y tus mandatos. Sé también, casualmente esta tarde leyendo la historia de un personaje me ha quedado claro, que todo depende de Ti y mi papel es sólo seguirte y abandonarme en tus Manos, pero, lo cierto es que no te sigo. Te pido y luego yo hago otra cosa según mis gustos y las inclinaciones de mi soberbia.

Seguro que Tú, Señor, me has brindado muchas posibilidades de mostrarme para poder mostrarme humilde, pero yo posiblemente las he rechazado, y, peor, dándome cuenta no me he corregido. Quizás me creo que soy mejor que otros, o que con pedirlo me basta. Sé, Señor, que Tú lo puedes todo y sólo con tus Fuerzas puedo lograrlo, pero necesitas mi disponibilidad y mi consentimiento. Y, quizás, sea eso lo que te niego sin darme cuenta. Te pido humildad, pero, cuando llega el momento me resisto a dejar humillar.

Y lo entiendo, Señor, porque sólo de esa manera queda claro que mi corazón lo está pidiendo de verdad y con verdadera fe. Confiado y abandonado a tu Poder. Porque, la fe se muestra verdadera cuando la vida se hace vida, valga la redundancia, respondiendo con coherencia según tu Palabra. Y, ahora, Señor, quiero decirte que, contando, por supuesto, con tu Gracia, voy a esforzarme en tratar de ser humilde y asumir mis humillaciones y soberbia poniéndola en tus Manos.

Sin embargo, Señor, no puedo dejar de suplicarte que me ayudes en esos momentos donde tengo que humillarme y aceptar mis pecados. Amén.

martes, 16 de julio de 2019

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

Resultado de imagen de Nuestra Señora del Carmen


H I M N O

¿Quién eres tú, mujer, que, aunque rendida
al parecer, al parecer postrada,
no estás sino en los cielos ensalzada,
no estás sino en la tierra preferida?

Pero, ¿Qué mucho, si del sol vestida,
qué mucho, si de estrellas coronada,
vienes de tantas luces ilustrada,
vienes de tantos rayos guarnecida?

Cielo y tierra parece que, a primores,
se compitieron con igual desvelo,
mezcladas sus estrellas y sus flores;

Para que en ti tuviesen tierra y cielo,
con no sé qué lejanos resplandores
de flor del Sol plantada en el Carmelo.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu,
por los siglos de los siglos. Amén.


lunes, 15 de julio de 2019

SEÑOR, DAME LA FE QUE NECESITO PARA SEGUIRTE

Resultado de imagen de Mt 10,34--11,1 por Fano
Creo y pienso, Señor, que Tú me das esa fe que te pido, pero que yo no la sé recibir o impido que llegue a mí. Y lo digo, porque Tú, Señor, eres el amigo que nunca falla. Casualmente, hoy me han dado una estampa con la figura del corazón de Jesús y que por detrás dice:  Enséñame, Señor, a ser dulce y delicado en todos los acontecimientos de la vida, en los desagrados, en la inconsideración de otros, en la insinceridad de aquellos en quienes confiaba, en la falta de fidelidad de aquellos en quienes yo descansaba.

Déjame que yo me ponga a un lado, para pensar en la felicidad de otros, que oculte mis penillas y mis angustias para que así sea yo el único en sufrir sus efectos. Enséñame a aprovecharme del sufrimiento que se me presenta en mi camino. Déjame que lo use de tal manera que sirva para suavizarme, no para endurecerme ni amargarme; de modo que me haga paciente, no irritable; generoso en mi perdón, no mezquino, altivo e insufrible.

Que nunca alguien sea menos bueno por haber percibido mi influencia. Que nadie sea menos puro, menos veraz, menos bondadoso, menos digno, por haber sido mi compañero de camino en nuestra jornada hacia la Vida Eterna. En tanto que voy dando vueltas de una distracción a otra, déjame susurrar de rato en rato una palabra de amor a Ti. Que yo viva mi vida en lo sobrenatural, llena de energía para el bien y vigorosa en su empeño de santidad.

Enséñanos, esto ya lo digo yo, a saber posponer todo aquello que cerca de nosotros nos interrumpa nuestro camino hacia Ti, porque Tú tienes que ser lo primero en nuestras vidas y lo primero significa que todo lo demás, padre, madre, hermano, hermana, suegro, nuera y todas las cosas del mundo están después de Ti. Tú, Señor, eres nuestro primer Amor y en Ti descansa y se apoya nuestra vida. Aumenta nuestra fe para que siempre te sigamos como la primera opción y centro de nuestro corazón. Como el Tesoro más grande de nuestra vida. Amén.

domingo, 14 de julio de 2019

LAUDES

Resultado de imagen de XV Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C, solemnidad


H I M N O

Creador sempiterno de las cosas,
Que gobiernas las noches y los días,
Y alternando la luz y las tinieblas
Alivias el cansancio de la vida.

Invocando a la luz desde las sombras
El heraldo del sol alza sus voces:
Nocturna claridad de los viajeros,
Que separa la noche de la noche.

Al oírlo el lucero se levanta
Y borra al fin la obscuridad del aire,
Con lo cual el tropel de los espíritus
Malignos pone fin a sus maldades.

Con esta voz que al nauta reanima
Las olas del océano se calman,
Con esta voz hasta la misma piedra
De la Iglesia se acuerda de su falta.

El gallo canta y llama a los dormidos
Increpa a los poltrones y reprende
A los que se resisten a su canto.
Levantémonos, pues, resueltamente.

Canta el gallo y renace la esperanza,
Retorna la salud a los heridos,
El puñal del ladrón vuelve a la vaina
Y la fe se despierta en los caídos,

Pon tus ojos, Señor, en quien vacila,
Y que a todos corrija tu mirada:
Con ella sostendrás a quien tropieza.
y harás que pague su delito en lágrimas,

Alumbra con tu luz nuestros sentidos,
Desvanece el sopor de nuestras mentes,
y sé el primero a quien, agradecidas,
Se eleven nuestras voces cuando suenen.

Glorificado sea el Padre eterno,
Así como su Hijo Jesucristo
Y así como el Espíritu Paráclito,
Ahora y por los siglos de los siglos. Amén.




XV Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C, solemnidad

sábado, 13 de julio de 2019

LAUDES

Resultado de imagen de LAUDES, SÁBADO,  SEMANA XIV DEL TIEMPO ORDINARIO


H I M N O

Padre nuestro,
Padre de todos,
líbrame del orgullo
de estar solo.

No vengo a la soledad 
cuando vengo a la oración,
pues sé que, estando contigo,
con mis hermanos estoy;
y sé que, estando con ellos,
tú estás en medio, Señor.

No he venido a refugiarme
dentro de tu torreón,
como quien huye a un exilio 
de aristocracia interior.
Pues vine huyendo del ruido,
pero de los hombres no.

Allí donde va un cristiano
no hay soledad, sino amor,
pues lleva toda la Iglesia
dentro de su corazón.
Y dice siempre «nosotros»,
incluso si dice «yo».


Sábado, XIV semana del Tiempo Ordinario, feria



viernes, 12 de julio de 2019

UNA CAMINO DE ESPINAS Y SUFRIMIENTO


Resultado de imagen de Mt 10,16-23
Cuando empiezas el camino, ese camino detrás del Señor, tu corazón se llena de alegría y de gozo. Es normal y es lo que todos buscamos. Experimentamos que la alegría y el gozo que buscamos no está ni se encuentra en este mundo por mucho que poseas. El dinero, el poder, el placer no te aseguran ni te dan la plena felicidad, y menos eterna. Experimentas que ahí no está y, en cambio, cuando te encuentras con Jesús todo cambia radicalmente. Se produce un giro de trescientas sesenta grados. Ya nada te importa ni nada deseas. Jesús te colma de todas esas apetencias y deseos de felicidad que buscabas. ¿Qué ha sucedido? Algo muy profundo y, a la vez, sencillo. Jesús es esa felicidad y plenitud que buscaba.

Pero, siguiendo sus pasos hasta llegar plenamente a Él, empiezas a darte cuenta de que el camino está lleno de peligros. Nos lo dice Jesús claramente: Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Y así es. El mundo es una jauría de lobos que tratan de engullirte y esclavizarte y de los que tienes que defenderte. Jesús, en el Evangelio de hoy, nos advierte y nos sugiere que seamos sagaces y sencillos. Sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Tenemos que estar vigilantes y dispuestos a la batalla para superar todos esos peligros que el mundo, demonio y carne nos tienden.

Pero, nunca debemos perder de vista al Señor. Él nos ha prometido estar siempre con nosotros y cuidarnos de todos estos peligros. No perdamos la fe y la confianza en Él. La batalla de cada día nos exigirá entereza, lucha, esfuerzos y sufrimientos, pero tengamos confianza que el Señor está con nosotros y que todo eso son pruebas que nos ayudaran a afirmar nuestra fe y afianzarnos como creyentes. El Señor nos dará fortaleza, audacia y sabiduría para poder enfrentarnos y salir victorioso. No perdamos de vista lo que nos ha prometido y lo que nos ha dicho: los que perseveren se salvarán.

Tengamos siempre presente que el Señor es el Camino, la Verdad y la Vida y en Él encontraremos siempre esa alegría, esa felicidad y esa paz que buscamos. No está en el mundo sino en el Señor. Amén.

jueves, 11 de julio de 2019

ESCLAVOS DEL MUNDO

Resultado de imagen de Mt 19,27-29
La lucha es a muerte, pues somos esclavos del mundo y estamos desde nuestro nacimiento sometidos a él. Nuestra naturaleza humana, herida por el pecado, siente apegos, apetencias y placeres a los que le es muy difícil renunciar. Sus pasiones y concupiscencias le someten y le alejan de la Voluntad de Dios. En este contexto natural el hombre se ve imposibilitado para dejarlo todo y seguir al Señor.

El primer paso es llegar a ese punto y tomar conciencia de nuestras debilidades. Somos débiles y sometidos a este mundo. Por lo tanto, para vencerle y liberarnos de sus ataduras necesitamos estar unidos al Señor y abrirnos a la acción del Espíritu Santo, recibido en la hora de nuestro bautismo. No es fácil, pero se puede en sintonía con el Espíritu de Dios. Y nos puede ayudar los muchos ejemplos de los que lo han conseguido. Hoy, por ejemplo, celebramos el día de San Benito, que es un ejemplo de dejarlo todo para seguir al Señor.

No es nada fácil, pero confiando en el Señor podemos ir logrando que el centro de nuestra vida sea el Señor. Y abiertos a Él nos irá transformando y dándonos fortaleza para alcanzar lo que realmente queremos y nos gustaría ser, seguidores fieles del Señor. Sin embargo, experimentamos que el poder del mundo - demonio y carne nos pueden y nos separan del Señor. Sus tentaciones nos seducen y nos cuesta mucho no abandonarnos en sus manos. Por eso, necesitamos estar fuertemente al Señor.

Esa es nuestra petición de hoy, Señor. Pedirte con confianza que, en nuestro camino, hay muchos peligros y nuestra naturaleza es débil. Pedirte que nos des fortaleza y sabiduría para hacerle frente y vencer todo tipo de seducciones que nos apetece. Iluminanos para saber discernir nuestro camino y optar siempre por el bueno, el que nos conduce a Ti. Danos la paz para no desesperar y sostenernos siempre en tu confianza y fuertes ante la tentación del mal, de los egoísmos, de la opulencia y el desenfreno de los placeres.

Te pedimos, Señor, fortaleza para estar activo y atento a ayudar a los que lo necesitan y se dejan ayudar. Ayudar a aquellos que te buscan y que carecen de lo necesario para vivir dignamente. Ayúdanos, Señor, a seguirte y vivir según tu Palabra. Amén.

miércoles, 10 de julio de 2019

SEÑOR, QUIERO RESPONDER A TU LLAMADA

Resultado de imagen de Mt 10,1-7
Sé, Señor, que soy incapaz de responder a tu envío de anunciar la Buena Noticia. Me falta de todo: fortaleza, sabiduría, firmeza y, sobre todo, fe, pero, igual que aquellos primeros discípulos tuyos quiero responder a tu llamada. Parto de la base de que no lo merezco y que esa misión está por encima de mi, pero confío en Ti, Señor, y en tu Bondad y Misericordia.

Quiero, Señor, dejarme llevar por Ti y tratar de que mi vida , mi pobre vida sea transparente y refleje la Luz que viene de Ti. Quiero, aunque torpemente, reflejarte ante la presencia de todos aquellos que se acercan a mí y dejar traspasar tu Luz y tu presencia. al estilo, Señor, de como lo hizo Juan el Bautista. Quiero, Señor, ser anuncio no sólo de tu Palabra sino también de tu Vida con mi pobre y pequeña vida.

Por todo ello, Señor, consciente de mis debilidades y pobrezas y de que soy un pobre pecador, me pongo en tus Manos para que modeles mi pobre vida y me fortalezcas en mi camino a fin de que pueda llevar tu Mensaje a todos aquellos con los que me relaciono  o se acercan a mí. Lléname, Señor, de tu Bondad y Misericordia para que mi corazón responda con bondad y misericordia según Tú lo hiciste con cada uno de nosotros. Amén.

martes, 9 de julio de 2019

EL AUTO ENGAÑO QUE JUSTIFICA LO INJUSTIFICABLE

Resultado de imagen de Mt 9,32-38
Sucede que cuando tenemos algo delante de nuestra vista que no podemos negar y no queremos aceptarlo tratamos de justificarlo alegando causas extrañas que lo justifican. Así, ante la evidencia de los milagros de Jesús tratan de justificarlo a poderes diabólico atribuidos al príncipe de los demonios. Y hoy ocurre lo mismo, buscamos cualquier excusa para justificar nuestro rechazo a creer en la Palabra de Dios.

Y no nos faltan justificaciones, dudas y pruebas que nos hagan poner en tela de juicio el Poder del Señor. Y eso es así porque nuestro Padre Dios quiere, pues Él tiene poder para iluminarnos y que veamos claro. Pero, eso nos quitaría lo meritorio que el Señor ha dejado en nuestras manos, la capacidad de elegir y de  optar por creer en su Palabra y disponer nuestra vida a su servicio. Si algo nos salva es la fe, y esa fe está, de alguna manera en nuestras manos, es decir, la opción libre de ponernos en Manos del Señor para que Él nos ilumine y nos dé el don de la fe.

Y eso es lo que ha sucedido en muchos de los que creen en el Señor y han abierto sus corazones a su Palabra. Y eso es lo que pedimos para todos nosotros y para los que siguen empecinados en cerrar sus corazones a la Palabra del Señor. Señor, aumentanos nuestra fe para que seamos capaces de seguirte con  verdadera firmeza y decisión. Danos, Señor, esa fe que nos ponga en camino para responder a tu llamada y proclamar con nuestra vida y obras el anuncio de la Buena Noticia.

Danos, Señor, la fortaleza de superar todas esas desganas, perezas, depresiones y hundimientos de moral que nos abaten y nos amenazan con separarnos de ti. Danos lucidez y fortaleza para superar las tentaciones de llamar la atención, de ser notables y centros de otros y no acometer disparates que nos llevan a destruirnos. Señor en tus Manos ponemos nuestros pobres espíritus. Amén. 

lunes, 8 de julio de 2019

¿A QUIÉN PUEDO ACUDIR, SEÑOR, QUE NO SEAS TÚ?

Resultado de imagen de Mt 9,18-26
El mundo no responde a nuestro interrogantes. Es verdad que el dinero y el poder, que normalmente vienen juntos, solucionan muchas situaciones y resuelven muchas dificultades, pero no no satisfacen plenamente, pues la vida no la devuelven ni tampoco la eternidad. Y cuándo nos amenaza la enfermedad, la vejez o la muerte nos quedamos impotente y el dinero no nos soluciona nada. 

Es el caso de ese magistrado que con su hija grave busca a Jesús y en Él deposita toda su confianza. Es también el caso de aquella mujer que padecía flujos de sangre y cree que tocando la orla de su manto, porque no tenía otra solución por su condición de ser mujer y extranjera, se curará de su enfermedad. Y, ésta es nuestra pregunta, ¿lo crees tú también? ¿Lo creo yo también?

A eso nos puede ayudar sin dudarlo y con toda confianza el Espíritu Santo, pues ha venido para eso, para alumbrarnos, para asistirnos, para iluminarnos e irnos aclarando todas nuestras dudas y fortaleciendo nuestra débil fe. Pero, no basta con decírselo una sola vez y esperar con los brazos cruzados. Observemos que aquel magistrado judío fue en busca de Jesús, y eso le llevaría dificultades y tiempo. Y la mujer enferma se atrevió a, el medio de la gente, a tocar la orla del manto de Jesús. Tengamos en cuenta la situación de la mujer de aquella época. Y, además, su condición de extranjera.

¿Buscamos nosotros a Jesús? ¿Le pedimos que nos de el don de la fe y que nos la aumente cada día? ¿Nos molestamos en ello? ¿Le buscamos entre los hermanos, con los hermanos y en la Iglesia? Pongámonos en camino, tal y como nos decía ayer el Señor. Tratemos de caminar y, a pesar de las dificultades, nunca dejar de pedirle que nos dé esa fe de aquel magistrado judío o aquella mujer enferma. Él también nos escuchará y nos dará el remedio y la solución que mejor nos conviene. Amén.

domingo, 7 de julio de 2019

LAUDES, DOMINGO DE LA SEGUNDA SEMANA

Resultado de imagen de XIV Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C


H I M N O

Somos el pueblo de la Pascua,
Aleluya es nuestra canción,
Cristo nos trae la alegría;
levantemos el corazón.

El Señor ha vencido al mundo,
muerto en la cruz por nuestro amor,
resucitado de la muerte
y de la muerte vencedor.

Él ha venido a hacernos libres
con libertad de hijos de Dios,
él desata nuestras cadenas;
alegraos en el Señor.

Sin conocerle, muchos siguen
rutas de desesperación,
no han escuchado la noticia
de Jesucristo Redentor.

Misioneros de la alegría, 
de la esperanza y del amor,
mensajeros del Evangelio,
somos testigos del Señor.

Gloria a Dios Padre, que nos hizo,
gloria a Dios Hijo Salvador,
gloria al Espíritu divino: 
tres Personas y un solo Dios. Amén.

XIV Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C

sábado, 6 de julio de 2019

PON, SEÑOR, AMOR EN MI CORAZÓN

Resultado de imagen de Mt 9,14-17
Llena, Señor, mi pobre corazón de verdadero amor, porque está contaminado por el vino viejo de este mundo. Necesito renovarlo y rejuvenecer mis odres viejos para que puedan acoger y recibir el vino nuevo. Un corazón transformado, rejuvenecido para albergar y dar la bienvenida al vino nuevo que da vida y me llena de verdadero amor.

Transforma, Señor, mi corazón viejo en uno nuevo y joven según la buena Noticia que Tú has traído a este mundo. Renueva mis odres viejos corrompidos por este mundo que contaminan el vino de mi vida con el odio y la venganza. Pon amor nuevo, joven y renovado en mi corazón viejo que no termina de transformarse sino en confundirse y atormentarse. Transforma, Señor, mi corazón viejo para que, rejuvenecido pueda acoger ese amor joven y novedoso que Tú, mi Señor, me traes.

Haz, Señor, que, con y por tu Gracia, pueda yo hacer vida en mi vida transformando en vino nuevo todo lo que llega a mi corazón para experimentar el gozo y la paz que trae esa Buena Noticia de Salvación cargada de amor que Tú nos ofrece. Llena, Señor mi pobre corazón de verdadero amor. Amén.

viernes, 5 de julio de 2019

DAME, SEÑOR, UN CORAZÓN MISERICORDIOSO

Resultado de imagen de Mt 9,9-13
HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 


Mi meta no puede ser otra que la de alcanza un corazón misericordioso como el de Jesús. Un corazón capaz de sobre llevar los acontecimientos de mi vida de forma misericordiosa, pues, de no ser así estaré cayendo en el error de aquellos fariseos - sacrificios y cumplimientos - para lo que Jesús no ha venido. Todo lo contrario:  misericordia quiero y no sacrificios - Mt 12, 1-8 - es lo que nos pide el Señor.

El Señor quiere transformar nuestros corazones y llenarnos de su Misericordia, porque, es realmente por su Misericordia, valga la redundancia, por la que somos salvados.Y no por nuestros sacrificios y cumplimientos. Por lo tanto, será realmente nuestra actitud misericordiosa, por la Gracia de Dios, la que nos salve y nos dé la oportunidad de alcanzar la Infinita Misericordia de Dios, nuestro Padre.

Danos, Señor, la Gracia y la sabiduría de entender tu Misericordia y la voluntad de abrirnos a ella por tu Infinito Amor. Permitanos dejarnos empapar de ella para vaciarnos en ser misericordiosos con los demás. Una misericordia que pasa por entenderlos y conocer la bondad de sus corazones y mostrarnos ante ellos como Tú, Señor, te muestras con cada uno de nosotros.

No me será fácil, pero confiamos en tu Poder, Señor, y en tu Gracia para que transformes nuestros corazones heridos por el pecado. Sin Ti, Señor, sabemos que nunca lo conseguiremos, pero contigo, Señor, todo será diferente y posible. Porque, Tú eres el Señor y todo lo puedes. En tus Manos, Señor, nos abandonamos y a tu Infinito Amor nos abrimos. Amén.

jueves, 4 de julio de 2019

UN DIOS MISERICORDIOSO

Imagen relacionada
La realidad es que estamos vivos por la Misericordia de Dios. La necedad del hombre es tan grande que, volviendo la vista para otro lado, disipa la presencia de Dios y se muestra indiferente a ella. Su necedad llega a tal extremo que se revela contra quien lo ha creado y lo sostiene en su Mano. Supongo que el día que se dé cuenta su sufrimiento sera interminable y su desesperación no tendrá descanso.

Porque, tan bobamente perder el gran Tesoro de su vida, que, encima no para de buscarlo, cuando lo tiene dentro de sí mismo, es el disparate y la ocasión más desaprovechada de todas que la existencia nos puede presentar. La vida es un don de Dios y todo lo que nos sucede a lo largo de esa vida regalada viene a ayudarnos a descubrir la presencia de su Autor. Porque, de otra forma lo marginaríamos y olvidaríamos plenamente. Necesitamos experimentar la necesidad de ser curados y perdonados para descubrir su presencia.

Y el Señor Jesús aprovecha esos momentos que nuestras necesidades nos presenta. Así, a ese paralitico le perdona sus pecados, y ante la incredulidad de los presentes, le da también la curación de su parálisis. Sería bueno darnos cuentas de nuestras necesidades y pedirle al Señor que nos ayude a descubrirlas y a ponerlas en sus Manos para que nos las sane. Nuestras necesidades espirituales y físicas también, pero, sobre todo, las espirituales, porque esas son las que pueden matar nuestra alma y esa es el gran Tesoro que Dios, nuestro Padre nos ha dado, para conservarlo y llevarlo limpio ante su presencia.

Pidamos al Señor que nos dé la sabiduría de saber discernir sobre nuestra parálisis, que nos impiden permanecer a su lado y, descubiertas, ponerlas en sus Manos para que por su Infinita Misericordia quedemos limpios y sanados para continuar nuestro camino hacia la Casa del Padre. Amén.

miércoles, 3 de julio de 2019

AUMENTA NUESTRA FE, SEÑOR

Resultado de imagen de Jn 20,24-29 por Fano

Creo que he escrito otras reflexiones con este enunciado o título, pero siempre será necesario insistir y no cansarnos. Aumenta nuestra fe, Señor, porque necesitamos creer y confiar en Ti. Claro que confiamos, pero nuestra fe es tan débil y pequeña que cualquier tempestad o zozobra nos la arrebata de nuestro corazón. sólo tenemos que ve que Tomás, uno de tus discípulos, después de estar contigo tres años no creía en tu resurrección. Quizás nosotros tenemos más ventaja ahora, porque, tenemos el testimonio de todos tus discípulos y, precisamente de él, pues, repetimos en cada Eucaristía sus mismas palabras: Señor mío y Dios mío.

Sin embargo, a pesar de esa ventaja tenemos el mismo problema, nuestra fe es muy volátil y a la menor ráfaga de viento se nos esfuma y la perdemos de vista. Necesitamos fijarla y tenerla más sujeta para hacerla más perseverante. Y eso no podremos lograrlo por nuestra cuenta, Señor, sino por tu Gracia. Es por eso, por lo que te pedimos, Señor, que aumentes nuestra fe y la afirme en nuestro corazón. Un corazón perseverante y fuerte que, a pesar de las zozobras y tempestades de nuestra pequeña barca nos mantenga unidos a la gran Barca de tu Iglesia para estar a tu lado y poderte llamar.

Señor, danos la perseverancia necesaria para no desistir y estar firmes a tu lado, a pesar de las tempestades y huracanes de nuestras vidas. A pesar de las inclemencias y los terremotos que se nos presentarán en nuestro recorrido y camino hacia Ti. Sabemos que habrá momentos de bonanzas, pero también de tristezas, de sufrimientos y grandes tempestades. Danos, Señor, la fortaleza, la capacidad y la esperanza de, ante tantos peligros - mundo - demonio - carne - sostenernos perseverantes en tu Iglesia y con una fe firme y decidida.

Que sepamos, Señor, perseverar con los hermanos en la Barca de tu Iglesia, para que cuando lleguen las tempestades podamos apoyarnos en los hermanos y poder tenerte cerca para acudir a Ti. Gracias, Señor. Amén.

martes, 2 de julio de 2019

DE NO HABER TEMPESTADES NO DESPERTARÍAMOS AL SEÑOR

Resultado de imagen de Mt 8,23-27
Otra pregunta, si nuestra vida fuera de plena calma, ¿llamaríamos al Señor? Creo que responderíamos negativamente. No nos haría falta llamarle. Es más, le rogaríamos que nos dejase tranquilo y que nos se entrometiera en nuestras vidas. Y actuaríamos como nos viniese en ganas o como creyésemos que teníamos que actuar. Desde este pensamiento convendríamos que las tempestades son necesarias para que recurramos al Señor.

Y es que cuando somos impotentes ante los acontecimientos de nuestra vida experimentamos nuestra pequeñez y tomamos conciencia de que necesitamos el Poder del Señor para salvarnos. Lo mismo ocurre a nuestros hijos cuando son pequeños. Se dan cuenta y experimentan que necesitan a sus padres para que les salven de las enfermedades, les cuiden y les protejan de los peligros y tempestades de la vida.

A nosotros nos pasa lo mismo respecto a Dios. Quizás tengamos que darle gracia por sabernos pequeños y necesitados de su amor, porque, es entonces cuando tratamos de buscarle y encontrarnos con Él. Gracias, Señor, por darnos la vida y la razón de poder conocerte. No ocurre así en los demás vivientes del planeta, pues no pueden llegar a conocerte y ante el peligro sucumben. Nosotros, tus hijos por tu Amor gratuito e incondicional, que no llegaremos a comprender sino cuando estemos en tu presencia, podemos llegar a conocerte y ante las tempestades de nuestra vida nos subimos a tu Barca, Señor, para navegar contigo.

Hoy, Dios mío, no te pedimos nada, sino te damos gracias por todo lo que nos has dado. Sobre todo por esa razón de poder descubrirte y experimentar que te necesitamos y que sólo Tú nos puedes salvar. Gracias Señor.

lunes, 1 de julio de 2019

LUNES, XIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

L A U D E S

Resultado de imagen de Lunes, XIII semana del tiempo ordinario


H I M N O

Mis ojos, mis pobres ojos
que acaban de despertar
los hiciste para ver,
no sólo para llorar.

Haz que sepa adivinar
entre las sombras la luz,
que nunca me ciegue el mal
ni olvide que existes tú.

Que, cuando llegue el dolor,
que yo sé que llegará,
no se me enturbie el amor,
ni se me nuble la paz.

Sostén ahora mi fe,
pues, cuando llegue a tu hogar,
con mis ojos te veré
y mi llanto cesará. Amén.

domingo, 30 de junio de 2019

SIEMPRE CON LA MIRADA PUESTA EN EL SEÑOR

Resultado de imagen de Lc 9,51-62
No es fácil mantenerse firmes y esa dificultad nos exige estar siempre con la mirada atenta y puesta en el Señor. No es bueno mirar atrás, y mirar atrás no sólo consiste en volver la mirada a las cosas del pasado sino a distraerse con otras cosas justificando el descanso y el cambio de rutina. Podemos despistarnos y quedar enganchados a las cosas del mundo y eso nos aleja del seguimiento al Señor.

Por tanto, caminando por este mundo debemos ser consciente que estamos amenazados por los peligros que el propio mundo nos plantea, la tentación que el Maligno nos tiende y la debilidad de nuestra propia carne. Necesitamos estar cerca del Señor y abierto a la acción del Espíritu Santo para defendernos de esas amenazas y sostenernos en la fe y seguimiento del Señor. 

Pedimos fortaleza, sabiduría, capacidad de discernimiento, voluntad y lucha para contrarrestar todos esos peligros y tratan de que volvamos nuestras miradas atrás y nos distraigamos del seguimiento al Señor. Danos, Señor la capacidad de sostenernos unidos y fortalecidos en la comunidad para no volver nuestra mirada atrás ni reclinar la cabeza en las comodidades y bienestar que nos ofrece este mundo caduco y obsoleto.

Te pedimos, Señor, que Tú seas el centro de nuestros corazones y la primera opción de nuestra vida. Te pedimos que sepamos poner detrás de Ti todo lo demás y que nunca nos venza la tentación de dejarte en un lugar secundario para optar por la familia y las cosas que el mundo nos pone y con las que nos tienta. Sabemos y somos consciente que la empresa no es fácil, pero también sabemos que injertados en tu Espíritu. Señor, podemos vencer y permanecer siempre a tu lado. Amén.

sábado, 29 de junio de 2019

LA IGLESIA, CONTINUADORA DE LA MISIÓN DE JESÚS

Imagen relacionada
El sentido común nos dice que toda misión necesita colaboradores que la continúen en el tiempo. Por lo tanto, es de sentido común que el Señor preparara un grupo de personas, que convivieron con Él ese periodo de tres años, para que continuasen su misión. Misión que no es otra que el anuncio de la Buena Noticia. Esa Noticia de salvación que su Padre Dios le encarga para anunciar a los hombres.

Dios Padre nos revela en su Hijo Jesús que nos quiere y nos ofrece la salvación. Nos rescata por la muerte voluntaria y por amor de su Hijo, y nos ofrece la salvación eterna si obedecemos y vivimos en el amor que su Hijo nos propone y del que nos da ejemplo. Eso da lugar al nacimiento de la Iglesia que arranca con los apóstoles unidos en Pentecostés y al lado de María.

Una Iglesia que tiene el poder de perdonar los pecados, condición indispensable para poder seguir el camino de conversión, y que nos exige arrepentirnos de ellos para alcanzar plenamente el perdón. Un perdón que nos ayuda a mejorar, a crecer y a darnos cuenta de nuestra pequeñez e imperfección. Una Iglesia que, formada por hombres, está sujeta al error y tentada al pecado, pero, auxiliada y guiada por el Espíritu Santo queda protegida del poder del Maligno que nunca podrá vencerla.

Confiemos en la Iglesia. Es nuestra madre y, en ella somos guiados hacia la Verdad plena por el Espíritu Santo que nos muestra el camino de conversión a través de la Palabra de nuestro Señor, Camino, Verdad y Vida. Pidamos esa Gracia y la sabiduría, fortaleza y paz necesaria para sostenernos siempre firmes y dentro de ella. Amén.

viernes, 28 de junio de 2019

QUIERO, SEÑOR, QUE SEAS MI PASTOR

Imagen relacionada
HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS. 


Es evidente que todos, incluso los más capacitados, necesitan orientación y asistencia. Sabemos que los máximos dirigentes se rodean de expertos y capacitados asesores, sin embargo, ninguno escapa al error. Todos están sujetos a la equivocación y sus capacidades están limitadas.

 ¿Cuál es el problema? Encontrar al asesor con Mayúscula que lo sepa todo y que su Palabra nos oriente y nos dé la dirección correcta, la buena y la mejor. ¿Existe? Esa es la pregunta del millón. Primero tendrás que preguntarte si crees que existe y, segundo, si la respuesta es afirmativa, si realmente lo has buscado. Porque, realmente de eso se trata, de encontrar al verdadero Pastor cuya sabiduría nos guíe por el auténtico y  Buen Camino. 

Un Pastor que sea el verdadero Camino, Verdad y Vida. De Él nos habla el Evangelio de hoy y nos descubre que nos ama hasta el extremo de dar la Vida, su Vida, por cada una de sus ovejas. De Él nos dice el Evangelio de hoy que, habiéndosele perdido una de sus cien ovejas, deja a las noventa y nueve restante a buen recaudo y sale a buscar a la perdida arriesgando su Vida para salvarla. Trayéndola de nuevo al redil hace una fiesta y se alegra compartiendo con los amigos el haber encontrado y rescatado a esa oveja que estaba perdida.

Y termina el Evangelio diciendo: Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión. Pidamos al Señor ser siempre una buena y obediente oveja en el sentido peyorativo de la palabra, y estar atento y expectante a la Voz del Buen Pastor. Amén.

jueves, 27 de junio de 2019

¿DESCANSAMOS EN LA ROCA FUERTE QUE NO SE REQUEBRAJA?

Resultado de imagen de Mt 7,21-29
Todo dependerá de la roca que elegimos para descansar y apoyarte. Si elijes el poder, la riqueza y todo el bienestar que el mundo te ofrece elijes mal. Y elijes mal porque, si al principio puede parecerte bien, pronto empezarás a darte cuenta que estás encima de un iceberg que, aparentemente fuerte, su deshielo y su fortaleza está amenazada en resquebrajarse y deshacerse. 

Hay muchos espejismo que nos llevan a confundirnos. Nos presenta una realidad distorsionada que nos auto traiciona y nos confunde. Todo está montada en una presentación maravillosa, pero que se apoya en tierra movediza y, sin darnos cuenta, nos engulle y nos destruye. Ayer nos hablaba el Señor Jesús de la puerta ancha y la estrecha y nos advertía de no elegir la ancha, porque su camino no nos lleva al deseo que mora en nuestro corazón, sino que nos engaña. Es la estrecha la que, aunque no parece la mejor, es la mejor elección, porque esa sí nos lleva al camino que todos deseamos.

Y hoy nos invita y advierte de que construyamos nuestra casa en roca firme, no en arena movediza que al menor contratiempo se desploma y nos traga. Nuestro mundo está lleno de amenazas y peligros que nos invitan a no confiar en el Señor. Nuestras apetencias e instintos son contrarios a lo que nuestro Padre Dios nos propone, pero, afortunadamente, podemos sobreponernos y luchar. Para eso somos libres y tenemos una voluntad que nos ayuda a oponernos a la ley de nuestros instintos y egoísmos.

Jesús nos invita a construir sobre roca firme que nos sostenga en los momentos de tempestades, de adversidades y de cruces que nos hagan dudar y zozobrar en el camino de nuestra vida. Él es el verdadero Camino, y también la verdadera Vida. Señor, queremos seguir tus pasos y entregarnos a Ti para que transformes nuestra necias vidas y orientes nuestros torpes pasos por el camino de la Verdad. Nosotros somos consciente que no sabemos, incluso ni lo que nos conviene. Nos equivocamos, así que nos ponemos en tus Manos y queremos hacerte caso para, no sólo cumplir sino hacer tu Voluntad. Amén.

miércoles, 26 de junio de 2019

LA MENTIRA SE ESCONDE DENTRO DEL CORAZÓN

Resultado de imagen de Mt 7,15-20
Tienes la oportunidad de decidir qué frutos quieres dar. Dentro de ti tienes la tierra y el jardín donde se cultiva tus frutos. Ese jardín, llamado corazón, dará los frutos, buenos o malos, según tu cultivo y según como lo abones. Puedes utilizar el agua que te ofrece el mundo o el agua que te regala el Espíritu de Dios. El agua de la Gracia que sólo puede dar frutos buenos.

Todo dependerá de la bondad de tus frutos, de la tierra donde los cultives y del abono con que los nutra, así del agua con el que los riegues. Es trabajo tuyo que te corresponde a ti sólo. No puedes contratar a otro jardinero. Se trata de tu propio jardín y es a ti a quien corresponde cultivarlo. Y todo lo que tú no puedas lo pondrá el Señor con su Gracia.

Para eso ha sido enviado el Espíritu Santo, para acompañarte en esa tarea de cada día en el cultivo y cuidado del jardín de tu corazón y para que tus frutos sean buenos y agradables al Señor. Para que sean frutos llenos de esperanza, de bondad, de mansedumbre, de misericordia y de la Gracia de Dios. Frutos de verdadero amor que reflejan y transparenta el Amor de Dios.

Pidamos al Señor la Gracia de dejarnos cultivar por la acción del Espíritu Santo para que la tierra de nuestro corazón sea cultivada con el objetivo de dar los mejores frutos para el bien del Reino de Dios y de todos sus hijos buenos y malos, justos e injustos. Amén.

martes, 25 de junio de 2019

SÓLO AYUDADO DE TÍ, SEÑOR, SERÉ CAPAZ DE ENTRAR POR LA PUERTA ESTRECHA

Resultado de imagen de Mt 7,6.12-14
Mt 7,6.12-14
La puerta estrecha representa dificultades. Hay que estar sin excesiva grasa y con lo justo y bien enjuto para poder atravesarla. Si nos descuidamos y engordamos un poco no podemos atravesarla. Engorda mucho nuestra propia vanidad, nuestra ambición, nuestras críticas, nuestras indiferencias, nuestras xenofobias y racismos, nuestros orgullos y nuestros desamores. Si no nos ponemos a dieta de todo eso nuestra excesiva gordura nos impedirán pasar por la puerta estrecha.

Y ese es el único camino para alcanzar lo que tanto perseguimos y queremos. Porque, pregúntate, ¿qué buscas? ¿Acaso tus emociones, tus depresiones, tus locuras y todo aquello que te desestabiliza son la causa de tu infelicidad? ¿O, por el contrario, son tus deseos de ser feliz buscándote a ti misma, buscando tu equilibrio, tu entereza, tu estabilidad, tu éxito, tu satisfacción, tu egoísmo y lo que tú entiendes que debe ser, lo que te deja cada vez más insatisfecho y más infeliz?

¿Por qué no pruebas a darte, a hacer feliz al que está a tu lado, a tratar de olvidarte de ti, a se más misericordioso y a no criticar, a no tratar con indiferencia, con desprecio, con injusticia. A no herir y a amar a todos. Por qué no tratas de imitar a Jesús y probar que resultados tienes respecto a tus emociones y sentimientos de paz y felicidad. Experimentarás que cuesta tomar esa actitud y que pasar por la puerta estrecha conlleva mucho ejercicio y actitud de querer tener la medida exacta para poder atravesarla, pero es el único camino que tú, sabiéndolo o no, y, quizás, equivocado. buscas.

Fijarte en otros es perder el tiempo. Y no porque sean malos hacerlos o perjudicial lo que te aconsejan, sino porque no satisface lo que realmente tú buscas. El Tesoro que tú buscas es un Tesoro único, que te da, no la felicidad con minúscula, sino la Eterna y Plena felicidad con Mayúscula. Porque, un tesoro que no cumpla esas premisas no es un gran tesoro sino un tesoro más. Y tú y yo queremos el mejor de los Tesoros.

Por tanto, Señor, quiero agarrar tu Mano y no soltarla más hasta que, acompañado de Ti y llevado por Ti atraviese esa puerta estrecha que me conduce a estar contigo para toda la Eternidad en plenitud de gozo y alegría. Amén.

lunes, 24 de junio de 2019

NATIVIDAD DE SAN JUNA BAUTISTA

Resultado de imagen de natividad de san juan bautista


H I M N O

Niño que, antes de nacer,
reconoce a su Señor
y da saltos de placer
bien puede llegar a ser
su profeta y precursor.

Su nombre será san Juan,
su morada, los desiertos;
langostas serán su pan;
sobre el agua del Jordán,
verá los cielos abiertos.

Otros le vieron lejano
y le anunciaron primero;
Juan le ve ya tan cercano
que va extendiendo su mano
y señalando al Cordero.

Está llegando la hora,
ocaso de un Testamento,
pero del nuevo la aurora,
con la gracia triunfadora
de Juan en el nacimiento.

La ley vieja en él fenece,
la de gracia en él apunta;
de dónde claro parece
que en este niño amanece
libertad y gracia junta.

Claro espejo en el Jordán,
después que los dos se han visto
y abrazos de paz se dan:
resplandece Cristo en Juan,
y Juan reverbera en Cristo.

Juan a Jesús bautizaba,
el cielo entero se abría,
la voz del Padre sonaba,
la Paloma se posaba
en gloriosa teofanía.

Nunca se podrá acallar
la voz que habló en el desierto,
aunque le hayan de cortar
la cabeza; estará muerto,
mas no dejará de hablar.

Gloria al Padre muy amado,
gloria al Hijo Salvador,
que nos libra del pecado,
y gloria al que él ha enviado,
al Espíritu de Amor. Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...