ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 18 de septiembre de 2012

LA VIDA VENCE A LA MUERTE...



 Del Evangelio según Lucas 7,11-17. A continuación se fue a una ciudad ...

y así sucederá pese a la obstinación de muchos y la comodidad de otros. Porque el hombre y la mujer están hechos para vivir, pero no una vida caduca de 20, 40, 70 o más años, sino una vida Eterna y gozosa. Y esa vida está en Jesús, porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Por eso, a pesar de que la muerte camina y está al acecho, la vida sale al encuentro para proclamar que la victoria es segura. Así lo proclamó Jesús en el encuentro con la viuda de Naím, y así lo proclama en cada momento que nos abrimos a la vida desde el seno materno de una madre, hasta el sacrificio en la hora de la muerte compartida en nuestra propia cruz en Jesús de Nazaret.

Aceptar la muerte es aceptar la derrota de la vida y el sin sentido de un mundo disparatado y caótico. Aceptar la muerte es hundirse en el propio egoísmo de la esclavitud y sometimiento a todas las pasiones y apegos que te animalizan y despersonalizan tu dignidad de persona racional.

Estamos hechos para vivir, pero una Vida de gozo, de felicidad y amor. Una Vida que clama al Cielo y que grita desesperadamente ¡Abad!, ¡Padre!, en tus Manos pongo todas mis esperanzas y ansías de felicidad. Amén.

No hay comentarios: