ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 17 de mayo de 2015

TE PEDIMOS, SEÑOR, QUE NOS HAGAS SENTIR TU RESURRECCIÓN



Hablamos de tu Resurrección, y queremos sentirla. Sentirla como lo más grande de nuestra vida, pero nuestra limitada capacidad humana nos impide darnos cuenta de lo que decimos y de lo que queremos celebrar. No sentimos como nos gustaría sentir. Y en esos sentimientos descubrimos nuestra pequeñez y tu Grandeza, Señor.

Por eso nos atrevemos a pedirte sabiduría y capacidad de experimentar la grandeza de tu Resurrección, y de tomar conciencia de que estamos invitados por Ti a Resucitar también junto a Ti. ¡Es para volverse loco! Quizás por eso no nos permite experimentar más allá de nuestra limitada humanidad, porque no estamos preparados para entenderte ni para asumir tan alta dignidad.

Presumiblemente y claramente, necesitamos la fe. Que es fiarse de tu Palabra y, confiado en Ti, esperar tu llegada cuando Tú lo decidas. Pero esperarla proclamando tu grandeza y tu buena Noticia de Resurrección. Esperarla confiados en que todo lo que nos has dicho y nos has dado lo podemos realizar, y confiados en que nos estás preparando un lugar inimaginable junto a Ti para vivir en plenitud toda nuestra vida.

Gracias Señor, vale la pena pasar lo que haya que pasar esperando tu venida. Vale la pena darle sentido a esta vida en la esperanza de anhelar un día el encuentro pleno y dichoso contigo. La muerte ya no pinta nada, sólo que es el momento cumbre de nuestra cita, de nuestro encuentro, de verte y contemplarte cara a cara y de no saber como imaginarlo.

Gracias Señor porque llenas mi vida de esperanza, de ilusión, de paciencia, de gozo y de amor. Espero ilusionado ese momento de mi vida como la cita y el encuentro más importante que me impulsa día a día a seguir caminando lleno de esperanza. Amén.

No hay comentarios: