ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 7 de mayo de 2015

¿QUÉ SIENTO EN MI INTERIOR?



Es muy importante valorar y reflexionar sobre lo que experimento en mi interior. Porque si me siento angustiado, triste o apesadumbrado, puede ocurrirme que no me he encontrado con Jesús. Sencillamente porque Jesús no puede ser eso, ni tristeza ni angustia, y mucho menos pesadumbre.

El Señor nos invita a permanecer en Él para que gocemos y vivamos la plenitud de la alegría. En Él reina la paz, y la paz está formada de alegría y gozo. Cuando alguien experimenta la paz está comunicando que se siente a gusto, satisfecho y alegre. Jesús no deja de recordarles la paz cada vez que se les aparece a sus discípulos. Paz que significa alegría y gozo.

Y los discípulos empiezan a saborear esa paz que nace de la esperanza de la Verdad y de la esperanza de la Justicia. Jesús es el Camino que nos conduce a la Verdad y a la Vida, y en Él encontramos la Paz Verdadera que nos llena de una alegría plena y eterna. Por eso, Señor, te pedimos la Paz. Esa Paz tuya que les ofrece a tus discípulos cada vez que te reunes con ellos, y esa Paz que tanto buscamos los que seguimos aquí esforzándonos por permanecer en tu Palabra y en seguir tus pasos.

Danos Señor el don de la alegría, que no consiste en reír sino en sonreír a la vida, aceptando las circunstancias y las pruebas que el camino nos depara, y a todos aquellos que solicitan y llaman a la puerta de nuestro corazón.

No hay comentarios: