ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 22 de mayo de 2016

GRACIAS, PADRE, POR REVELARTE EN TU HIJO Y DARNOS EL ESPÍRITU QUE NOS ILUMINE



No sabemos la grandeza de nuestro Dios. Y es que sería absurdo conocerla, porque Dios es inalcanzable para nuestra pobre y pequeña razón. Y no sería Dios, un Dios pequeño, al que nosotros pudiéramos llegar con nuestra razón. ¿Pues si no sabemos ni quienes somos, cuanto más saber y conocer al Creador de todo lo visible e invisible?

Gracias, Padre, por revelarnos tu grandeza y tu Rostro en tu Hijo Jesús. Porque por Él, en Él y con Él te descubrimos, te conocemos y sabemos quién eres, como actúas y cuanto nos quieres. ¡Cuánto amor en esa hermosa parábola del hijo pródigo, o mejor, del Padre amoroso que eres Tú, mi Señor! 

¡Cuánta Misericordia con el hermano mayor, con la adultera, con Pedro y con cada uno de nosotros! Estamos vivos y con esperanza por la locura de tu Misericordia, y por ella te haces Hombre, semejante a nosotros, como nos habías pensado, y nos descubres en tu Hijo tu Rostro. Si, Padre, podemos decir que te conocemos en y por tu Hijo, y que también sabemos el Camino, la Verdad y la Vida que Tú, en Él, nos has enseñado.

Y nos sentimos confiados, alegres y esperanzados en superar ese Camino hacia Ti, como el pródigo, porque nos experimentamos acompañados, fortalecidos, acogidos, iluminados, aconsejados, compasivos, instruidos y temerosos de perder esa dicha que Tú nos regala y que nos brinda protección y auxilio en el Espíritu Santo que nos envía.

No podemos sino dejar escapar de nuestra humilde boca ese grito de agradecimiento, esperanza y alegría que nos invade y nos llena de paz y amor. Gracias, Señor, gracias. Amén.

No hay comentarios: