ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 5 de mayo de 2016

AUNQUE SABEMOS QUE TÚ VAS CON NOSOTROS NECESITAMOS EXPERIMENTAR TU PRESENCIA, SEÑOR.



Nos cuesta recorrer el camino. Hay momentos que nos sentimos solos y desfallecidos; hay momentos que todo se pone en contra y nos desanimamos; hay momentos que sentimos ganas de cambiar de rumbo y de protestar; hay momentos, Señor, que nos gustaría verte, oírte cerca y experimentar tu presencia.

¡¡Qué importante es leer y reflexionar cada día tu Palabra!! Porque en esos momentos, tus Palabras nos dan ánimo y nos levantan el espíritu al leer que nos has prometido regresar: «Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver»

Entonces recordamos que nos has dicho: En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo. Y experimentamos que eso es lo que nos está ocurriendo. Sentimos debilidad y desaliento y experimentamos tristeza y lamentos. El sufrimiento hace presencia en nuestra vida y las lágrimas recorren nuestras mejillas. El mundo se hace cuesta arriba y nos sentimos solos y apesadumbrados. Pero oír tus Palabras y meditarlas nos levanta el ánimo y nos reconforta.

Y levantamos la mirada y renace la alegría y el gozo, porque Tú, Señor, caminas con nosotros y nos das una nueva esperanza de esperarte para, junto a Ti, vivir la plenitud y el gozo. Por eso te pedimos, Señor, que no permitas que nuestras debilidades nos abrumen y nos impida avanzar cogido de tu Mano.

Gracias, Señor, porque vienes de parte de tu Padre a buscarnos para llevarnos junto a Él. Danos la Gracia de permanecer en la espera sin desfallecer ni desesperar. Amén.

No hay comentarios: