ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 1 de mayo de 2016

LA HUELLA DEL AMOR ESTÁ EN NUESTRO CORAZÓN



No es difícil darse cuenta y experimentar que estamos hecho para amar. Evidentemente, si reflexionamos un poco nos damos cuenta que nuestra creación responde al amor. Cuando amamos nos experimentamos felices y gozosos y eso se ve claro en nuestros hijos.

Hace poco me dijo un joven que desde el nacimiento de su primer hijo se sentía muy sensible. Y es que el amor nos transforma. Cuantos jóvenes se confiesan no preparados para tener un hijo. En lo más profundo de sus corazones temen ser responsables y despegarse de sus apegos y apetencias por los hijos. Pero cuando se experimenta el ser padre, todo cambia y nos sentimos dichosos al amar.

Seguramente no sabríamos explicar cómo y cuánto amamos a nuestros hijos, y desconocemos de donde nos viene ese amor. Y es que vive dentro de nosotros y nos ha sido regalado por Dios. Así de sencillo. De esa misma forma, elevado al Infinito, nos quiere Dios, y nos regala la vida y el amor eterno. Por eso, dentro de nosotros, experimentamos esos deseos inmenso de ser felices y eternos, porque somos sus hijos, y cuando amamos sentimos esa dicha y gozo al que estamos llamados: Plenitud eterna.

Por eso, Padre, te damos gracias por este inmenso regalo del amor, y te pedimos que no deje de crecer dentro de nuestro corazón para, amándote a Ti sobre todas las cosas, amemos también a todos los hombres y mujeres de la tierra que se nos hagan presente en el camino de nuestra vida. 

Y te agradecemos con exultante alegría y renovadas esperanzas ese Infinito regalo de la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas. Porque en Él y sólo en Él podremos encontrar la fortaleza, la voluntad y la sabiduría para superar todos los obstáculos del camino.  Amén.

No hay comentarios: