viernes, 7 de octubre de 2016

EN EL PECADO HABITA EL DEMONIO

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS

Tu naturaleza caída está tocada, y al diablo se le hace bastante fácil vencerte. No necesita mucho sino ofrecerte las cosas del mundo. Ese mundo que te tienta cada día y a cada instante. Un mundo lleno de placeres, bienes y riquezas que te seducen. Y unas pasiones que viven dentro de ti que te apetecen, te atraen y deseas satisfacerla. Tiene todas las cartas a su favor, y cualquiera combinación que escoja le da un buen juego para vencerte.

Tú, y también yo, sólo tenemos una posiblidad de escapatoria, injertarnos en el Espíritu Santo, con Él seremos mayoría aplastante y venceremos al demonio. Pues la razón de su presencia es asistirnos, fortalecernos, iluminarnos, darnos sabiduría, consejo, inteligencia, ciencia, piedad y temor de Dios. No hay quien pueda con nosotros yendo de la Mano del Espíritu de Dios.

Pero estar y permanecer agarrado al Espíritu Santo no es tan fácil. Necesitamos poner a prueba toda nuestra voluntad, que es el arma que nuestro Padre Dios nos ha dado para sostener nuestra endeble libertad. Nuestra voluntad es la clave, a pesar de nuestras distracciones, nuestros pecados, nuestras apetencias y perezas. Con nuestra voluntad las podemos vencer. No, ¡Dios mío!, por nosotros solos, sino contando con el Señor e injertado en su Espíritu.

Y para ello contamos con las vitaminas necesarias que nos fortalecen y nos ayuda a mantener nuestra voluntad a tope y fuerte. Las vitaminas de la oración y los sacramentos. En especial la confesión y la Eucaristía. 

Pidamos la Gracia al Espíritu Santo de no apartarnos de Él y de permanecer unido a su Espíritu a través de la oración diaria y la frecuencia de la Penitencia (confesión) y la Eucaristía dominical y si se puede todos los días.

1 comentario:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Buenos días, en breve comenzaremos el rezo del santo Rosario. Unidos a nuestra Madre, la Virgen María, nos fortalecemos contra los ataques del demonio que amenaza con seducirnos y engañarnos. También pedimos por la defensa de la vida y la familia.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.