domingo, 3 de julio de 2016

CONFIADOS EN LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO



En más de una ocasión, por no decir siempre, los creyentes sabemos que no vamos solos, y que cuando emprendemos alguna acción apostólica, nuestra fuerza es la fuerza del Espíritu Santo, que nos acompaña siempre, nos auxilia y nos infunde sus dones. Los que más necesitemos en esos momentos.

Y es que los dones del Espíritu Santo son: Sabiduría, Inteligencia, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad y Temor de Dios. Vamos suficientemente asistidos para cumplir con nuestra misión. Pero, ¿qué ocurre entonces? ¿Tenemos asegurados el éxito? Pues la respuesta es que no. Porque el hombre es libre y nuestra proclamación es una propuesta, no una imposición. Pero lo que si nos debe importar es dar todo lo que está de nuestra parte y poner toda nuestra ilusión y capacidad.

La respuesta depende de cada uno, porque Dios se ata las Manos ante la libertad que el mismo nos ha dado. Y nosotros no debemos imponer ni insistir más de lo debido. El hombre lleva dentro de su corazón la huella del amor de Dios, y a menos que abra su espíritu entrará la Luz del Espíritu Santo que lo iluminará y le descubrirá el Amor de Dios y la salvación a la que él aspira.

Señor nos sabemos enviados y conocemos nuestra responsabilidad, pero también sabemos de nuestras debilidades y fragilidad. Nos reconocemos impotentes para dar testimonio de Ti con sólo nuestras fuerzas y te imploramos que nos des la Gracia que nos dé la sabiduría de saber dar respuestas a los interrogantes que nos plantean. Pero, sobre todo, dar testimonio de lo que proclamamos con nuestra vida y disponibilidad.

Mostrar nuestra paciencia y misericordia con los demás, es decir, amarlos como Jesús lo hace con cada uno de nosotros. Y necesitamos tu ayuda, Señor. Por eso te damos gracias por el auxilio del Espíritu Santo y te pedimos que nos des la actitud y disponibilidad de abrirnos a su acción y dejarnos llevar por sus impulsos y donde quiera llevarnos. Porque siendo dócil a Él estaremos cumpliendo la Voluntad del Padre, tal es la de amar y proclamar el Evangelio. Porque cuando se ama se transmite la Palabra que salva para siempre. Amén.

No hay comentarios: