ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 7 de agosto de 2017

TÚ, SEÑOR, ERES NUESTRO VERDADERO ALIMENTO

Nos puede faltar el alimento material, pero, por encima de eso, Tú, Señor, eres nuestro verdadero alimento. Porque, ese alimento no perece y da la Vida Eterna.  Sí, realmente sabemos que necesitamos tener la barriga llena, y que el pan material lo necesitamos. Cada día, y quizás más de una vez, te lo pedimos en la oración del Padre nuestro, pero, por encima de eso, el verdadero alimento eres Tú.

Porque, sin Ti, el otro alimento, el material, perece y nos deja en el más puro vacío. Es verdad que, sin el pan material no podemos subsistir, pero, a parte de ese, necesitamos urgentemente el Pan de la Vida de la Gracia, que eres Tú, Señor. Danos esa sabiduría y discernimiento de saber entenderlo y de también buscarlo con verdadero deseo y ganar. Y también compartirlo.

Gracias, Señor, por tu presencia y por tu ofrecimiento. Gracias por descubrirnos tu Divinidad y tu Poder. Señor de la Ley y los Profetas, testimoniado con la presencia de Moisés y Elías. Gracias, Señor, por tu manifestación y majestuosidad eterna. Señor, enviado por el Padre, el Mesías prometido en el Antiguo Testamento y encarnado y visible en el Nuevo. 

Gracias, Señor, por manifestarte a tus apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, y al testimonio de ellos, que nos transmiten tu manifestación Divina, porque la han visto con sus propios ojos y han oído la Voz del Padre presentándote como el Hijo amado y predilecto, enviado para ser escuchado e imitado en su estilo de vida. Gracias, Señor, por esa Transfiguración en el monte Tabor, y por todas las manifestaciones que, a lo largo de mi humilde vida, me has manifestado y lo sigues haciendo para animarme a seguirte y a imitarte.

Gracias, Señor, por la presencia del Espíritu Santo, que me fortalece, me llena de sabiduría y me ayuda a discernir la orientación de mi camino, a fin de que no me distraiga ni me desoriente. Gracias, Señor, por alumbrarme la Resurrección en tu transfiguración y llenarme de esperanza, porque ya sabemos que la muerte no tiene la última palabra. Amén.

No hay comentarios: