ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 18 de enero de 2016

VIDA NUEVA, CORAZÓN NUEVO



Ver las cosas de otra forma no es cosa fácil. Quizás creas que se puede cambiar con cierta facilidad, pero a la hora de llevarla a cabo nos encontramos con dificultades. Un corazón no se transforma de manera fácil, pues apegado y habituado a su forma de pensar y actuar, hacerlo de forma diferente, le cuesta.

Las costumbres se hacen leyes, y eso no es del todo bueno. Porque muchas costumbres, adoptadas en el tiempo, descubrimos que no valen para otros. La experiencia nos lo descubre claramente cuando advertimos que muchas cosas que ahora hacemos con normalidad, en tiempos de nuestros padres eran prohibitivas, y, de infringirlas, arruinabas tu vida.

También nos toca a nosotros discernir lo que quiere decirnos Jesús. Cuando estamos en una fiesta, no es cuestión de pensar en el ayuno. Si bien, es verdad que, terminada esta, empezamos de nuevo la dieta. La vida es un camino de equilibrio, donde se dan excesos, pero también defectos. Lo importante es el criterio del amor. Cuando se ama, se busca el bien, aunque ese bien exija en ese momento renuncia, sacrificio y ayuno o privación.

Ahí debe estar el equilibrio. Una nueva forma de ver la vida. Y eso es lo que te pedimos hoy, Señor. Enséñanos a ver la vida como Tú nos la has enseñado. Danos la sabiduría de entender y de avanzar en crecer en perfección. Buscar lo nuevo, no lo acostumbrado y legislado, porque los tiempos cambia según cambia el corazón del hombre.

Danos un corazón nuevo que renueve toda nuestra vida, para saber amar renunciando a todo aquello que nos impide hacerlo tal y como Tú, Señor, nos ama. Ese es el sentido del verdadero ayuno que Tú quieres indicarnos. No un ayuno de normas establecidas, sino un ayuno que nace en el corazón que ama y se da a los demás.

No hay comentarios: