ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 6 de enero de 2016

YO TAMBIÉN TE BUSCO, SEÑOR, PARA ADORARTE




A partir de aquel día, cuando los Magos y los pastores adoraron al Niño Dios en Belén, y hasta hoy, muchos hombres de la tierra han adorado y adoran a ese Niño Dios. Y yo también quiero adorarte, Señor. Porque Tú eres el Hijo de Dios Vivo. Dios hecho Hombre, que has venido a este mundo para sacarnos de la esclavitud del pecado y ofrecernos un vida eterna dichos a tu lado.

Pero, ¿dónde puedo adorarte yo Señor? Los Magos de Oriente se movieron estimulado por aquella luz que les llevó hacia Ti, saliendo de sus casas y, a pesar de los riesgos del camino, emprendieron la marcha de búsqueda. Pero, ¿yo me muevo? ¿Y por qué? Esos interrogantes nacen dentro de mí y buscan respuestas.

Y yo, Señor, que sé que estás en Cuerpo y Alma, bajo las especies de Pan y Vino, en el Sagrario de cada Iglesia o capilla, quiero visitarte y pasar un rato contigo, cada día, adorándote y contándote muchas cosas de mi vida. La buenas, pero también las malas, las que me pesan y me hacen caer; las que me dificultan el camino y amenazan con alejarme de Ti. Pedirte fuerza y sabiduría para discernir siempre lo bueno de lo malo, y valor para desechar todo aquello que me aleja de Ti.

Dame, Señor, la perseverancia e ilusión de moverme como aquellos Magos de Oriente, para estar siempre en movimiento de búsqueda y camino hacia Ti y contigo. Y, llenándome de ese Amor con el que Tú me amas y me das, poder yo también, en tu Nombre, amar a todos los hombres que pasan por mi vida y necesitan de mí.

Porque, sé, Señor, que cuando atiendo, sirvo y me doy a los demás, te estoy atendiendo, sirviendo y dando me a Ti. Porque cuando sirvo algún hombre o mujer aquí en la tierra, te estoy también abrazando a Ti en el Cielo. Amén.

No hay comentarios: