ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 27 de abril de 2016

TUS ESFUERZOS SIEMPRE EN EL SEÑOR



Nadie te impide que hagas tus propias cosas. Y muchas veces, asombrado y animado por tus buenos resultados, te crees alguien inteligente y eficaz. E incluso te animas a proyectar y hacer cosas desde tu propia iniciativa. Y, ¿por qué no? Te permites hasta aconsejar y proponer caminos.

No estoy diciendo que eso no se deba hacer, ni tampoco que sea malo hacerlo. Simplemente digo lo que dice la Palabra de Dios hoy: Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado. Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. 

Lo tenemos bastante claro. Todas esas cosas, proyectos e iniciativas que tengamos son buenas, pero mejor si las hacemos en y por el Señor. A nosotros nos puede ir mal y fracasar. Es decir, nuestros frutos pueden no ser tan buenos, pero en el Señor daremos siempre frutos buenos. La cuestión es entonces permanecer en el Señor.

Y eso te pedimos, Señor, que todos nuestros esfuerzos vayan siempre encaminados a, contando contigo, dar buenos frutos en tu Nombre y por tu Nombre. Porque Tú, Señor, ere el Camino, la Verdad y la Vida y sólo en Ti daremos los frutos que, por tu Gracia, se espera de nosotros.

Nuestras últimas palabras son, Señor, para pedirte paz, sabiduría y fortaleza para nunca apartarnos de tu camino y siempre permanecer, como Tú nos dices, en Ti, y como, Tú, permaneces en nosotros. Amén.

No hay comentarios: