ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 14 de agosto de 2016

PRENDE EN MI CORAZÓN LA LLAMA DEL AMOR



Llena mi corazón, Señor, de frutos de amor, porque así, de esa manera, lo que saldrá por mi boca será la Verdad de tus Palabras y los frutos de tu Amor. Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu Amor, envíanos Señor tu Espíritu y nuestros corazones serán transformados, convertidos en corazones nuevos y capaces de defender la verdad por encima de todo, incluso en riesgo de nuestra propia vida.

Ese es el Fuego que Tú, Señor, has venido a prender. El Fuego de la Verdad, de la Justicia y de la Paz.  Un fuego que nos trae luchas, amenazas, persecuciones y tempestades que ponen en peligro nuestras vidas. Pero que, a pesar de esos riesgos y contrariedades, contigo, Señor, nos fortalecemos para superarlas y para, en lo más profundo de nuestro ser, encontrar el gozo y la paz de hacer tu Voluntad.

Tú has pasado por eso, y hoy, en el Evangelio, nos lo dices: «He venido a encender fuego en el mundo, ¡y cómo querría que ya estuviera ardiendo! Tengo que pasar por una terrible prueba ¡y cómo he de sufrir hasta que haya terminado!»

Es el camino de nuestra propia cruz; es el grano de trigo que muere; es la renuncia a ganar la vida de este mundo; es el darse y entregarse al servicio de los demás, incluso de los enemigos. Es tomar tu cruz y seguir al Señor. Por eso, te pedimos Padre del Cielo que nos llenes de fortaleza, de valor y de fe, para seguirte a pesar de todas esas molestias, contrariedades y luchas por la que hemos de pasar cada día.

Danos la sabiduría y la luz para saber en todo momento superarnos y llenarnos de paciencia ante las adversidades de cada día, y para que siempre pongamos como prioridad el esfuerzo de seguirte y hacer tu Voluntad. Amén.

No hay comentarios: