ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 28 de agosto de 2016

SIEMPRE EN ACTITUD HUMILDE



Revestidos de humildad es el vestido que siempre debemos llevar puesto. Y digo revestido, porque nuestro corazón está manchado por el pecado de la soberbia y el orgullo. Somos mejores que los demás y estamos en constante competencia. Por eso, debemos esforzarnos en cada momento, por y con la Gracia de Dios, estar revestido de la humildad y la misericordia para ocupar los últimos puestos y no los primeros.

Porque Jesús nos dice: "todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado". Y fue precisamente eso lo que hizo Jesús durante su vida aquí en la tierra. Se despojó de su Divinidad para revestirse de naturaleza humana e igualarse con nosotros menos en el pecado. El creyente en Jesús tiene que ser un hombre humilde y en actitud de servicio. No hay otra forma ni otro camino.

Sabemos que no es fácil, pero, también sabemos que no estamos solos. Contamos con la Gracia y el auxilio del Espíritu Santo, y con Él podemos lograr esa actitud humilde y misericordiosa. Pero eso nos exige oración, esfuerzo perseverante y fiarnos de su Palabra. Y, sobre todo, alimentarnos con su Cuerpo y Sangre en la Eucaristía bajo las especies de pan y vino.

Pidamos con todo nuestro esfuerzo recibir esa Gracia Divina e, injertado en el Espíritu Santo, caminar confiados en su Palabra y abiertos a su Gracia experimentando como nuestro corazón, quizás altivo y altanero, se va transformando en un corazón de carne suave, sencillo y humilde. Amén.

No hay comentarios: