lunes, 22 de agosto de 2016

SEÑOR, ENSEÑAME A DEJAR PASAR LA LUZ



Ilumíname, Dios mío, para que deje pasar toda la luz que de Ti recibo y así facilitar que otros, sobre todo aquellos que están más cerca de mí, puedan recibirla y acercarse a Ti. Porque eres Tú quien única y verdaderamente puedes alumbrar y salvar. Sálvame de impedir que otros, sobre todo los más pobres y pequeños, puedan recibir malos consejos y testimonios que les induzcan a separarse y alejarse de Ti.

Danos, Señor, la luz de saber dar buenos consejos y buenos testimonios. Temo, Señor, que por mí pobreza y humanidad pecadora pueda desviar y confundir a muchos que desean llegar a Ti y conocerte. Necesito tu Luz y tu Ánimo para, como los apóstoles, retomar fuerzas e ilusión y seguir adelante dejando actuar tu Palabra en mi vida.

Soy consciente que muchos se fijan en mis reflexiones y que recibo testimonios alentadores y que les ayudan a seguirte. Gracias, Señor, porque eres Tú el protagonista y de quien nos viene todo. Y lo que hacemos, para nuestro regocijo y satisfacción, es para tu Gloria. Porque todo te pertenece y todo nos es regalado por tu Amor y Misericordia.

Pero soy pobre y pecador. No sé donde tengo mi mano derecha cuando se trata de cumplir tu Voluntad, Señor. Quiero decir que fallo, meto la pata y no soy digno de Ti. Y si lo soy o lo parezco es por tu Gracia y por tu Amor. 

Dame la sabiduría de ser luz y guía, en y por la acción del Espíritu Santo, para aquellos que se encuentren perdidos, desorientados y confusos. Poder decirles, con mi vida y humildes palabras, que Tú, sólo Tú, Señor basta, pues sólo tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Amén.

No hay comentarios: