martes, 23 de agosto de 2016

SEÑOR, NOS SABEMOS DEBILES PARA HACER TU VOLUNTAD



Muchas veces preferimos las normas y los cumplimientos que la justicia y la misericordia. Porque detrás de las normas y leyes sólo hay el cumplirlas, pero detrás de la justicia y la misericordia se abre un abanico de posibilidades que te exigen discernir y renunciar o morir a muchos de tus intereses y proyectos.

Ser justo exige aplicarte tu mismo la ley que aplicas a otro. Y ser misericordioso es perdonarte de la misma forma que perdonas a otro. De modo que acabas con tus privilegios y te pones a la misma altura que los demás. Y es más fácil cumplir con una ley que exigirte tú mismo ser fiel, justo y misericordioso.

Es lo que sucede con muchas personas. No solas aquellas que vivieron en la época de Jesús, sino también los que vivimos ahora. No nos cuesta mucho establecer leyes, ni tampoco cumplirlas, aunque eso tenga algo más de dificultad, pero se nos hace más difícil ir más allá de la letra y aplicarlas a nuestra vida con justicia, misericordia y fidelidad.

Y, hoy, Señor, queremos pedirte que nos des esa Gracia de saber discernir y cumplir. Te pedimos la voluntad para ser responsable y aplicar la Ley en toda su sustancia en nuestras vidas. Que no nos limitemos a meramente cumplir sin más, sino que miremos para lo más importante y sustancial, que es el amor. Porque cuando se ama se es justo, misericordioso y se tiene fe. Y todo lo demás viene por añadidura.

Gracias, Señor, por advertirnos nuestros pecados y por señalarnos lo que verdaderamente importa. Te pedimos que, agarrados a Ti y por la acción del Espíritu Santo, podamos ser fieles, justos y misericordioso para, no sólo quedarnos en el cumplimiento, sino que seamos capaces de vivir nuestra vida según tu Palabra. Amén.

No hay comentarios: