ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 11 de agosto de 2015

DAME LA GRACIA, SEÑOR, DE SER TÚ MIS HONORES Y PODER



Nuestra naturaleza está herida y aspira a poderes y honores mundanos. Todos nos perdemos por ser bien considerados, recibir honores y ser poderosos. El artista vive de los aplausos y de los premios. Sin aplausos el artista se desploma y pierde todo su sentido. Ese es nuestro mundo y del cual no podemos escapar.

Para eso has bajado Señor, sabes de nuestras debilidades y de la posibilidad de descarriarnos. Y como buen Pastor nos cuida y nos protege, y sales en nuestra búsqueda ante la posibilidad de descarriarnos y de perdernos. Y te alegras y haces una fiesta cuando me encuentras a salvo. Me abres tus brazos, me acoges y me llevas a tu Casa.

Danos Señor la humildad de buscarte y de rechazar los honores de este mundo que se exalta con el sudor  y sufrimiento de los pequeños y de los pobres, y de buscar la sencillez y el compartir los bienes recibidos, tanto los intelectuales como los económicos, y estar disponibles al servicio. Porque sabemos de nuestras flaquezas y debilidades que nos inclinan a pensar solo en nosotros y olvidarnos de los demás.

También te pedimos perdón, Señor, por tantos fallos e indiferencias. Nos cuesta mucho vencer la pereza, la comodidad, los apegos y apetencias. Nos cuesta mucho ser humildes, comprender las debilidades de otros y estar prestos al servicio, pero, Tú sabes que es lo que queremos y deseamos. 

Es, entonces, cuando experimentamos nuestra pobreza y pequeñez, y eso nos ayuda a sentirnos pequeños y ser humildes. Quizás sean esas debilidades las que nos ayuden a comprendernos y aceptarnos pobres y humildes, y, confiados en tu Gracia, Señor, nos ponemos en tus Manos para que por tu Misericordia y Amor nos vayas transformando en los niños que Tú quiere que seamos. Amén.

No hay comentarios: