ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

martes, 3 de noviembre de 2015

CADA DÍA SOMOS INVITADOS A TU BANQUETE, SEÑOR



Posiblemente, muchos días, rechace tu invitación, porque cada día me invitas a vivir el gozo y la alegría de tu Banquete espiritual. Y no sólo lo haya rechazado durante muchos días de mi vida, sino que cuando lo he aceptado, quizás no haya sabido gozar y aprovechar todo lo que en él se me ha ofrecido.

Es verdad, Señor, y me arrepiento y pido perdón, que las cosas del mundo me entretienen. Que, con los ojos fijados en ellas, las he preferidos antes que aceptar tu invitación. No vemos sino por los ojos mundanos y con los criterios materiales que nos esclavizan y encadenan en este mundo. Y no veo otra solución sino la de ponerme en tus Manos, Señor, para que me abras los ojos y, realmente, vea.

Experimento mi pobreza y mis pecados, y tomo conciencia de mi esclavitud. Sólo Tú, Señor, me puedes liberar, y darme la sabiduría de aceptar tu invitación, porque es la única valiosa y la que me da gozo y felicidad para toda la vida.

¿Cómo puedo rechazar tu invitación, Señor, para aceptar y tomar la que el mundo me ofrece? ¿Acaso estoy loco o perdido? ¿Cómo mis ojos pueden ver la basura de este mundo, y no percibir el Tesoro gozoso y feliz que Tú, Dios mío, me ofreces? ¿Se puede entender esto?

Sólo hay una respuesta, el pecado. La herencia de nuestra ceguera por el pecado, que nos somete y nos esclaviza hasta el punto de distorsionar la realidad y confundirnos tomando lo temporal y caduco, por lo bueno, gozoso y eterno.

Abre nuestros corazones, Señor, para que, iluminados por el Espíritu Santo, sepamos discernir, a pesar de nuestras limitaciones y tribulaciones, la verdadera invitación al único y gozoso Banquete de la Vida Eterna. Amén.