ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 5 de noviembre de 2015

ME DA MIEDO, PERO TÚ, SEÑOR, ME ENVÍAS



A veces me paro, y pienso: ¿quién soy yo para hablar de tu Palabra, Señor? ¿Con qué autoridad puedo hablar cuando no soy ejemplo de nada? Me confundo y me paralizo, pero, por tu Gracia, Señor, no puedo alejarme de Ti. Me sería, ahora, imposible.

En cierta ocasión, hace ya bastantes años, y en una celebración carismática, exclame: ¡Qué grande eres, Señor! ¡Sin Ti no podría dar sentido a mi vida! Durante años he creído que fue un impulso contagiado por el ambiente de oración. Pero, poco a poco, he ido experimentado que aquel impulso fue movido por el Espíritu Santo.

Porque, ahora, experimento que mi vida sin Ti, Señor, sería un desastre, un sin sentido y una desesperanza. Es verdad que las dudas y tribulaciones están al día, y las caídas son constantes. Y la vida, mi vida, está por debajo de tu Palabra, Dios mío. Pero, cuando estoy en estos pensamientos, descubro que Tú me has elegido; me has acogido; mes has perdonados; sabes exactamente, mejor que yo, quien soy, y, así y todo, me dejas perplejo, porque me envías y confías en mí. Realmente no salgo de asombro.

Y, ¿cómo me voy a negar? ¿Cómo voy a decirte que no, que yo no valgo, que yo no estoy a la altura, que eso no es para mí? ¿Acaso sé yo más que Tú?

Claro que sí, mi Señor. Claro que sí que voy, porque lo hago en tu Nombre, y porque soy consciente de que en Ti iré mejorando. ¿Pues dónde está mi fe? Claro, contigo tendré que crecer, que mejorar e irme perfeccionando. Para eso se ha quedado el Espíritu Santo. ¿No para perder el tiempo y la guerra? 

Indudablemente que en esa última decisión, tú y yo, tenemos una importancia vital. Somos libres y tenemos voluntad para elegir y dar permiso al Espíritu para que actúe en nosotros  Esa es la única y gran dificultad, porque exige renuncias, esfuerzos, olvido de ti mismo, humildad y mucho amor. Pero de todo eso, con tu pequeña colaboración se encargará el Espíritu Santo.

Ven Espíritu Santo, llena el corazón de tus fieles y encienden en todos nosotros la llama de tu Amor. Envíanos, Señor, tu Espíritu, y nuestros corazones serán creados y transformados de hombres viejos en hombre nuevos. Amén.

No hay comentarios: