ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 26 de noviembre de 2015

NO PERMITAS QUE MIS OJOS SE CIERREN A TUS SEÑALES, SEÑOR



Señor, yo también estoy en este mundo. Tú no me quieres en otro lugar. Me has enviado a proclamar tu Mensaje de salvación, y aunque me prometes llevarme contigo a tu Reino, que no es de este mundo, quieres que yo permanezca en este hasta tu segunda venida.

Y yo estoy gozoso porque creo profundamente en tu Palabra. Sí, Señor mío, permaneceré aquí hasta que Tú decidas venir a llevarme contigo. Pero quiero decirte algo. Algo que, sin quizás, Tú lo sabes, pero, ahora sí, quizás te guste oírlo de mis pobres y humildes labios. Tú sabes lo débil que soy. Y, sabes también, que el príncipe de este mundo, a quien Tú le permites que nos tiente, también Tú de dejaste tentar, está al acecho de ellas. Y, al menor síntoma de debilidad, nos pone delante el manjar que deseamos para comer.

Somos Adanes y Evas, y estamos a merced de este mundo que nos supera. Sin embargo, Tú también lo sabes, Señor. Nuestro corazón es Tuyo, aunque débil y pobre, queremos entregártelo. Y nuestra esperanza es que Tú nos lo aceptas y lo quieres y deseas. Incluso, nos dice, que has venido a tomarlo, a curarnos, a hacernos fuertes y a ayudarnos a vencer. Es más, te has quedado, en el Espíritu Santo, para asistirnos y darnos la fortaleza que necesitamos para vencer las tentaciones que nos ofrece el demonio.

Y, el colmo, Señor, es que permaneces en el Sagrario, bajo las especie de Pan y Vino, para servirnos de alimento espiritual y de fortaleza que nadie, ni el demonio, puede vencer. ¡Claro, Señor!, a pesar de las señales y catástrofes que el final del mundo nos presenta, vivimos en la esperanza que Tú llegarás para salvarnos, y que ya lo haces a aquellos que confían y se esfuerzan en permanecer en Ti. ¿Cómo? Viviendo en tu Palabra y ejercitándose en los sacramentos.

Gracias, Señor, por esas revelaciones, que con tu Palabra de cada día, nos descubres, nos instruyes y nos anima a seguir caminando contigo. Porque Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Amén.

No hay comentarios: