sábado, 14 de noviembre de 2015

SÓLO TE PIDO, SEÑOR, SABIDURÍA PARA NO DEJAR DE INSISTIR MIS SÚPLICAS



No quiero callarme, Señor, entre otras cosas, la principal, porque Tú me invitas y me llamas a pedirte. La oración que me has enseñado, el Padre nuestro, resume toda mi súplica, que llena mi vida plenamente. Primero, darte gracias y alabanzas a Ti, Padre Bueno del Cielo, y luego pedirte que tu Reino, ese Reino que Tú has venido a instaurar en este mundo, sea el Reino que yo anhele y quiera vivir según tu Voluntad.

Y, tal como Tú me dices hoy, no quiero silenciar mi voz nunca. Ni siquiera en los momentos que todo indique que no estás, o que no me escuchas, ni me respondes. Y, también, en esos momentos que la vida se me tuerce y su peso me dobla mi cansada espalda.

Sé que estás ahí, Señor, y que responderás cuando lo creas conveniente y necesario. Sólo Tú sabes lo que necesito y cuando lo necesito. Por eso, Dios mío, te pido luz, fortaleza, fe, confianza, paciencia y sabiduría para entregarte mi libertad y voluntad, y ponerlas a tu servicio, estando siempre unido a Ti e implorando tu Gracia y Misericordia.

Danos también, Señor, la voluntad de perseverar e insistir, como esa mujer ante la negativa del juez injusto, confiados en que Tú, Señor, siempre nos responderás con la mejor solución para nuestros problemas. Porque Tú tienes Palabra de Vida Eterna. Amén.

No hay comentarios: