ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 29 de noviembre de 2015

SEÑOR, QUE MI CORAZÓN SEA CUNA DE TU NACIMIENTO



Cada Navidad experimento deseos de vaciar mi corazón de tantas cosas superfluas que desplazan tu lugar y me dejan vacío. Quiero, Señor, apartar todas aquellas cosas que me alejan de Ti, para que Tú puedas nacer cómodamente en mi pobre corazón. Quiero y deseo hacerlo pobre, porque sé que a Ti sólo te gusta nacer en un lugar pobre y humilde.

Rehúyes toda grandiosidad y majestuosidad de poder y de fuerza. Naces sin hacer ruido y sin anunciar tu Gloria. Anuncias tu nacimiento a los pastores, excluidos de la sociedad de aquella época, y proclamas la Buena noticia de salvación en la humildad de un sencillo y humilde pesebre.

Así quiero yo, Señor, nacer de nuevo en Ti, dejándote todo mi corazón para que lo llenes de tu humildad y sencillez y lo transformes en un corazón limpio de todas las preocupaciones, libertinaje y embriaguez que lo puedan contaminar y destruir. Dame, Señor, la capacidad y la Gracia de perseverar y sostenerme en el camino de seguirte hasta que Tú decidas volver de nuevo.

Líbranos, Señor, de todas las apetencias humanas que nos acomodan y nos distancia de tu amor, y del amor a todos los hombres. Mantennos despiertos para saber discernir e interpretar todos aquellos signos que nos descubren tu Gloria y tu segunda venida. Y danos la Gracia de estar preparados para recibir al Señor firme y viviendo en su Palabra.

Señor, que mi corazón sea la cuna que te acoja y te caliente para que, dentro de mí, crezca  en humildad, sabiduría y amor, y, con mi vida, dé testimonio de tu presencia entre los hombres. Amén.