ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 11 de noviembre de 2016

EL MOMENTO FINAL

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS

Siempre hemos oídos decir que el que ríe el último ríe mejor. No cabe duda que es así, porque de nada vale pasarlo bien primero para luego sufrir eternamente. Eso es lo que nos viene a decir el Evangelio de hoy. Y no nos lo dice para asustarnos, sino todo lo contrario, nos lo dice para que estemos alerta y preparados.

Y eso es lo que hoy te queremos pedir, Señor, la fuerza y la sabiduría de prepararnos para ese momento final de nuestra vida y para ese tiempo en el que Tú Gloria se manifieste. Todo lo demás no vale para mucho, sino es para ganar tu Misericordia. Son ganancias efímeras y caducas, y eso les quita todo su valor. La prueba es que todos deseamos amar y ser amados. La prueba es que el verdadero amor que nos llena no nace del placer sino de la entrega y el darse en servicio por el otro. Ese es el amor que nunca muere.

Pero si entendemos por amor el recibir placer y gusto nos descubrimos como egoístas. Y eso todos lo rechazamos, aunque todos caemos en él. Porque somos pecadores y débiles. Por eso te pedimos, Señor, fortaleza y sabiduría para permanecer firmes, preparados y dispuestos a tu venida.  Y estar desapegados para no quedar atados a las cosas de este mundo sino disponibles a tu llamada y a tu venida.

Queremos y te pedimos, Señor, que nos des un corazón apasionado por buscarte y por amar al mundo tal y como Tú lo has amado, dándote, por amor, para salvarlo. Queremos, Señor, estar entre los elegidos cuando Tú decidas tu segunda venida. Queremos esperarte fortalecidos en tu Espíritu, y te pedimos esa Gracia para sostenernos firmes y vigilantes a tu venida. Amén.

1 comentario:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hemos terminado el rezo del santo Rosario. Gracias a todos los que nos han acompañado y también a los que lo harán a lo largo del día.

Buenos días y un fuerte abrazo en el Señor.