viernes, 18 de noviembre de 2016

SÓLO TÚ, SEÑOR, DAS SENTIDO A LA VIDA

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS

La vida tiene un sentido, porque de no ser así sería un absurdo. Nacer para morir no encaja bien. Y, más para todos aquellos que sufren los disparates y sin sentidos de otros. Llámese Alepo, Siria, Venezuela, Cuba y otros. También los que vienen disminuidos o con enfermedades que te postran irremediablemente. ¿Qué es entonces la vida? ¿Vale la pena? ¿Tiene sentido?

La respuesta es un absurdo. No tiene ningún sentido nacer para sufrir y morir. Vivir sin esperanza es el sin sentido y la sin razón. No encuentro palabras para expresar lo absurdo que es no levantar la mirada y tener el encuentro con el Señor. Puedes creer en un Dios abstracto, que tú mismo te hace a tu gusto, pero el Dios que da sentido a tu vida ha sido revelado por Jesús, el Mesías e hijo de Dios.

Tu razón necesita fiarse, es decir, hacer un esfuerzo de fe, porque el mundo, bajo el poder del príncipe de este mundo, la puede controlar y tenerte prisionero de ella. Pero tu conciencia descubre que dentro de ti reina el amor de Dios. Un amor que clama eternidad. De nada vale gozar si eso se acaba. El impulso inmediato es buscar ese gozo de nuevo. Y mientras lo buscas sufres. Luego, el gozo eterno es el secreto de la felicidad.

Y de eso nos habla Jesús y nos lo propone. Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Él es la mejor oración y la enseñanza que nos alumbra el camino a seguir. Él es el templo que habita dentro de nosotros y nos sacia de sed que salta hasta la Vida Eterna. No hay otra fuente de eternidad sino Jesús, el Hijo de Dios, que nos lo descubre y demuestra con su Resurrección.

Pidamos al Padre que nuestros ojos queden libres y nuestro corazón abierto y convertido a la verdadera vida. La Vida que nos colma de esa alegría que nace y experimentamos en el Amor. Amén.

1 comentario:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Acabamos de terminar el rezo del santo Rosario. Damos las gracias a todos los que nos han acompañados y también a los que lo harán a lo largo del día.

Buenos días y un fuerte abrazo en Xto. Jesús.