ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 15 de junio de 2017

DENTRO DE TI ESTÁ TU LEY

El hombre sabe lo que está bien o mal. Hay algo dentro de su corazón que le indica qué hace mal o qué hace bien. Sin embargo, hay situaciones que quizás desconoce y que cegado por su ambición y egoísmo distorsiona la realidad y la acomoda a sus intereses y beneficios. Entonces la Ley escrita le delata y también le descubre sus malas intenciones.

No cabe ninguna duda que la Ley escrita no tiene la última palabra. Hay muchas circunstancias y situaciones que rodean al acto del hombre, y que, a veces, le eximen de toda responsabilidad. La ignorancia o la buena intención, que en ciertos casos se ve torcida o desviada involuntariamente a una mala acción, justifica y absuelve de toda culpa. Por eso, necesitamos tener mucha paciencia e ir más allá de la letra escrita y llegar a lo profundo del corazón humano para juzgar ante la ley.

El Señor nos lo advierte y nos lo enseña: «Si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos». Y nosotros, Señor, queremos entrar y estar contigo. Por eso te pedimos en este humilde rincón de oración, juntos y unidos a todos los blogueros con el Papa y a todos los hombres de buena voluntad, que creen en Ti, que nos transformes nuestros corazones. Y, también te pedimos, que nos hagas hombres que practiquen una justicia, que no se quede sólo en la letra, sino que vaya más allá hasta el fondo de nuestro corazón.

En esa confianza, sabiendo que, tu Padre Bueno, nos conoces y sabes de nuestras limitaciones y pecados, te damos las gracias. Y nos presentamos ante Ti, tal y como Tú quieres. Tal y como somos, reconociéndonos pecadores y llenos de miserias. Pero con la esperanza de saber que Tú nos quieres, y nos quieres para transformarnos nuestros corazones hasta el punto de vivir en la justicia de la misericordia que Tú, Padre del Cielo, tienes con cada uno de nosotros. Amén.

1 comentario:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Flor de silencio ha comentado: Gracias. Lo comento, valga la redundancia, porque, por error, y sin darme cuenta lo he rechazado. Siento lo ocurrido y por eso lo publico.

Un abrazo en el Señor y gracias por estar ahí y compartir su aliento, su fe y esperanza.