ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 8 de junio de 2017

LA CARNE ES DÉBIL

No podemos perder de vista nuestras debilidades, porque son con ellas con las que juega y baraja el demonio. Y aprovecha esos momentos que desfallecemos y somos débiles. La carne nos pesa, nos arrastra y es fácilmente seducida por las tentaciones. La vida es una lucha entre lo que creemos que debemos hacer y lo que no debemos hacer. Y nuestra flaqueza es el peligro de romper esa buena intención que anida en todos los corazones de hombres y mujeres.

El amor es precisamente eso. Está para dar vida y amar esa vida. La pasión nos atrae. Toda clase de pasiones encienden nuestro ánimo y nos disponen a satisfacernos. Sin embargo, sabemos que no todo está bien y debemos controlarnos. Esa es la lucha y lo que regula nuestra convivencia y nuestra paz. No debemos saltarnos las reglas, porque eso desenfrena nuestro apetito y rompe nuestro equilibrio. Así, muchas pasiones mal empleadas avivan nuestros egoísmos y generan desequilibrios y rupturas. Sobre todo en el ámbito matrimonial.

La vida está para respetarla y cuando se antepone la pasión sexual, por ejemplo, se mata en el tiempo de la fertilidad. Todo está pensado para nuestro disfrute y equilibrio. Nada está para fastidiarnos ni para hacernos sufrir, sino para todo lo contrario, para fortalecernos y darnos gozo y alegría. Aunque, primero, haya que sufrir o resistirnos a nuestros primarios deseos. 

Porque esa es la prueba del único y verdadero amor. Aquella donde tú te das, respetas, renuncias, soportas, acompañas, comprendes, escuchas, te solidarizas, eres fiel y sufres por amor. Ahí se esconde tu libertad y también tu gozo, alegría y vida eterna. Esa es la Voluntad del Padre, la que nos ha enseñado nuestro Señor Jesús en esos momentos angustiosos en el Huerto de Getsemaní. La que vivió Él y la que ofreció como redención por salvarnos a todos nosotros.

Pidamos que sepamos entender esa lucha de cada día, y, sobre todo, llenarnos de sabiduría, de paciencia, de paz, de alegría, esperanza y fe. Amén.

No hay comentarios: