ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 12 de junio de 2017

LA LUZ

(Mt 5,1-12)

Si decimos que estamos en comunión con Él y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos la verdad. Pero si caminamos en la luz, como Él mismo está en la luz, estamos en comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos purifica de todo pecado - 1ª Epístola de san Juan 1, 5-7 -.

No nos queda ni nos deja otra alternativa la Palabra del Señor. Se hace necesario estar en verdadera e incondicionada comunión con el otro. Estar unido en amor al otro. Porque los signos del cristiano, y seguidor de Jesús, son el Amor y la Unidad. 

No hay ningún secreto ni elixir mágico que pueda llevarnos a la unidad y a la relación con Jesús. Sólo el amor. Amor incondicional. Y de manera especial a los que más lo necesitan, es decir, a los pobres, a los carente de todo, a los excluidos y marginados. Sin lugar a dudas, se nos atraganta el corazón, porque nos experimentamos pobres, débiles e incapaces de cumplir esa condición amorosa incondicional. Y es, entonces, cuando descubrimos la necesidad de Jesús. Necesitamos su Fuerza, su Paciencia, su Gracia. Sin Él nada somos y nos sería imposible acercarnos a esa virtud del amor.

Por eso, sin pérdida de tiempo, insistimos y te rogamos, Señor, que nos llenes de tu Gracia para, en el Espíritu Santo, superar y soportar todas las adversidades, obstáculos y miserias de mis pecados. Te pedimos que, reconociéndonos míseros y pobres, incapaces de amar como Tú nos mandas y nos has dado testimonio, nos des la necesaria humildad, la fortaleza suficiente y la sabiduría de responderte como Tú quieres.

Eso queremos nosotros hacer, y eso te pedimos Padre nuestro en el Nombre de tu Hijo Jesús. Danos esa luz de sabernos capaces de amar como Tú nos enseñas confiando en tu Palabra y tu Amor. Amén.

No hay comentarios: