ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 20 de marzo de 2018

TÚ, SEÑOR, ERES NUESTRA ÚNICA OPCIÓN

Imagen relacionada
La esperanza del mundo es caduca. El pecado lo mata todo y todo se pierde en torno a él. Sin embargo, los que creemos en Jesús tenemos la esperanza de la vida, porque, Él, crucificado, nos ha redimido con su Vida y ha pagado el rescate al Padre por cada uno de nosotros. El signo de la Cruz es la prueba del Amor del Padre y la Resurrección del Hijo, la salvación de todos los hombres.

Por eso, Señor, volvemos siempre a presentar la misma oración. No hay otra, sino la perseverante súplica para que aumentes nuestra fe. Necesitamos estar presente y mirar hacia la Cruz con esperanza, porque en ella encontramos nuestra salvación. Todo cobra sentido y esperanza desde la cruz, de esa cruz de cada día que duerme, se levanta y camina con cada uno de nosotros cada día. Esa cruz de la mortificación, de la angustía, del cansancio, de la pereza, de la ira, de la vanidad, del rencor, de la envidia, de la comodidad, de la tristeza y la muerte.

Una cruz que sólo soportaremos desde tu Cruz, Señor, porque en Ti encontraremos la Gracia de soportar las mortificaciones y los desvelos, por amor, que nos ayuden a darnos y servir a los que están necesitados de alivio y ayuda. Todo se nubla, Señor, si Tú no estás presente en nuestra vida. La vida se nos hace insoportable sin la fuerza de tu misericordia. En ella encontramos esperanza y fortaleza para reiniciar el camino y regresar a la senda del amor y del perdón.

Perdona nuestros pecados, Señor. Jesús, nuestro Señor, hablas de tu muerte y te encomiendas enteramente a Dios, tu Padre. Dios te glorificará y la Vida triunfará. Caminamos hacia tu Pasión y Resurrección con confianza, convencidos de tu amor y de tu Misericordia. Queremos servirte y seguirte: enséñanos el camino.

No hay comentarios: