ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 3 de abril de 2018

LA VIDA SE TRANSFORMA CON LA RESURRECCIÓN

Resultado de imagen de jn 20 11-18
Todo empieza a verse de otra forma. Se hace la luz y la esperanza renace. Hay victoria del amor sobre el mal. La vida se renueva y la muerte queda vencida. Se puede decir de muchas formas, pero todas conducen a un mismo lugar, el triunfo del amor que da vida sobre el mal y el pecado. El signo de la Cruz es nuestra salvación.

A pesar de nuestras esclavitudes, de nuestros miedos, de nuestras debilidades, de nuestros interrogantes y limitaciones, Jesús, el Señor, ha Resucitado, y su Infinita Misericordia nos ha rescatado de las garras del pecado liberándonos también de la muerte al amor. Nuestra vida se transforma y queda liberada de estar sometida a la muerte. Jesús con su Resurrección nos da esperanza y una nueva vida.

Gracias, Señor. ¿Qué sería de nosotros sin Ti? ¿Cómo entenderíamos la vida sin la esperanza de la Resurrección? Esa Resurrección que Tú nos has mostrado resucitando del sepulcro. Esa Resurrección que María Magdalena nos comunica exultante de alegría y llena de vida. Nuestros miedos han desaparecido. Es verdad que todavía nos queda un largo camino que recorrer y una pasión particular que sufrir, pero ya no nos da miedo. Al menos tanto miedo.

Porque, Tú, Señor, estás con cada uno de los que en Ti creen; porque, Tú, Señor, nos acompañas y nos das fortaleza y sabiduría para tener capacidad de discernir y saber elegir el verdadero camino. Te pedimos, Señor, que nos des fuerza y voluntad para no anteponer nuestra voluntad, sino la Tuya. Es esa la que nos salva y la que también nosotros queremos cumplir y realizar. 

Pero, también sabemos que somos débiles, que nuestras fuerzas nos fallan y que podemos caer en las garras del demonio que nos asedia y nos acecha. Líbranos, Señor, de su influencia y llénanos de sabiduría y consejo para, en el Espíritu Santo, salir victorioso y alcanzar como Tú nuestra propia cruz para en ella, por tu Gracia, resucitar en Ti, Señor. Amén.

No hay comentarios: