ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 12 de junio de 2018

ES ABSURDO VIVIR DESORIENTADO

Imagen relacionada
Ocurre con mucha frecuencia, vivimos sin saber bien a donde vamos. Es fácil no darse cuenta, pues la misma inercia de la propia vida te lo impide ver. Vives preocupado o entretenido en tu propia subsistencia. Te levantas, aseo, desayuno, noticias, preocupaciones laborales, colegio de los niños, corre para aquí o para allá. Llega el medio día, recoger a los niños, almuerzo, siesta si se puede y...vuelta a lo mismo. Los días se van rápidos y si no te preocupas no te dejan ni pensar.

Pararte y pensar, ¿a dónde me dirijo? ¿Dónde va a terminar mi vida? A parte de los compromisos que has ido adquiriendo, familia, hijos, económicos...etc, que otros compromisos me planteo para darle sentido a mi vida. Porque, ¿una vida sin sentido a dónde me lleva? Son preguntas que duermen dentro de nuestro corazón y que, quizás, no las despertamos porque nos da miedo. Decidimos seguir dejándonos llevar por el viento que sopla el mundo y terminaremos mal. Porque, dejamos nuestra verdadera sal y luz en el camino y perdemos el gusto y la luz para ver el camino.

Necesitamos reorientar nuestra vida y ver con claridad -luz- donde vamos a terminar. Aquí, en este mundo, todo está sentenciado. Nuestra vida tiene unas etapas, un recorrido y un final. Y ese final estará lleno de alegrías o tristezas. Pero, con una gran diferencia, que si son tristezas, serán para siempre, es decir, eternas. Y si son alegrías, serán también para siempre. ¿Qué eliges?

Sería bueno saber bien el camino que tomamos y saber discernir que nos conviene más. Ese reorientarnos nos ayudará a encontrar el verdadero sabor y gusto a la vida, y a vislumbrar bien la luz que nos debe acompañar para verlo claramente. Pidamos al Espíritu Santo que nos despierte el verdadero sabor y gusto que guardamos en nuestros corazones y que nos encienda esa llama de amor y de luz que alumbre nuestro camino, y el de quienes nos acompañan, hacia la única y verdadera meta de nuestras vidas. Amén.

No hay comentarios: