viernes, 7 de noviembre de 2014

DAME SEÑOR LA SABIDURÍA DE DARTE A CONOCER

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS 





En la medida que conocemos a alguien hablamos de él. Y posiblemente, si lo que sabemos de él son cosas buenas, las comunicamos con gozo y hasta nos sentimos orgullosos de conocerlo. Pero también ocurre lo contrario, cuando lo conocido son actitudes malas. Y nos avergonzamos de ser su amigo.

¿Cómo podemos callarnos de haber encontrado y conocido a Jesús? ¿Cómo podemos dejar de decirle a la gente que la vida es eterna porque Jesús nos la regala y nos la ha ofrecido? ¿Cómo decirle a todos los que nos rodean que el mundo es un camino hermoso de salvación si lo recorremos con Jesús? Indudablemente que no sabemos cómo decirlo, pero eso no quita para que le demos vuelta y pensemos de qué forma lo podemos hacer.

Esa es la astucia y el interés que Jesús nos quiere inculcar y hacer ver con esta parábola del administrador injusto. No se trata de destacar, y menos defender, la actitud de ese administrador, sino la astucia con la que trató de buscar soluciones a su problema. ¿No ocurre lo mismo hoy en el mundo político que nos rodea? ¿Cuántos políticos se devanan los sexos por encontrar soluciones a su defensa contra las acusaciones que tienen por los delitos cometidos?

Hoy, Señor, te pedimos sólo una cosa, sabiduría. Sabiduría para encontrar caminos de proclamar, con nuestra vida y palabra, tu Evangelio. Pero también, te pedimos fortaleza, voluntad y desprendimiento para dar testimonio de tu Amor en la vivencia diaria de amor a los hombres. Amén.

2 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Estamos rezando el santo Rosario. Si estás ahí, gracias por acompañarnos.

Juntos pedimos por la defensa de la familia y de la vida.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Terminamos el rezo del santo Rosario. Gracias a todos los que se han unido a nosotros y a los que lo harán a lo largo del día.

¡Qué Dios los bendiga!