ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 24 de noviembre de 2014

SI NUESTRA ORACIÓN NO DESEMBOCA EN DARTE...



Esta es la cuestión. No se trata de dar, sino darte. Y si nuestra oración no desemboca en eso, se supone que la estamos haciendo mal, o mejor, falseando y mintiendo. Cuando pedimos que venga a nosotros el Reino de Dios, estamos pidiendo que nuestro mundo se más justo y solidario con los pobres y necesitados.

Y nuestro mundo es nuestro entorno, los que vemos todos los días y los que vagan perdidos sin horizontes y sin sentido y carentes, por su pobreza, de lo necesario para vivir y pensar. Nuestra oración debe servir para eso, y si no sirve es que no la hacemos con autenticidad, con espíritu sincero y disponible, y sin condiciones, cerrándole las puertas a la acción del Espíritu Santo.

Es verdad que la caridad hay que organizarla, trabajarla y ofrecerla a quienes la aprovechen y la necesitan. Y también exigirle colaboración y esfuerzo, pero estar dispuesto a darla es lo más importante. Me fijo ahora en la curación de los diez leprosos. Sólo volvió uno, el samaritano precisamente, a dar las gracias. De los demás, hijos del pueblo, no se sabe nada. Sin embargo, Jesús siguió dándose y curando. Posiblemente, nosotros hubiésemos aprovechado par justificarnos y esconder la mano.

No puede ser excusa para nosotros que muchos no lo agradezcan o no la aprovechen. Nuestra exigencia de amar nos lo exige y nos invita a darnos a pesar de que luego eso no se aproveche. Jesús se ha dado todo y a todos, y sigue dándose sin correspondencia ninguna por muchos de nosotros. El Espíritu Santo espera pacientemente a que le abramos la puerta de nuestro corazón y no se ausenta por la ausencia de nuestra respuesta.

¿No debemos de tener nosotros la misma actitud? Pidamos al Espíritu Santo que nos dé la fortaleza y la generosidad de despojarnos de todo egoísmo y ser solidarios y desprendidos para, humildemente, darnos sin condiciones ni exigencias en aliviar las esclavitudes y necesidades de los demás. Amén.

No hay comentarios: