ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 29 de noviembre de 2014

TÚ, SEÑOR, ERES MI ROCA Y MI FORTALEZA



No permitas, Señor, que pierda el ritmo de tus pasos. Dame la agilidad de estar siempre a tu altura y no perderte de vista. Mueve mi corazón para que lata según el Tuyo y viva de acuerdo y según tu Palabra. Fortaléceme para perseverar con firmeza entre los obstáculos, peligros y tentaciones que el mundo me tiende.

Tú sabes, Señor, que mi corazón quiere llevarte y guardarte como oro en paño. Tú, Señor, eres mi vida y centro de mi camino. Ya, siendo joven, e impulsado por el Espíritu, compartí, en una oración carismática, que Tú eras el centro de mi vida y representabas todo para mí, hasta el punto de, sin Ti, perder el sentido de mi vida. Y hoy, muchos años después, a pesar de haber pasado mi noche ciega y oscura, te doy las gracias por descubrirme en tu presencia esforzándome y perseverarando en tu Palabra.

Dame, Señor, firmeza y voluntad para continuar con paso firme por ese camino que me lleva a Ti. Gracias por el gozo de estar en tu presencia, y de compartir mi vida, que es Tuya por la libertad que me has dado, contigo. Te pido Señor paz, sabiduría y fortaleza para continuar en esta lucha por el camino que conduce a Ti, superando las dificultades y peligros que me acechan.

 No dejes que mi apatía, mis pecados y mis apegos me puedan y duerman ante la sorpresa de tu venida. Sostenme bien despierto y vigilante para que cuando decidas venir, Señor, esté atento y preparado esperándote. Amén.


No hay comentarios: